domingo, 19 de enero de 2014

¿Por qué muchas personas no nacen de nuevo?

Acá vamos a conocer y analizar los motivos reales por los cuales las personas que se dicen cristianas no nacen de nuevo. A continuación los motivos:

No se dan cuenta de que les falta nacer de nuevo

Es algún muy común en las Iglesias de hoy.. Hay mucha gente que va a la Iglesia, que tiene muchos años de ser miembro, a lo mejor hasta es evangelista o incluso obrero, pastor u obispo pero aun así no nació de nuevo aun. Pero lo peor no es eso sino que no se da cuenta de tal realidad. Y por eso cree que ya nación de nuevo cuando en realidad no es así. Cuando las personas no se dan cuenta de que no todavía no nacieron de nuevo es porque están bajo el engaño de demonios. Los demonios ciegan a las personas haciéndoles creer que ya son hijos de Dios cuando en realidad no lo son. ¿Por qué satanás logra engañar a las personas con semejante mentira?. A continuación los motivos:

Falta de conocimiento
Acá podemos analizar dos casos. Las personas que no saben que existe algo llamado nuevo nacimiento. Y las personas que si saben que existe eso, pero no tienen bien en claro qué significa nacer de nuevo. Y por eso se confunden y piensan que ya lograron nacer de nuevo cuando en realidad no es así.
Hay personas que van a las Iglesias y ni siquiera saben que existe algo llamado nuevo nacimiento. Es raro que eso ocurra cuando se trata de un miembro que lleva un tiempo prudencial en una Iglesia dirigida por Dios, pero puede pasar. Es que Dios en un tiempo prudencial tuvo que hacernos entender que existe algo llamado nuevo nacimiento. Pero en fin, hay gente que no sabe eso.
También hay gente que sabe que existe algo llamado nuevo nacimiento, pero no tiene bien en claro qué realmente significa eso. Por eso es que confunden las cosas y piensan que lograron nacer de nuevo cuando no es así. En este caso estamos en presencia de personas confundidas, personas que son humildes, sinceras, que quieren hacer la voluntad de Dios, pero como no saben específicamente qué significa nacer de nuevo es que no logran tal objetivo y lo confunden con otras cosas como por ejemplo el bautismo con el Espíritu Santo. 

Confusión
Acá las personas confunden el haber nacido de nuevo con otras cosas como por ejemplo:

Nuevo nacimiento con ser bautizado con el Espíritu Santo

Hay personas que piensan que por tener Espíritu Santo ya nacieron de nuevo y no es así. El nuevo nacimiento implica una transformación total de mente tanto como de corazón. Cuando recibimos el bautismo con el Espíritu Santo en algo somos transformados interiormente, pero tampoco eso llega a ser total. Cuando recién somos bautizados con el Espíritu Santo somos como niños recién nacidos en el sentido de que tenemos que ser educados por nuestros padres espirituales a fin de saber como llevarnos bien con el Espíritu que vive en nuestro interior. Y mientras obedezcamos a Dios es que un corazón nuevo se va a ir formando en nuestro interior. Mucha gente ignora eso y piensa que con el bautismo con Espíritu Santo ya pasamos a ser una nueva criatura cuando en realidad no es así. Recién comenzamos a ser algo nuevo, algo nuevo que puede o no terminar de formarse, dependiendo de cómo nos llevemos con el Espíritu que está en nuestro interior y de la calidad de conocimiento espiritual que tengamos, conocimiento que nos va a indicar que hacer para terminar de formar nuestra nueva mente y nuevo corazón. La calidad del conocimiento espiritual que tengamos es importante porque si es mala no se va a terminar de formar nunca nuestro nuevo nacimiento. Por eso es importante que tengamos buenos guías en las Iglesias, que enseñen bien sobre estos temas que son a veces un poco confusos.

Ser muy usado por Dios en la evangelización o en el trabajo de la Obra como pastor, obrero u obispo

¿Que tiene que ver tener un puesto en la Iglesia con tener una mente nueva y un corazón nuevo?.¿Qué tiene que ver ser muy usado por Dios con nacer de nuevo?. Hay gente que piensa que por estar en la Obra o hacer algo para Dios ya nacieron de nuevo y eso no es verdad. En la Internet se puede ver claramente ejemplos de personas que aseguran haber dado la vida por las almas, siendo pastores, obreros pero aun así admiten también de que nunca nacieron de nuevo. El puesto no asegura el nuevo nacimiento. No es porque seamos pastores u obreros que ya automáticamente somos una nueva criatura. Esto también se aplica a la salvación de las almas. Sobran testimonios de personas que dicen haber salvado muchas almas pero aun así también reconocen que nunca fueron totalmente hijos de Dios. Es cierto que la persona que es muy usada por Dios o que salva muchas almas algo de bueno tiene, pero eso no quiere decir que se haya transformado totalmente en una nueva criatura.

Ser muy dedicado y detallista al hacer la Obra de Dios o muy colaborativa cuando se trata de algo que tenga que ver con lo espiritual

Hay muchas personas que creen que por ser muy colaborativa en las cosas de la Obra de Dios y/o muy caritativa cuando se trata de ayudar al prójimo, ya nacieron de nuevo. Y eso no es así. ¿Qué tiene que ver la caridad con tener una nueva mente y un nuevo corazón?. Claro que las personas que nacieron de nuevo son caritativas pero ni todas las personas caritativas nacieron de nuevo. ¿Que tiene que ver ser el primero en levantar la mano para ayudar al pastor u obispo con ser una nueva criatura?. Ayudar a hacer crecer la Obra de Dios no garantiza haber conquistado el nuevo nacimiento. Claro que la persona que ayuda y se interesa por las cosas de Dios algo de Dios tiene, pero aun también le puede faltar nacer de nuevo. 

Tener una Fe para mover montañas

Hay gente que cree que por tener una Fe super grande, osea un fe para ser rico, una fe para ser obispo, una fe para salvar millones de almas, una fe para expandir el evangelio a todo el mundo, una fe para ir a predicar la palabra de Dios en cualquier parte del mundo, una fe para soportar las peores torturas por hacer la voluntad de Dios, etc, ya nació de nuevo. ¿Qué tiene que ver esos deseos o esas características con ser una nueva criatura?. Una persona puede tener fe para conquistar el mundo con el poder de Dios pero eso no la hace nacida de él. Claro que algo de bueno esa persona tiene pero ¿habrá completado su nuevo nacimiento?. En la Internet podemos ver muchos casos de personas que aseguran tener esa tipo de Fe, grande, monumental y admirable, pero aun así también confiesan que no nacieron de nuevo.

Haber vencido algunos pecado

¿Qué tiene que ver haber vencido la drogadiccion o el alcoholismo o la mentira o el odio o el rencor o la infidelidad u otro pecado con nacer de nuevo?. Es cierto que el nuevo nacimiento incluye haber dejado pecados, pero no significa que porque uno dejó alguna que otra cosa que lo apartaba de Dios ya se es 100% una nueva criatura. 

Haberse liberado de problemas graves y tormentos espirituales

Una cosa es el testimonio de la liberación de los miedos, la visión de bultos, de los dolores de cabezas constantes, las pesadillas, los traumas del pasado, la locura mental o algún problema grave. Y otra muy distinta es dar testimonio de haber nacido de nuevo. Son cosas diferentes. Puede haber relación pero son cosas diferentes. Ya que no todos los que dan testimonios de liberación espiritual pueden decir que son nuevas criaturas. 

Haber conquistado algún milagro

Hay gente que cree que porque Dios le respondió una vez y le dio un milagro de sanidad o hizo que su familia cambiara un poco, o hizo que Dios le hiciera muy rica o prospera en algún negocio, ya nació de nuevo. Y eso no es verdad. Una cosa es haber usado la fe para que Dios de un milagro de sanidad, o un milagro de prosperidad económica, o la realización de algún proyecto, etc., pero eso no es señal de que se es una nueva criatura. Hay mucha gente que consiguió vencer por la Fe enfermedades graves y en estado terminal como cáncer, sida, etc., hay gente que venció problemas enormes, pagó muchas deudas, consiguió la restauración parcial de la familia, etc., pero aun no nació de nuevo. Eso podemos verlo claramente en testimonios que se dan en las iglesias, testimonios grandes, que nos hacen abrir los ojos de personas que conocemos o desconocidas pero que no nacieron de nuevo. 

Orgullo

Esta es una de las causas principales por las cuales las personas no nacen de nuevo. A veces los pastores se la pasan predicando todo el mes sobre nuevo nacimiento, pero aun así las personas que los escuchan y que no nacieron de nuevo, parecen que nunca ayeron lo que los pastores dijeron. Parece que la predica no fue para ellos. Y eso pasa porque son personas orgullosas. ¿De que se enorgullecen?. De ser los mejores obreros, de ser los miembros mas colaborativos y mas usados por Dios de toda la Iglesia o de todo el país, de ser obispos, de ser pastores, o hijos de tal o cual pastor, de ser millonarios, de tener mas dinero que los demás miembros, de ser muy solicitados por los pastores para ayudar, de traer muchas almas, de tener mas testimonios que contar que los demás, de tener años de Iglesia, de tener mas conocimiento bíblico que los demás, de ser lindos o lindos, de ser los mas lindos de toda la Iglesia, de ser fuertes, de tener mas fe o valentía que los demás, de ser mas prósperos que los demás, de ser amigo o amiga de una persona famosa o conocida en la región, de tener algún titulo universitario o doctorado, de tener "cultura", de hablar bien, de ser mas inteligentes que los demás, de leer mucho, de no haber pecado como los otros, de ser muy prospero en lo que hacen, de que todo les va bien y a los demás no, etc..
La persona que es orgullosa está cegada. Cree que por ser o tener algo que los demás no tienen es mejor. Y por eso se valora demasiado y no puede ver que en realidad es una persona desdichada que necesita mucha ayuda de Dios. La persona orgullosa no reconoce que necesita ayuda. La persona orgullosa piensa que los demás son los que están mal y no ella y por eso no admite sus errores y siempre está acusando a otros de sus problemas, es que ella piensa que nunca es la verdadera culpable. La persona orgullosa siempre intenta refugiarse en la culpa del otro, para el orgulloso, el otro es el malo, el otro es el que necesita mas de Dios, el otro es el que está mal. Y si por acaso llega a reconocer que hizo algo mal, inmediatamente se defiende diciendo o pensando cosas como "bueno estoy mal pero no tanto, el otro está peor que yo". 
El orgullo impide que muchas personas no se den cuenta que les falta nacer de nuevo, que les falta cambiar por dentro. Y es por eso que nunca nacen de Dios.

Miedo a lo que pueda pasar si se admite y confiesa la verdad

Esto les pasa generalmente a los obreros, pastores y obispos que no nacieron de Dios todavía a pesar de sus cargos. Cuando se dan cuenta de que no nacieron de nuevo, les cuesta admitir la verdad, no por orgullo sino por miedo, por vergüenza a lo que van a decir de ellos o a lo que les puede pasar. Imaginemos que somos obreros de 20 años de obra o pastores u obispos con ese tiempo de trabajo. ¿Se imaginan lo que pasaría con un obispo, pastor u obrero que admite después de 20 años de obra que nunca nació de nuevo?. ¿No da un poco de miedo?. ¿No da un poco de vergüenza haber estado predicando a Dios durante tanto tiempo sin haber nacido de nuevo?. Si es que somos miembros antiguos y nos damos cuenta de que nunca nacimos de nuevo, el problema no es tan grave. Es solo admitir la verdad y buscar la dirección de Dios para que Dios nos de un ayuno para purificarnos y listo. No es complicados el asunto. Pero cuando somos pastores, obreros y hasta obispos la cosa puede cambiar. Es que para poder hacer la Obrar de Dios hay que nacer de nuevo primero. Y si no hay ese nuevo nacimiento, salvo ciertas excepciones, no se puede ingresar o permanecer en la Obra. Un pastor de 20 años si es que no nació de nuevo tendría que dejar ese trabajo y volver a su país si es que esta en el exterior y comenzar todo de cero. Un obrero en un caso similar tendría que dejar la Obra y pasaría la vergüenza de ser apuntado por todos los miembros, colegas o superiores, que no convertidos, se la pasarían hablando de aquella persona que un día estuvo en la Obra y hoy no está más.
Ademas existe también ese miedo a dejar la Obra, miedo que viene porque muchos lideres piensan y enseñaron que si un obrero, pastor u obispo deja la Obra es el inicio de su caída espiritual. Hecho que obviamente no es así, ya que la persona que nunca nació de nuevo, siempre estuvo caída y , salvo ciertas excepciones, nunca debió haber ingresado a la Obra. Y además era solo cuestión de tiempo en que se viera la verdad. Osea el obrero, pastor u obispo que reconociendo que nunca nació de nuevo deja la Obra, no se aleja de Dios por eso sino todo lo contrario, se acerca, ya que admitiendo la verdad, de que nunca se nació de nuevo es que se habré la posibilidad de conseguir tal transformación interior. El tema es que y esto es verdad, muchos de los que dejaron la Obra empeoraron su situación espiritual pero eso es por otros motivos y no por admitir la verdad. Admitir la verdad hace que el ser humano se acerque a Dios. 
Hay una regla espiritual que dice así "para ingresar a la Obra primero hay que haber nacido de nuevo". Pero esa regla tiene una esepcion, que es el llamado de Dios. A veces Dios nos llama a la Obra sabiendo que todavía nos falta un poco para completar nuestra transformación interior. El tema es que el llamado de Dios es condicionado a que siguiendo su voz lleguemos a la purificación total. El problema es que muchos de los llamados a la Obra se confían y creen que Dios los convoco para trabajar en la Iglesia porque piensa que están 100% liberados y son 100%, hecho que no siempre es así. Por eso no buscan purificarse lo que les falta sino que concentran toda su fuerza en ayudar a los demás. Grave error. ¿Por que Dios tiene esta esepcion?. Porque es muy difícil conseguir el nuevo nacimiento al 100%. Hace falta mucha experiencia cristiana para poder comprenderlo. Y muchos adquieren esa experiencia necesaria solamente trabajando en la Obra. Dicho de otra manera, algunas personas, si no trabajan en la Obra nunca van a llegar a comprender que les falta nacer de nuevo o de que existe algo llamado "nuevo nacimiento".
En cualquier caso el miedo a lo que puede pasar o la vergüenza es un arma que impide buscar nacer de nuevo. Seguir con la mentira no es algo aconsejable de hacer. En estos casos, en los que con años de Obra, no se nació de nuevo, es mejor ser valiente y admitir la verdad y buscar con toda la fuerza completar tal transformación interior. 

Se dan cuenta de que no nacieron de nuevo, pero no quieren dejar la vida errada

Acá las personas saben que no nacieron de nuevo, se dan cuenta de que no tienen una mente de Dios ni tampoco un corazón así, pero a pesar de entender eso no quieren cambiar. No quieren dejar la vida errada, los placeres y comodidades de la vida carnal y diabólica. Y como el nuevo nacimiento es algo que desearlo y por eso nunca logran cambiar. 

Se dan cuenta de que no nacieron de nuevo, y quieren ser una nueva criatura, pero no saben qué hacer para lograr ese objetivo. Ni tampoco saben cuando es que terminaron de transformarse interiormente

Puede pasar que una persona se de cuenta de que no es de Dios. Y hasta lo admita para otras personas ademas de reconocerlo en su interior. Pero como esa humildad no alcanzar para nacer de nuevo, es que no logran dicho objetivo. Hay personas que van a decir "si es cierto, yo reconozco, yo sé que no soy de Dios totalmente, a lo mejor tengo cosas buenas pero sé que 100% de Dios no soy". Pero eso no alcanza. Ya dijimos en en otros trabajos que para nacer de nuevo hay que seguir un método, una dirección, que Dios nos debe dar, que es particular para cada caso y que nos va a permitir convertirnos en una nueva criatura. Ese método es espiritual, solo se entiende buscando las guías y direcciones del Espíritu Santo. Y a veces las personas que quieren nacer de nuevo no saben que para lograr dicho estado deben buscar esas guías. Entonces no logran nacer de nuevo. O en el mejor de los casos cuando logran embarcarse en alguna guía del Espiritual Santo que los lleva a nacer de nuevo no pueden detectar cuando es el final del camino, osea no saben cuando es que realmente terminaron su transformación interior. Es el Espíritu Santo quien nos indica cuando es que terminamos nuestra transformación interior, haciendo entender de que ya nacimos de nuevo. 
A veces la culpa es del guía espiritual que no sabe qué se debe hacer para nacer de nuevo, porque él tampoco nunca completo su transformación interior. Entonces los métodos que va a enseñar que se deben seguir para lograr esa purificación van a ser errados. Por eso su pueblo a lo mejor es conquistador de muchos beneficios materiales, pero lo principal, que es el nuevo nacimiento no lo tienen aun. 
Tengo una página de Facebook llamada “El blog Espiritual de Martin”. Denle click en “Me gusta” para recibir actualizaciones. También ahí pueden dejar sus comentarios y preguntas.
Por correo a martinalbertosanchez@live.com.ar

No hay comentarios:

Publicar un comentario