domingo, 6 de mayo de 2012

¿Qué debe hacer un líder cuando lo desplazan injustamente de su cargo?


Muchas veces en la obra ocurren injusticias que tienen como resultado que un pastor, obispo u obrero sea retirado de la obra. Es triste pero ocurre. Una obrera que dice mentiras y que le creen o un pastor que busca la forma de desacreditar el trabajo de otro líder, entre otras cosas nunca faltan. De vez en cuando aparecen pero ¿qué se debe hacer en tales casos?.
Si uno es la víctima de una injusticia que termina con el desplazamiento de su cargo debe:
En principio no precipitarse, no apurarse, esto es no agarrarse a trompadas con el superior que está cometiendo la injusticia o con otra persona involucrada ni tampoco agredir verbalmente. Uno debe ser lo más educado posible. Debe actuar tranquilo no de manera exaltada. Es que ya los líderes deben ser conscientes de que estas cosas pueden ocurrir. Entonces cuando pasan hay que tomarlas serenamente. Sino el problema puede ser mucho mayor. Y las posibilidades de recuperar el cargo se van a agraviar.
En segundo lugar hay que pedir explicaciones del desplazamiento y si es momentáneo o no. Si es que se puede hay que presentar las razones que desacrediten tal extrema decisión. Si no se puede o el líder no quiere aceptarlas no queda otra que dejar el cargo.
En tercer lugar hay que hablar con Dios inmediatamente, contarle lo sucedido y descargarse toda la bronca o tristeza con la oración. Nada de andar cargando odios o rencores. Eso tampoco ayuda. Satanás hace estas cosas de crear injusticias en la obra es común así que hay que guardar calma en todo momento sin actuar con mala educación.
En cuarto lugar hay que pedir guía a Dios de que es lo que se debe hacer. Lo normal es que el ofendido pida justicia, pero eso no sirve más teniendo en cuenta que se vive en una etapa espiritual en la cual el Espíritu Santo es misericordioso con todos. Acá muchos líderes fallan ya que al ver una injusticia de tal tamaño se alejan de la fe cambiando de Iglesia o entregándose a “la vida loca”. No se debe hacer eso. Hay que guardar calma. O sino piden justicia que para ellos representa que el líder que lo ofendió injustamente le pida perdón o cosas así, pero eso generalmente no ocurre. Mas si el líder esta endemoniado. ¿Será que tendrá el coraje de admitir que se equivocó una persona que le hace caso al diablo?. Por eso no hay que esperar cosas que no van a ocurrir. Hay que ser sabio.
En quinto lugar hay que hacer caso a lo que Dios hace entender después de la consulta. Nada de andar con mala cara por la Iglesia o cosas así infantiles. Es probable que Dios tarde un poco en acomodar las cosas y hacer que el desplazado vuelve a tener el cargo que injustamente perdió, pero hay que esperar. Dios ya ha explicado esto por medio de muchos líderes, “hay injusticias dentro de la obra”. Así que hay que tener paciencia.
Una aclaración más:
Las injusticias espirituales en la vida del cristiano son comunes. Este todo el tiempo enfrenta luchas creadas por satanás su enemigo. Ahora lo que no debería suceder y que pasa es que muchos líderes espirituales son usados por el mal para provocar injusticias en la obra. Es así, hasta los más altos obispos lo saben. El diablo está en la Iglesia disfrazado de ángel de luz, por eso hay que tener cuidado nomas.
Ahora bien, no todas las injusticias son diabólicas. Hay veces que se cometen errores por ser precipitado, por tener un mal día, en fin, hay muchas causas no demoniacas para equivocarse. Por eso el cristiano que trabaja en la obra tiene que estar atento. Por ahí la injusticia que padece no es provocada por el mal pero por la mala reacción que este tiene con sus superiores por la ejecución de la misma es que se destruye todo tipo de posibilidad de regresar a la obra. Hay que tener cuidado. No todo está mal. Solo porque algunos se creen puros cuando no lo están no todo es equivocado. Tampoco es para desesperarse pero si para tomar recaudos.
Nadie puede escapar de las injusticias espirituales, todos los cristianos las tienen a veces de manos de quienes menos lo esperan pero es así. A algunos les tocaran injusticas en la obra y a otros no pero si sucede solo queda enfrentarlas. Y dolerán por lo que significa estar fuera de la obra más cuando se es pastor u obispo, pero si pasa amen, hay que seguir. No sirve tomar el papel del ofendido o del niño o la niña llorona. Tampoco es bueno irse de la Iglesia para entregarse al mundo o para frecuentar una nueva institución.
Lo que hay que hacer es descargarse ante Dios, pedir guía y después obedecer lo que Dios mande.
Todo lo anterior también se aplica a los casos en los que la injusticia sufrida consiste en una suspensión equivocada del cargo, un llamado de atención sin razón, u otra cosa que no deberían suceder en la obra.
Consejo a líderes:
Hay injusticas en la obra. A veces estas son producidas por errores pero en otras por demonios que actúan a través de ciertas personas por las que supuestamente solo debería actuar Dios. Es así. Hay que tomar conciencia de ello y si llegue a ser usado una autoridad para destruir hay que tomar calma y paciencia. Luego hablar con Dios, descargarse y por ultimo pedir consejo sobre qué hacer. No es conveniente tomar actitudes apresuradas como dejar la obra, pelearse con todo el mundo, o irse a otra institución.
Contacto:
Tengo una página en facebook. A través de ella voy a estar avisando cuándo hay nuevas publicaciones. Para acceder escriban en la barra de búsqueda de Facebook  "El blog Espiritual de Martin". Luego den click en "me gusta" y ya están asociados. Automáticamente recibirán notificaciones en sus cuentas de Facebook cuando escriba algo nuevo.
Abrazo para todos
Martin Sánchez

No hay comentarios:

Publicar un comentario