martes, 15 de mayo de 2012

¿Cuándo cambiar de Iglesia?


¿Cuándo cambiarse de Iglesia?
Uno debe cambiarse de Iglesia cuando el Espíritu Santo lo ORDENA, no antes ni después. ¿Pero qué es lo que hace gran parte de las personas que se dicen cristianas?, cambian de Iglesia sin importarle lo que Dios piensa. ¿Y estos últimos porque actúan de esa forma?. Muchos son los motivos, a continuación se nombran algunos.
Dejan la Iglesia por:
No les gusta como predica el pastor.
No les gusta que pidan ofrendas o diezmos.
No les gusta las campañas que se hacen en las Iglesias.
No les gusta la atención que brindan los obreros y obreras
Se ofendieron por lo que dijo el pastor o cualquier otra autoridad.
Pasaron o vieron una injusticia hecha por un líder espiritual sea obrero o pastor u obispo.
Vieron algún mal ejemplo de cristianismo dentro.
Vieron hipocresía, envidia, peleas entre otros pecados en el cuerpo de obreros y pastores.
Entre otras cosas. Todos los motivos nada tienen que ver con la ORDEN de Dios que se menciona arriba como requisito para abandonar una Iglesia para frecuentar otra.
Para saber qué es lo que se tiene que hacer no queda más que pedir guía al Espíritu Santo. Lo que sucede es que toda esta gente que cambia de Iglesia no hace eso. Es más algunos ni saben que se debe actuar de tal forma. Ni imaginan que Dios sea el que decide a que Iglesia se debe frecuentar. Cuando los que abandonan la Iglesia son nuevos miembros es comprensible tal actitud ya que se trata de personas que  desconocen como es el mundo espiritual. Pero no es entendible que suceda lo mismo con obreros, pastores y obispos ya que estos deberían saber que sus vidas no les pertenecen sino que son de Dios. Y es este último el que tiene que tener la última palabra sobre si se debe abandonar tal Iglesia o no. No hay que hacer caso a lo malo que pueda verse o sentir, sino a lo que Dios diga. Después de todo el cristiano no está huérfano sino que tiene un Espíritu que está para guiarlo en todo. El tema es que son muy pocos los que desean oír su voz y buscar su opinión antes de actuar.
Esto explica lo mal que hacen muchos líderes espirituales al abandonar la IURD. No se dan cuenta de que con tal actitud están demostrando que son ellos mismos los dueños de sus vidas. Las consecuencias a tales actos son fatales.
Jesús ya lo dijo una vez que siempre van a existir cosas que van a desviar la fe de muchos, pero no es aceptable que tales hechos afecten a líderes espirituales. No es aceptable.
¿La IURD es la única Iglesia de Dios?
No es la única. Sin ir más lejos el obispo Macedo aprendió las reglas básicas del cristianismo en otra Iglesia evangélica antes de fundar la Iglesia Universal. En tal institución conoció a su esposa y hasta recibió el bautismo con Espíritu Santo, hechos que prueban que Dios no está solo en un único lugar.
Ahora bien, el hecho de que Dios este en muchas Iglesias no quiere decir que los fieles pueden concurrir a la que quieran o a varias a la vez. Es a una sola pero esa sola Iglesia debe ser la que Dios elija para el fiel.
Por eso la voluntad del creador es que cada miembro busque saber en qué lugar debe concurrir. Esto debe hacerse pidiendo guía al Espíritu Santo y no basándose en sentimientos o razonamientos propios ni en opinión ajena. Ahora esto que quiere Dios no muchos lo saben por eso es que hay personas que continuamente cambian de Iglesias. Actúan como buscando una que les caiga del todo bien y que sea perfecta y no la hay. Siempre y desde que el ser humano está al frente de las mismas aparecerán fallas y defectos. Hay que aceptarlo es así. Pero lo que nunca va a fallar es la guía del Espíritu Santo.
¿Qué pasa cuando un cristiano se aleja de una Iglesia cristiana para concurrir en otra que le gusta más y que también es dirigida por Dios?
Las consecuencias de tal acto van a depender de si el cristiano actuó bajo dirección del Espíritu Santo o no. Si fue Dios el que lo guio a cambiar de Iglesia no tendrá ningún problema. Pero sino fue así por más que la otra Iglesia sea cristiana no la pasará bien. Es más sufrirá las consecuencias de su pecado hasta que de tanto sufrir haga lo que tuvo que hacer desde un principio, pedir consejo a Dios. Cando le pida consejo este seguro le mandará a volver a la institución de la cual salió. Es que es orden. Nadie puede actuar sin orden por más tribulación que padezca o porque no le gusta tal o cual cosa que ocurre.
En la IURD TV se pueden ver casos de ex líderes que se fueron de la Iglesia Universal para formar partes de otras y que por eso hoy están arrepentidos y con la vida destruida rogando a Dios una oportunidad para recuperar la estabilidad de sus vidas y sus anteriores cargos.
Consejos para líderes espirituales
Tengan en cuenta esto. El diablo está sacando gente de la Iglesia por falta de sabiduría espiritual. Les hace pensar a estos que la IURD no es una Iglesia de Dios y que en otras iglesias estarán mejor. No es así. Es pura mentira diabólica. Si bien es cierto que hay muchas Iglesias cristianas no quiere decir que se pueda ir a la que uno quiera. Todo lo contrario es el Espíritu Santo quien decide a qué institución acudir. Cuando uno es nuevo en la fe, no tiene conciencia de esto, de que Dios lo ha traído a la IURD. Pero cuando madura se da cuenta de que todo fue planificado desde los cielos y de que fue guiado por Dios aunque no lo noto. Por eso hay que ser inteligentes. 
Por más que se vean cosas feas o se pasen injusticias no hay que abandonar la Iglesia salvo que el Espíritu Santo oriente lo contrario. Para saber qué es lo que desea Dios no hace falta más que consultarle con una oración como la siguiente “Dios me quiero cambiar de Iglesia muéstrame que debo hacer ¿sigo en esta o me voy?”. Dios usará una persona, la Biblia o simplemente inspirará en la mente del que pregunta lo que tiene que hacer. A lo mejor la respuesta tarde pero vendrá. ¿Cuándo uno se da cuenta de que Dios ha hablado?, cuando Dios haga entender que es lo que tiene que hacer. Haga entender, no haga sentir. La voz de Dios es el entendimiento de qué es lo que se tiene que hacer.
Enseñen esto a la gente que ustedes creen que no sabe y necesita saber.
Contacto
Tengo una página en Facebook. A través de ella voy a estar avisando cuándo hay nuevas publicaciones. Para acceder escriban en la barra de búsqueda de Facebook  "El blog Espiritual de Martin". Luego den click en "me gusta" y ya están asociados. Automáticamente recibirán notificaciones en sus cuentas de Facebook cuando escriba algo nuevo.
Abrazo para todos
Martin Sánchez 

domingo, 6 de mayo de 2012

¿Qué debe hacer un líder cuando lo desplazan injustamente de su cargo?


Muchas veces en la obra ocurren injusticias que tienen como resultado que un pastor, obispo u obrero sea retirado de la obra. Es triste pero ocurre. Una obrera que dice mentiras y que le creen o un pastor que busca la forma de desacreditar el trabajo de otro líder, entre otras cosas nunca faltan. De vez en cuando aparecen pero ¿qué se debe hacer en tales casos?.
Si uno es la víctima de una injusticia que termina con el desplazamiento de su cargo debe:
En principio no precipitarse, no apurarse, esto es no agarrarse a trompadas con el superior que está cometiendo la injusticia o con otra persona involucrada ni tampoco agredir verbalmente. Uno debe ser lo más educado posible. Debe actuar tranquilo no de manera exaltada. Es que ya los líderes deben ser conscientes de que estas cosas pueden ocurrir. Entonces cuando pasan hay que tomarlas serenamente. Sino el problema puede ser mucho mayor. Y las posibilidades de recuperar el cargo se van a agraviar.
En segundo lugar hay que pedir explicaciones del desplazamiento y si es momentáneo o no. Si es que se puede hay que presentar las razones que desacrediten tal extrema decisión. Si no se puede o el líder no quiere aceptarlas no queda otra que dejar el cargo.
En tercer lugar hay que hablar con Dios inmediatamente, contarle lo sucedido y descargarse toda la bronca o tristeza con la oración. Nada de andar cargando odios o rencores. Eso tampoco ayuda. Satanás hace estas cosas de crear injusticias en la obra es común así que hay que guardar calma en todo momento sin actuar con mala educación.
En cuarto lugar hay que pedir guía a Dios de que es lo que se debe hacer. Lo normal es que el ofendido pida justicia, pero eso no sirve más teniendo en cuenta que se vive en una etapa espiritual en la cual el Espíritu Santo es misericordioso con todos. Acá muchos líderes fallan ya que al ver una injusticia de tal tamaño se alejan de la fe cambiando de Iglesia o entregándose a “la vida loca”. No se debe hacer eso. Hay que guardar calma. O sino piden justicia que para ellos representa que el líder que lo ofendió injustamente le pida perdón o cosas así, pero eso generalmente no ocurre. Mas si el líder esta endemoniado. ¿Será que tendrá el coraje de admitir que se equivocó una persona que le hace caso al diablo?. Por eso no hay que esperar cosas que no van a ocurrir. Hay que ser sabio.
En quinto lugar hay que hacer caso a lo que Dios hace entender después de la consulta. Nada de andar con mala cara por la Iglesia o cosas así infantiles. Es probable que Dios tarde un poco en acomodar las cosas y hacer que el desplazado vuelve a tener el cargo que injustamente perdió, pero hay que esperar. Dios ya ha explicado esto por medio de muchos líderes, “hay injusticias dentro de la obra”. Así que hay que tener paciencia.
Una aclaración más:
Las injusticias espirituales en la vida del cristiano son comunes. Este todo el tiempo enfrenta luchas creadas por satanás su enemigo. Ahora lo que no debería suceder y que pasa es que muchos líderes espirituales son usados por el mal para provocar injusticias en la obra. Es así, hasta los más altos obispos lo saben. El diablo está en la Iglesia disfrazado de ángel de luz, por eso hay que tener cuidado nomas.
Ahora bien, no todas las injusticias son diabólicas. Hay veces que se cometen errores por ser precipitado, por tener un mal día, en fin, hay muchas causas no demoniacas para equivocarse. Por eso el cristiano que trabaja en la obra tiene que estar atento. Por ahí la injusticia que padece no es provocada por el mal pero por la mala reacción que este tiene con sus superiores por la ejecución de la misma es que se destruye todo tipo de posibilidad de regresar a la obra. Hay que tener cuidado. No todo está mal. Solo porque algunos se creen puros cuando no lo están no todo es equivocado. Tampoco es para desesperarse pero si para tomar recaudos.
Nadie puede escapar de las injusticias espirituales, todos los cristianos las tienen a veces de manos de quienes menos lo esperan pero es así. A algunos les tocaran injusticas en la obra y a otros no pero si sucede solo queda enfrentarlas. Y dolerán por lo que significa estar fuera de la obra más cuando se es pastor u obispo, pero si pasa amen, hay que seguir. No sirve tomar el papel del ofendido o del niño o la niña llorona. Tampoco es bueno irse de la Iglesia para entregarse al mundo o para frecuentar una nueva institución.
Lo que hay que hacer es descargarse ante Dios, pedir guía y después obedecer lo que Dios mande.
Todo lo anterior también se aplica a los casos en los que la injusticia sufrida consiste en una suspensión equivocada del cargo, un llamado de atención sin razón, u otra cosa que no deberían suceder en la obra.
Consejo a líderes:
Hay injusticas en la obra. A veces estas son producidas por errores pero en otras por demonios que actúan a través de ciertas personas por las que supuestamente solo debería actuar Dios. Es así. Hay que tomar conciencia de ello y si llegue a ser usado una autoridad para destruir hay que tomar calma y paciencia. Luego hablar con Dios, descargarse y por ultimo pedir consejo sobre qué hacer. No es conveniente tomar actitudes apresuradas como dejar la obra, pelearse con todo el mundo, o irse a otra institución.
Contacto:
Tengo una página en facebook. A través de ella voy a estar avisando cuándo hay nuevas publicaciones. Para acceder escriban en la barra de búsqueda de Facebook  "El blog Espiritual de Martin". Luego den click en "me gusta" y ya están asociados. Automáticamente recibirán notificaciones en sus cuentas de Facebook cuando escriba algo nuevo.
Abrazo para todos
Martin Sánchez

jueves, 3 de mayo de 2012

¿Se puede dejar la obra y más tarde volver?


Claro que si se puede, no hace falta ser un obispo para saberlo. Es que el dueño de la obra es siempre Dios, él es el que realmente decide todo. Y Dios ya ha manifestado su opinión al respecto cuando explica en diversos pasajes bíblicos que si le obedecen todo volverá a estar como antes y hasta mejorará.
Hay un demonio dando vueltas por ahí en la cabeza de los ex obreros, ex pastores y ex obispos que les hace pensar que una vez que salieron de la obra ya sea por voluntad propia o por que los echaron, no podrán volver a ejercer los cargos que tenían. Eso es pura mentira hay que desechar tal creencia.
Cualquier ex obrero, o ex pastor o ex obispo puede volver a sus cargos anteriores sin importar el pecado que haya cometido. Es que está vigente el perdón espiritual. Dios no condena al que se arrepiente sino al que no lo quiere obedecer. Este último es el que tiene todas las de perder. Pero si hay arrepentimiento Dios hará todo nuevo y dentro de esa novedad seguramente estará la recuperación de los cargos espirituales que antes se ejercían. Es muy raro que Dios haga lo contrario. Ahora es cierto que quien se fue de la obra no tendrá un camino tan sencillo para volver. Tendrá que luchar mucho y sufrir muchas cosas hasta poder llegar a tener lo que antes tenía, su cargo de obrero, pastor, u obispo.
Quizá recuperar el cargo de obrero no sea tan difícil pero el de pastor y obispo seguramente si será complicado. Es que hay mayor jerarquía y hay que pelearla para llegar. Entonces si los obispos o pastores u obreros que dejaron la obra de Dios deciden volver van a poder recuperar sus cargos. Ahora, lo que no deben esperar es que sea de la noche a la mañana y fácilmente. Eso está claro.
Hay mucha gente que quiere volver a recuperar sus cargos pero no quiere esperar en Dios ni tampoco luchar, se sienten tan especiales porque un día “fueron tal o cual cosa” que no quieren pagar el precio para recuperar lo que perdieron. Ahí viene el llanto y crujir de dientes y las ganas de abandonar todo. No puede ser esto más diabólico, pero pasa hoy en día pasa. Hay que limpiarse de nuevo y dejar lo errado para después y con el tiempo de lucha volver a tener chances de recuperar el cargo.
Hay muchos que no quieren pasar por luchas y por eso toman el camino fácil de armar una nueva Iglesia autodenominándose “obispos” o pasan a formar parte de otra como obreros y pastores. El problema es que Dios no da caminos fáciles, entonces tales lideres terminan peor que antes y a todos los pecados que tienen se suman el de ejercer una autoridad espiritual no aceptada por el Espíritu Santo.
La persona que desea recuperar un cargo perdido no debe dar oídos a nada más que a lo que el Espíritu Santo dice. No debe dejar que el desánimo lo tome haciéndole creer que no podrá regresar al lugar que estaba. Ni tampoco a líderes que muchas veces vienen guiados por demonios para intentar colocar dudas y negatividad. Solo el Espíritu Santo debe ser su guía, su rey.
Ahora una aclaración más si Dios muestra que no se debe retornar, hay que hacerle caso. Es raro que eso ocurra pero si pasa hay que obedecer. Tal orden poder ser momentánea, así que si Dios dice que no hay que entrar todavía no quiere decir que siempre pensará igual. Hay que estar atentos a su voz.  
Malos ejemplos
En las Iglesias generalmente hay malos ejemplos de personas que una vez fueron pastores, obreros y hasta obispos pero que hoy están en muy malas condiciones de vida. Es decir, están en ruinas, divorciados, en la pobreza total y estados semejantes. Y que además tratan de luchar por volver a sus cargos o hasta liberarse de males y no lo consiguen. Esto da que pensar. Mucha gente al verlos cree que si uno abandona a Dios nunca puede volver, que el padecimiento de tales personas es un castigo divino por abandonar la obra. No pueden tener más de demoniaco esos pensamientos. Los ex obreros, pastores y obispos están mal no porque Dios no los quiera sino porque ellos son los que no lo quieren a él. Dios siempre está dispuesto a perdonar al pecador y además restaurar su vida. Es solo que Dios reclama obediencia para hacer su trabajo. Y estos ex de ex no quieren hacer eso, es decir “obedecer”. Es por eso que están mal, no porque sean muy castigados o cosas así. Sino porque no obedecen a Dios. Es simple. Cualquier persona que cae en pecado tiene la chances de volver, así como les sucedió a grandes líderes como David y Moisés que pecaron pero que por ello no perdieron el amor de Dios.
Claro, hay que reconocer que volver a una Iglesia como miembro cuando se era pastor, obispo o obrero no debe ser nada fácil, pero ¿qué otro camino queda?. No hay otro más que mirar para el frente y seguir caminado. No queda otra. Dolerá pero no queda otra.
Hay otro grupo de malos ejemplos que son los ex de ex (ex pastores, ex obispos, ex obreros) que dicen no tener fuerzas para obedecer a Dios como antes. Y claro que no van a tener la misma condición espiritual que poseían. Es que perdieron hasta el Espíritu Santo, sujeto que les ayudaba a soportar las luchas y a obedecer las órdenes de Dios. Pero no por ello deben desanimarse. Sino todo lo contrario deben volver a las antiguas obras que hacían que Dios los bendiga como ser diezmista, orar todos los días, meditar con la Biblia en mano, ir a las reuniones de la Iglesia más importantes, etc.. Si se obedece a Dios poco a poco se mejorará su condición y su fortaleza volverá. Hay que tener paciencia y no precipitarse. Hay que quererse mucho en esos momentos. Y no exigirse de más.
Consejo para líderes espirituales:
No hagan caso de los malos ejemplos que representan los que dejaron la obra. Cualquiera que deja o dejó sin importar el pecado que cometió puede volver, salvo los casos en que Dios diga lo contrario. Para saber lo que Dios piensa no hace falta nada más que consultarle. Aunque la respuesta tarde sin duda llegará.
Contacto:
Tengo una página en Facebook. A través de ella voy a estar avisando cuándo hay nuevas publicaciones. Para acceder escriban en la barra de búsqueda de Facebook  "El blog Espiritual de Martin". Luego den click en "me gusta" y ya están asociados. Automáticamente recibirán notificaciones en sus cuentas de Facebook cuando escriba algo nuevo.
Abrazo para todos
Martin Sánchez 

¿Cuándo dejar la obra?


La obra no se abandona por la avanzada edad, ni por estar enfermo, ni por no sentir más ganas de seguir en la misma, ni por las injusticias sufridas, ni por la falta de tiempo, ni por la dureza de la misma. Se abandona cuando el Espíritu Santo ORDENA que se realice tal acto. Osea hay que esperar tal orden y después recién actuar. Esto muchas personas que trabajaban en las Iglesias no lo sabían y por eso dejaron sus cargos en la obra sin importar lo que Dios pensaba de tales actos. Son los pastores que piden salir porque no aguantaron la vida de pastor, o las obreras que dejan su trabajo por una injusticia sufrida dentro de la misma Iglesia, o porque el trabajo de la obra no les permite criar a sus hijos o atender a sus esposos o parejas, o desarrollar otros trabajos, o crecer económicamente, etc.. Al obrero, pastor u obispo nunca le van a faltar razones para dejar la obra. Es mas siempre le van a sobrar, es que trabajan muy duro sin horario, soportan aflicciones por obedecer, no reciben un salario y si es que lo perciben no es muy bueno, sus familiares y amigos generalmente no los apoyan, se pierden de cumpleaños, reuniones sociales, amistades, diversiones de todo tipo. En fin, razones siempre van a sobrar. Pero eso no justifica el abandonar la obra. Así como se entra por orden del Creador también se sale por orden de Dios.
Las personas que abandonan la obra sin autorización de Dios son generalmente las mismas que precisamente entraron sin el llamado del Señor. Es decir, son los líderes espirituales que nunca nacieron de nuevo y que a pesar de ello ingresaron a la obra. Porque Dios no llama a alguien que no es está preparado. Si alguien tiene alguna vez la posibilidad de hablar con un ex pastor,  ex obrero o algo así, que le pregunte como estaba su vida espiritual antes de salir. En la gran parte de los casos se van a dar cuenta de que no estaban bien espiritualmente.
Algo más para marcar es lo siguiente, la persona que obedece a Dios EN TODO tendrá como aliado al Espíritu Santo, sujeto que se encargará de ordenar la vida del fiel a fin de que pueda hacer todo lo que debe (atender pareja, hijos, trabajo, etc..) más la obra. El Espíritu Santo también dará las condiciones internas necesarias para soportar la vida espiritual de un trabajador de obra. Es decir le dará fuerzas cuando lo necesite, fe en los casos de tribulación, en fin condiciones espirituales para aguantar el peso de la obra además seguir adelante. El trabajador de obra no está solo, tiene un aliado, pero estas personas que abandonaron sus empleos en las Iglesias sin la opinión de Dios han actuado como si lo anterior no fuese real, como si Dios no existiese para ellos. Y en parte tienen razón porque solo tienen la ayuda de Dios quienes obedecen sus órdenes en todo. Y los líderes que abandonan la obra sin esperar en Dios precisamente padecen tal condición espiritual por falta de obediencia. Por tal motivo Dios no los puede ayudar.
Los hijos de Dios son instruidos por el Espíritu Santo y por eso no van a dejar de hacer su voluntad pase lo que pase, pierdan lo que pierdan y suceda lo que suceda.
Para saber si es que Dios quiere que se deje o no la obra, basta solo con consultarle, es decir preguntarle y listo. No es tan complicado. Cuando una persona siente deseos o piensa en dejar la obra tiene que hablar con Dios, descargarse en la oración, decir todo lo que siente, lo que le pasa y después pedir guía sobre que decisión tomar. Quizá el problema de muchos obreros y pastores que dejan la obra es ese, que no abren su corazón para Dios. Y terminan a abandonado su trabajo por dejarse guiar por sentimientos o razonamientos propios. Abrir el corazón al creador es tan importante en el mundo espiritual como respirar. Ya que a través de ese medio Dios impide que se formen rencores, envidias, desánimos en el corazón de una persona.
Consejo para líderes espirituales: tengan en cuenta y enseñen siempre eso de que la obra no se abandona por problemas o injusticas o cosas parecidas sino por voluntad de Dios. A tenerlo en cuenta. Para saber lo que Dios quiere basta solo preguntarle, nada más. Quizá la respuesta no llegue rápido pero llegará.
Contacto:
Tengo una página en facebook. A través de ella voy a estar avisando cuándo hay nuevas publicaciones. Para acceder escriban en la barra de búsqueda de Facebook  "El blog Espiritual de Martin". Luego den click en "me gusta" y ya están asociados. Automáticamente recibirán notificaciones en sus cuentas de Facebook cuando escriba algo nuevo.
Abrazo para todos
Martin Sánchez