martes, 23 de abril de 2013

Obrero caído: ¿Cómo ayudar?


Obrero caído: ¿Cómo ayudar?
Te había dicho en uno de los mensajes anteriores que la clave para llevarse bien con Dios está en la obediencia. En hacer caso a la voz de Dios, a lo que él quiere que vos hagas y no a otra cosa. ¿Me seguís?. Bueno ahora te quiero ir contando más o menos cómo se da esta obediencia. La idea que persigo es capacitarte al 100% sobre todas las cosas que exige Dios de los que quieren obedecerle. ¿Por qué hago esto?. Porque hay mucha gente que dice que “OBEDECE” a Dios cuando en realidad no es así. Y lo peor de todo es que viene hacia vos y te quiere enseñar a hacer justamente eso que ella no hace que es OBEDECER. ¿Entendés?. Yo quiero prepararte para que puedas defenderte de ese tipo de personas que son más “burras” que a propósito. Y lo digo en ese tono porque ya me tienen arto, de solo escucharlos y verlos hablar me cansan y es que las veo casi todos los días.
Si sos obrero o alguna autoridad espiritual te va a interesar mucho lo que escribo y eso te lo puedo garantizar. Eso sucede porque estoy muy actualizado sobre las cosas que están pasando en estos días en el reino de Dios y además soy guiado por Dios para escribir.
Como sabrás en el mundo espiritual, el que existe en nuestras Iglesias Universales hay un motón de problemas. Uno de ellos tiene que ver con el “enfriamiento espiritual” de obreros. Hay en Brasil un problema bastante importante con ALGUNOS obreros (no todos) que se encuentran perdidos aun dentro de las iglesias. Que no saben qué dirección tomar, si siguen con el uniforme puesto o lo entregan. Y por eso es que el obispo Macedo a depositado autoridad en otro obispo con la finalidad de ocuparse en solucionar este problema. Este obispo es el encargado de ayudar a obreros que están caídos en la fe. Y esto que pasa en Brasil también ocurre en Argentina y en otros países. Por eso es que escribo la nota. Quiero dar mi granito de arena, hacer mi parte.
¿Qué significa estar caído en la fe?. Es muy difícil definir este término. Pero lo voy a intentar para poder ayudarte a comprender algunas cosas, pero te aviso que si me llego a equivocar en la definición no tenés que enojarte conmigo hago lo que puedo. Yo ya te estoy mostrando que puede haber algún tipo de error en la definición, así que tomá cuidado con eso y ármate tu propia definición si es posible que puede ser igual a la mía o diferente. La idea es mostrarte este problema que de seguro ya lo conoces porque de seguro ya has visto obreros en ese estado, “caídos en la fe”. Y además enseñarte cual es la solución verdadera a estos problemas, porque se dan varias en el mundo espiritual, pero no todas son las correctas. Y también quiero así capacitarte para que puedas a ayudar a aquellos obreros que están caídos, para que puedan remontar vuelo y así –como dice el obispo Macedo- “reventar”.
Estar caído en la fe significa estar sin fuerzas espirituales, sin ganas de seguir a adelante, sin rumbo. Es pensar que la vida no tiene sentido ni que tampoco hay recompensa si es que uno obedece a Dios. Es no tener ganas de seguir siendo obrero, es cuando “pesa” el uniforme. Es cuando la tarea de servir ya no es agradable ni es una bendición, sino todo lo contrario, una maldición constante. Es sentirse perdido, y no saber qué hacer. Todo eso es más  o menos estar caído en la fe.
Cuando un obrero esta en ese estado se le nota en la cara, en lo que hace en lo que dice. Sus palabras son vacías, están desprovistas de todo espíritu. Por supuesto que tampoco crece en lo que hace, no se desenvuelve en su trabajo como debería, no da más fruto. Y todo eso ¿sabes a qué se debe?. A  qué Dios ya no está más con él. ¿Y porque no está más con él?. Porque en algún aspecto de su vida este obrero hace algo que a Dios no le agrada. ¿Me entendés?. Yo no quiero que seas como esos líderes “Burros” que en vez de reprender al obrero porque llegó a ese estado le tratan como si el culpable de todo no fuera él, sino otra cosa como el diablo, o las circunstancias, o lo pesado de la obra. El único culpable del enfriamiento espiritual es uno mismo. Es uno el que no hace caso a la voz de Dios y que después de un tiempo de desobediencia y cuando la emoción de la obra pasa, se enfría. No existe persona que haciendo lo que Dios quiere quede “Frio en la fe”. Todo el tiempo Dios actúa con los obedientes como un jardinero que en la ora justa riega a sus plantas con abundante agua para que crezcan bien y produzcan mucho fruto. Solo que Dios no riega espiritualmente a quien no le obedece. Ese es el problema.
Si un pastor u obispo realmente quiere ayudar a un obrero caído en la fe lo que tiene que hacer es guiarlo a que busque una orientación de Dios. Tiene que hacerle saber que si está así es porque en algo falla delante de Dios.
Entonces si ves un obrero caído y se deja ayudar por vos o te pide ayuda, tenés que hacerle saber que si está así es porque no obedece a Dios como debería. Le debe faltar algo en la obediencia. A lo mejor es buena persona, es trabajador y responsable en la obra pero en algo está fallando delante de Dios. Tu tarea consiste en hacerle notar eso. Y decirle que la salida está en él mismo. Qué lo único que puede sacarlo de esa situación es la obediencia. También tenés que decirle que tiene que pedirle a Dios que le muestre que tiene qué hacer para cumplir con la voluntad divina. Ahí Dios va a responder y le va  a decir que tiene  que hacer si es que le falta ofrendar, hacer una campaña, o dejar la obra, etc.. Y si el obrero obedece a la orientación de Dios el inconveniente habrá terminado. Así se soluciona el problema. ¿Notas que es super sencillo?. Es ir y decirle al caído “si estas así es porque no obedeces a Dios como deberías. Esto que te pasa es tu culpa. Y por eso es que la solución está en vos mismo y en que hables con Dios y le pidas que te diga qué es lo que tenés que hacer para hacer su voluntad como él quiere. Y cuando obtenés las respuesta le haces caso y listo”.
Una cosa curiosa que quiero contarte es que casi todos los obreros que están caídos en la fe “nunca consultan” a Dios sobre lo que tienen que hacer. Por el contrario deciden ellos mismos sus vidas, ellos solos son los que deciden hacer o no una campaña de Israel, ir a evangelizar, casarse o no casarse, tomar este trabajo y no el otro. Son personas que se gobiernan así mismos. Y por eso es que les va mal y se enfrían. Nunca piden consejo a Dios. Ya en varias partes de la biblia Dios anuncia que les va a ir mal a los que nunca buscan su opinión sobre qué hacer y qué no. Y ¿Por qué Dios considera desobediente al que no le pregunta antes de actuar?. Sencillamente porque hay un plan marcado para cada uno de sus hijos. Dios tiene un plan que se perjudica si es que un siervo toma una actitud errada. Es decir, no se puede cumplir. Por eso es que Dios siempre pide que le consultemos. La consulta no es solo para que me vaya bien el vida o para agradar a Dios, es para que algo que el diseñó para mí se cumpla. ¿Entendés?. Esto te lo aclaro porque hay líderes que enseñan que la consulta al creador solo tiene que hacerse cuando hay problemas o cuando no se sabe qué dirección tomar. En realidad debe hacerse siempre porque hay un plan marcado por Dios y te vuelvo a repetir cualquier decisión errada que tomes va a perjudicar dicho plan. Ser cristiano no es solo no mentir, no robar, no matar, también es dejar que otro decida tu vida y ese otro es Dios. Para que lo que Dios quiere que tengas lo tengas y para que lo que Dios quiere que renuncies, renuncies.
Por eso es que te dije que el obrero caído tiene que pedirle  a Dios que le oriente sobre qué es lo que tiene que hacer para poder cumplir con la voluntad divina. Es que hay un plan marcado y este obrero caído lo está perjudicando, por eso es que Dios no lo puede ayudar. Hacer la voluntad de Dios tiene un sentido que es el que el plan que tiene para uno se haga realidad. Cuando Dios ve que hay una persona aunque sea obrero que no está interesado en trabajar para que el plan divino se cumpla, no lo renueva espiritualmente. Deja que se enfríe y que los demonios lo destruyan así como esta persona destruye el plan de Dios. Así Dios limpia la iglesia. Es simple esto ¿no es cierto?. Por eso te aconsejo que si querés que te vaya bien en la vida tomá conciencia de que Dios tiene un plan para vos. Y lucha para que eso que Dios diseñó se haga realidad. Si no lo haces tarde o temprano también te vas a enfriar.
Otra cosa curiosa qua hacen estos obreros caídos es “auto medicarse” espiritualmente. ¿Qué es esto?. Bueno, cuando a uno le duele la cabeza lo que puede llegar a hacer comúnmente es tomarse una aspirina. Es decir se auto médica. En términos espirituales seria que el obrero caído se da cuenta de que algo anda mal en su vida de que se siente vacío, frustrado, que no da frutos, pero en vez de preguntarle a Dios porque le ocurre eso, empieza a buscar el mismo las posibles respuestas a dicho estado. Entonces llegan  conclusiones equivocadas. Piensa por ejemplo que la culpa de todo está en que ya no evangeliza como antes, en que no ofrenda como antes, en que en la última campaña de Israel se quedó con algo de dinero encima y no hizo lo mejor. Y asa motivada por su propia opinión comienza a chocarse con paredes espirituales y cada día fracasa más y más. Hasta que un buen día ya se cansa de “auto medicarse” y por fin hace lo que en un principio debió haber hecho, que es consultar a Dios. Parece increíble lo que te estoy diciendo, esto de que existen obreros que quieren hacer las cosas solos sin la ayuda de Dios pero es verdad. Hasta se sienten mal cuando piden consejo a Dios porque creen que eso es sinónimo de debilidad. Que si se consulta es porque no se está seguro se lo que se tiene que hacer. Es porque se DUDA. Y nada que ver. Uno puede ser la persona más segura del mundo, pero igual tiene que consultar a Dios antes de actuar y eso es porque hay un plan marcado y los pasos para que se cumpla dicho plan solo los sabe Dios. Es como el empleado que todos los días cuando viene a su trabajo le pregunta al patrón que es lo que tiene que hacer. Esta consulta existe no porque el empleado sea INSEGURO sino porque su condición de empleado lo exige. Tiene que preguntar porque el jefe no es él.  El jefe es otra persona que tiene un plan de trabajo que quiere ejecutar.
Te invito a que hagas un test, cuando veas que hay un obrero que “tambalea” en la fe, que parece que tiene algo raro, comenzá a preguntarle si es que consulta a Dios antes de actuar, si es que sabe porque se consulta, si es que sabe que debe hacerlo porque hay un plan marcado por Dios y no solo porque con la ayuda del creador las cosas van bien. Quiero que si podés y para que veas que lo que te digo es cierto que averigües estas cosas. Te vas a dar cuenta si lo hacés que es así. El obrero que está frio en la fe en la mayoría de los casos es un tipo que nunca consulta a Dios, solo se limita a usar el poder del mismo para traer a la existencia deseos de su propio corazón. Es que no tiene conciencia de que hay un plan marcado y por eso es que su relación con Dios es mala. En dicho plan está determinado hasta la pareja que va a tener, la cantidad de almas a salvar, que empleos va a emprender y hasta incluso la forma de morir. Porque el plan de Dios solo termina cuando uno muere. Y ni siquiera en la forma de la muerte hay elección. Eso capaz nunca te lo enseñaron pero es bueno que lo vayas sabiendo.
Vos y yo tenemos que ser bien conscientes de que fuimos llamados para cumplir con los deseo del corazón de otra persona, que es Dios. Hay gente que no entiende eso y cree que Dios es solo un proveedor de soluciones y arma que sirve para poder cumplir TODO lo que uno quiere. Y no es así. Dios tiene un plan y en dicho plan hay cosas que pueden no gustarme a mí como siervo pero que de igual manera voy a tener que recibir. Se equivocan muchos líderes cuando dicen que los sueños de Dios son iguales a los de los hombres. No es así. En alguno puntos pueden coincidir pero en otros no. Hay muchos líderes que enseñan a la gente a usar el poder de Dios para que todos lo que ellos quieran se haga realidad. Y no debería ser así. Debería enseñarse a usar el poder de Dios para que los sueños que el creador planifico para cada ciervo se hagan realidad. Son cosas muy distintas. Los sábados por ejemplo vienen personas a las iglesias que lloran por que Dios le haga salir un juicio. Un juicio en el cual ellos son culpables. Y lo saben pero como necesitan el dinero y conocen poco a Dios quieren usar su poder para que puedan ganar. Y lo peor de todo es que el líder los apaña y les promete que todo va a salir bien. Una cosa es intentar lograr sanarse. Nadie duda de que Dios quiere que las personas estén libres de enfermedades aun las naturales producidas por ejemplo por el paso del tiempo. Pero otra muy distinta es usar el poder de Dios para satisfacer caprichos humanos. Los líderes deberían tomar conciencia de eso y actuar guiando a las personas a que consulten a Dios antes de decidir luchar por tal o cual cosa. Si no se hace así están indirectamente luchando contra los planes de Dios en la tierra.  Y se constituyen enemigos de Dios el altísimo. El verdadero siervo de Dios lucha porque los planes de Dios en la tierra se hagan realidad. Y no como muchos hacen que es pelear para que lo que los hombres desean se cumpla. Hay que tener en cuenta que las veces que el pueblo de Israel sufrió fue por causa de su desobediencia. Porque con su carácter y conducta se apartó de los planes de Dios. Y el camino marcado por los profetas enviados a sacarlo de sus problemas siempre tuvo como eje principal que los planes de Dios en la tierra se cumplan.
Después te voy a ir contando de donde surge esta idea de “plan de Dios” y en qué consiste. No te lo digo ahora por un problema de espacio y tiempo, pero en otros escritos te lo voy a contar. Cuando tu crecimiento espiritual sea mayor también te voy a mostrar otra forma de ayudar a obreros y otros líderes que están caídos en la fe. Y te voy a dar más detalles del mundo espiritual que son necesarios de conocer para poder hacer la voluntad de Dios como DIOS QUIERE porque hay mucha gente que dice que hace la voluntad de Dios pero en realidad hacen su propia voluntad. El ejemplo más típico es el de los obreros caídos. Ellos aseguran que hacen las cosas bien pero en realidad están fríos en la fe. Actúan como si Dios fuera injusto cuando en realidad no es así. Y guarda con querer darle un consejo ya que generalmente los obreros que están en ese estado rechazan todo tipo de ayuda, a no ser que estén en el “fondo del pozo”. Hay personas que sirven durante años en la obra con un gran vacío interior. Y en ese tiempo Dios les envió gente para ayudar pero no hicieron caso. Después las consecuencias vinieron sobre sus espaldas.
 Ah también te adelanto que te voy a enseñar una técnica que sirve para poder ayudar a estos obreros que son orgullosos y están caídos a la misma vez. Así vas a poder limpiar tu iglesia sin que nadie lo note. Es que a Dios no se le puede engañar y él le da un poco de su inteligencia a quienes le obedecen. Y lo hace así para poder ayudar a las personas, porque imagínate los consejos que puede dar un obrero caído sobre cómo hacer la voluntad de Dios. Podrás darte cuenta de que hace mucho daño a la obra en vez de levantarla. Por eso es que los líderes no tienen que tener miedo de echar obreros cuando deben hacerlo. Es que son una peste para Dios. Se dan por limpios cuando en realidad están con mugre por dentro. Y los que pagan el precio son los que son nuevos en la fe. Porque, el viejo, el que ya aprendió a hacer al voluntad de Dios no tiene más problema con este tipo de gente. Sabe que hacer porque Dios lo guía.
Y te digo esto porque hay líderes que no echan a obreros cuando saben que tienen que hacerlo porque creen que si lo hacen van a darle un motivo más para alejarse de la iglesia. Esa piedad mucho no ayuda ya que ese obrero caído cree que está bien cuando en realidad no lo está. Y entonces no mejora ni busca acercarse más a Dios. Lo que si ayuda es que esta persona consulte a Dios y que Dios pase a dirigir su vida. Y si Dios quiere que siga en la obra AMEN! nadie se va a oponer. Pero no da que se lo mantenga trabajando en un lugar en el que –según la voluntad de Dios- no le corresponde estar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario