martes, 23 de abril de 2013

Obrero caído: ¿Cómo ayudar?


Obrero caído: ¿Cómo ayudar?
Te había dicho en uno de los mensajes anteriores que la clave para llevarse bien con Dios está en la obediencia. En hacer caso a la voz de Dios, a lo que él quiere que vos hagas y no a otra cosa. ¿Me seguís?. Bueno ahora te quiero ir contando más o menos cómo se da esta obediencia. La idea que persigo es capacitarte al 100% sobre todas las cosas que exige Dios de los que quieren obedecerle. ¿Por qué hago esto?. Porque hay mucha gente que dice que “OBEDECE” a Dios cuando en realidad no es así. Y lo peor de todo es que viene hacia vos y te quiere enseñar a hacer justamente eso que ella no hace que es OBEDECER. ¿Entendés?. Yo quiero prepararte para que puedas defenderte de ese tipo de personas que son más “burras” que a propósito. Y lo digo en ese tono porque ya me tienen arto, de solo escucharlos y verlos hablar me cansan y es que las veo casi todos los días.
Si sos obrero o alguna autoridad espiritual te va a interesar mucho lo que escribo y eso te lo puedo garantizar. Eso sucede porque estoy muy actualizado sobre las cosas que están pasando en estos días en el reino de Dios y además soy guiado por Dios para escribir.
Como sabrás en el mundo espiritual, el que existe en nuestras Iglesias Universales hay un motón de problemas. Uno de ellos tiene que ver con el “enfriamiento espiritual” de obreros. Hay en Brasil un problema bastante importante con ALGUNOS obreros (no todos) que se encuentran perdidos aun dentro de las iglesias. Que no saben qué dirección tomar, si siguen con el uniforme puesto o lo entregan. Y por eso es que el obispo Macedo a depositado autoridad en otro obispo con la finalidad de ocuparse en solucionar este problema. Este obispo es el encargado de ayudar a obreros que están caídos en la fe. Y esto que pasa en Brasil también ocurre en Argentina y en otros países. Por eso es que escribo la nota. Quiero dar mi granito de arena, hacer mi parte.
¿Qué significa estar caído en la fe?. Es muy difícil definir este término. Pero lo voy a intentar para poder ayudarte a comprender algunas cosas, pero te aviso que si me llego a equivocar en la definición no tenés que enojarte conmigo hago lo que puedo. Yo ya te estoy mostrando que puede haber algún tipo de error en la definición, así que tomá cuidado con eso y ármate tu propia definición si es posible que puede ser igual a la mía o diferente. La idea es mostrarte este problema que de seguro ya lo conoces porque de seguro ya has visto obreros en ese estado, “caídos en la fe”. Y además enseñarte cual es la solución verdadera a estos problemas, porque se dan varias en el mundo espiritual, pero no todas son las correctas. Y también quiero así capacitarte para que puedas a ayudar a aquellos obreros que están caídos, para que puedan remontar vuelo y así –como dice el obispo Macedo- “reventar”.
Estar caído en la fe significa estar sin fuerzas espirituales, sin ganas de seguir a adelante, sin rumbo. Es pensar que la vida no tiene sentido ni que tampoco hay recompensa si es que uno obedece a Dios. Es no tener ganas de seguir siendo obrero, es cuando “pesa” el uniforme. Es cuando la tarea de servir ya no es agradable ni es una bendición, sino todo lo contrario, una maldición constante. Es sentirse perdido, y no saber qué hacer. Todo eso es más  o menos estar caído en la fe.
Cuando un obrero esta en ese estado se le nota en la cara, en lo que hace en lo que dice. Sus palabras son vacías, están desprovistas de todo espíritu. Por supuesto que tampoco crece en lo que hace, no se desenvuelve en su trabajo como debería, no da más fruto. Y todo eso ¿sabes a qué se debe?. A  qué Dios ya no está más con él. ¿Y porque no está más con él?. Porque en algún aspecto de su vida este obrero hace algo que a Dios no le agrada. ¿Me entendés?. Yo no quiero que seas como esos líderes “Burros” que en vez de reprender al obrero porque llegó a ese estado le tratan como si el culpable de todo no fuera él, sino otra cosa como el diablo, o las circunstancias, o lo pesado de la obra. El único culpable del enfriamiento espiritual es uno mismo. Es uno el que no hace caso a la voz de Dios y que después de un tiempo de desobediencia y cuando la emoción de la obra pasa, se enfría. No existe persona que haciendo lo que Dios quiere quede “Frio en la fe”. Todo el tiempo Dios actúa con los obedientes como un jardinero que en la ora justa riega a sus plantas con abundante agua para que crezcan bien y produzcan mucho fruto. Solo que Dios no riega espiritualmente a quien no le obedece. Ese es el problema.
Si un pastor u obispo realmente quiere ayudar a un obrero caído en la fe lo que tiene que hacer es guiarlo a que busque una orientación de Dios. Tiene que hacerle saber que si está así es porque en algo falla delante de Dios.
Entonces si ves un obrero caído y se deja ayudar por vos o te pide ayuda, tenés que hacerle saber que si está así es porque no obedece a Dios como debería. Le debe faltar algo en la obediencia. A lo mejor es buena persona, es trabajador y responsable en la obra pero en algo está fallando delante de Dios. Tu tarea consiste en hacerle notar eso. Y decirle que la salida está en él mismo. Qué lo único que puede sacarlo de esa situación es la obediencia. También tenés que decirle que tiene que pedirle a Dios que le muestre que tiene qué hacer para cumplir con la voluntad divina. Ahí Dios va a responder y le va  a decir que tiene  que hacer si es que le falta ofrendar, hacer una campaña, o dejar la obra, etc.. Y si el obrero obedece a la orientación de Dios el inconveniente habrá terminado. Así se soluciona el problema. ¿Notas que es super sencillo?. Es ir y decirle al caído “si estas así es porque no obedeces a Dios como deberías. Esto que te pasa es tu culpa. Y por eso es que la solución está en vos mismo y en que hables con Dios y le pidas que te diga qué es lo que tenés que hacer para hacer su voluntad como él quiere. Y cuando obtenés las respuesta le haces caso y listo”.
Una cosa curiosa que quiero contarte es que casi todos los obreros que están caídos en la fe “nunca consultan” a Dios sobre lo que tienen que hacer. Por el contrario deciden ellos mismos sus vidas, ellos solos son los que deciden hacer o no una campaña de Israel, ir a evangelizar, casarse o no casarse, tomar este trabajo y no el otro. Son personas que se gobiernan así mismos. Y por eso es que les va mal y se enfrían. Nunca piden consejo a Dios. Ya en varias partes de la biblia Dios anuncia que les va a ir mal a los que nunca buscan su opinión sobre qué hacer y qué no. Y ¿Por qué Dios considera desobediente al que no le pregunta antes de actuar?. Sencillamente porque hay un plan marcado para cada uno de sus hijos. Dios tiene un plan que se perjudica si es que un siervo toma una actitud errada. Es decir, no se puede cumplir. Por eso es que Dios siempre pide que le consultemos. La consulta no es solo para que me vaya bien el vida o para agradar a Dios, es para que algo que el diseñó para mí se cumpla. ¿Entendés?. Esto te lo aclaro porque hay líderes que enseñan que la consulta al creador solo tiene que hacerse cuando hay problemas o cuando no se sabe qué dirección tomar. En realidad debe hacerse siempre porque hay un plan marcado por Dios y te vuelvo a repetir cualquier decisión errada que tomes va a perjudicar dicho plan. Ser cristiano no es solo no mentir, no robar, no matar, también es dejar que otro decida tu vida y ese otro es Dios. Para que lo que Dios quiere que tengas lo tengas y para que lo que Dios quiere que renuncies, renuncies.
Por eso es que te dije que el obrero caído tiene que pedirle  a Dios que le oriente sobre qué es lo que tiene que hacer para poder cumplir con la voluntad divina. Es que hay un plan marcado y este obrero caído lo está perjudicando, por eso es que Dios no lo puede ayudar. Hacer la voluntad de Dios tiene un sentido que es el que el plan que tiene para uno se haga realidad. Cuando Dios ve que hay una persona aunque sea obrero que no está interesado en trabajar para que el plan divino se cumpla, no lo renueva espiritualmente. Deja que se enfríe y que los demonios lo destruyan así como esta persona destruye el plan de Dios. Así Dios limpia la iglesia. Es simple esto ¿no es cierto?. Por eso te aconsejo que si querés que te vaya bien en la vida tomá conciencia de que Dios tiene un plan para vos. Y lucha para que eso que Dios diseñó se haga realidad. Si no lo haces tarde o temprano también te vas a enfriar.
Otra cosa curiosa qua hacen estos obreros caídos es “auto medicarse” espiritualmente. ¿Qué es esto?. Bueno, cuando a uno le duele la cabeza lo que puede llegar a hacer comúnmente es tomarse una aspirina. Es decir se auto médica. En términos espirituales seria que el obrero caído se da cuenta de que algo anda mal en su vida de que se siente vacío, frustrado, que no da frutos, pero en vez de preguntarle a Dios porque le ocurre eso, empieza a buscar el mismo las posibles respuestas a dicho estado. Entonces llegan  conclusiones equivocadas. Piensa por ejemplo que la culpa de todo está en que ya no evangeliza como antes, en que no ofrenda como antes, en que en la última campaña de Israel se quedó con algo de dinero encima y no hizo lo mejor. Y asa motivada por su propia opinión comienza a chocarse con paredes espirituales y cada día fracasa más y más. Hasta que un buen día ya se cansa de “auto medicarse” y por fin hace lo que en un principio debió haber hecho, que es consultar a Dios. Parece increíble lo que te estoy diciendo, esto de que existen obreros que quieren hacer las cosas solos sin la ayuda de Dios pero es verdad. Hasta se sienten mal cuando piden consejo a Dios porque creen que eso es sinónimo de debilidad. Que si se consulta es porque no se está seguro se lo que se tiene que hacer. Es porque se DUDA. Y nada que ver. Uno puede ser la persona más segura del mundo, pero igual tiene que consultar a Dios antes de actuar y eso es porque hay un plan marcado y los pasos para que se cumpla dicho plan solo los sabe Dios. Es como el empleado que todos los días cuando viene a su trabajo le pregunta al patrón que es lo que tiene que hacer. Esta consulta existe no porque el empleado sea INSEGURO sino porque su condición de empleado lo exige. Tiene que preguntar porque el jefe no es él.  El jefe es otra persona que tiene un plan de trabajo que quiere ejecutar.
Te invito a que hagas un test, cuando veas que hay un obrero que “tambalea” en la fe, que parece que tiene algo raro, comenzá a preguntarle si es que consulta a Dios antes de actuar, si es que sabe porque se consulta, si es que sabe que debe hacerlo porque hay un plan marcado por Dios y no solo porque con la ayuda del creador las cosas van bien. Quiero que si podés y para que veas que lo que te digo es cierto que averigües estas cosas. Te vas a dar cuenta si lo hacés que es así. El obrero que está frio en la fe en la mayoría de los casos es un tipo que nunca consulta a Dios, solo se limita a usar el poder del mismo para traer a la existencia deseos de su propio corazón. Es que no tiene conciencia de que hay un plan marcado y por eso es que su relación con Dios es mala. En dicho plan está determinado hasta la pareja que va a tener, la cantidad de almas a salvar, que empleos va a emprender y hasta incluso la forma de morir. Porque el plan de Dios solo termina cuando uno muere. Y ni siquiera en la forma de la muerte hay elección. Eso capaz nunca te lo enseñaron pero es bueno que lo vayas sabiendo.
Vos y yo tenemos que ser bien conscientes de que fuimos llamados para cumplir con los deseo del corazón de otra persona, que es Dios. Hay gente que no entiende eso y cree que Dios es solo un proveedor de soluciones y arma que sirve para poder cumplir TODO lo que uno quiere. Y no es así. Dios tiene un plan y en dicho plan hay cosas que pueden no gustarme a mí como siervo pero que de igual manera voy a tener que recibir. Se equivocan muchos líderes cuando dicen que los sueños de Dios son iguales a los de los hombres. No es así. En alguno puntos pueden coincidir pero en otros no. Hay muchos líderes que enseñan a la gente a usar el poder de Dios para que todos lo que ellos quieran se haga realidad. Y no debería ser así. Debería enseñarse a usar el poder de Dios para que los sueños que el creador planifico para cada ciervo se hagan realidad. Son cosas muy distintas. Los sábados por ejemplo vienen personas a las iglesias que lloran por que Dios le haga salir un juicio. Un juicio en el cual ellos son culpables. Y lo saben pero como necesitan el dinero y conocen poco a Dios quieren usar su poder para que puedan ganar. Y lo peor de todo es que el líder los apaña y les promete que todo va a salir bien. Una cosa es intentar lograr sanarse. Nadie duda de que Dios quiere que las personas estén libres de enfermedades aun las naturales producidas por ejemplo por el paso del tiempo. Pero otra muy distinta es usar el poder de Dios para satisfacer caprichos humanos. Los líderes deberían tomar conciencia de eso y actuar guiando a las personas a que consulten a Dios antes de decidir luchar por tal o cual cosa. Si no se hace así están indirectamente luchando contra los planes de Dios en la tierra.  Y se constituyen enemigos de Dios el altísimo. El verdadero siervo de Dios lucha porque los planes de Dios en la tierra se hagan realidad. Y no como muchos hacen que es pelear para que lo que los hombres desean se cumpla. Hay que tener en cuenta que las veces que el pueblo de Israel sufrió fue por causa de su desobediencia. Porque con su carácter y conducta se apartó de los planes de Dios. Y el camino marcado por los profetas enviados a sacarlo de sus problemas siempre tuvo como eje principal que los planes de Dios en la tierra se cumplan.
Después te voy a ir contando de donde surge esta idea de “plan de Dios” y en qué consiste. No te lo digo ahora por un problema de espacio y tiempo, pero en otros escritos te lo voy a contar. Cuando tu crecimiento espiritual sea mayor también te voy a mostrar otra forma de ayudar a obreros y otros líderes que están caídos en la fe. Y te voy a dar más detalles del mundo espiritual que son necesarios de conocer para poder hacer la voluntad de Dios como DIOS QUIERE porque hay mucha gente que dice que hace la voluntad de Dios pero en realidad hacen su propia voluntad. El ejemplo más típico es el de los obreros caídos. Ellos aseguran que hacen las cosas bien pero en realidad están fríos en la fe. Actúan como si Dios fuera injusto cuando en realidad no es así. Y guarda con querer darle un consejo ya que generalmente los obreros que están en ese estado rechazan todo tipo de ayuda, a no ser que estén en el “fondo del pozo”. Hay personas que sirven durante años en la obra con un gran vacío interior. Y en ese tiempo Dios les envió gente para ayudar pero no hicieron caso. Después las consecuencias vinieron sobre sus espaldas.
 Ah también te adelanto que te voy a enseñar una técnica que sirve para poder ayudar a estos obreros que son orgullosos y están caídos a la misma vez. Así vas a poder limpiar tu iglesia sin que nadie lo note. Es que a Dios no se le puede engañar y él le da un poco de su inteligencia a quienes le obedecen. Y lo hace así para poder ayudar a las personas, porque imagínate los consejos que puede dar un obrero caído sobre cómo hacer la voluntad de Dios. Podrás darte cuenta de que hace mucho daño a la obra en vez de levantarla. Por eso es que los líderes no tienen que tener miedo de echar obreros cuando deben hacerlo. Es que son una peste para Dios. Se dan por limpios cuando en realidad están con mugre por dentro. Y los que pagan el precio son los que son nuevos en la fe. Porque, el viejo, el que ya aprendió a hacer al voluntad de Dios no tiene más problema con este tipo de gente. Sabe que hacer porque Dios lo guía.
Y te digo esto porque hay líderes que no echan a obreros cuando saben que tienen que hacerlo porque creen que si lo hacen van a darle un motivo más para alejarse de la iglesia. Esa piedad mucho no ayuda ya que ese obrero caído cree que está bien cuando en realidad no lo está. Y entonces no mejora ni busca acercarse más a Dios. Lo que si ayuda es que esta persona consulte a Dios y que Dios pase a dirigir su vida. Y si Dios quiere que siga en la obra AMEN! nadie se va a oponer. Pero no da que se lo mantenga trabajando en un lugar en el que –según la voluntad de Dios- no le corresponde estar.


lunes, 22 de abril de 2013

La pausa que Dios espera


La pausa de Dios espera…
En este artículo te voy a hablar lo que Dios hace en las Iglesias hoy en día. Te va a servir para comprender un poco más a tu Dios y sus planes en la tierra.
Cuando uno viene a la Iglesia es porque tiene un problema que quiere solucionar con el poder de Dios. Uno busca la sanidad, conseguir un empleo, recuperar su matrimonio, vencer la depresión, restaurar la familia, dejar algún vicio (drogas, alcohol, delincuencia, prostitución etc.) o cosas así. Nadie viene sano y sin problemas. Es más la carnada que los pastores usan para pescar personas es la promesa de que existe un Dios que si lo buscan como se debe puede solucionar muchos problemas como los que te mencione ahí arriba. Y eso está bien y es de Dios, osea Dios lo manda.
Cuando uno además de ser miembro de la Iglesia usa la fe correctamente, es decir, hace lo que los pastores y obispos le indican, ofrendan, son diezmistas, claman, hacen cadenas, etc., recibe el milagro que busca o por lo menos una parte de él, una mejora. Esto hace que uno se dé cuenta de que Dios existe y de que está vivo y de que responde los pedidos que el hacen. Esto genera confianza en lo divino. Esto también es de Dios, los pedidos son respondidos porque es su mayoría le agradan. Con hacer estos milagros Dios logra que la gente que lo invoca comience a confiar en él.
Ahora pasando un tiempo prudencial de uso de la Fe, es decir de tratar de invocar a Dios para conseguir milagros, Dios desea que se haga una pausa. Una pausa para buscar el nuevo nacimiento. Después de que uno logra conseguir el empleo que con urgencia necesitaba, después de que uno logra salir un poco de la depresión, después de que uno logra ser curado de una enfermedad, en fin después de que uno está más o menos bien, es necesario que se haga una pausa para buscar y conseguir el nuevo nacimiento. Esta es la verdadera voluntad de Dios. Es que solo la persona que ha nacido de nuevo pude conquistar las otras promesas bíblicas, es decir la vida abundante que promete Dios. La vida que uno quiere que Dios tenga depende de haber nacido de nuevo, uno puede hasta tener mucho dinero, estar sano, estar casado, ser obrero o pastor pero si no se ha nacido de nuevo nada de eso servirá para sentirse completo, realizado, para poder decir que uno tiene una vida de la calidad como la que Dios prometió.
El problema es que muchos no entienden esto. Y por eso una vez que logran estar bien, o más o menos bien, en vez de luchar por nacer de nuevo LUCHAN POR:
Tener Espíritu Santo para entrar a la Obra:
Muchos fieles creen que con lograr tener Espíritu Santo ya se puede ingresar a la Obra y eso no es verdad. No es suficiente. Hay gente que es tan solidaria y agradecida lo que Dios ha hecho por ella que trata por todos los medios de ingresar a la Obra para dar a otros lo mismo o más de lo que ella recibió. Esta manera de ser es buena pero no puede sobrepasar la voluntad divina. Es que para ingresar a la Obra –además de tener el llamado- hay que nacer de nuevo si o si. Las buenas intenciones de ayudar a los demás no hacen nacer de nuevo, evangelizar todos los días tampoco ayuda.
Dios no da su Espíritu SOLO para hacer la Obra sino que es para muchas cosas más. La Obra puede ser parte de la voluntad de Dios para alguna persona. Pero no es para todos, eso hay que aclararlo también. La gente que no entiende estas cosas hasta se siente mal cuando no ingresa a la Obra después de haber sido bautizada con el Espíritu Santo, porque piensa que ese Espíritu solo se da para hacer la Obra o para ser evangelista. Todo eso es mentira. No hay que direccionar la voluntad del Espíritu Santo, ni tampoco encausarla en una sola dirección, es que solo Dios puede hacer eso. El Espíritu Santo viene para ayudar a la persona que lo tiene dentro suyo a hacer la voluntad de Dios en su totalidad, esto es ayudarla a aguantar tribulaciones, aconsejarla, enseñare que comprar, que vender, como interpretar la Biblia, como interpretar la palabra que se da en las Iglesias, como tener sexo, entre otras cosas que no siempre tienen que ver con la Obra de Dios por lo menos no directamente hablando. Ya que con el buen testimonio de uno se puede también contribuir al crecimiento de la Obra.
Ser obrero o pastor:
Hay personas que se diagnostican solos y creen que porque se han liberado de algunos problemas como ser insomnio, depresión, dolores de cabeza constante, ya pueden luchar por ingresar a la Obra. No puede ser así. Es que nacer de nuevo no es lo mismo que liberarse de algunos demonios. Y lo repito hay que nacer de nuevo para ingresar a la Obra. La liberación es otra cosa aunque está relacionado con el nuevo nacimiento, es que es parte, pero no son lo mismo. Es que una cosa es liberarse de un demonio que coloca dolor de espalda, o dolor de cabeza, insomnio etc., y otra es cambiar el carácter y dar todos los frutos de Espíritu Santo.
En la IURD Tv se vió un caso de un pastor que confesó no haber nacido nunca. También casos así hay de obreros y obreras.
 Conseguir ser muy pero muy prospero económicamente:
Hay gente que una vez que entendió que Dios existe y que es poderoso trata por todos los medios y con todas sus fuerzas de conquistar grandes riquezas. Es que la Biblia lo promete. Y eso es verdad y no está mal como deseo el problema es que la persona se concentrar SOLO en eso y no hace la pausa necesaria para nacer de nuevo. Entonces el resultado es ser un millonario que empezó de la nada y que conquistó todo lo que tiene con el poder de Dios, PERO que tiene una espiritualidad muy baja, una conexión con lo divino muy mala eso se debe a que no ha nacido de nuevo.  
Conseguir pareja:
Hay gente que lucha por conseguir una pareja. No está mal eso el problema es que dejan de lado lo más importante para mantener una relación amor de Dios en buen estado, que es el haber nacido de nuevo. Para poder estar bien en esa area hay que estar bien con Dios antes. Y solo está bien con Dios quien ha nacido de nuevo. Claro que no hay problema de luchar por las cosas a la vez pero lo más importante debe ser lograr nacer de nuevo.
Ayudar en la Obra o evangelizar:
Es bueno ayudar en la Obra como miembro de algún grupo como el joven o el T Ayudo u otro similar. También es bueno ayudar con la evangelización. Lo malo es dedicarse exclusivamente a ese tipo de tareas y dejar de lado el nuevo nacimiento. Es que lograr nacer de nuevo es difícil y lleva tiempo en especial por la cantidad de oraciones que se tiene que hacer guiadas por Dios, por eso es que no siempre es bueno ingresar a algún grupo hasta que se haya nacido de nuevo. Es mejor estar bien primero con Dios para después colaborar para con los demás. Claro que si uno puede hacer las dos cosas a la misma vez no hay problema, es decir si se puede buscar el nuevo nacimiento a la misma vez que colaborar con algún grupo dentro de la Iglesia no hay problema.
Conseguir algún otro bien ya sea auto, casa, titulo universitario, etc..:
Todas estas cosas no son malas en si el problema es que muchas veces desvían la atención del cristiano ocupándoles todo su tiempo y esfuerzo. Y por eso se deja de lado el nuevo nacimiento que también exige hacer sacrificios. Después las consecuencias de esto se ven. No quiero decir que uno tenga que dejar la facultad o de trabajar sino que tiene que buscar y dar prioridad al nuevo nacimiento con relación a todas las otras cosas si es que quiere realmente agradar a Dios.
Convertir a la familia:
Esto es algo ilógico. No se puede convertir a la familia si uno no está verdaderamente convertido antes. Y solo la persona que verdaderamente ha nacido de nuevo es convertida. Con esto no quiero decir que no haya que orar por la familia o pedir la trasformación de la misma. Es que se pueden y se deben buscar a la misma vez las dos cosas. Pero solo se logrará la verdadera conversión del familiar cuando el que busca tal cosa realmente y ante los ojos de Dios se convierta. En otras palabras y delante de Dios solo el que se ha convertido tiene derecho a la conversión del otro. Por eso es que los pastores dicen que uno no alcanza a convertir al familiar porque se da ante este un mal testimonio. Solo da mal testimonio ante Dios quien no es convertido, es decir, quien no ha nacido de nuevo.
Una cosa más a decir sobre este punto es que orar y sacrificar por los familiares es uno de los requisitos para lograr el nuevo nacimiento. Por eso es que dije que se DEBE buscar la conversión de los familiares a la misma vez que se busca nacer de nuevo.
Conclusión
Cuando una persona ingresa a la Iglesia, lo sepa o no, tiene problemas que resolver. Si son estos urgentes la voluntad de Dios es que se use toda la fe que se tiene para resolverlos. Pero cuando las cosas se calmen la voluntad de Dios es que se haga una PAUSA y se pase a buscar el nuevo nacimiento como prioridad. Dios no impide que se use su poder para lograr otras cosas que no sean nuevo nacimiento pero si quiere que se busque como prioridad tal cosa.
Claro que si una persona no tiene problemas graves al ingresar,  la voluntad de Dios para esta será directamente buscar nacer de nuevo como prioridad. 
 Contacto
Tengo una página de Facebook llamada “El blog Espiritual de Martin”. Denle click en “Me gusta” para recibir actualizaciones. También ahí pueden dejar sus comentarios y preguntas.
Por correo a martinalbertosanchez@live.com.ar 

Nuevo Nacimiento: Todo lo que hay que saber


Nuevo nacimiento: Aclaraciones
¿Qué es?
Es una trasformación interior. Es cuando una persona deja de ser lo que era para ser algo nuevo creado por intervención del Espíritu Santo. Esta transformación tiene dos partes por un lado se modifica la mente del ser humano, la manera de pensar, además de dotársele de conocimientos necesarios para hacer la voluntad de Dios. Él nacido de nuevo es sabio porque sabe que lo principal para su vida es hacer la voluntad de Dios y también conoce el camino para lograr ese objetivo. Si se le pregunta cómo se hace la voluntad de Dios en las ofrendas, en la vida sexual, en la vida sentimental, en la Obra, etc., él sabe.
Por el otro, el nuevo nacimiento también implica el cambio del corazón de una persona. El interior de una persona que ha nacido de nuevo no es común no es normal, porque es algo creado por Dios. El corazón de un nacido de nuevo es similar al de Dios. El corazón nuevo se ve cuando en una persona se manifiestan los frutos del Espíritu Santo (amor, paz, longanimidad, alergia, bondad, benignidad, fidelidad, mansedumbre, domino propio). Estos frutos no son naturales, el hombre normal no los tiene, solo el nacido de nuevo. La descripción de estos frutos está bien detallada en el libro “En los pasos de Jesús” escrito por el obispo Edir Macedo.
¿Para qué sirve?
Genera una armadura que permite al cristiano poder seguir a Dios, obedecerlo a pesar de toda circunstancia negativa. Es lo que hace que uno pueda resistir hasta el final la voluntad de Dios. Normalmente se cree que es el Espíritu Santo el que hace esto pero no es así. No es el Espíritu Santo el secreto sino en tener la PLENITUD de ese Espíritu y tal cosa se logra naciendo de nuevo.
Además habilita todas las otras promesas Bíblicas como las de:
Prosperidad: Una cosa es la prosperidad que tiene uno que no ha nacido de nuevo y otra es la que conquista otro que si ha conseguido tal nacimiento. No son lo mismo. El que conquista cosas con el poder de Dios pero que todavía no ha nacido de nuevo está bajo maldición y por lo tanto está sujeto a perder todo lo que tiene o a no disfrutarlo o alguna otra consecuencia por no obedecer a Dios en su totalidad. En la Iglesia hay muchos testimonios económicos sorprendentes. El problema es que gran parte de ellos pertenecen a personas que no han nacido de nuevo. Eso hay que corregirlo.
Sanidad: Es prácticamente muy difícil que una persona que ha nacido se enferme. Estoy hablando de enfermedades puestas por el mal. Un resfriado por ejemplo puede tenerlo cualquiera, una indigestión por comer en exceso también. Pero un cáncer, o cosas así es difícil que ocurra. Es que el nacido de nuevo no tiene demonios dentro, está totalmente limpio y al no tenerlos no pueden estos colocar enfermedades. Los demonios colocan enfermedades en los cuerpos de sus víctimas SOLO cuando viven dentro de ellas.
Salvación de pleno derecho:
Hay varias formas de conseguir salvación. Una es la que se consigue en el lecho del dolor, esto es cuando una persona se arrepiente de todo lo que hay de malo y acepta a Dios reconociendo que Jesús es su hijo en los últimos momentos de su vida. La otra forma es la que se consigue naciendo de nuevo, la que llamo de pleno derecho. Pero hay otra más que es muy similar a la primera, en ella la persona no ha dejado todos los pecados y por lo tanto no ha nacido de nuevo pero aun así Dios porque ve las buenas intenciones y acciones del fiel lo deja entrar al cielo. Es cuando una persona por ejemplo muere pero sin haber sido del todo liberado pero siguiendo la voz de Dios en todo lo que puede cumplir. Es que la liberación lleva su tiempo quien muere en tal proceso pero es sincero, y demuestra esfuerzo por cambiar puede aun no logrando limpiarse de todo el pecado llegar a tener derecho a este tipo de salvación. El problema es que cuando uno muere con la salvación que da el nuevo nacimiento es premiado en el cielo y no se le objeta nada. En cambio cuando uno muere en cualquiera de las otras formas es que hay reprensión en el cielo porque las ofrendas presentadas no son buenas. Esto es importante para aquella persona que se dedica a salvar almas desde el altar. Las almas presentadas no son de calidad en cuanto a la conversión. Por eso es que la persona es reprendida. Es que una persona que no es convertida no puede convertir a nadie y Dios busca que sus pastores y obispos le presenten almas convertidas al 100% no casi convertidas. La persona que tiene a su cargo la conversión del otro y no presenta eso no será bien recibida en el cielo aunque sea salva. Se frustrará cuando llegue al cielo porque pensara que Dios lo premiará por todo lo que hizo cuando en realidad tal cosa no ocurrirá. Si ni él no ha nacido de nuevo ¿qué se puede esperar de la gente a la cual pastorea?.   
Este último tema es complejo de explicar pero no voy a profundizar en él porque no es este el espacio adecuado para tratarlo.
La persona que ha nacido de nuevo tiene salvación de pleno derecho, osea aquella que es irreprensible delante de Dios. Esta salvación hace que la muerte de Jesús en la cruz haya valido la pena de verdad.
Conversión del familiar:
La conversión de los otros solo se logra cuando uno nace de nuevo. Ahí recién se pasa a ser un buen testimonio de cristiano delante de Dios y por eso se tiene derecho a que Dios convierta totalmente a los familiares. Eso no quiere decir que una persona que no nació de nuevo no deba luchar por la conversión de sus familiares. Al contrario debe hacerlo es que cuando se va luchando por los familiares es que se va naciendo de nuevo. Las oraciones y sacrificios hechos por el familiar ayuda y mucho a lograr el nuevo nacimiento de uno.
Libración:
Quien no ha nacido no es libre de todo mal. A lo mejor piensa que si, pero no es libre. Por eso es que los frutos de tener demonios en su cuerpo se van a manifestar tarde o temprano. Habrá nerviosismos, miedo, dolores en el cuerpo, pesadillas, y cosas así por el estilo. Por eso si es que se quiere dejar de sufrir se tiene que nacer de nuevo. No queda otra.
Vida sexual y sentimental:
La plenitud de Dios en estas areas se logra naciendo de nuevo. No antes. Es que solo el nacido de nuevo tiene derecho a una pareja que encaje con él y la haga feliz. El nacido de nuevo hace feliz a Dios y por eso tiene derecho a que otra persona le haga feliz. Las parejas que no han nacido de nuevo como no hacen feliz a Dios es que no son felices del todo. Puede aparentar de que si, puede hasta que se amen de corazón, hasta que entre los dos sean fieles pero si no hacen feliz a Dios, LOS DOS es que nunca serán verdaderamente felices uno con el otro.  
La persona para poder ser feliz en la vida sentimental necesita que Dios moldee a alguien sexual y sentimentalmente. Y solo quien ha nacido de nuevo tiene derecho a hacer que Dios use su poder en ese sentido.
Los cristianos cuando se ponen de novios o se casan pasan por un periodo de adaptación, adaptación uno con el otro para ser felices como pareja. Pero además de eso necesitan ambos usar la fe para que Dios los moldee a cada uno para poder hacer feliz al otro. Aun los nacidos de nuevo tienen que usar la fe para lograr ser felices sentimentalmente con otra persona que también es nacida de nuevo. Pero los que no han nacido de nuevo no tienen derecho a este tipo de trabajo divino, no tienen derecho de que Dios moldee a sus parejas para que sean algo rico para ellos algo que los haga feliz algo que encaje con ellos.
Obra de Dios:
La persona que no ha nacido de nuevo no puede ingresar a la Obra de Dios, porque está impura. Estoy hablando del cargo de obrero para arriba. Si puede en cambio ser evangelista o colaborador de la Iglesia.
El no nacido de nuevo no va a soportar la Obra ni tampoco hacer la voluntad de Dios. Tarde o temprano fracasará en esa Fe.
¿Cómo se logra?
1) Obedeciendo los mandamientos que están en la Biblia y que son de cumplimiento actual: Esto es no matar, no robar, ir a las Iglesias a buscar a Dios, orar, perseverar, etc.. Cuando digo “de cumplimiento actual” me refiero a los mandamientos que deben seguirse hoy. Es que hay consejos que ya no se cumplen desde la muerte de Jesús (Ejemplo sacrificios de animales del viejo testamento) y otros que se han enseñando después de la venida de Jesús pero que son desactualizados.
2) Obedeciendo a lo que los líderes de las respectivas Iglesias dicen pero en todo lo que dicen sino en todo lo que Dios hace entender a uno que se debe obedecer: Esto se hace así por muchos motivos de los cuales no voy a hablar en este espacio por estar tratados en otro artículo y por ser un tema bastante extenso.
3) Siguiendo las guías, orientaciones y direcciones del Espíritu Santo: Estas se obtienen leyendo la Biblia diariamente pidiéndole a Dios que hable a través de ella, también cuando se le pide a Dios que hable a través del pastor u obispo que dirige una reunión y por ultimo cuando se le pide a Dios al iniciar el día que todo el tiempo lo esté dirigiendo a uno en el pensamiento a fin de no desviar de su voluntad.
Dios puede usar, además de los otros medios, otras formas para dar sus mensajes, como por ejemplo un evangelista o miembro.
También se le puede consultar a Dios sobre lo que se desea saber sobre un asunto particular. Por ejemplo para saber si tal persona es o no la otra mitad de uno. La respuesta vendrá como un entendimiento.
Cuanto tiempo lleva nacer de nuevo
Depende de cada persona, del estado espiritual que tenga, de lo cerca que tenga la Iglesia, de lo bueno que sean sus líderes para guiarlo al nuevo nacimiento entre otras cosas. Esto hace que no haya un tiempo fijo. Puede ser un año, o más. Lo que sí es seguro es que el nuevo nacimiento se logra con posterioridad del bautismo con el Espíritu Santo.
Cuando uno sabe que ha nacido de nuevo
Cuando se tiene certeza dada por el Espíritu Santo de que así es. La certeza no viene del propio ser humano ni tampoco DEL PASTOR o de otra persona, sino del Espíritu Santo. Muchos creen que han nacido de nuevo pero después se dan cuenta de que no es así. Otro tanto son convencidos por el pastor de que si han nacido de nuevo cuando en realidad tampoco es así. El único que puede saber con certeza es uno mismo con la revelación del Espíritu Santo. Si alguno que lee esto tiene duda sobre si realmente a nacido de nuevo a no que pida a Dios que le revele la verdad.
Confusiones comunes sobre lo que es el nuevo nacimiento
Nuevo nacimiento igual a liberación
Muchos creen que uno nace nuevo cuando se libera de ciertos problemas espirituales como insomnio, depresión, dolores constantes en el cuerpo, visión de bultos, audición de voces, mala suerte, etc.. Esto no es así. La liberación o limpieza espiritual es parte del nuevo nacimiento pero no es el todo. Es que para nacer de nuevo en su totalidad hay que liberarse del mal. Pero la liberación no hace que uno por ejemplo dé los frutos del Espíritu Santo. Una persona puede no tener más dolores de cabeza constantes pero eso no quiere decir que ha nacido de nuevo. Si no tiene una mente nueva y un corazón distinto al que tenia no se puede hablar de nuevo nacimiento.
Nuevo nacimiento igual a ser bautizado con el Espíritu Santo
No es lo mismo ser bautizado que nacer de nuevo. Es que cuando uno recibe el Espíritu Santo puede que todavía no esté del todo liberado. No es común que se enseñen en las Iglesias esto pero es así. Acá no voy a entrar en detalle sobre este tema pero adelanto que en otro artículo está bien tratado y explicado por qué sucede esto.
Además los frutos del Espíritu que se dan en el corazón no aparecen automáticamente en el cristiano cuando recién es bautizado sino que se van generando a medida que este se va llevando bien con Dios después de tal bautismo.
También hay que agregar que para nacer de nuevo uno tiene que tener mucho conocimiento acerca de cómo llevarse con Dios y obedecerle por un largo periodo por eso cuesta mucho. Un novato en la Fe no puede nacer de nuevo. En cambio tener el Espíritu Santo no cuesta tanto, hay gente que ni sabe como Dios habla y ya fue bautizada por Dios. Eso sin mencionar los casos de gente que al poco tiempo de venir a la Iglesia ya fue bautizada con el Espíritu Santo.
Por eso tener el Espíritu Santo es fácil nacer de nuevo es más complicado, hay que saber mucho para lograr eso.

Nuevo nacimiento igual a arrepentimiento de los pecados y deseo sincero de entregarse a Dios por completo
Hay gente que confunde nuevo nacimiento con el hecho sentirse verdaderamente arrepentido de los pecados mas el deseo de entregarse sinceramente a Dios. Pero son cosas distintas. Nacer de nuevo implica tener una mente y un corazón nuevo, creado por Dios, algo sobrenatural, algo que el mundo no conoce. Pero arrepentirse y querer entregarse a Dios es algo que está muy lejos del corazón y la mente nueva. Claro que el arrepentimiento sincero es un buen indicio de que la persona está cambiando y quiere cambiar pero no quiere decir que ah cambiado por completo. Eso es otra cosa. Además ya he dicho que para nacer de nuevo hace falta mucho conocimiento sobre el mundo espiritual hecho que se logra leyendo libros, presentado atención en las reuniones, preguntando, pensando, etc, y no solo “arrepintiéndose y deseando entregarse a Dios”.
Nuevo nacimiento igual a deseo sincero de servir en la Obra
Esta es otra confusión. Hay gente que no tiene el deseo de servir en la Obra pero cuando comienza a nacer en él tal deseo es que piensa que ya ha nacido de nuevo. Es un error pensar así. El despertar del deseo de algo espiritual que beneficie a Dios no significa que uno tiene una mente y un corazón nuevo, sobrenatural. Puede ser un indicio de que uno está cambiando por dentro pero de ahí no pasa. 

domingo, 21 de abril de 2013

La importancia de los "Sabios"


El otro día estaba leyendo un artículo de Esther Becerra, la esposa del obispo Macedo, que me pareció muy interesante. Ella destacaba la importancia de los sabios en el mundo de la Fe. Osea aquellas personas que guiadas por Dios buscan entender los secretos del mundo espiritual para, además de mejorar su obediencia al creador, enseñar a otros.
En el cuerpo de Cristo, osea la Iglesia, cada uno tiene sus talentos. Algunos son excelentes evangelistas, otros buenos predicadores y hay algunos, un grupo a quienes se les ha dado el talento de entender y enseñar el mundo espiritual. Estos últimos son los sabios. Estos últimos son los encargados de buscar sabiduría a fin de conseguir mejorar la obediencia al creador. Esther Becerra decía que este último tipo de personas son muy importantes dentro del mundo espiritual. Es que a estos se les da la capacidad de resolver enigmas que otros no pueden resolver y que sirven para poder ayudar al crecimiento de la Iglesia de Cristo. Dios no repartió la inteligencia espiritual para todos. Así como tampoco a todos los hizo predicadores ni evangelistas.
Con esto no quiero decir que un evangelista por ser tal no es sabio, o que un pastor por ser tal no posee sabiduría. No es así. Es que Dios puede dar a uno más talentos que a otros. Por eso puede ser que un obrero sea además de tal muy sabio y de hecho existe tal cosa. En efecto, hay que dejar en claro que para poder obedecer a Dios se debe poseer algo de sabiduría. Pero yo me refiero con el término sabio a quienes se les ha dado esa inquietud por conocer el mundo espiritual, por llegar a entender como obedecer a Dios en todas las aéreas, en todas las circunstancias posibles, lugares y culturas. Los sabios a los cuales me refiero son personas que no duermen si es que no resuelven un enigma espiritual. Son personas que cuando ven un caso que no se explica buscan incansablemente entenderlo desde el punto de vista espiritual. No son personas acomodadas desde el punto de vista intelectual, no van a decir cosas como, “la Fe es la Fe”. Son personas que se preguntan todo el tiempo el “porque de las cosas”. Porque la obrera con 13 años de Iglesia nunca se dio cuenta de que no nació de nuevo, porque un pastor se casó con una persona incorrecta, porque la esposa de un obispo le fue infiel, porque se produce el enfriamiento en la Fe, porque hay gente que recibe el Espíritu Santo y otras no, etc..
A los sabios Dios les dejo la tarea de buscar esas respuestas a fin de una vez halladas las comuniquen a los demás en la mejor forma posible, de manera clara y sencilla. Por eso es que son importantes. No a todos Dios les ordeno esto. Por eso no todos en el cuerpo de Cristo entienden el mundo espiritual en su totalidad aunque sean obreros, pastores y hasta obispos.
Los sabios son revolucionarios, porque a estos se les revela conocimientos que otros ignoran. Y por eso a veces son desprestigiados, humillados y hasta perseguidos. Tienen tribulaciones solo por haber descubierto algo que los otros no vieron y que era necesario de ver para el crecimiento de la obediencia al creador.
Los sabios están adelantados en su tiempo, su conocimiento es superior al de los demás y su visión es más aguda, porque donde los otros ven paz ellos ven guerra, donde los otros ven que todo está bien, ellos ven que algo anda mal. Los sabios con incomprendidos y tomados como “locos”.
Los sabios son humildes, de otra manera ¿Cómo podrían obtener sabiduría de lo Alto?. Es que Dios revela las cosas ocultas a los ojos de los orgullosos y se las da a los humildes de espíritu.
Los sabios se dan cuenta cuando Dios quiere hablarles a través de alguien, no importa quién sea este, si es mayor o menor en jerarquía espiritual, se dan cuenta.
Los sabios escuchan la voz de todos pero solo hacen caso a la voz de Dios.
Los sabios no desean ir en contra de Dios. Son temerosos y por eso cuando reciben una revelación sobrenatural que puede estar en contra de alguna doctrina de la Iglesia a la que concurren, la examinan exhaustivamente, a fin de no pecar ni tampoco desviar la Fe de otros.
Los sabios aman a sus líderes espirituales de manera sobrenatural, es decir, con un amor inexplicable que Dios coloca en su interior. Por eso es que aunque quisieran nunca pueden dañarlos, sino mas bien ayudarlos a entender lo que no entienden. Su amor es tanto que hasta podrían dar la vida por sus líderes.
Los sabios nunca quieren pasar autoridades, ni ofender con su sabiduría a sus superiores en jerarquía espiritual. Solo quieren ayudar y tratan en lo posible de lograr ser oídos de las forma más correcta posible.
Los sabios todo el tiempo buscan oír la voz de Dios, porque están en Espíritu.
Los sabios reciben de parte de Dios orientaciones especiales, en base a su sabiduría y que por supuesto no reciben todos. Dios a los sabios les habla de manera distinta que a los otros. Hace esa diferencia por su especial condición.
El obispo Macedo es un claro ejemplo de todo esto cuando dejó la Iglesia “Nueva Vida” para formar la “Universal”. A él se le reveló la verdadera Fe, la sobrenatural que mueve montañas. Cuando él reclamó a su Dios que cumpla las promesas bíblicas, él fue revolucionario, porque esto no lo hacían los demás. Casi todos los amigos de él hablaron en contra suya. Hasta su esposa lo dejó solo por un tiempo. El obispo fue sabio porque entendió cosas que toda una Iglesia (La Nueva Vida) a la que asistía ignoraba. Y fue tanta su sabiduría que tuvo que formar una Iglesia aparte. Él no se fue de su Iglesia por orgullo o por vanidad o cosas así. El se fue porque recibió una sabiduría que le impedía seguir viviendo en la mentira. La Iglesia a la que él pertenecía antes de formar la “Universal” era de Dios, por eso es que en ella él recibió el bautismo con el Espíritu Santo. Aun así el propio Dios le orientó a formar otra, debido a las tremendas fallas que tenia aquella institución, que repito, era de Dios. Es que Dios estaba buscando alguien que pudiera entender su voluntad y expandir su verdadero evangelio. Y hallo ese alguien en el Edir Macedo. Por eso lo apartó de los demás y le encomendó hacer la Obra. Pero todo surgió del entendimiento de alguien que se animó a ejecutar lo que Dios le orientaba, sin importar lo que dijeran los demás, sean colegas, esposa, obispos, etc..
Esther Becerra cuando elogia a los sabios seguramente lo hace pensando en su esposo. Es que la Fe que tiene ella hoy no la heredó de la Iglesia “Nueva Vida” sino de la “Universal”, osea de Edir Macedo. En un video ella reconoce que su esposo fue el que le abrió los ojos y le pasó esa Fe que tiene hoy.
A los sabios hay que seguirlos. Yo conozco mucha gente sabía, gente que realmente se preocupa por mejorar el mundo espiritual pero no con acciones sino con el razonamiento. Es por eso que busca conseguir conocimientos espirituales para mejorar la Obra de Dios o encausarla en el lado correcto si es que esta se ha desviado.
Cuando digo “seguirlos” no significa “creer en todo lo que dicen”. Sino tenerlos en cuenta y hasta pedir su opinión en ciertos casos en los que no se halle una respuesta aparente a un problema espiritual. Es que los sabios son orientados por Dios para buscar sabiduría y enseñarla a los demás de una manera clara y sencilla. No son cualquier cosa, Dios está detrás de ellos para buscar conocimiento de lo alto, es por eso que deben ser respetados y hasta consultados. Su trabajo específico es resolver enigmas espirituales y entender y explicar cosas que otros no pueden.
Además no es fácil conseguir sabiduría de lo alto, no basta muchas veces con pedir una orientación al creador para saber lo que hay que hacer. A veces la cuestión es mucho más compleja, porque hay que pensar mucho para hallar la respuesta. Con decirle a Dios “Dios enseñame tal cosa”, no es suficiente. A veces hay que hacer más. Por ejemplo para conocer sobre la voluntad de Dios es la vida sexual yo tuve que consultar varios libros y artículos especializados sobre vida sexual en general y de ahí con la sabiduría que me dio Dios analizar lo que vale para el mundo cristiano y lo que no. Esto lo hice durante un tiempo. Y no alcanzó con decir “Dios ayúdame a entender la vida sexual según tu voluntad”. Tuve que hacer algo mas como leer y pensar mucho además de pedir guía para no equivocarme en mis conclusiones. El conocimiento no me fue regalado lo tuve que buscar y sudar mucho para hallarlo. Por eso es importante para el mundo espiritual la existencia de los sabios porque son estos los orientados por Dios para hacer ese arduo trabajo.
En mi caso personal, yo me considero sabio. Ello se debe a que Dios me guía y orienta para buscar sabiduría de lo alto que pueda explicar su voluntad en todas las areas. Es algo que desde que recibí el bautismo con el Espíritu Santo no puedo evitar. A veces me quedo hasta la madrugada pensando en resolver un problema espiritual que vi en la IURD Tv o en la Iglesia a la que concurro. A veces estoy horas pensando y diagramando en mi cabeza una solución o explicación sobre cómo funciona la relación entre Dios y el hombre. Debato mucho conmigo mismo sobre la función del pastor, del obispo, los limites de esta, la función del obrero, la importancia de la evangelización, las expansiones de las Iglesias, etc..
Y de tanto pensar es que logro entender muchas cosas que antes no comprendía y las escribió para no olvidarlas. Mi preocupación por la Obra de Dios es algo común en mí. Así como un pastor gime por las almas de su pueblo para que estas sean salvas, yo gimo por hallar respuestas que creo necesaria encontrar para entender la voluntad de Dios de una mejor manera o para mejorar algún aspecto de la Iglesia que me parece incorrecto.
Soy sabio por voluntad de Dios y no por voluntad propia. Las inquietudes que yo tengo son espirituales tanto como las que tiene cualquier miembro de la Iglesia pero en relación al don que Dios le ha dado. Yo no escribo por “metido” o porque “quiero aparentar ser una cosa que no soy”, yo escribo porque soy guiado para hacerlo.
Los ayunos como el de Daniel no son difíciles de seguirlos para mí. Es que por mi condición de sabio yo vivo metido en temas espirituales. Estoy alerta en la Fe, mirando páginas y programas en internet sobre temas espirituales. Y no solo eso, sino que también hago análisis sobre lo que veo y leo. Los domingos mientras otros son guiados por Dios para salvar almas yo me pongo a leer el diario de la Iglesia para ver si hay algo nuevo y hasta hablo con gente para debatir sobre ciertos temas. Cada vez que me surge una duda consulto libros de la Iglesia. Los vuelvo a leer. Pido que me presten los que no tengo y los reviso.
Mi idea es siempre ayudar a que la voluntad de Dios al 100% pueda ser comprendida en todas las areas de la vida y en todos los casos posibles. Mi sueño es que la Obra de Dios no tenga más problemas y funcione como debe ser. No quiero ver más testimonios de ex obreros o ex pastores o ex obispos. Yo creo que todo eso se puede evitar.
 Contacto
Tengo una página de Facebook llamada “El blog Espiritual de Martin”. Denle click en “Me gusta” para recibir actualizaciones. También ahí pueden dejar sus comentarios y preguntas.
Por correo a martinalbertosanchez@live.com.ar 


Mensajes del Ayuno de Daniel. Día 21


Estos mensajes están llegando a su fin. De todo lo escrito en este espacio se puede concluir que es importante dejarse guiar por el Espíritu Santo en todo momento, lugar y circunstancias. Todas las areas de la vida deben ser coordinadas por Dios a través de las guías, orientaciones y revelaciones de su Espíritu.
Entregarse a Dios es algo que se logra de a poco. Entregarse a Dios quiere decir que la vida de uno debe estar en sus manos. Y que esté en sus manos no significa solo que Dios la vigila y la protege. Sino que es mucho más, significa que Dios la domina en su totalidad.
Alguien no puede decir que es dominado al 100% por Dios si es que un area de su vida es un descontrol, es algo que demuestra que hay un demonio oculto ahí.
Muchas personas que engañan porque creen que por decir en el Altar “te entrego mi vida en tus manos” ya esta es de Dios. No es tan sencillo. Esa actitud de entrega es buena en sí pero no hace que Dios pueda tomar la vida de la persona y dirigirla como él quiere. Hay que sacrificar más. Hay que además de eso, cumplir con lo que dice la Biblia, obedecer a los líderes espirituales en la medida en que uno sea guiado y buscar y seguir las guías, orientaciones y revelaciones que Dios da a través de su Espíritu, hasta que Dios pueda dirigir y tomar toda las areas de la vida del cristiano.
 La vida de uno está en las manos de Dios cuando este la controla en su totalidad. Si hay un area que Dios todavía no ha alcanzado dominar, esa vida no está totalmente entregada.
 Por eso el siervo de Dios debe prestar atención a esto y examinarse a si mismo todo el tiempo a fin de no ser engañado por el mal.
Uno se da cuenta si su vida es o no 100% de Dios por las revelaciones, guías y orientaciones que Dios da a través de su Espíritu. Dios a través de ellas corrige al cristiano y le hace saber si tiene que cambiar en algo o no. No hay que ver solo el exterior de uno ni tampoco el interior, lo que hay que tener en cuenta es lo que Dios dice a través de su Espíritu. Es que a veces uno cree que por que es obrero, pastor, obispo o porque es muy bendecido en algo, ya es 100% de Dios. Y eso no siempre es así. El que Está en Espíritu se da cuenta de su posición delante de Dios. No hay como evitar eso.
 Contacto
Tengo una página de Facebook llamada “El blog Espiritual de Martin”. Denle click en “Me gusta” para recibir actualizaciones. También ahí pueden dejar sus comentarios y preguntas.
Por correo a martinalbertosanchez@live.com.ar 

Mensajes del Ayuno de Daniel. Día 20


Un secreto muy importante en el mundo cristiano es hacer oraciones guiadas por el Espíritu Santo. Dios utiliza su Espíritu como mediador entre él y el ser humano. A través de este espíritu hace muchas cosas como por ejemplo consuela, capacita para algún trabajo, aconseja, da fuerzas, inspira, etc, pero también guía las oraciones, osea dirige lo que se va a decir y expresar delante de él.
Es un secreto muy importante dejarse guiar por Dios a través de su Espíritu al orar. Ya que esto permite que el corazón se purifique, se lave por dentro y se logre multiplicar los frutos del Espíritu Santo. Los frutos del Espíritu Santo no son adornos, tienen una función que es la de permitirnos conquistar las demás promesas bíblicas que nos faltan conseguir todavía. Es que para conseguir determinadas cosas hace falta tener “paciencia sobrenatural”, “amor sobrenatural”, “dominio propio sobrenatural”, etc... Es por eso que mucha gente no conquista cosas en la Fe, es que no posee los requisitos necesarios para poder lograr lo que Dios quiere que logren.
En la vida sentimental se ve mucho esto. A veces viene a la Iglesia una mujer de muy mal carácter que se queja porque su esposo lo abandonó por otra mujer. Entonces el pastor que la atiende le orienta usar su Fe para conseguir que su marido regrese a su casa. Y la mujer haciendo caso logra ese objetivo. Pero al tiempo su marido nuevamente se va de su casa a lo mejor no para estar con otra nueva mujer o la anterior que dejo, sino simplemente para estar solo. Es que el carácter “podrido” de su mujer todavía sigue ahí. Y eso fue en realidad lo que lo espanto la primera vez. Y es lo que hace que nuevamente se vaya de su casa y la deje a su esposa sola. No sirve a veces usar la Fe si es que no se cambio todavía por dentro. A veces uno piensa que el problema es el otro cuando es uno mismo el que tiene que cambiar todavía. Por eso las promesas bíblicas no se cumplen en la vida de muchos. Es que su carácter, su corazón, su interior, “no da” para conseguir ciertas bendiciones.
Las oraciones guiadas por el Espíritu Santo hacen que el corazón se capacite para lo que Dios quiere que uno reciba. Por eso son importantes. A estas oraciones también se las llaman “oraciones en las que uno abre el corazón”. Es que en realidad se hace eso. Dios guía con su Espíritu a que nos abramos delante de él y confesemos cosas que ni sabíamos, por ejemplo que nos habían lastimado, herido o que nos causaban problemas o que debemos confesar para estar bien con él.
Es así, las oraciones guiadas por Dios muchas veces son una sorpresa porque uno termina diciendo o pidiendo o confesando cosas que no sabía que debía de confesar.
En las oraciones guidas por Dios el Espíritu Santo viaja hasta lo más profundo de nuestro inconsciente y saca a la luz nuestro verdadero “yo”, lo que realmente somos delante de Dios.
Cuando uno hace oraciones guidas por Dios no pierde tiempo al orar, ya que lo dice o expresa es lo que, según los ojos de Dios, se debía decir o hacer. Los resultados de las oraciones se ven al poco tiempo, que son que el corazón se purifica, se libera de demonios ocultos, de complejos, de traumas, de inseguridad, de dudas, de baja estima, de miedos, etc.. Además de todo eso, alivia el corazón. Hay gente que tiene el corazón muy cargado. “Cargado” quiere decir que tiene ganas de explotar, de expresar lo que lleva dentro. Hay gente que cuando habla con el pastor u otra autoridad (evangelista consagrado, pastor, obrero, etc.) de parte de Dios, se pone a llorar y no sabe el porqué. Eso es muy común cuando hay un encuentro entre una autoridad de Dios con otra persona que no tiene nada de Dios o que si tiene es realmente poco comparado con quien está al frente.
El corazón se descarga y se desahoga haciendo oraciones guidas por Dios a través de su Espíritu.
Si el pastor de una Iglesia desea que sus miembros paren de llorar cuando hablan con él es bueno que les oriente a orar guidados por Dios. Así en la oración se van a descargar y desahogar y esas ganas de llorar o de explotar se van a retirar.
Para que Dios guie a alguien al orar solo hay que pedírselo. “Dios orienta mi oración por medio de tu Espíritu, guía mis palabras y lo que voy a pedir, expresar y a decir en esta oportunidad a fin de no perder tiempo al decir cosas que no me sirven para crecer como cristiano y que a vos no te interesa oír”. Una oración como la anterior es todo lo que se debe hacer. Y después al orar uno va a empezar a hablar guiado por Dios a través de su Espíritu. En las oraciones guiadas el ser humano no piensa lo que va a decir solo confiesa, expresa, “vomita “su yo en la presencia de Dios.
Estas oraciones también son importantes porque ayudan al cristiano maduro a mantener su corazón limpio de toda amargura, tristeza, etc.. Además sirven para soportar las más terribles de las injusticias.
El secreto por el cual yo me vuelvo cada día más puro por dentro es este. El hacer oraciones guiadas. Cuando voy a la Iglesia yo siempre tengo en mente que algo tengo que expresar delante de Dios y que este ser quiere oír algo de mí, ciertas palabras, ciertos pedidos. Entonces no me concentro en el día, no me importa si es lunes, o martes o lo que sea. Lo que me importa es desahogar mi yo en su altar, en su casa guiado por su Espíritu. Después salvo nuevito. Y no importa lo que me suceda yo siempre tengo fuerzas para seguir aun en los peores días. La gente que me conoce y sabe las cosas “feas” que me pasan me admira. No saben como yo a pesar de todo tengo el carácter que tengo, la paciencia, el dominio propio, el amor, etc.. y lo peor de todo es que hasta gente de la Obra me admira. Y eso me hace mal. Que me admire un incrédulo está bien, porque ellos no saben estos secretos de Dios. Pero ¿gente de la Obra de Dios? Es complicado. Eso me da que pensar. Me hace pensar que no saben hacer oraciones guiadas, que no entienden la clave para poder hacer la voluntad de Dios, me hacen pensar que su carácter no cambia constantemente como lo hace el mío, me hace pensar que al orar tenemos Dioses distintos. Ojala en este último punto esté equivocado.
 Contacto
Tengo una página de Facebook llamada “El blog Espiritual de Martin”. Denle click en “Me gusta” para recibir actualizaciones. También ahí pueden dejar sus comentarios y preguntas.
Por correo a martinalbertosanchez@live.com.ar