lunes, 25 de junio de 2012

¿Cómo orar correctamente? Tercera Parte

Consejos para líderes espirituales:
Todos ustedes seguro que conocen de algún colega que hoy ya no está más en la obra, que se dejó llevar por sus malos deseos y que hoy está en la vida podría de este mundo y hasta en peor situación que la que tuvo al venir a la Iglesia. Sepan que estos “exs”, ex pastores, ex obreros, ex obispos, en la mayoría de los casos nunca nacieron de nuevo. Nunca tuvieron un nuevo corazón. Y desde siempre contaron con un corazón podrido y contaminado de pecados como la envidia, odio, rencor, vanidad, depravaciones sexuales, etc.. Estos estuvieron a su lado con un traje de obrero, pastor y obispo, pero por dentro eran unos demonios. Y como todo con el tiempo llega a saberse terminado mostrando lo que verdaderamente eran por dentro. No es que de un día para el otro decidieron dejar todo y volverse al mundo. No es así. En realidad esos deseos de dejar la obra y la Iglesia tenían un tiempo largo de producción. Lo que sucede es que estos deseos eran controlados por ellos mismos y con sus propias fuerzas, pero un día fueron tan grandes tales deseos que no pudieron resistir y se dejaron dominar por ellos. Entonces no es el mal que estaba en ellos el culpable de su fracaso en la fe sino ellos mismos que no supieron obedecer a Dios abriendo el corazón de par en par. Cuando se abre el corazón estos males salen, uno pasa a confesar que tiene ganas de dejar la Iglesia, la obra, que tiene deseos de pecar que no se aguanta tales tentaciones, etc.. Dios solo puede purificar el corazón que se abre. A lo mejor estas personas tenían buenas intenciones y ganas de hacer bien las cosas pero como no sabían que tenían que dejarse guiar por Dios en sus oraciones terminaron incubando maldad hasta que un día no aguantaron más.
Lo peor de todo es que hoy en día hay mucha gente que se viste de obrero, pastor y obispo y que dentro de un tiempo va a pasar a ser un ex obispo, ex pastor y ex obrero. ¿Y eso porque?, porque no abren el corazón. El líder espiritual que no abre el corazón hacia Dios debe considerarse echado del reino de los cielos. Una persona puede mostrarse fuerte ante los demás pero ante Dios hay que quedarse totalmente desnudo, osea hay que abrirse, confesando todo lo que se siente, lo que se piensa, lo que se desea, TODO, por más malo y vergonzoso que sea admitirlo. Ante Dios hay porque presentarse totalmente desnudo. Con el no hay ropas que valgan, no hay traje de obrero o pastor y obispo, con él no valen esas cosas.
Hay gente que enseña en las Iglesias que hay que ser fuerte en las adversidades y eso está muy bien. Pero lo malo es que algunos interpretan que ser fuerte significa no admitir que se siente miedo, tristeza, angustia, ganas de llorar entre otras cosas. Eso está mal. La fortaleza del hombre y la mujer de Dios está en ser valiente al confesar las debilidades que se tiene guardada dentro del corazón y después de hacer eso seguir adelante. Cuando un corazón se abre automáticamente es limpiado por Dios, por eso es que viene la paz, la tranquilidad, la certeza, las fuerzas espirituales para seguir, etc.. Hay gente que sufre algún daño emocional y lo niega. Es decir se hace la fuerte. Pero en realidad está por dentro dañada. Y si dentro de poco no se abre el corazón ese daño nunca cicatrizará y se ira acumulando con otros que satanás va a ir creando a través de situaciones y personas. Y para cuando uno se dé cuenta ya va a tener todo el corazón podrido por dentro y no habrá más ganas de seguir en la obra ni en la vida cristiana.
Si a una persona la golpean con un martillo en el pie seguramente gritará de dolor. Y por más que esta persona tenga mucha FE igual va a sufrir y hasta llorar. Así pasa con el corazón también. Lo que sucede es que el corazón recibe golpes que no se ven. Y por más FE que se tenga si se sufrió un golpe como por ejemplo una decepción o traición va a dañarse. Entonces el camino es cuando eso ocurre expresarse a Dios. Hasta el hombre más espiritual de toda la tierra puede ser herido sentimentalmente. Pero lo que lo va a hacer fuerte es que lo confiese ante su Dios para que este lave sus heridas. Cuando se recibe un golpe físico el medico es el que cura. Pero cuando el golpe es emocional solo Dios puede arreglarlo, pero para hacer eso necesita que el lastimado abra su corazón para él.
Con todo esto lo que se quiere  aconsejar es: Abran el corazón, ábranlo ante Dios siempre, no se hagan los valientes ante Dios. Pueden mostrarse fuertes ante los demás pero ante Dios deben quitarse toda la ropa que traen. Cuéntenle siempre lo que les pasa, lo que les sucede. Pero claro pidan guía a Dios ante de orar para que este les ayude a abrir el corazón y a decir lo que realmente el creador quiere que digan. Así no se van a perder en palabras vanas y sin valor espiritual. Déjense guiar por el Espíritu Santo en la oración siempre. No se preocupen solo por las almas y por sus funciones, ya que si no están bien no van a dar bueno frutos en la OBRA. Haciendo así siempre van a estar limpios y blancos por dentro.
Y si alguno haciendo lo anterior se da cuenta de que está sucio por dentro, no debe de preocuparse. Hable con Dios sobre la continuidad de la obra. Hay casos en que la impureza del corazón es tal que Dios va a mandar a dejar la obra. La idea de Dios es que el fiel utilice toda su fuerza en restablecerse espiritualmente. Y después la va a volver a llamar.
Ahora también puede pasar que Dios quiera que se mantenga en la Obra a pesar de que uno tenga el corazón un poco sucio. Esto puede ocurrir también. En este caso Dios no manda a dejar la Obra porque considera que la impureza que el fiel trae es pequeña y que aun dentro de la Obra puede limpiar tal corazón. Acá Dios evalúa el carácter del fiel y las buenas intenciones. Por eso a pesar de estar impuro le permite seguir en la Obra pero con la condición de que se purifique.
Para saber lo que Dios quiere que se haga no olviden que deben consultarle en oración. Ahí él más tarde o más temprano dará la respuesta a través de una persona usada por él, la Biblia mientras se la lee o directamente a través del propio intelecto (inspiraciones, ideas, revelaciones).
Contacto
Tengo una página de Facebook llamada “El blog Espiritual de Martin”. Denle click en “Me gusta” para recibir actualizaciones. También ahí pueden dejar sus comentarios y preguntas.
Por correo a martinalbertosanchez@live.com.ar

No hay comentarios:

Publicar un comentario