jueves, 3 de mayo de 2012

¿Se puede dejar la obra y más tarde volver?


Claro que si se puede, no hace falta ser un obispo para saberlo. Es que el dueño de la obra es siempre Dios, él es el que realmente decide todo. Y Dios ya ha manifestado su opinión al respecto cuando explica en diversos pasajes bíblicos que si le obedecen todo volverá a estar como antes y hasta mejorará.
Hay un demonio dando vueltas por ahí en la cabeza de los ex obreros, ex pastores y ex obispos que les hace pensar que una vez que salieron de la obra ya sea por voluntad propia o por que los echaron, no podrán volver a ejercer los cargos que tenían. Eso es pura mentira hay que desechar tal creencia.
Cualquier ex obrero, o ex pastor o ex obispo puede volver a sus cargos anteriores sin importar el pecado que haya cometido. Es que está vigente el perdón espiritual. Dios no condena al que se arrepiente sino al que no lo quiere obedecer. Este último es el que tiene todas las de perder. Pero si hay arrepentimiento Dios hará todo nuevo y dentro de esa novedad seguramente estará la recuperación de los cargos espirituales que antes se ejercían. Es muy raro que Dios haga lo contrario. Ahora es cierto que quien se fue de la obra no tendrá un camino tan sencillo para volver. Tendrá que luchar mucho y sufrir muchas cosas hasta poder llegar a tener lo que antes tenía, su cargo de obrero, pastor, u obispo.
Quizá recuperar el cargo de obrero no sea tan difícil pero el de pastor y obispo seguramente si será complicado. Es que hay mayor jerarquía y hay que pelearla para llegar. Entonces si los obispos o pastores u obreros que dejaron la obra de Dios deciden volver van a poder recuperar sus cargos. Ahora, lo que no deben esperar es que sea de la noche a la mañana y fácilmente. Eso está claro.
Hay mucha gente que quiere volver a recuperar sus cargos pero no quiere esperar en Dios ni tampoco luchar, se sienten tan especiales porque un día “fueron tal o cual cosa” que no quieren pagar el precio para recuperar lo que perdieron. Ahí viene el llanto y crujir de dientes y las ganas de abandonar todo. No puede ser esto más diabólico, pero pasa hoy en día pasa. Hay que limpiarse de nuevo y dejar lo errado para después y con el tiempo de lucha volver a tener chances de recuperar el cargo.
Hay muchos que no quieren pasar por luchas y por eso toman el camino fácil de armar una nueva Iglesia autodenominándose “obispos” o pasan a formar parte de otra como obreros y pastores. El problema es que Dios no da caminos fáciles, entonces tales lideres terminan peor que antes y a todos los pecados que tienen se suman el de ejercer una autoridad espiritual no aceptada por el Espíritu Santo.
La persona que desea recuperar un cargo perdido no debe dar oídos a nada más que a lo que el Espíritu Santo dice. No debe dejar que el desánimo lo tome haciéndole creer que no podrá regresar al lugar que estaba. Ni tampoco a líderes que muchas veces vienen guiados por demonios para intentar colocar dudas y negatividad. Solo el Espíritu Santo debe ser su guía, su rey.
Ahora una aclaración más si Dios muestra que no se debe retornar, hay que hacerle caso. Es raro que eso ocurra pero si pasa hay que obedecer. Tal orden poder ser momentánea, así que si Dios dice que no hay que entrar todavía no quiere decir que siempre pensará igual. Hay que estar atentos a su voz.  
Malos ejemplos
En las Iglesias generalmente hay malos ejemplos de personas que una vez fueron pastores, obreros y hasta obispos pero que hoy están en muy malas condiciones de vida. Es decir, están en ruinas, divorciados, en la pobreza total y estados semejantes. Y que además tratan de luchar por volver a sus cargos o hasta liberarse de males y no lo consiguen. Esto da que pensar. Mucha gente al verlos cree que si uno abandona a Dios nunca puede volver, que el padecimiento de tales personas es un castigo divino por abandonar la obra. No pueden tener más de demoniaco esos pensamientos. Los ex obreros, pastores y obispos están mal no porque Dios no los quiera sino porque ellos son los que no lo quieren a él. Dios siempre está dispuesto a perdonar al pecador y además restaurar su vida. Es solo que Dios reclama obediencia para hacer su trabajo. Y estos ex de ex no quieren hacer eso, es decir “obedecer”. Es por eso que están mal, no porque sean muy castigados o cosas así. Sino porque no obedecen a Dios. Es simple. Cualquier persona que cae en pecado tiene la chances de volver, así como les sucedió a grandes líderes como David y Moisés que pecaron pero que por ello no perdieron el amor de Dios.
Claro, hay que reconocer que volver a una Iglesia como miembro cuando se era pastor, obispo o obrero no debe ser nada fácil, pero ¿qué otro camino queda?. No hay otro más que mirar para el frente y seguir caminado. No queda otra. Dolerá pero no queda otra.
Hay otro grupo de malos ejemplos que son los ex de ex (ex pastores, ex obispos, ex obreros) que dicen no tener fuerzas para obedecer a Dios como antes. Y claro que no van a tener la misma condición espiritual que poseían. Es que perdieron hasta el Espíritu Santo, sujeto que les ayudaba a soportar las luchas y a obedecer las órdenes de Dios. Pero no por ello deben desanimarse. Sino todo lo contrario deben volver a las antiguas obras que hacían que Dios los bendiga como ser diezmista, orar todos los días, meditar con la Biblia en mano, ir a las reuniones de la Iglesia más importantes, etc.. Si se obedece a Dios poco a poco se mejorará su condición y su fortaleza volverá. Hay que tener paciencia y no precipitarse. Hay que quererse mucho en esos momentos. Y no exigirse de más.
Consejo para líderes espirituales:
No hagan caso de los malos ejemplos que representan los que dejaron la obra. Cualquiera que deja o dejó sin importar el pecado que cometió puede volver, salvo los casos en que Dios diga lo contrario. Para saber lo que Dios piensa no hace falta nada más que consultarle. Aunque la respuesta tarde sin duda llegará.
Contacto:
Tengo una página en Facebook. A través de ella voy a estar avisando cuándo hay nuevas publicaciones. Para acceder escriban en la barra de búsqueda de Facebook  "El blog Espiritual de Martin". Luego den click en "me gusta" y ya están asociados. Automáticamente recibirán notificaciones en sus cuentas de Facebook cuando escriba algo nuevo.
Abrazo para todos
Martin Sánchez 

No hay comentarios:

Publicar un comentario