miércoles, 7 de agosto de 2013

Todo sobre “El Plan de Dios”


Introducción:
Dios quiere obediencia de sus ciervos. Pero esa obediencia tiene un fin, que es cumplir un plan que Dios tiene marcado para cada uno. No se obedece a Dios por nada, todo lo contrario hay un propósito. Hay un objetivo que es el cumplimiento de un plan divino que abarca todas las áreas de la vida del cristiano desde la más intima hasta le menos intima desde lo más sencillo hasta lo más complejo y hasta la forma de morir (que tampoco se elige solo se acepta).
Fundamento:
Toda persona inteligente actúa siempre por un objetivo. Una persona “inteligente” no hace cosas solo por hacerlas sino que siempre tiene un objetivo, siempre persigue un fin. Por ejemplo cuando alguien ingresa a una universidad lo hace con el fin de lograr un titulo como ser abogado o contador. Es decir, siempre hay un objetivo que orienta al actuar del ser humano. Si el ser humano, como ser inteligente que es, actúa así, cuanto más Dios que también en su ser “mucho más inteligente todavía”. No hace falta ser un genio para entender que Dios actúa por objetivos. Ahora estos objetivos consisten en ejecutar determinados planes que tiene para los seres humanos que le obedecen. Por eso es que actúa creando Iglesias por toda la tierra. La idea de él es ejecutar ciertos planes con los hombres. 
Dios quiere obediencia absoluta de los seres humanos. Esto puede verse claramente en los textos del viejo testamento, en donde una y otra vez él envió sus profetas para avisar a ciertas personas que solo con obediencia podrían agradarle. Ahora esa obediencia tiene un fin. Sería absurdo pensar que Dios quiere obediencia sin ninguna razón, sería tonto pensar que Dios solo quiere que le obedezcan solo por el placer de ver que los seres humanos le temen y por eso le hacen caso.
En el caso del viejo testamento resulta ser un buen ejemplo de este tema la misión que Dios le dio a Moisés, que fue la de rescatar al pueblo de Israel de la esclavitud a la cual estaban sometidos en Egipto. Ese rescate tubo un objetivo, que fue cumplir la promesa que le había hecho a Abraham y por eso uso su poder para conducir al pueblo hebreo a la “tierra prometida”.
Dios realmente tiene un proyectó personal para cada persona. Cada ser humano tiene un plan distinto creado por Dios.
Dios es como un arquitecto que tiene un plan o proyectó que quiere ejecutar. Él, así como el arquitecto, conoce con detalles cada parte del proyecto y que se debe ejecutar primero y qué después.
La diferencia entre los planes de Dios en el viejo testamento y en el nuevo:
Tanto en el nuevo testamento como en el viejo se puede observar que Dios ha ejecutado sus planes (por ejemplo, llevar a la tierra prometida a los Israelitas rescatándolos de la esclavitud, rescatar a Noe del diluvio para formar un nuevo mundo, etc.). La diferencia principal entre los distintos textos es que antes de la venida de Jesús el Espíritu Santo no estaba en toda criatura salvo en algunos líderes o profetas. Este cambio hizo que el control de Dios en el ser humano que le obedece sea más preciso, mas detallista, porque se pasa a controlar por Dios todas las áreas de vida del ser humano, por intervención de las guías y revelaciones de su Espíritu.
Dios tiene un plan o proyecto personal para cada persona que le obedece. Es algo específico, Dios se toma el trabajo de diseñar algo personal que quiere hacer con cada ser humano.
3 problemas con respecto al plan de Dios
Problema 1:
Ignorancia sobre su existencia
Solo puede hacer realidad el plan de Dios aquel que conoce de su existencia, aquel que sabe que Dios tiene un plan. Quien no sabe que Dios tiene un plan jamás lograra hacerlo realidad. Por eso es que hasta va a querer elegir, él solo y sin la intervención de Dios, la forma de morir, la ropa a vestir, la persona con quien se va a casar, cuando ingresar a la Obra, etc..
El conocer que Dios tiene un plan para cada uno de sus ciervos es útil porque de esa manera se puede colocar como objetivo conseguir hacerlo realidad. Es que para cumplir el plan de Dios además de saber de su existencia hay que poner mucha garra, fuerza y ponerse como objetivo luchar por él. Hacer realidad el plan de Dios no es nada sencillo. Pero todo se complica aún más si es que ni siquiera se sabe que existe tal cosa.
La mayoría de los cristianos ignoran la existencia del plan de Dios. Ellos no tienen idea de que Dios cuando los llama ya tiene planeado un futuro para aquella persona. A lo mejor una persona ingresa por primera vez a la Iglesia pero Dios ya la ve como obispo, o como pastor o como multimillonario casado con una obrera, etc..
Dios es así, el lo ve todo para futuro. El problema es que los que quieren seguirlo muchas veces desconocen que él es así. Entonces terminan usando la Fe para conseguir cosas que no están en el plan de Dios y así pecan. Se desvía de la voluntad divina quien lucha por conquistar cosas que no están en el plan de Dios, no importa quién sea esta persona si obrero, pastor, obispo, etc..
El pecado de muchos en la Obra es ese, no saben que Dios tiene un plan para ellos, no se dan cuenta de que Dios va delante de ellos para hacer realidad un sueño que de contárselo no le creerían.
Problema 2:
Ignorancia sobre lo que significa el plan de Dios
Hay otros cristianos que saben que Dios tiene un plan pero no entienden lo que realmente significa esto. Por eso es que por ignorancia terminan desviándose del mismo. Creen que el plan de Dios es que este cumpla todos los sueños de ellos. Y no es tan así.
En la Obra muchos cometen este error. Muchos obreros y hasta pastores creen que están haciendo realidad el plan de Dios pero no es así. Después terminan descartados de la Obra como si fuesen un celular viejo que ya no sirve.
El plan de Dios es algo personal diseñado por Dios de manera especial para cada cristiano. Y abarca todas las areas de la vida y hasta la forma de morir.
A continuación un desarrollo más extenso del plan de Dios:
Plan de Dios en la forma de morir:
Uno no elige la forma de morir. Puede ser esta por ancianidad, osea morir de muerte natural o por tribulación o  injustica y hasta por enfermedades en algunos casos extremos como ha pasado con grandes líderes espirituales. No es muy común que ocurra esto último pero pasa y tiene varias explicaciones como por ejemplo que el ciervo no se cuidó y por eso se enfermo gravemente, como el caso de las enfermedades que se obtienen por mala alimentación, o porque Dios decidió aprovechar una enfermedad que el mal coloco en el cuerpo del ciervo para llevarlo al cielo. En este último caso la enfermedad es del mal y viene por los pecados del ciervo, pero la bendición de llevar al cielo al fiel es de Dios. Con esto no quiero decir que haya que aceptar una enfermedad y dejarse morir. Uno siempre debe luchar contra las enfermedades sin importar si vienen por los pecados de uno o por descuido. Pero si a pesar de luchar con las fuerzas del brazo, osea haciendo un tratamiento médico, y además usando la fe, no se logra curar la enfermedad y se termina muriendo ¡amén!. Dios tiene buenos oídos para oír. Y si no contesta es porque ya quiere llevar a esa persona al cielo aprovechando esa enfermedad. Había una señora que era obrera y que tenía un hijo enfermo en terapia. Esta mujer y desde que se enfermó su hijo oraba a Dios por él pidiéndole la sanidad y también pedía lo mismo por todos los que estaban internados en la sala de terapia a la cual ella frecuentemente visitaba. Lo curioso del caso es que Dios respondía la oración de la mujer pero solo en relación a las otras personas que compartían la sección de terapia con su hijo por eso la gente que estaba internaba se sanaba. Pero su hijo no mejoraba, seguía igual. ¿Cómo se explica eso?. Dios ya había decidido su muerte, la muerte de esa persona, pero aprovechando esa enfermedad. El caso termina con la muerte del hijo de la obrera. No es que Dios no haya escuchado su oración ni haya aceptados los sacrificios que ella hizo por él (ayunos, ofrendas económicas, cadenas de oración, etc.). Tampoco eso significa que se trataba de una dolencia de esas que son tan graves y severas que ni Dios las puede quitar. Ese no era el caso. El caso era que Dios ya había decidido que esa persona venga al cielo aprovechando esa enfermedad. A lo mejor la idea de Dios no era que esa persona muriese así pero como se descuido en la Fe es que termino de esa manera y Dios tuvo que cambiar sus planes según las circunstancias. A lo mejor Dios pensó que esa persona si continuaba con vida pondría en riesgo su salvación. En el caso, el hijo de la obrera era una persona que conocía a Jesús pero que tenía una obediencia no tan buena o completa. Pero era suficiente como para salvar su alma por misericordia como el caso del ladrón que estaba con Jesús en la cruz y que se salvo no por obras sino por un último arrepentimiento. Es claro que si se trata de un caso en el que el enfermo es una persona que nunca conoció a Jesús y que a pesar de que alguien uso la fe para sanarlo no hubo respuesta, no fue la voluntad de Dios la muerte. Porque la muerte que lleva al infierno no es la voluntad de Dios. Cuando se usa la Fe para que se cure alguien que  está gravemente enfermo y que no conoce a Jesús o que no está reconciliado con él(ex obrero apartado, ex miembro, ex pastor apartado, etc..) y aun así la persona muerte, hay que pensar o que no se sacrificó lo suficiente o se trato de uno de esos casos en los que ni siquiera Dios puede hacer un milagro (cosa que es bastante difícil de encontrar).
El plan de Dios termina cuando muere el cristiano, después de la muerte, ya no tiene sentido hablar de plan divino por lo menos en la tierra. En el cielo debe ser otra la situación.
Para saber cómo cuidarse físicamente y cómo obedecer a Dios a fin de cumplir el plan de Dios en la muerte hay que Estar en Espíritu.
En esta parte no existe esas famosas órdenes de “no resucitar” que son prácticamente un suicidio oculto y a la misma vez un escape a la voluntad de Dios. Si la muerte que le toca al cristiano va a ser dura y dolorosa por alguna circunstancias como morir violado, o por alguna dolorosa y degradante enfermedad terminal, ¡AMEN!. No hay que ser un cobarde ni tampoco evitar el sufrimiento y la humillación. Jesús murió sufriendo y de manera humillante. Pero como era la voluntad de Dios no hizo problemas. Claro que si Dios guía a hacer otra cosa, Amen también. Este otro último caso podría ser el de los que están enfermos en coma. Los familiares pueden o luchar por él usando la fe y la medicina o directamente si reciben orientación de Dios, dejarlo ir. También podría ser el caso de una persona que está internada cuyos familiares tienen el poder para solicitar una intervención quirúrgica que le va a permitir seguir con vida pero con todo el cuerpo paralizado y sin poder usar alguno de sus sentidos como el odio, la visión, el tacto, etc.. En fin, la persona va seguir con vida si se le hace la operación que sus familiares deben decidir de aceptar o no, pero su relación con Dios, su vida y hasta su salvación corre riesgo porque de vivir así con esos problemas ya no tendrá chances de escuchar la palabra de Dios y de congregarse, ni tampoco será la misma persona. Supongamos que la persona antes de ser internada tenía una buena relación con Jesús o por lo menos lo acepto como su señor y salvador. Si Dios guía a los familiares a dejar ir la persona rechazando tal intervención, así debe ser. 
Plan de Dios en la vida económica o conquistas:
Dios puede querer que cierta persona sea millonaria, arquitecto, contador, que tengas varias empresas, etc.. Dios planifica el futuro económico de sus ciervos y los guía a las conquistas que él quiere que tengan que por supuesto son sorprendentes.
No es obligatorio que los obreros sean millonarios, pero sí que conquisten en la vida económica la prosperidad que Dios les quiere dar. No existe eso del obrero pobre económicamente pero rico en Espíritu. No existe eso. Si un obrero no lucha por la prosperidad que Dios quiere darle no debe ser obrero, porque se está oponiendo al plan de Dios. Y el obrero tiene que ser ejemplo de obediencia.
Hay obreros que dan todo por la Obra pero su vida económica es un completo fracaso. Eso se debe a que están oponiéndose a la voluntad de Dios. Claro eso es así si es que tienen años de obra y mantienen la misma condición.
Cuando Dios llama a una persona para ser obrero nunca va a tener planificado que este tenga una vida miserable económicamente hablando, ni tampoco que sea algo que no resalte en la sociedad. Pero si el obrero que tiene años de Obra no presenta signos de prosperidad divina en su vida económica es señal de que se está oponiendo al plan de Dios. Puede ser que sea el obrero más responsable de todos, el más trabajador pero si tiene una vida como se la describe acá es señal de que no está obedeciendo al creador.
No existe eso de “yo no quiero tener tanto”, “yo quiero ser humilde nomas así tengo más tiempo para servir en la Obra porque si prospero mucho no voy a poder estar tanto tiempo como quiero”, no existe eso. O se acepta el plan de Dios en la vida económica o simplemente no se lo acepta. Claro que si no se lo acepta hay desobediencia aunque se sea el mejor de los obreros.
El pastor que tiene a cargos obreros tiene que controlar que su cuerpo de obreros luche por la voluntad de Dios en la vida económica. No tiene que luchar porque sean ejemplo de vida económica sino que estos acepten el plan que Dios le ha trazado en esa area. Es que hay muchos obreros que no luchan por la vida económica porque no quieren prosperar, se sienten a gusto así. Pero Dios no siempre acepta eso, si el marco un plan para uno obrero y determino que este debe ser millonario, no se puede dar marcha atrás. No hay excusa para eso. Es la voluntad de Dios, no se la puede desconocer.
El pastor cuando haga un test de la vida económica de los obreros debe pensar así “¿Será que el plan de Dios en la vida económica para estos obreros se está cumpliendo?, ¿Será que Dios quiere según su plan que la obrera fulana sea empleada domestica o secretaria y no cabeza?. El pastor no debe pensar que la vida económica es una opción, no se puede elegir solo aceptar la voluntad de Dios en esta area. No es una cuestión de “yo tengo Fe para esto y el tiene Fe para lo otro”. No existe eso, dentro del plan de Dios en la vida económica todos los siervos de Dios somos grandes y debemos resaltar. A lo mejor no todos somos elegidos para ser millonarios pero si para ser muy prósperos y destacar.
Tampoco se trata de obligar al obrero a que prospere para ser ejemplo en su familia y salvar muchas almas o para ayudar con su dinero a expandir el evangelio. No es eso. Es solo indicarle y hacerle ver que Dios tiene un plan en su vida económica y que dicho plan no se puede elegir, es como el llamado a ser pastor. Muchos pastores cuentan que no querían ser pastores pero el llamado de Dios fue tan fuerte que aceptaron la voluntad de Dios. En la vida económica pasa igual. El obrero que no es prospero como Dios lo quiere aunque sea muy trabajador en la obra no sirve a Dios en realidad. La prosperidad económica no es una opción sino una obligación, porque está dentro del plan de Dios.
El plan de Dios en la vida económica, como es personal, solo lo puede conocer cada persona en particular. Por eso el pastor debe tratar de que su cuerpo de obreros busque oír la voz de Dios a fin de lograr cumplir con la voluntad de Dios en la vida económica.
El plan de Dios en los cristianos se cumple cuando estos conquistan todas las cosas que Dios deseó para ellos y hasta el último día de vida.
Para saber qué hacer en la vida económica, si es que hay que comprar esto o aquello o colocar este negocio o él otro o estudiar tal carrera u otra, solo se tiene que Estar en Espíritu.
Plan de Dios en la sanidad:
Acá el plan de Dios consiste en luchar por curarse de las enfermedades que uno pueda tener ya sea usando la Fe o la medicina o ambas a la vez según el caso.
También abarca esta área el cuidado del cuerpo y de la alimentación. Esto significa comer lo mejor posible, ni poco ni mucho y contar con una buena alimentación. Y además hacer ejercicio para mantenerse bien físicamente siempre y cuando sea posible. Todo esto se hace por guía del Espíritu Santo, según las condiciones que tiene cada uno y hasta el último día de vida. Acá si es que se tienen condiciones se puede buscar ayuda de médicos, nutricionistas, profesores de gimnasia, etc..
Para cumplir con el plan de Dios en la sanidad la persona tiene que mantenerse puro, osea libre de enfermedades y dolencias durante toda su vida siempre y cuando eso sea posible. Ya sea usando la Fe o la medicina o ambas a la vez. El cristiano no puede aceptar enfermedades en su cuerpo ni tampoco dolores.
En otro artículo se hablará más de este tema en detalle.
Plan de Dios en la Liberación:
El cristiano no debe aceptar estar endemoniado. Debe mantenerse libre de todo espíritu del mal durante toda su vida. Si percibe que tiene algún mal debe luchar por expulsarlo de su cuerpo inmediatamente.
Plan de Dios en la vida sentimental:
Dios planifica la vida sentimental de sus ciervos aun desde pequeños. Por eso es que no pueden ponerse de novios/as con personas que este no les ha indicado. No se puede “probar”, no existe eso en el mundo cristiano. El que es guiado por Dios no prueba sino acierta.
Los hijos de Dios se casan o se ponen de novios con personas que Dios les ha mostrado que son para ellos. No eligen por emoción o por gusto sino que tienen en cuenta lo que Dios quiere para ellos. Por eso siempre cuando se enamoran de alguien buscan saber (a través de la consulta) si Dios está de acuerdo con ese sentimiento o no. Y hacen caso a lo que Dios les diga. O directamente le ruegan que les envíe una persona que sea para ellos según la voluntad divina. Por eso para el mundo cristiano Dios es quien arma las parejas.
También es Dios quien dirige qué van a hacer los novios en su etapa de noviazgo, él es el que elige a que lugares van a salir, en que momento, qué van a hacer cuando estén juntos, etc.. Para esto último se le tiene que pedir dirección haciendo una oración como esta "Dios dirige lo que vamos a hacer cuando estemos juntos, a dónde vamos ir, etc para que todo salga como lo querés y tengamos un noviazgo acorde a tu voluntad".
En algunos casos Dios desea que ciertas personas no se vuelvan a casar, pero son casos extremos y aislados. Ejemplo obreras viudas de avanzada edad.
Cuando el cristiano se pone de novio con la persona correcta según los ojos de Dios, en el momento adecuado y lleva su noviazgo según los preceptos bíblicos, osea no tiene sexo antes de casarse, es fiel, etc. y además se deja conducir por las guías del Espíritu Santo en todo la relación, se puede decir que cumple con el plan de Dios en dicha área.
Más adelante se publicará un trabajo que trata con más detalle esta área.
Plan de Dios en la vida espiritual
Se cumple acudiendo a una Iglesia que sea de Dios, osea dirigida por el Espíritu Santo. Además de eso hay que frecuentarla y participar en los propocitos que se dan en la medida en que el Espíritu Santo lo indique. Además hay que obedecer a sus autoridades en la medida en que el Espíritu Santo lo indique. Además hay que cumplir con los preceptos bíblicos de  vigencia actual y que están esparcidos en toda la Biblia tanto en el viejo y nuevo testamento. Además de todo eso hay que buscar y seguir las guías, orientaciones y revelaciones del Espíritu Santo en todas las áreas de la vida. Esto debe hacerse durante toda la vida.
El siervo de Dios siempre está buscando saber qué desea su Señor que haga por eso es que intenta conocer cuáles son los propósitos en los que debe luchar y qué días de iglesia debe concurrir según la voluntad de Dios. Esto se hace porque la vida de cada siervo en particular así como los sueños de Dios para cada quien es distinta a la de los demás y por eso es casi imposible de que todos tengan que hacer los mismos propósitos e ir los mismos días. Esto se nota más cuando uno es empresario y tiene que viajar constantemente perdiendo algunas veces reuniones.
Plan de Dios en la ofrenda
Todas las ofrendas que se presenten tienen que ser aprobadas por Dios. Una ofrenda aprobada es aquella que Dios ha pedido, no más ni menos. Lo justo delante de Dios es dar aquello que él pidió y no tanto lo que "me duele" o "me cuesta" o "lo que Yo quiero dar (aunque ese dar sea mucho y beneficie a toda una iglesia, por ejemplo millones de dólares)". Y para saber lo que Dios quiere que se ofrende hay que consultarle. Esta manera de ofrendare debe utilizarse durante toda la vida.

Plan de Dios en la vida sexual:
Tanto el hombre como la mujer de Dios piden orientación al Señor para que la voluntad de él se haga en la vida sexual de la pareja. Por eso es que el hombre tanto como la mujer en la pareja reciben inspiraciones divinas que les enseñan como tienen que comportarse en el acto sexual. Además de esto es importante que entre los casados exista un "dialogo sexual", que consiste en hablar constantemente de las inquietudes y deseos sexuales que cada miembro de la pareja tiene. De otra forma es casi imposible materializar el sueño de Dios en esta area que es el de "que los dos queden satisfechos sexualmente". ¿Cómo se puede complacer a alguien sino se sabe que es lo que ese "alguien" quiere?. Y ¿Cómo se puede conseguir esa información si es que ese "alguien" no lo dice?. El hombre y la mujer de Dios tienen que saber qué es lo que desean sexualmente y además de ello deben compartirlo con el otro para que este pueda complacerles. Y como los gustos personales en terrenos sexuales cambian con forme avanzan los años y las circunstancias es necesario que exista entre la pareja constantemente este "dialogo sexual". 
Los hijos de Dios casados tienen el "deber" de complacer sexualmente a sus parejas siempre y cuando lo que estas deseen sea de acuerdo con la voluntad de Dios.
Otro punto muy importante en el trato sexual según la voluntad de Dios es el conocimiento de lo que a Dios "le  agrada y lo que no" en la vida sexual. El hijo de Dios debe conocer qué cosas "son de Dios" en el sexo y qué cosas no lo son. Y para saber hay que buscar orientación del creador o de un siervo de Dos como ser un    pastor, obispo, etc que sepa del tema o leer artículos sobre el tema.
Más adelante se publicara un trabajo que trata en detalle la vida sexual cristiana.
Plan de Dios en la obra y en la evangelización:
El siervo de Dios busca que Dios le diga que tiene que hacer y que no de su vida, por eso es que no se deja llevar por la emoción al momento de decidir trabajar o no en la iglesia ya sea como evangelista o como obrero. El siervo de Dios siempre espera que Dios le confirme qué tiene que hacer y qué no. Y si Dios le manda a evangelizar va, si Dios le manda a entrar en la obra como obrero, entra, pero si Dios no le permite hacer alguna de estas cosas por más deseo que tenga de salvar almas o de curar personas, obedece a la voz de Dios. Las iglesias están llenas de evangelistas y obreros que no han sido llamados por Dios para esos fines. Y lo peor de todo es que hacen sus trabajos con todo su "AMOR" y "CARIÑO"(gastan su tiempo en hacer algo para agradar a Dios que en realidad no le agreda, que contradicción!)). La única forma de saber que Dios quiere es a través de la consulta, si estas personas  le hubiesen preguntado antes de entrar a la obra o de evangelizar el error que se mencionó nunca hubiese existido. Hacer algo para Dios sin que este lo haya pedido es un pecado ya que perjudica el plan que él tiene preparado para cada siervo. No importan las buenas intenciones si Dios no lo autorizó ese acto no está bien.
En esta area se hace el plan de Dios cuando uno se deja conducir por el Espíritu Santo y trabaja en la Obra solo si es llamada por Dios y en la medida en que el Espíritu de Dios lo indique. Esto debe mantenerse durante toda la vida.
Plan de Dios en los objetivos:
El siervo de Dios busca que todos sus objetivos vayan de acuerdo con la voluntad de Dios. Por eso espera que Dios le confirme cuales son los objetivos (dentro de los que tiene en su interior) por los que debe luchar y por cuáles no. Esto se hace generalmente a través de ideas, inspiraciones y guías que vienen del Espíritu Santo. Los lunes de económica la gente acostumbra pedir ideas a Dios y este les responde entregándolas.    
Plan de Dios en la elección de carreras:
El hijo de Dios elige la carrera que Dios le muestra que tiene que seguir según su santa voluntad. Y no le da importancia a lo que dicen los demás sobre dicha elección ni tampoco a su propia opinión sobre tal cuestión. Dios es quién elige que carrera debe seguir cada siervo si es que está en su voluntad el perfeccionamiento universitario o terciario o de cualquier clase. Ello se debe a que cualquier mala elección perjudica el plan que tiene Dios para sus fieles.
Plan de Dios en los trabajos:
Los trabajos que el siervo de Dios toma son solamente aquellos que Dios les muestra que debe tomar y por el tiempo que Dios lo desea. El siervo de Dios nunca elige que trabajo realizar y cual no, que negocio realizar y cual no, solamente se limita a buscar la opinión del creador sobre lo que debe hacer de su vida laboral para luego obedecer la orientación divina. Ello se debe a que cualquier trabajo -por más bueno que parezca a simple vista- si no es aceptado por Dios, perjudica su plan. Esto debe mantenerse durante toda la vida.
Plan de Dios en la forma de vestir.
En estas areas también el siervo de Dios pide guía. El hijo de Dios no se viste en base a las modas, o a lo que él quiere o le gusta sino a lo que Dios le muestra que tiene que vestir. El siervo de Dios también busca saber la voluntad de Dios en estas áreas. Esto debe mantenerse durante toda la vida.
Plan de Dios en la administración de la vida de sus siervos y de todo lo que poseen:
El siervo de Dios -tenga mucho o poco- se deja guiar por las orientaciones divinas al momento de  administrar su vida y todo lo que posee, ya sea casa, dinero, trabajo, etc.. Por eso es que siempre está pidiendo orientación al creador sobre cómo tiene que actuar en esas areas para agrandarlo. Entonces pasa su vida orando más o menos así "Dios guíame para que pueda gastar todo mi dinero en cosas que vos querés que gaste, no en lo que yo quiero o mi familia quiere, que se haga tu voluntad en el manejo de todos mis bienes y también en toda mi vida". Esto debe mantenerse durante toda la vida.
Plan de Dios y la familia
El plan de Dios en la familia se cumple cuando todos en la familia nuclear, sea padres, hijos y hermanos (con sus respectivas parejas), luchan y pasan sus vidas luchando por hacer realidad el plan que Dios tiene para sus vidas.
El cristiano debe luchar por su familia, debe pelear con las armas de fe para que sus hermanos, padres e hijos se acomoden a la voluntad de Dios y también pelen por hacer realidad los sueños que Dios tiene planificado para ellos. Esta obligación de luchar por el familiar recae sobre los miembros de familia en ascendencia (padres y padrastros), descendencia (hijos verdaderos, adoptados y de la pareja) y colaterales (hermanos y hermanas, medio hermanos y media hermanas). Y no es obligatorio para otras personas como amigos y otros parientes (primos, tios, etc).
Plan de Dios y la oración
El siervo de Dios pide muchas cosas a Dios pero entre ellas hay una jerarquía. Por eso es que no todos los pedidos tienen el mismo nivel de importancia. Hay algunos que son más necesarios que otros. Pero el principal de todos ellos es el siguiente "Dios hacé tu voluntad en mi vida" (u otro similar a ese). El hijo de Dios tiene como pedido principal la anterior oración. Ello se debe a que sabe que fue llamado para hacer realidad el plan que Dios tiene para ella y no el suyo propio. Y que la forma en que lo haga realidad es "pidiéndoselo a Dios" constantemente como pedido principal. Haciendo así más la obediencia a las orientaciones divinas es imposible fracasar en la vida cristiana. Cuando el siervo de Dios le pide a Dios que "haga su voluntad" le está diciendo en otras palabras que desea que el plan que Dios trazó para su vida se haga realidad. Y cuando lo pide constantemente y como pedido principal le está demostrando a Dios que "hacer realidad el plan que Dios tiene para su vida" es su prioridad (lo coloca en primer lugar en su vida en la oración) y que además sabe que dicho plan abarca toda su vida Por esto último es que constantemente le pide a Dios lo mismo, ya que el siervo de Dios sabe que es un pedido que se terminará de cumplir cuando muera.
A través de este pedido Dios tiene la "facultad" para actuar en la vida de sus siervos para moldear sus vidas con total libertad.
Problema 3:
Ignorancia sobre cómo hacer para cumplir el plan de Dios.
Hay gente que no sabe cómo hacer para que el plan que Dios tiene preparado para ella se haga realidad. Primero hay que entender que este existe. Después hay que tener una idea más o menos clara de lo que significa. Y por ultimo hay que luchar con todas las fuerzas por hacerlo realidad, con los medios antes descriptos, poniéndolo como objetivo principal por encima de la salvación misma. Ya que ejecutando el plan de Dios la salvación del alma se conquista automáticamente.

Contacto
Tengo una página de Facebook llamada “El blog Espiritual de Martin”. Denle click en “Me gusta” para recibir actualizaciones. También ahí pueden dejar sus comentarios y preguntas.
Por correo a martinalbertosanchez@live.com.ar



No hay comentarios:

Publicar un comentario