sábado, 30 de junio de 2012

¿Cómo orar correctamente usando la cabeza?


En un artículo anterior se explicó cómo orar guiado por el Espíritu Santo. También se aclaró que en otro mensaje se iba a hablar sobre la oración “pensada”. Este es ese “otro mensaje”.
En las oraciones Dios puede ver claramente en donde está el corazón de sus seguidores. Hay muchos que dicen amar a Dios pero cuando el creador oye las oraciones que estos hacen se da cuenta de que esa declaración de “amor” es falsa. Solo es de boca para fuera, pero en el interior de las personas todavía existe amor al mundo.
En las oraciones también hay voluntad de Dios. El creador no quiere que se pida cualquier cosa. Y dentro de lo que él ordena a pedir hay una jerarquía. No todo pedido tiene la misma importancia.
Lo principal para Dios es que se pida todo aquello que contribuya a realizar sus sueños en los fieles. Así como una persona tiene sueños Dios también los tiene. Y no siempre lo que uno le pide a Dios es lo que este quiere darle. No siempre lo que el hombre desea para si es lo que Dios quiere para el hombre.
Como no se puede saber exactamente cuáles son TODOS los sueños que Dios tiene para una persona es mejor dejarlo actuar libremente pidiéndole “Que todos los sueños que tenés planeado para mí se hagan realidad”. Si se pide esto como pedido principal, como el más importante, como el de mayor jerarquía, Dios se siente a gusto, feliz y alegre ya que de esa manera puede usar su poder libremente para poder cambiar la vida de las personas aun cuando estas no deseen tales cambios. Y el cambio será no solo en el interior del fiel sino también en el exterior. Con ese pedido Dios baja a la tierra y si ve que el carácter de una persona necesita cambio comienza a hacerle entender que debe cambiar, indicandolé en qué debe hacerlo, si son actitudes, si es la forma de hablar, de comer, de vestir, de tener relaciones sexuales, de sentimientos, entre otros cambios internos. Pero también hace cambios en su exterior, usa personas para darle mensajes, comienza a cambiar el entorno familiar, lo aleja de las malas compañías y lo lleva a lugares seguros en donde puede estar tranquilo. Todo esto y más Dios hace con un simple pedido, siempre y cuando sea este constante y principal en la vida de un cristiano, más incluso que la propia salvación.
Cuando las personas mueran y se encuentren con Dios este no les va a preguntar si es que en vida tuvieron el Espíritu Santo en su interior, tampoco les va a indagar sobre si fueron a su Iglesia, o si evangelizaron a muchas personas, o si sanaron a muchos, o si fueron solidarios con la gente. Lo que Dios va a ver es si hicieron sus sueños realidad. Es decir él va a controlar si es que se comportaron como él quería, si es que evangelizaron a las personas que él les mostró que debían hacerlo, si es que entraron a la obra cuando este les llamó, no antes ni después, si es que se casaron con la persona que él les indicó, si es que tuvieron relaciones sexuales como él quería, si es que se dejaron controlar por él, si es que siempre buscaron saber su voluntad antes de actuar, si es que lucharon por las cosas que él quería que lucharan, si es que renunciaron a lo que él quería que renuncien. 
Ahora se puede entender porque hay personas que están años trabajando en la Obra pero que aun así no hacen la voluntad de él y no tienen una vida transformada ni desde su interior ni tampoco desde su exterior. Es que no hacen esta oración y si lo hacen no es con la intención correcta ni como pedido principal.
Hay mucha gente que inventa la voluntad de Dios, cree que Dios lo llamó para la Obra, o para evangelizar, o para conquistar una cosa y no es así. Después con el tiempo se dan cuenta de que cometieron un error y que se equivocaron de sueño. En vez de luchar por los sueños de Dios batallaron por sueños que eran propios o del Diablo. Por eso es importante siempre hacer esa oración “Dios usa tu poder para que todos los sueños que tenés planificado para mí se hagan realidad en mi vida, cuida que no me desvíe de ellos y que no termine luchando por los míos propios ni por los del Diablo”. Este es un pedido que corrige la vida del cristiano siempre y cuando se pida como principal y de manera constante.
A lo mejor uno pensaba que estaba bien luchar por algo pero con este pedido si se lo hace de la manera que se está indicando Dios va a usar su poder para corregir tal error. Los que se equivocan al conquistar cosas que Dios no quería darles son los que no tienen en cuenta que Dios tiene sueños propios que son distintos a lo de los fieles y que se los va comunicando en la medida en que sepan llevarse correctamente con él. Quien no es sabio, quien no presta atención a los planes de Dios nunca va a llegar a agradarlo del todo, por más buena intención que se tenga y por más voluntarioso que se sea para el trabajo de la Obra. Eso explica porque hay personas que pasan años trabajando como obreros, pastores, obispos y aun siendo bendecidos en sus vidas por usar la fe, no han nacido de nuevo. En la Iurd Tv se pueden ver casos de ex pastores que aseguran que su trabajo en la Obra fue muy bueno aun así admitieron también que nunca fueron verdaderos siervos del Espíritu Santo. Todo ello porque sus oraciones principales eran otras menos la de “Que tus sueños se hagan realidad en mi vida, si es que me estoy desviando de ellos corregirme Señor”. Dios ve todo lo que el ser humano es, pero no puede actuar si es que no lo llaman. Desconocer que Dios tiene planes es un error muy grosero para el cristiano antiguo más todavía para quien expulsa demonios en el nombre de Jesús.
Una mujer una vez comentó que le pedía obsecionadamente a Dios por una cosa y como no quería desagradarlo siempre decía al final “pero que se haga tu voluntad y no la mía”. Pero Dios nunca le respondía ese pedido .Hasta que después de pasar mucho tiempo insistiendo con su pedido Dios le hizo entender a tal mujer de que no era eso lo que él quería para ella. Y ahí recién se dió cuenta de que eso que pedía AL FINAL y como ALGO SECUNDARIO, era lo principal. Ella misma confesó que cuando decía “pero que se haga tu voluntad y no la mía” lo hacía con la intención de que ocurra lo que ella quería y no lo que Dios deseare. En ese caso la mujer estaba luchando por hacer realidad sus propios sueños dejando de lado los sueños de Dios. Suerte que se dió cuenta y se corrigió. Pero no lo hizo de buena manera sino que tuvo que sufrir mucho para darse cuenta de su error. Si hubiese tenido en cuenta de que Dios también tiene planes y además le hubiese pedido como oración principal que “Dios haga lo que tenga que hacer con ella y con su entorno para que los sueños divinos se hagan realidad”, la situación hubiese sido distinta.
Este pedido tiene que ser más importante que el pedido por la salvación misma ya que la salvación depende de haber cumplido TODOS los sueños de Dios. Quien no cumple con tal objetivo puede considerarse excluido del reino de Dios. Claro que esto no se aplica para la salvación del alma obtenida por misericordia divina. Este último tipo de salvación es la que se identifica con el criminal que estaba colgado al lado de Jesús cuando este fue crucificado. Esta persona recibió salvación solo por rogarle a Jesús que lo salve. Con esto se quiere decir que hay personas que pecan pero que si se arrepienten de tales pecados y le ruegan a Dios por la salvación y al poco tiempo mueren van a ir al cielo igual. Pero si una persona tiene que vivir mucho tiempo antes de que ocurra su muerte necesariamente su boleto de entrada al reino de los cielos tiene que ser haber cumplido con la voluntad de Dios en la tierra, pero en su totalidad. Y si se cumple la voluntad de Dios en su totalidad los sueños del creador también se tienen que realizar.
No está mal pedir salvación. No es equivocado decir por lo menos una vez al día “Dios si llego a morir hoy, salva mi alma”. Ni tampoco es errado hacer eso cuando se cree que la muerte puede ocurrir en algún momento crucial, como por ejemplo estar viviendo un terremoto. Lo equivocado es pedirlo como lo más importante. Claro que para muchos la salvación es lo que más se quiere. Pero para obtenerla se tiene que desear y pedir en primer lugar que la voluntad de Dios se haga en la vida de uno. Ya que la salvación depende de hacer la voluntad de Dios en todas las áreas y momentos de la vida. De modo que si uno aprecia la salvación tiene que pedir en primer lugar y siempre que “la voluntad de Dios se haga en la vida de uno”. Si uno se ama a sí mismo y quiere salvar su alma la oración a hacer es la que se indicó anteriormente.
Hay gente que se cree salva solo porque está bautizada con el Espíritu Santo. Y tal cosa es un error. Lo que garantiza la salvación es obedecerle a tal Espíritu. Claro que si es que uno tiene Espíritu Santo en el interior es porque en algo obedece a Dios. Pero no se debe confiar en eso, ya que hay mucha gente que tiene tal Espíritu y aun así está en el infierno. Eso sucede porque no le obedecen como Dios lo desea. Ejemplo de esto son los obreros y pastores que han entrado a la obra sin haber sido llamados. Tienen Espíritu Santo pero no lo obedecen en todo, en algo sí le obedecen pero no en todo, por eso es que fueron engañados por el mal para ingresar a trabajan en la Iglesia antes de su tiempo, antes de ser llamados por Dios.
Hay obreros que dicen ser de Dios y no manifiestan una vida bendecida en todas las áreas y tienen muchos años de trabajo. Esos obreros no son de Dios en realidad. Es que cuando uno se deja guiar por Dios necesariamente las bendiciones en todas las áreas tienen que llegar. Pero si uno pasa muchos años siendo cristiano y aun así tiene una vida más o menos bendecida es porque más o menos nomas se obedece. Hay demonios en tales obreros.
Algunas veces los líderes espirituales que no advierten la presencia de demonios en sus funcionarios y cuando ven estos desequilibrios en estos manifiestan algo como lo siguiente “hay obreros y obreros, hay algunos que son éxitos y otros no tanto”. Y es verdad que no todos tienen las mismas bendiciones pero tampoco es para pensar que si con 15 años de obra y todavía no logra convertir al familiar esa persona está bien. No es tan así. Lo que sucede es que hay hombres que se dicen de Dios pero en realidad son hijos del Diablo. Y por eso es que no logran ver y analizar correctamente la vida de las personas.
Además de pedir lo anterior y como Dios también desea que las personas nazcan de nuevo, es bueno que las personas les pidan también “que los trasforme en algo rico para él, algo que valga la pena, algo que le haga feliz”. Muchas personas creen que Dios lo quiere así como son. Y eso no es verdad. Dios quiere que las personas se dejen transformar en Ángeles de Dios. Y para ello tienen que pedirlo. Haciendo así y con el tiempo de la búsqueda del cambio interior es que se logra “nacer de nuevo”.
También se puede pedir a Dios que “de le a cada persona el pan de cada día”. Cuando se habla de “pan” no se refiere solo a la comida material sino también a la espiritual, es decir a la palabra de Dios que es necesaria recibirla diariamente para alimentar la Fe en Cristo Jesús. Si no hay alimento la Fe cristiana decae y el único que puede enviarlo es Dios, siempre y cuando uno se lo pida.
También se puede pedir racionalmente a Dios la protección de los Ángeles del cielo. Podría ser la oración así “Dios protégeme con tus poderosos Ángeles en todo momento y lugar para que el mal no me destruya”. Eso va a hacer que Dios envié una tropa de Espíritus del bien y protejan al cristiano del actuar del Diablo. ¿De qué generalmente Dios protege?. De malas personas, de asaltantes, de estafadores, de engaños, de accidentes, etc..
También se puede pedir que Dios “ayude a vencer las tentaciones” y que si se llega a morir “lo lleve a uno al cielo“.
Como se puede ver todo lo que se narró hasta ahora es solo una copia de la oración del “Padre Nuestro” nada más que dicha de otra forma y explicando un poco su contenido. El resumen de la misma seria:
“Dios que hasta la muerte tu voluntad se haga en mi vida, que todos los sueños que tenés planificado para mí se hagan realidad, aunque no me gusten, aunque al principio me parezcan malos. Que tu Espíritu me dé el pan de cada día tanto el material como el espiritual. Que tus ángeles me protejan y me libre de todo mal. Y que tu poder me ayude a vencer todas las tentaciones que tendré que pasar. Amen.”
Ahora esta oración que debe hacer cada cristiano todos los días puede utilizársela para pedir por un familiar. ¿Cómo sería el caso?. Es la misma oración que está más arriba nada más que aplicada para una persona que Dios ha indicado como beneficiario de la misma. Puede ser un familiar, un amigo, un miembro de la Iglesia, un pastor, un obispo, etc… Si se ora así por otra persona la voluntad de Dios en esa persona se comenzará a hacer realidad. Así se pasa a contribuir con el plan de Dios para los demás. Hasta el más duro de los corazones no podrá resistir a tal pedido siempre y cuándo el que lo pide lo haga de manera constante y además obedezca a Dios. Pueden pasar años pero la respuesta vendrá.
Cuando las personas luchan por años por convertir a alguien y no lo logran se debe a que ellos mismos, los que luchan, no agradan a Dios, es decir no son convertidos. El pedir a Dios por la conversión de alguien no hace que uno sea agradable ante los ojos de Dios. Lo que Dios gusta es de la obediencia en todas las áreas de la vida y todo momento y lugar. Si no hay tal obediencia tampoco Dios convertirá del todo a una persona. Mucha gente logra mediante campañas hacer que un familiar de corazón duro venga a la Iglesia. Y ese familiar concurre pero aun así no se convierte del todo. Eso generalmente se debe al error del que pidió y luchó por tal persona. Es que no está convertido. Y el precio para la conversión del otro es la conversión de uno mismo.
Consejos para Líderes Espirituales (obreros, pastores y obispos):
Deben entender que la mayoría de los fracasos en la fe se debe a mucha gente no sabe hacer la voluntad de Dios. A lo mejor saben un poco pero no todo y ese todo es necesario ya que Dios no bendice por porcentaje. O uno lucha por hacer la voluntad de Dios al 100% o directamente lo que se logró de Dios se a perder. Hay gente que solo obedece a Dios en un 80% y ya entra a la Obra. Después y con el pasar de los años ese 20% de desobediencia termina por incrementarse hasta destruir el porcentaje de obediencia. O uno se entrega al 100% o nada. Los casos de líderes caídos se dan por eso. Hay solo una obediencia parcial. Los que aseguran que nunca nacieron de nuevo y trabajaron un tiempo en la Obra son personas que tenían algo de Dios, pero cómo les faltaba obedecer en algunas áreas es que se sentían vacíos, sin fuerza, sin ánimo de continuar manteniendo su fe. Para ser de Dios no alcanza con tener buenas intenciones. Hay que obedecer. Y si uno no sabe obedecer es mejor que no entre en la Obra. Mejor que aprenda primero y después recién ingrese cuando Dios lo indique por supuesto.
La oración que se describió acá es muy poderosa. Todo el mundo cristiano la debe hacer sabiendo lo que significa cada parte de la misma y lo que va a obtener como resultado de hacerla. Hacer la voluntad de Dios al 100% debe ser el objetivo principal que todo cristiano debe seguir más aun los que trabajan en la Obra. El problema es que muchos obreros, pastores y hasta obispos INVENTAN la voluntad de Dios. Dicen cosas como “Dios quiere tal cosa o tal otra”. Y dicen esto si siquiera haberle consultado primero. Claro que hay cosas que no hace falta consultar a Dios para saber que deben ser cumplidas, pero para otras si hace falta. Lo mismo le pasa al líder caído en la fe cuando quiere levantarse. En vez de preguntarle  a Dios qué debe hacer para restaurarse se la pasa pidiendo en oración que Dios lo restaure. ¡Como si Dios no quisiera hacer eso!. Claro que si quiere pero necesita obediencia. Y este líder cree que el enfriamiento viene por cualquier cosa menos por su desobediencia. A lo mejor usa un poco la cabeza para pensar en la salida a su problema pero igual no llega al resultado cierto. A lo mejor dice “Estoy frio porque ya no evangelizo tanto como antes, o porque no ofrendo tanto como antes”. Y a veces no es ese el problema. ¿Por qué se diagnostica solo?, ¿acaso es Dios para saber cuál es su problema?, ¿por qué no le pregunta a Dios la causa de lo que le sucede?.
La oración que acá se describió es poderosa y corrige la vida de cualquiera. Con esta oración Dios va a poder usar su poder para trasformar la vida de cualquiera en lo que él realmente desea. Con esta oración se le da libertad para hacer lo que el creador desee. Es necesario hacer eso ya que no siempre se puede saber lo que Dios desea aun en los casos en que se lea siempre la Biblia pidiendo su guía.
Hagan siempre esta oración que se indicó acá y en la forma en que se lo señalo. Y después van a ver los cambios, no solo en la vida de ustedes sino también en la de sus familiares e hijos espirituales.
Cuando vean un líder caído pregúntenle cómo ora y ahí se van a dar cuenta de que todo lo que acá se dijo es cierto.

Contacto
Tengo una página de Facebook llamada “El blog Espiritual de Martin”. Denle click en “Me gusta” para recibir actualizaciones. También ahí pueden dejar sus comentarios y preguntas.
Por correo a martinalbertosanchez@live.com.ar

lunes, 25 de junio de 2012

¿Cómo orar correctamente? Primera Parte


Presentación
Uno de los elementos más importante para hacer la voluntad de Dios es orar correctamente. Hacer oraciones de manera eficiente logra entre otras cosas PURIFICAR el corazón. Hay mucha gente en la obra (pastores, obreros y hasta obispos) que se la pasa con el corazón PODRIDO por dentro. Están llenos de complejos, inseguridades, dudas que siempre tratan de esconder ante los demás y hasta a veces anti sí mismos. Es muy difícil que un pastor, obispo u obrero admita que tiene dudas, miedos o inseguridades. Es una realidad. Muchas veces esto se hace para dar un buen ejemplo entre la gente, entre los que los escuchan y siguen. Y eso dentro de todo está bien, porque no hay que andar confesando secretos del corazón a otros, el único que tiene que saberlo es Dios y uno mismo. Pero el problema es que hay gente que hasta de Dios quiere esconder su corazón, lo que siente, lo que piensa lo que realmente desea. Y eso es un pecado. ¿Puede alguien esconder ante Dios sus más íntimos deseos y pensamientos?. Claro que no se puede. Sin embargo hay gente que trabaja en la obra y no piensa igual. A Dios siempre hay que abrirle el corazón, siempre, sin importar lo que se tenga que decir, aunque sea una confesión que de vergüenza y miedo hasta de recordar y confesar, aunque sea una ofensa contra el propio Espíritu Santo. Todo se debe confesar. De esa manera Dios puede hacer un cambio en el corazón de cada ser. Las personas que se jactan de tener un nuevo corazón es porque lo han abierto hacia Dios y en la medida de que se mantengan así abriendo el corazón la pureza espiritual que conquistaron se va mantener.
La oración que debe hacer todo cristiano sea o no funcionario de la Iglesia es aquella en la que se abre el corazón. Y para que esto último ocurra hace falta la ayuda del Espíritu Santo. Por eso es que siempre el cristiano tiene que pedirle a Dios que lo guie en TODAS las oraciones que va a hacer ya sea dentro de la Iglesia como fuera de ella. Haciendo así el Espíritu Santo va a intervenir para que el corazón del fiel que le ha pedido ayuda se abra de par en par hasta que quede bien limpio y por supuesto en la medida en que uno se mantenga abriendo e corazón para Dios la pureza conquistada va a permanecer. El pedido en concreto seria “Dios que todo lo que diga en mis oraciones en este día ya sea dentro o fuera de la Iglesia sea guiado por tu Espíritu, usá tu poder para que pueda decir lo que vos querés escuchar, impedí que no me pierda en pedidos o palabras banas”.
Hay mucha gente que ora equivocadamente. Hay gente que cada vez que ora se la pasa SOLAMENTE haciendo alabanzas, o haciendo pedidos por la Obra para que esta se desarrolle o por la gente, o para que fulanito venga a la Iglesia, o para conversión de alguien o para que le salga un juicio o para que Dios haga alguna cosa. Y está bien orar por lo que uno quiere. Lo que está mal es que la oración solo se base en eso. Está mal que se olvide uno de que tiene que abrir el corazón. No solo se debe hacer pedidos pensados con la mente. Se hace esta distinción entre orar “con el corazón” y “con la mente”. Cuando se ora con la mente hay que pensar lo que se va a decir, por ejemplo la siguiente oración “Dios te pido que ayudes a mi familia que está en problemas porque no te obedecen, ayúdalos a hacer tu voluntad en todas las áreas de sus vidas”. Esa oración es “PENSADA”, racionalizada cada palabra. Es que hay pensar para hacerla. Pero hay otra oración que es la del corazón que no es pensada sino GUIADA por el ESPIRITU SANTO. En este último tipo de oración el cristiano no sabe qué va a decir o confesar al comenzar a orar, pero Dios va poniendo palabras en su boca y va hablando cosas que no creía que iba a decir. Acá no hay que PENSAR lo que se va a decir sino dejarse GUIAR por el ESPIRITU SANTO. El cristiano que le pide a Dios cada día que guie sus oraciones necesariamente conoce de este tipo de clamor. Sabe de qué se trata.
Como las oraciones pensadas también son importantes en otro artículo se hablará de ellas acá solo se va a dar pautas de las oraciones sin pensar, las guidas por el Espíritu de Dios.
Cuando una persona hace oraciones guiadas por el ESPIRITU SANTO puede decir lo siguiente:
Antes de pasar a la lista es bueno recordar que para que Dios guie las oraciones hay que pedirle que lo haga. No basta con ser bautizado por el Espíritu Santo para poder hacer eso, porque Dios actúa por pedidos. Quien pide recibe y quien no hace eso no va a ser guiado en sus oraciones por más título que tenga en la obra o por más que esté bautizada con el Espíritu de Dios. Ahora tampoco hace falta ser bautizado por Dios para ser guiado en las oraciones por el Espíritu Santo, de manera que hasta el miembro más nuevo lo puede hacer. Y va a recibir la guía de Dios en las oraciones si es que así lo pide. El modelo de oración a seguir para poder orar guiado por Dios es “Dios que todo lo que diga en mis oraciones en este día ya sea dentro o fuera de la Iglesia sea guiado por tu Espíritu, usá tu poder para que pueda decir lo que vos querés escuchar, impedí que no me pierda en pedidos o palabras banas”. Esto hay que hacerlo TODOS los días por lo menos una vez en cada día.
Ahora sí, la lista las cosas que se dicen cuando una persona se deja guiar por el Espíritu Santo al orar:
Confesar pecados: a veces una persona comente algún pecado y al instante se da cuenta, pero no se lo confiesa. Ese cargo de conciencia va a salir con las oraciones guiadas por Dios. Ahí se va a decir algo como “si yo pequé me comporte arrogante u orgulloso”. Dios necesita que el ser humano confiese sus pecados y por eso lo guía a hacerlo. A lo mejor la persona al instante después de pecar ya se da cuenta de que pecó y hasta quizás ya se arrepintió pero aun así necesita confesar lo arrepentido que se siente por ese acto. Cuando hace así no solo la mente se libera de la culpa por lo realizado sino también el corazón. Hay gente que se arrepiente de lo malo que hizo y hasta rechaza volver a hacer lo mismo pero aun así su corazón todavía sigue cargando con culpa por lo hecho. Eso es porque no se hacen oraciones guiadas por el Espíritu de Dios. ¿Se entiende?. Cuando uno siente culpa por algo que hizo mal aunque ya esté arrepentido es porque su corazón no se abre. Su mente puede aceptar el perdón de Dios, pero su corazón no. La mente con la voz de Dios se puede purificar pero el corazón necesita abrirse para obtener el mismo resultado. Por eso es importante abrir el corazón y para ello las oraciones deben ser guiadas por Dios. Por esto es que Dios cuando se le pide que guie las oraciones del cristiano va a llevar a este a confesar pecados. La finalidad es la purificación del corazón de todo dolor y culpa por lo hecho.
Descarga emocional: acá el cristiano guiado por Dios descarga sus emociones guardadas e íntimas. Puede ser la confesión del amor hacia una persona, hecho que no se quería aceptar. Puede ser el odio o rencor que se tiene contra alguien que estaba guardado y que hasta ni se sabía que se tenía. Hay gente que odia a otra y no se da cuenta. Solo se percibe que cuando se está cerca de tal persona hay sentimiento de desagrado y hasta ganas de alejarse. Es que generalmente hay odio o rencores ocultos. Hay gente que perdona lo que otros le hicieron pero solo lo hace mentalmente. Ya que el corazón todavía sigue cargando con bronca. Esto le sucede a muchos cristianos. Perdonan con la mente y no con el corazón. Y a veces es involuntario. No es que lo hagan a propósito es solo que el corazón no se puede purificar así nomas. Es necesario abrirlo totalmente para poder lograr que este esté en paz y se acomode a lo que ordena la mente.
También se pueden confesar heridas del corazón que se tuvieron en la infancia pero que todavía estaban abiertas y que impedían el bienestar espiritual. Por ejemplo decepciones amorosas. Dios puede guiar al cristiano a recordar ciertos hechos pasados que le causaron mucho dolor para así poder confesar lo que se sintió en ese momento.
También se puede confesar cosas que se quisieron decir o se quieren decir a alguien pero que por alguno motivo no se puede o pudo realizar tal deseo. Por ejemplo personas vergonzosas que se arrepienten de algo y no tienen el valor para pedir perdón. Y como les hace mal no hacer eso Dios para liberarlas de todo mal sentimiento las guía en las oraciones para que se imaginen que están delante de la persona a la cual le hicieron daño y ahí las orientan a que le pidan perdón. Ahí el corazón se libera y siente como si realmente hubieran pedido perdón frente a frente de la persona ofendida. Otro ejemplo de esto es del caso del hijo que nunca le confeso al padre que ya murió cuanto lo quería. Dios le da la posibilidad de descargarse haciendo imaginar al hijo que está delante de su padre y ahí lo guía a decirle lo que realmente quiso decirle. Así  el corazón se libera. Otro caso es el de la mujer que no se atreve a decirle al esposo lo mucho que lo ama y aprecia por que tiene vergüenza o miedo o porque este ya no está más. Entonces con la guía de Dios en la oración Dios puede llevar a esta mujer a imaginarse que está delante de su pareja para así decirle lo que siente por él. Así el corazón se libera y tiene paz.
Acá también Dios puede guiar a confesar los “malos deseos” por ejemplo de ser mujeriego, lascivia, prostitución, robar, matar, beber sangre, mentir, homosexualidad, vengarse etc.. Cuando Dios guía a una persona a que confiese malos deseos es para que este sea libre de los mismos. Los malos deseos no se eliminan por que se expulsa un mal sino porque se abre el corazón. Claro que después hay que expulsar el mal pero el principio es la confesión de que se tiene malos deseos. Hay gente en especial la de la obra que no quiere admitir que tiene malos deseos. Claro que se hace referencia a los líderes endemoniados no a los que están puros y limpios. Entonces como no lo quieren admitir y los tienen llega un momento en que son vencidos por ellos y abandonan la fe cristiana volviendo  a la vieja vida. Por ejemplo un obrero que trabajó 10 años en la Iglesia y que de un día para el otro abandono su posición en la obra y hasta la Iglesia misma para volver a las fiestas, las mujeres y el vicio del alcohol. Esto no ocurre de la noche a la mañana. Este obrero siempre tuvo esos deseos malos y como no abrió el corazón Dios no lo pudo liberar de ellos. Era un obrero no liberado que todavía no había nacido de nuevo y que pensaba que si estaba liberado. Seguramente se daba cuenta de que tenía malos deseos y por eso los reprimía, pero un día no pudo aguantar más y se dejó llevar por ellos. Esto pasa cuando no se abre el corazón. Si este obrero le hubiese pedido guía a Dios para orar Dios lo hubiese guiado a confesar sus malos deseos.  
Habla demoniaco: hay veces que se puede cruzar un demonio en las oraciones, espíritu que por la bronca de lo que se está haciendo comienza a maldecir, a decir malas palabras, o dar amenazas de muerte u otras cosas a través de la boca del cristiano. En ese caso hay que cobrar calma y seguir orando hasta que el mal se canse de expresarse y se retire. Después cuando sea momento de expulsar demonios hay que reprender este mal. Esto se aplica en los casos en que la manifestación demoniaca es parcial. Los demonios solo van a cruzarse en las oraciones cuando el fiel que ora está endemoniado, sino esto no va a suceder cuando Dios guía la oración.
Alabanzas, canciones para Dios, confesiones de amor hacia Dios, hablar en lenguas, pedido de agradecimiento a Dios: cualquiera de estas cosas también puede suceder.
Buscar el bautismo con el Espíritu Santo: esto es para aquellos casos en los que no se tiene tal Espíritu. Dios puede guiar a tal búsqueda.
Buscar llenarse del Espíritu Santo: esto ocurre cuando una persona ya tiene el Espíritu Santo en su interior. Lo que se busca en esos casos es LLENARSE de él. Por eso se harán oraciones como “ven Espiritu Santo lléname de tu poder, entra a mi vida”. Se vuelve a repetir que estas oraciones no son pensadas ni programadas por el cristiano surgen solo por la guía de Dios en un momento concreto. 

¿Cómo orar correctamente? Segunda Parte


Determinaciones: Dios puede usar a alguien para determinar algo. La Biblia dice que lo que el cristiano determine en la tierra será determinado en los cielos. Eso quiere decir que lo que uno diga se va a cumplir pero solo si es que esto es guiado por Dios en la oración o cuando se hable. Si no es así no se cumplirá, Dios no está para cumplir caprichos de la gente. Y si por esas casualidades se llega a cumplir habrá problemas porque nadie puede usar el poder de Dios sin que este lo haya consentido. Hay gente que usa el poder del Señor para hacer lo que quieren y no lo que este desea.
Cuando uno determina algo guiado por Dios lo que diga se va a cumplir. Es que cuando eso ocurre es el propio Dios hablando a través de una persona y dando órdenes con sus palabras a sus ángeles en los cielos para que hagan todo lo necesario para que se cumplan sus palabras.
Hacer pedidos por otras personas: pedir que otros sean llenos del Espíritu Santo, o que sean bautizados, o que se enamoren de uno, o que se separen otros que según la voluntad de Dios no deberían estar unidos, o que Dios los transforme en algo rico, dulce y lindo para uno. U otros pedidos guiados por Dios para hacerlos por alguien.
Confesar tristezas, miedos, dudas, inseguridades, debilidades, problemas, flaquezas, desanimo, cansancio: acá lo que Dios hace es guiar a la persona a confesar y admitir sus debilidades, su vulnerabilidad. Esto es para que no exista orgullo en los corazones de los cristianos, en especial para aquellos que trabajan en la obra ya sea como pastor, obrero y obispo. Las personas que caen presa del orgullo, la vanidad, entre otros pecados del corazón son porque no abren el corazón de manera guiada por Dios. Por eso es que se dejan vencer por tales demonios.
Hay personas que tienen temor de admitir que tienen miedo o dudas sobre algo más cuando trabajan en la obra. Es que muchas veces se enseña mal sobre estos temas. Algunos líderes consideran que tener “duda o miedo” es sinónimo de “flaqueza espiritual”. Y no es así. Es sinónimo de ser débil porque el ser humano es débil pero su fuerza está en reconocerlo ante Dios. Si alguien tiene duda o miedo debe confesarlo a Dios en oración. Ya que cuando se hace así Dios puede quitar el medio y la duda. Hay gente que trabaja en la obra que sabe que tiene duda y miedo pero no lo quiere confesar ni aun delante de Dios. Lo considera como pecado. Pero si ya se tiene la duda y el medio no parece lógico no reconocerlo, lo adecuado es expresar lo que hay dentro y así Dios puede purificar el corazón quitando lo que no sirve, osea el miedo o la duda. Hay gente que no sabe la importancia de la oración guiada en este aspecto y por eso es que orientan a sus siervos a que no confiesen duda a que cuando están pensando en dudas o miedos que hagan otra cosa, que mantengan su mente ocupada. Y eso no es bueno, si hay duda o miedo sobre algo hay que confesarlo ante Dios y listo ahí viene la paz. Correr de algo que ya se tiene dentro no es bueno sino que pospone un problema que se empieza a generar y que después tiene malos resultados. El corazón del cristiano debe siempre mantenerse limpio pero para que eso ocurra tiene que todo el tiempo estar abriendo su interior delante de Dios ya se dentro o fuera de la Iglesia.
Cuando un líder se siente débil o flaco en la fe lo que hace generalmente es pedir a Dios “fuerzas” para después actuar como si no se sintiera así, pero lo que en realidad debe hacer es abrir el corazón. Si uno se siente débil es porque el corazón no se abre. Hay que abrirlo y ahí después de vomitar todo lo que se tiene adentro viene AUTOMATICAMENTE la fortaleza de Dios, el consuelo de Dios, la paz interior. Con pedir “dame fuerzas señor que estoy pasando por muchas tribulaciones” no va a pasar nada. En cambio sí se abre el corazón indudablemente se renovarán las fuerzas sin siquiera pedir eso a Dios. Cuando uno se siente mal sin fuerzas es porque el corazón no está soportando todo lo que está sufriendo. El problema es emocional y la única forma de terminar con eso es abriendo el corazón. Si no se abre el corazón la tristeza y el desánimo terminan por domina tarde o temprano.
Recomendaciones
Por ultimo no hay que tener vergüenza o miedo de lo que se va a decir, o se tiene ganas de decir. Dios es el que va a decidir qué se tiene que decir cada vez que se ora. No es el hombre el que decide. Por eso una persona puede darse cuenta de que tiene bronca contra alguien que ya perdono mentalmente pero Dios puede tardar en guiar a tal persona para su liberación del corazón de ese problema específico. No es el hombre el que decide sino Dios. Por eso hay que tener paciencia y dejarse guiar por Dios.
Las confesiones pueden ir acompañadas de malas palabras, eso también puede ocurrir. Puede hasta haber insultos y bronca contra Dios y su Espíritu. No hay que tener medio de confesar lo que se siente aunque sea esto bronca y ganas de insultar al Espíritu Santo. Dios no se va a enojar porque se confiesa algo que él ya sabía que se tenía guardado en el corazón. Por el contrario se va a alegrar ya que a través de la descarga emocional de ese tipo el corazón viejo y los malos deseos y pensamientos en contra de Dios se irán. No se puede limpiar el corazón si es que antes no se lo abre. Y cuando se haga esto la mugre que hay dentro saltará.
Los demonios no aguantan las oraciones que son Guidas por Dios. No las soportan ya que son estas las que llevan a la purificación del corazón y cuando un corazón comienza a lavarse a limpiarse por dentro los demonios tienen que salir. Por eso es que después de hacer confesiones de todo tipo en las oraciones guiadas no hay que sorprenderse de que se comience a manifestar demonios en las reuniones de cualquiera de las tres formas más conocidas que son “manifestación con pérdida de toda conciencia” lo que se ve los viernes en la IURD, personas que pierden control de sus cuerpos y pasan a ser dominadas por el mal cuando estos se manifiestan, “manifestación sin pérdida de la conciencia y movimiento del cuerpo” acá el fiel sabe lo que está haciendo y es consciente de que un demonio se empieza a expresar a través de partes de su cuerpo, por ejemplo usa su boca para hacer amenazas mientras se ora, hace cerrar las manos, hace encorvar el cuerpo, etc y por ultimo “manifestación con síntomas de malestar”, acá la presencia maligna no se hace ver dando gritos o hablando pero si hace sentir mal a la persona que posee, ahí el fiel pasa a tener nauseas, dolores de cabeza al irse a la Iglesia, dolores de espalda justo cuando comienza la reunión, mareos, desmayos, miedo en las oraciones, parálisis temporal de partes del cuerpo, etc..
Las oraciones pueden ser hechas habladas o simplemente mentalmente. En el primer caso no hace falta gritar puede susurrarse las palabras e igual tendrán un efecto positivo espiritualmente hablando. Lo que se aconseja es dejarse llevar por la forma en que Dios va a guiar las oraciones. Si uno percibe que es mejor hablar, amen pero si se da cuenta que es mejor hacerlo mentalmente, amen también. No siempre se tiene la posibilidad de hablar cuando se ora, por eso no hay que desechar las oraciones mentales. 

¿Cómo orar correctamente? Tercera Parte

Consejos para líderes espirituales:
Todos ustedes seguro que conocen de algún colega que hoy ya no está más en la obra, que se dejó llevar por sus malos deseos y que hoy está en la vida podría de este mundo y hasta en peor situación que la que tuvo al venir a la Iglesia. Sepan que estos “exs”, ex pastores, ex obreros, ex obispos, en la mayoría de los casos nunca nacieron de nuevo. Nunca tuvieron un nuevo corazón. Y desde siempre contaron con un corazón podrido y contaminado de pecados como la envidia, odio, rencor, vanidad, depravaciones sexuales, etc.. Estos estuvieron a su lado con un traje de obrero, pastor y obispo, pero por dentro eran unos demonios. Y como todo con el tiempo llega a saberse terminado mostrando lo que verdaderamente eran por dentro. No es que de un día para el otro decidieron dejar todo y volverse al mundo. No es así. En realidad esos deseos de dejar la obra y la Iglesia tenían un tiempo largo de producción. Lo que sucede es que estos deseos eran controlados por ellos mismos y con sus propias fuerzas, pero un día fueron tan grandes tales deseos que no pudieron resistir y se dejaron dominar por ellos. Entonces no es el mal que estaba en ellos el culpable de su fracaso en la fe sino ellos mismos que no supieron obedecer a Dios abriendo el corazón de par en par. Cuando se abre el corazón estos males salen, uno pasa a confesar que tiene ganas de dejar la Iglesia, la obra, que tiene deseos de pecar que no se aguanta tales tentaciones, etc.. Dios solo puede purificar el corazón que se abre. A lo mejor estas personas tenían buenas intenciones y ganas de hacer bien las cosas pero como no sabían que tenían que dejarse guiar por Dios en sus oraciones terminaron incubando maldad hasta que un día no aguantaron más.
Lo peor de todo es que hoy en día hay mucha gente que se viste de obrero, pastor y obispo y que dentro de un tiempo va a pasar a ser un ex obispo, ex pastor y ex obrero. ¿Y eso porque?, porque no abren el corazón. El líder espiritual que no abre el corazón hacia Dios debe considerarse echado del reino de los cielos. Una persona puede mostrarse fuerte ante los demás pero ante Dios hay que quedarse totalmente desnudo, osea hay que abrirse, confesando todo lo que se siente, lo que se piensa, lo que se desea, TODO, por más malo y vergonzoso que sea admitirlo. Ante Dios hay porque presentarse totalmente desnudo. Con el no hay ropas que valgan, no hay traje de obrero o pastor y obispo, con él no valen esas cosas.
Hay gente que enseña en las Iglesias que hay que ser fuerte en las adversidades y eso está muy bien. Pero lo malo es que algunos interpretan que ser fuerte significa no admitir que se siente miedo, tristeza, angustia, ganas de llorar entre otras cosas. Eso está mal. La fortaleza del hombre y la mujer de Dios está en ser valiente al confesar las debilidades que se tiene guardada dentro del corazón y después de hacer eso seguir adelante. Cuando un corazón se abre automáticamente es limpiado por Dios, por eso es que viene la paz, la tranquilidad, la certeza, las fuerzas espirituales para seguir, etc.. Hay gente que sufre algún daño emocional y lo niega. Es decir se hace la fuerte. Pero en realidad está por dentro dañada. Y si dentro de poco no se abre el corazón ese daño nunca cicatrizará y se ira acumulando con otros que satanás va a ir creando a través de situaciones y personas. Y para cuando uno se dé cuenta ya va a tener todo el corazón podrido por dentro y no habrá más ganas de seguir en la obra ni en la vida cristiana.
Si a una persona la golpean con un martillo en el pie seguramente gritará de dolor. Y por más que esta persona tenga mucha FE igual va a sufrir y hasta llorar. Así pasa con el corazón también. Lo que sucede es que el corazón recibe golpes que no se ven. Y por más FE que se tenga si se sufrió un golpe como por ejemplo una decepción o traición va a dañarse. Entonces el camino es cuando eso ocurre expresarse a Dios. Hasta el hombre más espiritual de toda la tierra puede ser herido sentimentalmente. Pero lo que lo va a hacer fuerte es que lo confiese ante su Dios para que este lave sus heridas. Cuando se recibe un golpe físico el medico es el que cura. Pero cuando el golpe es emocional solo Dios puede arreglarlo, pero para hacer eso necesita que el lastimado abra su corazón para él.
Con todo esto lo que se quiere  aconsejar es: Abran el corazón, ábranlo ante Dios siempre, no se hagan los valientes ante Dios. Pueden mostrarse fuertes ante los demás pero ante Dios deben quitarse toda la ropa que traen. Cuéntenle siempre lo que les pasa, lo que les sucede. Pero claro pidan guía a Dios ante de orar para que este les ayude a abrir el corazón y a decir lo que realmente el creador quiere que digan. Así no se van a perder en palabras vanas y sin valor espiritual. Déjense guiar por el Espíritu Santo en la oración siempre. No se preocupen solo por las almas y por sus funciones, ya que si no están bien no van a dar bueno frutos en la OBRA. Haciendo así siempre van a estar limpios y blancos por dentro.
Y si alguno haciendo lo anterior se da cuenta de que está sucio por dentro, no debe de preocuparse. Hable con Dios sobre la continuidad de la obra. Hay casos en que la impureza del corazón es tal que Dios va a mandar a dejar la obra. La idea de Dios es que el fiel utilice toda su fuerza en restablecerse espiritualmente. Y después la va a volver a llamar.
Ahora también puede pasar que Dios quiera que se mantenga en la Obra a pesar de que uno tenga el corazón un poco sucio. Esto puede ocurrir también. En este caso Dios no manda a dejar la Obra porque considera que la impureza que el fiel trae es pequeña y que aun dentro de la Obra puede limpiar tal corazón. Acá Dios evalúa el carácter del fiel y las buenas intenciones. Por eso a pesar de estar impuro le permite seguir en la Obra pero con la condición de que se purifique.
Para saber lo que Dios quiere que se haga no olviden que deben consultarle en oración. Ahí él más tarde o más temprano dará la respuesta a través de una persona usada por él, la Biblia mientras se la lee o directamente a través del propio intelecto (inspiraciones, ideas, revelaciones).
Contacto
Tengo una página de Facebook llamada “El blog Espiritual de Martin”. Denle click en “Me gusta” para recibir actualizaciones. También ahí pueden dejar sus comentarios y preguntas.
Por correo a martinalbertosanchez@live.com.ar

miércoles, 20 de junio de 2012

¿Qué pasa cuando el pastor, obrero u obispo aconseja una cosa y el Espíritu Santo otra?. SEGUNDA parte


Presentación
Cuando una persona consulta a Dios al comenzar una predica de un obrero, pastor y obispo y le pide que le hable a través de tales personas o que le dirija el entendimiento para comprender lo que Dios quiere que se interpreta de tal predica, el Espíritu Santo va a bajar a la tierra por orden de Dios y va a cumplir con el pedido que se le ha hecho. Entonces podrá confirmar lo que los líderes dicen o directamente dar una nueva dirección. En este último caso el siervo tiene que elegir entre obedecer a Dios O al siervo de Dios. Y ahí se va a demostrar a quien ama más.
La rebeldía en todas sus formas a lo que los líderes espirituales mandan está mal y tiene muy malos resultados. No hacer caso a una orden de una persona de Dios es malo muy malo. Pero como todo principio hay excepciones. Es que hay una rebeldía que no es demoniaca ni mala, es la Espiritual. Martin Lutero se reveló a todos las ideas que se le habían impuesto de la religión a la cual él pertenecía esto dio origen a las Iglesias protestantes. De manera que no todo rebelde es guiado por el mal. Pero la rebeldía espiritual correcta viene cuando la persona es GUIADA por el ESPIRITU SANTO para ser REVELDE. Si no es así, la rebeldía es demoniaca. Si el líder de una Iglesia ordena algo y uno no quiere hacer caso porque es orgulloso, prepotente o vanidoso o por cualquier otra causa tal rebeldía es demoniaca. Pero si un líder ya sea pastor, obrero u obispo ordena algo que no es GUIADO por el Espíritu Santo no tiene el fiel la obligación de obedecer. Y si no obedece a tal dirección demoniaca no hay pecado. Al contrario se genera el pecado cuando uno obedece a la mala orientación de un líder espiritual.
La Biblia ordena que los fieles deben obedecer a las autoridades constituidas por Dios en todo lo que estas ordenen. Pero esto solo debe hacerse en los casos en que el Espíritu Santo así lo decida. Porque puede haber contradicción entre lo qué un líder mande y lo que Dios quiere que se haga. La forma de saber qué consejos seguir de un líder es a través de la consulta divina.
El motivo por el cual existen tantos fracasos en la obra, de obreros caídos en la fe, pastores y hasta obispos que están en tal situación es que no hacen esto. Siempre creen en lo que el líder literalmente les dice y no se dan cuenta de que cuando el líder da malos consejos y estos le obedecen sin cuestionar PECAN.  
Por eso es que muchos ex obreros y ex pastores cuando cuentan su testimonio dicen algo así “yo siempre OBEDECI a MIS SUPERIORES en TODO pero aun así no nací de nuevo, nunca fui un verdadero siervo de Dios”.
Hay líderes que obedecen a Dios pero no saben enseñar qué es lo que hacen para obedecer. Hay una contradicción entre lo que ellos hacen para agradar a Dios y lo que aconsejan al pueblo. Por eso es que ellos siguen en la obra sin mayores problemas pero los que obedecen a sus consejos terminan mal. Después este tipo de líderes no entiende porque la gente que le hace caso en todo aun fracasa en la fe. El problema está en ellos y no la gente.
El siervo de Dios tiene que entender que muchas veces le va tocar revelarse a lo que las autoridades mandan. Ya sea porque estas están endemoniadas o simplemente porque están cometiendo una equivocación en lo que aconsejan. Pero el siervo siempre debe buscar que su rebeldía este AUTORIZADA por el ESPIRITU SANTO, GUIADA por él. Si no es así la rebeldía no tiene sentido. Dará malos resultados. Por ejemplo el líder en una reunión ordena que toda la Iglesia tiene que evangelizar si o si, usa su autoridad y manda a todos sin hacer ninguna aclaración al respecto. Y resulta que un siervo escucha tal orden pero como no está de acuerdo habla con Dios y le pide que le guie si es que tiene que hacer lo que el líder mandó. Si el Espíritu Santo guía a que no se haga caso a lo que el líder dice NO HAY QUE OBEDECER a tal líder. Por más que el líder clame o reclame con la gente para que cumplan con sus deseos NO HAY QUE OBEDECERLO. Porque Dios ha dado una orientación distinta. Y es preferible obedecer a Dios que a un líder endemoniado o que sin tener demonios dentro no sabe lo que está diciendo.
Si el Espíritu Santo manda a hacer algo que el líder no quiere que se haga o que no aconseja no hay que ir a hablar con tal líder y decirle algo como “El Espíritu Santo me dijo que no le haga caso usted”. Generalmente los líderes no van a comprender eso, que el Espíritu Santo ordena otra cosa distinta a lo que ellos dicen. Es porque hay orgullo en tales líderes o simplemente ignorancia de cómo gobierna Dios en las Iglesias. Por eso se tiene que “jugar callado”, no abrir la boca y seguir las orientaciones del ESPIRITU SANTO. Si no se hace así y se abre a todo el mundo la boca se van a recibir reprensiones tales como “DIOS no actúa así, está amarrado”. ¿Puede estar amarrada la voz del Espíritu Santo?, ¿Puede un pastor, obispo u obrero ser más importante que el propio Dios?. ¿Será que se equivocó Dios cuando da orientaciones contrarias a lo que sus líderes dicen?.
Hay gente que leyendo los mensajes que se publican en este blog decidió posponer su entrada a la obra como obrero para más adelante cuando estén mejor preparados. Es que al consultarle a Dios sobre si era momento de entrar a la Obra este les respondió que “no”. ¿Saben lo que les dijeron los líderes de sus respectivas Iglesias cuando se enteraron de que Dios les había dicho que no era momento de entrar a la obra?. Les dijeron que “ESO ERA DEMONIACO”. Osea que la voz de Dios es demoniaca. Y la consulta al creador antes de tomar decisiones es algo que TODOS los OBISPOS recomiendan hacer (Marcus Vinicius, Romualdo Panciero, Edir Macedo, Renato Cardozo, entre otros). ¿Qué le cuesta a Dios confirmar, dar certeza de que se debe entrar a la obra a una persona que le consulta?. ¿Será que Dios va a permitir que una persona que le consulta interprete mal la voluntad divina?, ¿será que solo los obispos pueden interpretar correctamente la “voz de Dios”?. Y en el peor de los casos en que estas personas hayan interpretado mal la voz de Dios está muy bien que no sean obreros, porque una persona no puede entrar a la obra si es que no sabe distinguir entre la “VOZ de DIOS” y la “VOZ del DIABLO”. Así que los líderes estos siguieron ganando ya que de esa manera evitaron que más endemoniados entren a trabajar en la Obra. Pero da la casualidad de que estos líderes querían que estas personas sean obreros. Así son las cosas. No les importó que sus candidatos a la obra sean guiados o no para ingresar a ella. Hay líderes que lo único que desean es aumentar el número de siervos para que trabajen en las Iglesias entonces así pueden cumplir con sus vanidosos y egoístas propósitos de salvación de almas. Y no les importa tanto aumentar el número de personas obedientes a la voluntad de Dios al 100%.
Consejo para Líderes Espirituales
A los líderes generalmente no les gusta que le desobedezcan y por eso tratan de endemoniados y rebeldes a quienes no siguen sus consejos. Pero no siempre la realidad es esa. Hay siervos que son guiados por Dios para hacer cosas diferentes a lo que el líder mandó. Esto ocurre también hoy. Por eso hay que estar atentos y entender que Dios también trabaja de tal manera.
Esto también lo ha declarado el Obispo Romualdo Panceiro en un reciente artículo publicado en el diario de la IURD de Argentina. En él dejó entender que él pide orientaciones a Dios y las recibe a  través de la lectura de la Biblia. Y que cuando recibe una orientación del creador no se lo dice a nadie porque no se lo van a creer y que tal orden no es cuestionada por él, solo se somete a ella una vez recibida le guste a quien le guste.
No hay que ser marioneta de un  “superior”, hay que dejar que Dios lo use a uno con forme a su voluntad. Y si la opinión de Dios en contraria a la de un líder en algún aspecto hay que optar por lo que Dios manda. Es que hay muchos líderes sueltos que dan malos consejos y que en muchos casos están “apestados” de demonios. Si uno les hace caso en todo va a terminar siendo usado por el mal, siendo siervo de los propósitos del diablo. Hay que obedecer siempre y cuando el Espíritu Santo lo desee y para saber su voluntad está la consulta. Cuando se consulta a Dios se activa una facultad del Espíritu Santo que es el discernimiento divino, que consiste en la capacidad de poder darse cuenta de qué orientación se debe seguir y cual no. Esta capacidad es utilizada por el Obispo Macedo para tomar decisiones acertadas o para saber la voluntad de Dios en ciertos asuntos. Y también es una herramienta que dejó Dios para que los fieles puedan saber qué ordenes emanadas de autoridades espirituales se debe seguir y cuáles no. La idea de Dios al otorgar esta herramienta es precisar su voluntad a cada fiel por un lado y desenmascarar demonios ocultos en ciertos lideres por el otro. Es como se puede apreciar una protección divina ante lo malos consejos y consejeros.
Contacto
Tengo una página de Facebook llamada “El blog Espiritual de Martin”. Denle click en “Me gusta” para recibir actualizaciones. También ahí pueden dejar sus comentarios y preguntas.
Por correo a martinalbertosanchez@live.com.ar

¿Qué pasa cuando el pastor, obrero u obispo aconseja una cosa y el Espíritu Santo otra?. PRIMERA parte


Presentación
A veces ocurre que en las Iglesias que el pastor u obispo da un orientación, un consejo o dice una cosa y el Espíritu Santo también da una orientación, un consejo o dice algo pero totalmente diferente. Es decir, hay una contradicción de órdenes y consejos. Una cosa es lo que el líder dice y otra lo que el Espíritu Santo inspira al fiel sobre lo que debe hacer. ¿Se entiende?. Por ejemplo el pastor puede decir que si una persona no sale a evangelizar no es de Dios y de que si uno tiene Espíritu Santo si o si tiene que evangelizar. El líder puede estar diciendo eso y reprendiendo a las personas que dicen tener Espíritu Santo y que aun así no evangelizan o trabajan en la obra. Pero si el fiel le consulta a Dios este puede llegar a contradecir lo que el líder dijo haciendo entender al que le pidió guía que no todos los que tienen Espíritu Santo son usados de la misma manera. ¿Se entiende?. Hay veces que pasa así. Que el líder que está a cargo de una Iglesia insiste en que se haga o no algo de tal forma y el Espíritu Santo piensa todo lo contrario. Entonces si ocurre eso ¿Qué hacer?. El obispo en una conferencia grabada y difundida por internet dijo sobre este asunto que si el Espíritu Santo hace entender a la gente que tienen que hacer algo totalmente diferente a lo que él les dice tienen que optar por obedecer al consejo del Espíritu Santo.  Es decir, se tiene que hacer caso a la “VOZ DE DIOS” y no a la del hombre por más que este sea obispo, pastor o lo que sea. En los casos en que hay contradicción de órdenes es la dirección del Espíritu Santo la que debe ser obedecida.
Ahora bien ¿porque existen contradicciones entre lo que Dios manda y lo que su siervo(pastor, obrero, obispo) manda?. Varias son las respuestas.
Demonios tratando de dar consejos a través de un pastor, obispo, u obrero: Hay veces que el líder está endemoniando. Entonces los espíritus del mal que viven en su interior tratan de usar a esta persona para causar daño al pueblo de Dios a través de malas orientaciones. Es como si Satanás tuviera en sus manos el control de una Iglesia. Y esto ha ocurrido infinidad de veces en la IURD. En el canal de televisión IURD TV se pueden ver en algunos programas testimonios de ex obreros y ex pastores que hablan de su arrepentimiento por haber estado en la obra muchísimos años sin haber nacido de nuevo. Sin haber sido llamados por Dios para ocupar sus cargos. Y que por orgullo o por cualquier otro mal nunca quisieron admitir la verdad hasta que llegaron a sufrir en extremo. Todo eso demuestra que Satanás usa a líderes para dirigir las Iglesias. Y eso ocurre aun en los días de hoy. Por eso es importante que cada uno le pida orientación al Espíritu Santo antes de oír la predica de un pastor, antes de actuar o seguir cualquier consejo humano. Dios dará si es que se hace así la orientación exacta ya sea confirmando lo que el pastor, obrero u obispo dijo o dando una nueva orientación. Las personas que son usadas por el mal y trabajan en la Obra de Dios hacen muchas cosas malas, crean problemas, divisiones, entre otras cosas, pero la principal que es lo que afecta a los miembros es que dan “MALOS CONSEJOS”.
Exceso de autoridad: Hay algunos líderes que se creen que porque son obreros,  pastores y obispos pueden hacer lo que quieran con el pueblo de Dios. Entonces usan en exceso su autoridad y mandan a hacer locuras aun ante los ojos del Espíritu Santo. Reprenden de más al pueblo, lo tratan mal, los obligan a evangelizar a todos entre otras cosas. Esto sucede muchas veces porque hay orgullo en el líder, prepotencia, arrogancia, vanidad, envidia ente otros pecados. Aunque también puede ocurrir por ignorancia de cómo ejercer las funciones de líder ante los demás, en este último caso no hay pecados sino falta de conocimiento y experiencia de hasta donde pueden ejercer su función el pastor, obispo u obrero. Esto último les sucede generalmente a los líderes jóvenes como ser nuevos obispos, nuevos pastores, nuevos obreros. Si un líder ya es viejo en su cargo, es decir tiene varios años, no se puede decir que está adaptándose al cargo cuando sigue excediéndose de sus funciones, sino todo lo contrario, está endemoniado. Es que el Espíritu Santo tiene que corregir esos errores en los líderes y si no lo hace es porque no le obedecen. Y si no hay obediencia hay demonios en el cuerpo de uno.
Ignorancia sobre los temas que trata: Puede pasar que el líder se ponga a dar consejos sobre un área de la cual no sabe nada pero actuando “por fe” como si la conociera debidamente. En estos casos se van a dar muy malos consejos. El hecho de que una persona tenga fe en Dios no quiere decir que pueda hablar libremente de cualquier tema como si tuviera autoridad. Hay límites. Un pastor no puede dar consejos de como reparar un auto si es que nunca estudio como arreglar uno. No sabe. Tampoco puede dar consejos jurídicos si nunca leyó un libro de derecho. A lo sumo podrá contar su experiencia judicial que tuvo que pasar y de la cual necesito la ayuda de un abogado o lo que hizo cuando se le rompió un auto de la Iglesia. ¿Se entiende?. Hay muchos ignorantes con iniciativa dando vueltas por ahí. Osea personas que tienen mucho entusiasmo para ejercer sus cargos pero que guiados por su motivante fe comienzan a hablar sobre temas que no conocen sin ni siquiera ponerse a averiguar sobre lo que están por aconsejar. Si uno es un líder y le hacen una pregunta que sabe que no puede responder, es mejor admitir la verdad, o decir con sutileza algo como “te lo voy a averiguar” o directamente pasar el problema a Dios diciendo algo como “pregúntale al Espíritu Santo sobre eso que deseas saber” o decirle quien es la persona que puede tener la respuesta.
Generalización: Hay líderes que caen en la trampa de la generalización. Generalizan todo. Cuando dan un consejo siempre dicen algo como “TODOS tienen que evangelizar, TODOS tienen que hacer esto y lo otro si no lo hacen TODOS pecan”. Usan la palabra “TODO” infinidad de veces en sus predicas logrando que sus oyentes piensen que ese “TODO” también les incluye a ellos y no siempre es así. Por ejemplo el líder dice enérgicamente que TODOS tienen que hacer ayunos para tal campaña que se hace en la Iglesia sin hacer ningún tipo de aclaración. Ha pasado que señoras mayores de edad (60 para arriba) que son nuevas en la Iglesia se han puesto a hacer tales ayunos y que por eso colocaron en riesgo su salud ya que debilitaron sus cuerpos sin necesidad. Y después cuando estas mujeres fueron hablar con el líder que les mando a hacer tal ayuno por el problema de salud que les causaba hacerlos recibieron reprensiones. Es decir el líder las trató de “ignorantes” diciéndoles algo como “pero eso que yo dije no se aplicaba a ustedes, tienen que usar la cabeza y no ser tan fanáticas, ustedes son personas mayores”. ¿Entienden?. No les aclaró nada en el altar y después cuando le pidieron consejo si dio tales aclaraciones. Y nunca admitió que fue su error explicar mal quienes deberían hacer el ayuno. No hay demonios en este caso sino falta de sabiduría.
Problemas al intentar expresar lo que se quiere decir: Hay líderes que quieren decir una cosa y después terminan diciendo otra. No tienen malas intenciones pero no saben expresarse bien. No hay demonios en este caso, sino falta de sabiduría.
Conclusión
En todos esos casos, ya sea que estén demonios actuando detrás de un líder o no, lo importante es reconocer que el ministerio de un pastor, obrero y obispo no puede prosperar sin la ayuda del Espíritu Santo. Los propios líderes tienen que admitir que pueden equivocarse en sus predicas y que la orientación del Espíritu Santo es la clave para que el pueblo interprete correctamente lo que se dice. No deben ser arrogantes al pensar que todo lo que dicen es así exactamente como lo dicen. Puede haber fallas. Y por eso es que deben orientar a las personas a que al comenzar sus reuniones le pidan a Dios que les hable a través de ellos y que les ayude a interpretar correctamente lo que van a oír. Además deben avisarles a las personas que no es importante lo que ellos aconsejan literalmente hablando sino lo que Dios les hace entender sobre lo que están orientando. Y que en caso de que la orientación del Espíritu Santo sea distinta a la de ellos hay que obedecer al Espíritu Santo si o sí.

Consejos para líderes: Si desean hacer la voluntad de Dios al 100% enseñen esto a sus siervos. No se presenten como “super hombres o super mujeres” hablen también de sus debilidades y errores en las predicas y consejos. Si alguien tiene que ser presentando como “SUPER” es siempre Dios. Por eso deben mandar a la gente a que pida orientación a Dios antes de escucharlos.
Sepan que pueden equivocarse y que no es malo que el Espíritu Santo de orientaciones correctivas de lo que dicen cuando predican, es todo lo contrario una buena ayuda porque uno no puede ser perfecto.
Traten en lo posible de estudiar o por lo menos conocer del tema del cual van a hablar y si no lo conocen bien por lo menos hablen con humildad usando frases como “según tengo entendido” que dejen lugar a que los que los oyen sepan que pueden estar equivocados.
Y si no quieren pensar ni averiguar de nada por lo menos díganle a la gente que los escucha que le pidan a Dios que los oriente sobre lo que van a oír. 
Contacto
Tengo una página de Facebook llamada “El blog Espiritual de Martin”. Denle click en “Me gusta” para recibir actualizaciones. También ahí pueden dejar sus comentarios y preguntas.
Por correo a martinalbertosanchez@live.com.ar

domingo, 3 de junio de 2012

Problemas que se generan al oír la voz de Dios



Problemas que se generan al consultar a Dios

Consultar a Dios y oír la voz del creador es algo muy espiritual y riesgoso. Pero si se tienen en cuenta ciertas cosas que se van a decir en este espacio seguro no será una experiencia desagradable.

No hace falta ser bautizado por Dios para tener una revelación divina. No hace falta eso. Lo que quiere decir que cualquier persona hasta el más nuevo de los miembros puede usar la consulta para conocer alguna cosa que se necesita saber cómo por ejemplo qué ofrendar, si la IURD es una Iglesia de Dios o no, si tal persona es para uno o no, etc..

Cuando Dios habla hay una certeza de lo hablado, una seguridad de que es de tal manera una cosa y no de otra.

Las guías espirituales a veces tardan un poco y a veces requieren que el fiel, dependiendo lo que consulte, haga cosas como pensar o leer algún libro o acudir a algún especialista de algo como ser un médico, pastor, etc..

La voz de Dios o la respuesta que Dios va a dar a una consulta no viene por un espíritu que habla. No es como la voz del diablo que si utiliza tales mecanismos. Osea no es que uno después de consultar va a tener su respuesta con una voz de ser humano que viene de la nada o que emerge a través de un ángel que va a decir algo como “hola yo soy el Espíritu Santo, vengo a hablarte de parte de Dios”. Pudo usarse tal mecanismo en el pasado como el caso Bíblico de Daniel, en el que se envió un Ángel desde el cielo, pero hoy eso no sucede. La voz de Dios de hoy es el ENTENDIMIENTO de lo que se debe hacer, pensar o creer. Es un entendimiento no es una voz humana que habla. Y tal entendimiento se obtiene leyendo la Biblia, escuchando a los líderes de la Iglesia y hasta a veces sin hacer ninguna de esas dos cosas. Es que Dios puede hacer entender su voluntad o responder lo que le hayan pedido a través de un pastor que justo en la Iglesia habla algo que se quería saber, o a través de la Biblia siempre y cuando se haga una oración como la siguiente (Dios habla conmigo ahora lo que quieras decirme te escucho) y a través del propio intelecto cuando da inspiraciones e ideas sin que se tenga una Biblia al lado ni estar en una Iglesia.

El problema que tiene las respuestas divinas es que muchas veces llevan tiempo y los fieles no quieren esperar generalmente. Por eso se desesperan y toman decisiones equivocadas.

Otra cosa que molesta en las consultas es que el diablo se va a querer pasar por la voz de Dios. Y de hecho lo ha realizado en varias ocasiones. Una vez un demonio manifestado en un ex obrero en la IURD Tv dijo “yo lo engañe haciéndome pasar por la voz del hombre de la cruz”, osea  Jesús. El diablo a veces se quiere hacer pasar por Dios. Pero eso pasa cuando uno no consulta al creador o es muy ansioso en obtener una respuesta a una consulta. Uno tiene que tener paciencia. Seguramente el ex obrero engañado por el diablo era una persona que no leía la Biblia todos los días haciendo una oración como la que se dijo antes ni tampoco buscaba saber la opinión de Dios sobre las cosas que hacía, por eso es que el diablo lo dirigía. En cambio si hubiese consultado al creador no habría engaño demoniaco. Es que la voz de Dios es inconfundible, Dios cuando habla hace entender bien que tal cosa es así y no de otra manera. Esto lleva tiempo porque a veces las respuestas divinas no son instantáneas pero llegan.

No hace falta ser muy inteligente para oír la voz de Dios. No hay que tener un título universitario o tener un cargo en la obra cualquiera puede hacerlo y es más debe hacerlo si es que se quiere obedecer completamente a Dios. Solo hay que animarse.

Es conveniente que la persona que decida comenzar a consultar a Dios vaya los días principales de la Iglesia que son los viernes y domingo y si se pueden también los miércoles. Así es casi imposible que uno pase a ser engañado por el diablo. Es que Dios refuerza su repuesta a través de la palabra de sus ciervos y gracias el ambiente de fe que se genera en una reunión espiritual.

¿Qué pasa con los que oyen voces?. Estos también pueden consultar pero tienen que tener cuidado con lo que interpretan. Dios nunca les va a hablar por lo menos hoy a través de una voz humana. Solo va a tocar su entendimiento. Además Dios nunca va a pedirles o guiarles a hacer algo malo o algo que está en contra de los principios Bíblicos. Nunca les va a hacer entender que deben matar o robar o cosas así por el estilo.

Consejos para líderes espirituales:

Deben tener cuidado de la gente que están muy mal espiritualmente o están muy desesperados. Todo el tiempo deben estar vigilando (si es que pueden claro) que es lo que estas personas están haciendo y recibiendo de Dios. Es que el diablo va a querer hacerse pasar por la voz de Dios muchas veces. Deben tenerlo presente. Si es que ven que no es bueno hablar de consulta a ciertas personas todavía porque tienen problemas mentales o escuchan voces, háganlo. Y esperen hasta que se liberen un poco y estén más receptivos a escuchar la voz del creador. El uso de la consulta para conocer la voz de Dios así como la recepción de las revelaciones divinas no es para cualquiera, hay que estar preparado para recibir tal bendición. Por eso toca a ustedes evaluar cuando hablar de este tema, que días hacerlo si viernes o domingos, o solo miércoles. Este último día es muy importante ya que en él se encuentran las personas más interesadas en obedecer a Dios (generalmente claro).

Expliquen siempre que Dios NUNCA va a mandar a hacer algo malo o que esté en contra de la Biblia. Hagan eso para cubrirse. Sino nunca va a faltar alguno que diga “mate a mi hija porque Dios me dijo que lo hiciera”. Por eso tengan cuidado y cúbranse explicando lo anterior.

Contacto

Tengo una página en facebook. A través de ella voy a estar avisando cuándo hay nuevas publicaciones. Para acceder escriban en la barra de búsqueda de Facebook  "El blog Espiritual de Martin". Luego den click en "me gusta" y ya están asociados. Automáticamente recibirán notificaciones en sus cuentas de Facebook cuando escriba algo nuevo.

Abrazo para todos

Martin Sánchez 

Consejos para oír la voz de Dios


Consejos para oír la voz de Dios
Cuando los obispos en la IURD TV hablan de “la voz de Dios” no se están refiriendo solo a lo que está escrito en la Biblia sino que además hablan de una “VOZ” espiritual, que es la voz del Espíritu Santo. El Espíritu Santo no solo vino para vivir en el cuerpo de los seres humanos sino que también tiene la función de GUIARLOS para hacer la voluntad divina. Y estas guías se hacen realidad a través de los entendimientos que tal Espíritu da a quienes le piden que les hable.
La voz de Dios no es una voz humana, es un entendimiento espiritual orientador o consolador, es una guía que muestra que es lo que se debe hacer en una determinada situación, si esto o aquello, si casarse o no, si ponerse a noviar con este o con el otro,  si es momento o no de entrar a la obra, etc.. Esta voz viene a llenar el vacío Bíblico. La biblia habla de muchas cosas pero no regula todo lo que pueda hacer el ser humano. Y ese vacío de regulación que deja lo pasan a llenar las Guías del Espíritu Santo.
Cuando el Obispo Macedo dice que la gente sufre por no hacer caso a la voz de Dios se refiere a que muchos no se dejan conducir por las Guías e Inspiraciones del Espíritu Santo (aunque también se refiere al cumplimiento de la palabra de Dios escrita). Eso pasa porque muchas personas no le consultan a Dios antes de actuar, no le piden guía antes de tomar decisiones, no les interesa si es que lo que van a hacer es de la voluntad divina o no. Y este tipo de errores ocurre hasta el día de hoy en las Iglesias incluso dentro de la obra. Por eso es común ver en los testimonios en la IURD TV de ex obreros y ex pastores que hablan cosas como “yo siempre fui fiel a mi trabajo en la obra, cumplí con todo lo que me pedían, hice todo diligentemente, pero AUN así me sentía mal espiritualmente, los problemas que había vencido volvieron y me sentía frio en la fe”.
Si realmente el bienestar espiritual dependiera exclusivamente de cumplir con las normas Bíblicas y la ordenes de los líderes en el trabajo de la obra TODOS los obreros y pastores estarían mejor que nadie. Pero no es siempre así, falta algo más que es dejarse llevar por las Guías e Inspiraciones del Espíritu Santo. Ahí la obediencia se completa. Si se pregunta a un líder de “FE” que está bien, cómo es que hace para hacer la voluntad de Dios, el seguro responderá entre otras cosas que lee la Biblia todos los días y que antes de leerla pide a Dios que le hable, que le de alguna revelación para poner práctica, que siempre le está pidiendo guía a Dios para que lo oriente en su trabajo y vida personal, etc.. Haciendo esas cosas es que le da la oportunidad a Dios para que deje oír su voz. Entonces este líder está bien porque además de seguir las Orientaciones e Inspiraciones de Dios cumple con todo lo que su superior y la Biblia le mandan. Por eso solo cuando la obediencia es incompleta es que se genera malestar espiritual.
Es tan importante dejarse Guiar por Dios en todas las áreas de la vida que el Obispo Macedo escribió un libro entero que habla solo de eso, ese libro se llama “La voz de la fe”. Si alguno lo puede conseguir y leer no le vendría nada mal para entender estas cosas.
Todo el mundo sabe que matar, robar, mentir, tener sexo antes del matrimonio, estafar, tener mal carácter, odiar, envidiar, codiciar cosas equivocadas, tener vicios entre otras cosas está mal. Y eso se sabe porque la Biblia misma lo dice. Pero aun así logrando obedecer todo lo anterior entre otras normas Bíblicas no se logra cumplir con todo lo que Dios manda. Entonces se hace necesario agregar otras normas como la de dejarse guiar por Dios en todas las áreas de la vida, desde las más pequeña e íntima hasta la menos. Si se quiere ser un cristiano completo se debe aprender a oír la voz de Dios, se debe conocer cómo es que Dios habla, a través de qué y de quienes. Haciendo así mas cumpliendo con las normas Bíblicas y las órdenes de los líderes espirituales de cada Iglesia es que se logra agradar a Dios completamente. No sirve hacer solo algunas de estas tres partes, hay que luchar por cumplir con todas.
Ahora otra cosa más, las guías espirituales son personales. En la mayoría de los casos son así. Es decir que no son compartidas. Lo que Dios le dice a una persona no le dice a la otra. Son generalmente cosas distintas. Mientras a una por ejemplo le puede estar indicando dejar la obra porque está mal a otra le puede ordenar que entre. Por eso hay que entender bien cómo Dios habla a fin de no cometer errores en la fe. Y también hay que acostumbrarse a defender lo que Dios le ha dicho a uno. A defender y poner en práctica lo que Dios ha mandado a través de una revelación. Se habla de defensa porque el diablo seguro soplará ideas negativas para hacerlo desistir de cumplir con la voluntad de Dios o usará personas para hacer que el cristiano no haga lo que Dios le ha mandado y esa persona usada por el mal puede ser un familiar, un pastor, obrero y hasta obispo, así que cuidado con eso. CUIDADO. Esto ya ha pasado antes y aún sigue pasando. Los líderes espirituales que ESTAN MAL y que NO SE DEJAN guiar por Dios no van a aconsejar que uno se deje orientar por el Espíritu Santo. Cuidado con eso. Se está avisando que eso va a pasar. No se dice que todos están mal sino que los que ESTAN MAL no van a apoyar algo que el obispo considera tan importante que hasta le dedico un libro entero, que es BUSCAR oír la voz de Dios y poner en práctica las revelaciones divinas.
Consejo para líderes espirituales:
Tengan en cuenta siempre esto. Que la obediencia completa requiere a) obedecer a el líder superior (obispo, pastor, regional, etc..), b) cumplir con las normas Bíblicas (no mentir, no robar, no matar, etc..) y c) obedecer a las guías del Espíritu Santo en todas las áreas de la vida, esto es dejarse llevar por lo que Dios ordena hacer. Si ven algún compañero de trabajo que cumple con los dos primeros requisitos pero que aun así está mal espiritualmente, vacío, caído en la fe, es porque está fallando en el último. Si pueden y tienen confianza háblenle y guíenle a hacer lo que le falta, una simple consulta a Dios puede cambiar la vida de muchos obreros, obreras, pastores y hasta obispos caídos en la fe. El poder de ayudar está en ustedes.
Contacto:
Tengo una página en Facebook. A través de ella voy a estar avisando cuándo hay nuevas publicaciones. Para acceder escriban en la barra de búsqueda de Facebook  "El blog Espiritual de Martin". Luego den click en "me gusta" y ya están asociados. Automáticamente recibirán notificaciones en sus cuentas de Facebook cuando escriba algo nuevo.
Abrazo para todos
Martin Sánchez

¿Cómo usar correctamente la consulta divina?


¿Como usar correctamente la consulta divina?
La consulta divina se puede usar para muchas cosas. Si uno no entiende algo de la Biblia o quiere saber si tal cosa es cierta o no, o si tal cosa es pecado o no puede tranquilamente acudir a Dios. Puede pedirle que le muestre le enseñe le revele lo que se quiere saber. No cuesta nada esto es solo hacer una oración. Después hay que estar atentos a lo que Dios va a hablar que puede ser al instante o días después y hasta meses más tarde. Hay que recordar que Dios puede hablar al propio intelecto del que consulta, a través de un pastor , obispo, obrero, etc, o a través de algún pasaje Bíblico. Dios puede usar cualquiera de estos medios para dar a conocer su respuesta. Es por eso es que hay que estar atentos. A veces la respuesta divina se obtiene pensado guiado por Dios. Es decir buscando entender la respuesta.
La consulta al creador es una herramienta muy útil para despejar dudas de todo tipo, dudas que muchas veces impiden obedecer a Dios al 100%, dudas que traban la entrega total. A veces uno tiene una idea equivocada de lo que es el mundo espiritual pero cuando consulta se va  a dar cuenta de la verdad. Por eso es bueno usar esta herramienta siempre que uno crea que se debe hacerlo.
Ahora la consulta también es muy útil para conocer la voluntad divina y para mantenerse al tanto de lo último que Dios quiere que se haga. Eso ¿Cómo se logra?. Muy simple.
1)    Leer la Biblia todos los días pero antes de comenzar pedirle a Dios que hable a través de ella y que diga lo que quiera comentarle a uno. Ahí Dios dará a entender una que otra cosa.
2)    Antes de comenzar una reunión en la Iglesia pedirle a Dios que use el pastor o líder que hace la reunión para que le de a uno el mensaje que quiera dar.
3)    Recién levantado de la cama pedirle a Dios que todo el tiempo le esté indicando que es lo que uno va a tener que hacer en ese día para hacer su voluntad.
4)    Poner en práctica las revelaciones, guías, inspiraciones y orientaciones divinas.
Prueben esto y verán como Dios les da mensajes como “tené paciencia”, “esto que estás haciendo está mal”, “no pelees, no te vengues” y cosas así por el estilo (ideas sobre cómo hacer mejor las cosas, soluciones a problemas que no se lograban ver etc..). Y lo que Dios quiera decirles.
Si uno es nuevo en el tema de las consultas tiene que tener paciencia. Los mensajes no son tan sencillos de comprender a veces. Eso va a durar hasta que uno tome práctica y confianza en la voz de Dios. Si uno se llega a equivocar en la interpretación, no hay que desesperarse sino seguir intentando. Por cualquier duda hablen con los líderes de sus respectivas Iglesias (siempre y cuando sean de los que usan la consulta a Dios para conocer su voluntad) o pongan su consulta en la página de este blog que está en Facebook. Poniendo en práctica las consultas divinas es que se logra obediencia. Y con la obediencia es que vienen las bendiciones divinas.
Consejos para líderes espirituales:
Las tres técnicas de consulta descriptas más arriba son un arma poderosa para mantenerse al tanto de la voluntad divina. Haciendo así es casi imposible que pasen cosas como las que ocurren en el día de hoy en las Iglesias, salvo que no se quiera seguir las guías divinas. Estoy hablando de los miembros, obreros, pastores y hasta obispos caídos en la fe. Si ustedes tienen la posibilidad de ver a un ex líder espiritual o ex miembro,  pregúntenle si es que hacían esto que se aconsejó en el texto anterior, si es que leían la Biblia pidiéndole revelaciones a Dios y cosas así. Se van a dar cuenta de que no hacían eso, es más casi no leían la palabra de Dios fundamentando cosas como que ya la conocían de “pe” a “pa”. Y es cierto leer la Biblia no es nada difícil pero el cristiano la lee porque a través de ella Dios da mensajes e inspiraciones. Es como un ritual que se debe hacer siempre aunque sea una vez al día. “Bienaventurados lo que velan a mis puertas cada día” dice la palabra. Osea que les va a ir bien a todos aquellos que buscan saber lo que Dios quiere que hagan TODOS los días. Al cristiano no le interesa tanto saber quién fue Abraham o Jacob sino QUE es lo que tiene que hacer diariamente para hacer la voluntad divina. Ya que antes de obedecer primero hay que saber qué obedecer. Y la obediencia genera las bendiciones tan esperadas. Claro es importante conocer las historias Bíblicas, pero lo más importante es saber qué es lo que Dios quiere que se haga hoy, mañana, el martes, el miércoles, etc. y cumplir con sus órdenes. Esto último es más importante. Poniendo en práctica lo que se aconsejó en el punto anterior se hace imposible fracasar en la vida cristiana, siempre y cuando se preste atención y se pongan en práctica las GUIAS, INSPIRACIONES; REVELACIONES e INSPIRACIONES del Espíritu Santo.
Enseñen y/o pongan en práctica lo anterior.