miércoles, 20 de junio de 2012

¿Qué pasa cuando el pastor, obrero u obispo aconseja una cosa y el Espíritu Santo otra?. SEGUNDA parte


Presentación
Cuando una persona consulta a Dios al comenzar una predica de un obrero, pastor y obispo y le pide que le hable a través de tales personas o que le dirija el entendimiento para comprender lo que Dios quiere que se interpreta de tal predica, el Espíritu Santo va a bajar a la tierra por orden de Dios y va a cumplir con el pedido que se le ha hecho. Entonces podrá confirmar lo que los líderes dicen o directamente dar una nueva dirección. En este último caso el siervo tiene que elegir entre obedecer a Dios O al siervo de Dios. Y ahí se va a demostrar a quien ama más.
La rebeldía en todas sus formas a lo que los líderes espirituales mandan está mal y tiene muy malos resultados. No hacer caso a una orden de una persona de Dios es malo muy malo. Pero como todo principio hay excepciones. Es que hay una rebeldía que no es demoniaca ni mala, es la Espiritual. Martin Lutero se reveló a todos las ideas que se le habían impuesto de la religión a la cual él pertenecía esto dio origen a las Iglesias protestantes. De manera que no todo rebelde es guiado por el mal. Pero la rebeldía espiritual correcta viene cuando la persona es GUIADA por el ESPIRITU SANTO para ser REVELDE. Si no es así, la rebeldía es demoniaca. Si el líder de una Iglesia ordena algo y uno no quiere hacer caso porque es orgulloso, prepotente o vanidoso o por cualquier otra causa tal rebeldía es demoniaca. Pero si un líder ya sea pastor, obrero u obispo ordena algo que no es GUIADO por el Espíritu Santo no tiene el fiel la obligación de obedecer. Y si no obedece a tal dirección demoniaca no hay pecado. Al contrario se genera el pecado cuando uno obedece a la mala orientación de un líder espiritual.
La Biblia ordena que los fieles deben obedecer a las autoridades constituidas por Dios en todo lo que estas ordenen. Pero esto solo debe hacerse en los casos en que el Espíritu Santo así lo decida. Porque puede haber contradicción entre lo qué un líder mande y lo que Dios quiere que se haga. La forma de saber qué consejos seguir de un líder es a través de la consulta divina.
El motivo por el cual existen tantos fracasos en la obra, de obreros caídos en la fe, pastores y hasta obispos que están en tal situación es que no hacen esto. Siempre creen en lo que el líder literalmente les dice y no se dan cuenta de que cuando el líder da malos consejos y estos le obedecen sin cuestionar PECAN.  
Por eso es que muchos ex obreros y ex pastores cuando cuentan su testimonio dicen algo así “yo siempre OBEDECI a MIS SUPERIORES en TODO pero aun así no nací de nuevo, nunca fui un verdadero siervo de Dios”.
Hay líderes que obedecen a Dios pero no saben enseñar qué es lo que hacen para obedecer. Hay una contradicción entre lo que ellos hacen para agradar a Dios y lo que aconsejan al pueblo. Por eso es que ellos siguen en la obra sin mayores problemas pero los que obedecen a sus consejos terminan mal. Después este tipo de líderes no entiende porque la gente que le hace caso en todo aun fracasa en la fe. El problema está en ellos y no la gente.
El siervo de Dios tiene que entender que muchas veces le va tocar revelarse a lo que las autoridades mandan. Ya sea porque estas están endemoniadas o simplemente porque están cometiendo una equivocación en lo que aconsejan. Pero el siervo siempre debe buscar que su rebeldía este AUTORIZADA por el ESPIRITU SANTO, GUIADA por él. Si no es así la rebeldía no tiene sentido. Dará malos resultados. Por ejemplo el líder en una reunión ordena que toda la Iglesia tiene que evangelizar si o si, usa su autoridad y manda a todos sin hacer ninguna aclaración al respecto. Y resulta que un siervo escucha tal orden pero como no está de acuerdo habla con Dios y le pide que le guie si es que tiene que hacer lo que el líder mandó. Si el Espíritu Santo guía a que no se haga caso a lo que el líder dice NO HAY QUE OBEDECER a tal líder. Por más que el líder clame o reclame con la gente para que cumplan con sus deseos NO HAY QUE OBEDECERLO. Porque Dios ha dado una orientación distinta. Y es preferible obedecer a Dios que a un líder endemoniado o que sin tener demonios dentro no sabe lo que está diciendo.
Si el Espíritu Santo manda a hacer algo que el líder no quiere que se haga o que no aconseja no hay que ir a hablar con tal líder y decirle algo como “El Espíritu Santo me dijo que no le haga caso usted”. Generalmente los líderes no van a comprender eso, que el Espíritu Santo ordena otra cosa distinta a lo que ellos dicen. Es porque hay orgullo en tales líderes o simplemente ignorancia de cómo gobierna Dios en las Iglesias. Por eso se tiene que “jugar callado”, no abrir la boca y seguir las orientaciones del ESPIRITU SANTO. Si no se hace así y se abre a todo el mundo la boca se van a recibir reprensiones tales como “DIOS no actúa así, está amarrado”. ¿Puede estar amarrada la voz del Espíritu Santo?, ¿Puede un pastor, obispo u obrero ser más importante que el propio Dios?. ¿Será que se equivocó Dios cuando da orientaciones contrarias a lo que sus líderes dicen?.
Hay gente que leyendo los mensajes que se publican en este blog decidió posponer su entrada a la obra como obrero para más adelante cuando estén mejor preparados. Es que al consultarle a Dios sobre si era momento de entrar a la Obra este les respondió que “no”. ¿Saben lo que les dijeron los líderes de sus respectivas Iglesias cuando se enteraron de que Dios les había dicho que no era momento de entrar a la obra?. Les dijeron que “ESO ERA DEMONIACO”. Osea que la voz de Dios es demoniaca. Y la consulta al creador antes de tomar decisiones es algo que TODOS los OBISPOS recomiendan hacer (Marcus Vinicius, Romualdo Panciero, Edir Macedo, Renato Cardozo, entre otros). ¿Qué le cuesta a Dios confirmar, dar certeza de que se debe entrar a la obra a una persona que le consulta?. ¿Será que Dios va a permitir que una persona que le consulta interprete mal la voluntad divina?, ¿será que solo los obispos pueden interpretar correctamente la “voz de Dios”?. Y en el peor de los casos en que estas personas hayan interpretado mal la voz de Dios está muy bien que no sean obreros, porque una persona no puede entrar a la obra si es que no sabe distinguir entre la “VOZ de DIOS” y la “VOZ del DIABLO”. Así que los líderes estos siguieron ganando ya que de esa manera evitaron que más endemoniados entren a trabajar en la Obra. Pero da la casualidad de que estos líderes querían que estas personas sean obreros. Así son las cosas. No les importó que sus candidatos a la obra sean guiados o no para ingresar a ella. Hay líderes que lo único que desean es aumentar el número de siervos para que trabajen en las Iglesias entonces así pueden cumplir con sus vanidosos y egoístas propósitos de salvación de almas. Y no les importa tanto aumentar el número de personas obedientes a la voluntad de Dios al 100%.
Consejo para Líderes Espirituales
A los líderes generalmente no les gusta que le desobedezcan y por eso tratan de endemoniados y rebeldes a quienes no siguen sus consejos. Pero no siempre la realidad es esa. Hay siervos que son guiados por Dios para hacer cosas diferentes a lo que el líder mandó. Esto ocurre también hoy. Por eso hay que estar atentos y entender que Dios también trabaja de tal manera.
Esto también lo ha declarado el Obispo Romualdo Panceiro en un reciente artículo publicado en el diario de la IURD de Argentina. En él dejó entender que él pide orientaciones a Dios y las recibe a  través de la lectura de la Biblia. Y que cuando recibe una orientación del creador no se lo dice a nadie porque no se lo van a creer y que tal orden no es cuestionada por él, solo se somete a ella una vez recibida le guste a quien le guste.
No hay que ser marioneta de un  “superior”, hay que dejar que Dios lo use a uno con forme a su voluntad. Y si la opinión de Dios en contraria a la de un líder en algún aspecto hay que optar por lo que Dios manda. Es que hay muchos líderes sueltos que dan malos consejos y que en muchos casos están “apestados” de demonios. Si uno les hace caso en todo va a terminar siendo usado por el mal, siendo siervo de los propósitos del diablo. Hay que obedecer siempre y cuando el Espíritu Santo lo desee y para saber su voluntad está la consulta. Cuando se consulta a Dios se activa una facultad del Espíritu Santo que es el discernimiento divino, que consiste en la capacidad de poder darse cuenta de qué orientación se debe seguir y cual no. Esta capacidad es utilizada por el Obispo Macedo para tomar decisiones acertadas o para saber la voluntad de Dios en ciertos asuntos. Y también es una herramienta que dejó Dios para que los fieles puedan saber qué ordenes emanadas de autoridades espirituales se debe seguir y cuáles no. La idea de Dios al otorgar esta herramienta es precisar su voluntad a cada fiel por un lado y desenmascarar demonios ocultos en ciertos lideres por el otro. Es como se puede apreciar una protección divina ante lo malos consejos y consejeros.
Contacto
Tengo una página de Facebook llamada “El blog Espiritual de Martin”. Denle click en “Me gusta” para recibir actualizaciones. También ahí pueden dejar sus comentarios y preguntas.
Por correo a martinalbertosanchez@live.com.ar

No hay comentarios:

Publicar un comentario