miércoles, 18 de abril de 2012

Lideres endemoniados, Consejos para ayudarlos


El apóstol Pablo pasó tiempo de su ministerio de viaje en viaje. Visitó muchos lugares y evangelizó a muchas personas. Entonces es que se fundaron por él más otros colaborares varias Iglesias. En el pasaje que se va a transcribir Pablo le envía una carta a cierta gente que el evangelizo. En ella manifiesta su temor.
“Pues temo que cuando llegare, no os halle tales como quiero, y yo sea hallado de vosotros cual no queréis; que haya entre vosotros contiendas, envidias, iras, disensiones, insidias, murmuraciones, presunciones, desórdenes”. 2 Corintios, 13:20.
Este problema que Pablo temía que encontrar es algo que ocurre en algunas Iglesias hoy en día. Pero claro eso siempre será así porque en las mismas hay mucha gente que no hace la voluntad de Dios. Es muy entendible que ocurra tal cosa con gente que es miembro, pero cuando se está trabajando en la obra con el cargo de obrero, pastor u obispo, tal actitud es inadmisible. Ya que demuestra que falta todavía nacer de nuevo. Y el nuevo nacimiento es generalmente, salvo poquísimas excepciones, el presupuesto base para trabajar en la obra, no alcanza con buenas intenciones ni tampoco con tener el Espíritu Santo, hay además que nacer de nuevo.
El nuevo nacimiento significa cambiar por un lado la mente y por el otro el corazón. Una persona que envidia a otras, pelea, murmura, crea desordenes, tiene odio, entre otros males del corazón, no puede pensar que ha nacido de nuevo. Todavía tiene que cambiar más. Y justamente en la Obra de Dios generalmente se ven estos casos, hay obreros y pastores y hasta obispos que son así, envidiosos, odiosos, problemáticos, que crean divisiones. Es la verdad. Generalmente esto no se cuenta para los miembros de una Iglesia que no tiene un cargo en la Obra para no crear un desorden ni hablar mal de la Institución. Pero los que si trabajan en ella lo saben, más de un obrero sabe que tiene un colega o superior envidioso, odioso, o de mal carácter. Lo sabe y por eso es que generalmente se alejan de tal persona, toman distancia. Pero esto del pueblo ni se entera. Y después vienen los malos consejos de tales personas a los miembros de una Iglesia. Y es fácil para un líder espiritual decir “que Dios se encargue de fulano que es obrero o pastor y no ha nacido de nuevo”. Es fácil total uno lo reconoce y se libera de las malas orientaciones que tales personas dan. Pero no se piensa en los pobres miembros que todavía no saben cómo es el mundo espiritual y que no poseen la condición necesaria para defenderse de los ataques que el diablo manda a través de sus pastores, obispos y obreros endemoniados. Algo se tiene que hacer por ellos. Y desde este Blog lo que se promueve es avisar A TODO MUNDO sea o no obrero, pastor u obispo, de que hay autoridades espirituales endemoniadas en las Iglesias por un lado y enseñar cómo hacer para obedecer  a Dios aun estando estas en el control de tales instituciones por el otro. Esto no es hablar mal de la Iglesia sino crear conciencia para vencer tal problema. Incluso el Obispo Macedo lo ha dicho, él en varias oportunidades ha señalado que en la Iglesia Universal hay obreros y hasta obispos endemoniados. Lo ha explicado. Y ha recomendado que si alguien se da cuenta de tal obrero o pastor u obispo esta endemoniado, que tome distancia de tal persona, sea obrero o pastor o lo que fuere. Esa también es una manera de ayudar. Así que acá no se está haciendo algo malo sino todo lo contrario. Es bueno enseñar sobre estas cosas.
Esto va a manera de crear conciencia a la gente que sigue este Blog. Las personas que son peleoneras, envidiosas, de mal carácter todavía no han nacido de nuevo, les falta cambiar el corazón que tienen por uno espiritual.
Muchos nuevos obreros y pastores se desaniman en la fe cuando descubren que su líder o un colega de trabajo no ha nacido de nuevo y presenta características propias de endemoniados. Y con el tiempo de apreciar esto terminan creyendo que todo está podrido en la Obra, solo que no lo dicen pero siguen trabajando aunque también hay algunos que no aguantan tal situación y se van de la obra y hasta de la Iglesia misma. Ahora hay que aclarar que el hecho de que existan algunos líderes endemoniados no quiere decir que la Iglesia no sea de Dios, o de que se tenga que abandonar la obra si es que se trabaja en ella con algún cargo, o de que se tenga que congregar en otra institución. Eso es algo estúpido que mucha gente que ignora como es el mundo espiritual hace.
Por eso es bueno que haya este reconocimiento de quien ya realmente ha nacido de nuevo y quien todavía es un prototipo, es decir que no ha logrado conquistar tal estado espiritual. Esto sin duda alguna posibilitará mejorar el servicio de la Iglesia a la misma vez que evitar que los obreros y pastores nuevos en el trabajo de la obra se desanimen y abandonen la fe por la creencia de que todo está mal dentro y de que la obra está dominada por gente hipócrita que se da de santa y que de tal cualidad no tiene nada. Son muchos los obreros y pastores que han dejado su trabajo por ver malos ejemplos de cristianos en sus colegas y líderes. Eso sin contar los casos de futuros obreros como tías de la escuelita o miembros del grupo joven que terminaron abandonando sus sueños en la fe y hasta la Iglesia por ver cosas desagradables cometidas por autoridades espirituales.
Como se decía en un artículo anterior a este, no se puede dejar la obra o la Iglesia solo porque se sabe que el obrero fulano no ha nacido de nuevo, o porque se ha corrido la voz de que el pastor mengano está pecando. Eso es algo absurdo y tonto. Miles de veces los pastores buenos han explicado que no hay que hacer caso a la fe de los otros y que si los otros quieren pecar y hacerse de los santos en la obra que lo hagan. Cada uno va a pagar por su conducta tarde o más temprano.
Si alguien se da cuenta de que su líder no está bien espiritualmente hablando o de que un colega está en tal condición no debe de preocuparse. Sino debe seguir adelante haciendo lo que Dios le pide. Y listo, cada quien va a pagar por sus pecados. Ahora bien, es probable que el Espíritu Santo mande a ayudar a aquellos que están mal. Así que hay que estar atentos a los que dice la voz de Dios. Si Dios dice que hay que ayudar a líder que está mal, amen hay que ir y no alejarse.
Por ultimo nadie debe de sorprenderse por ver en la Obra de Dios obreros, pastores y hasta obispos endemoniados. Es algo común en estos días. No hay tampoco que tener miedo o abandonar la Iglesia sino seguir haciendo caso a la voz de Dios. Y si se ha manchado el corazón por una  injusticia sufrida por tales líderes hay que hablar con Dios, descargarse con él y después pedir ayudar para hacer su voluntad. Ahí Dios no solo quitará la decepción que se ha originado en el corazón del fiel sino que también dará orientaciones sobre lo que se tiene que hacer de ahí en adelante. Lo que no es recomendable es tomar actitudes sin esperar oír la voz de Dios.
Sugerencias para líderes:
Tomen conciencia de esto, de que hay pastores obreros y hasta obispos endemoniados por ahí mezclados con gente buena en las Iglesias. Ténganlo en cuanta para que no se sorprendan de lo que van a ver y siempre estén vigilantes. No sea que caigan en la trama satánica que ha hecho abandonar la fe a muchos. Cuidado con eso. La actitud a tomar cuando se ve tal situación en principio no es alejarse ni enseñar, solo pedir orientación a Dios. Después cuando Dios dice que hacer hay que actuar.
Si Dios orienta a ayudar hay que tener en cuenta que gran parte de estos líderes endemoniados son orgullosos así que no vale la pena gastarse en intentar dar consejos. No serán atendidos. Pero no en todos los casos es así. Hay veces que detrás de todos los demonios hay ignorancia espiritual. Hay gente que no sabe hacer la voluntad de Dios y por eso esta endemoniada. Tomen conciencia de esto último también. A este último tipo de personas se le puede ayudar muy fácilmente con consejos a fin de que pueda lograr su nuevo nacimiento. En cuanto a los orgullosos hay que hacer un trabajo más complicado. Es el mismo que se hace para convertir a un familiar incrédulo. No sirve pelear o discutir, sino amar y ayudar buscando la guía del Espíritu Santo. Tal como se hace para convertir a los incrédulos, porque de hecho un líder endemoniado es un incrédulo pero con uniforme. A tenerlo en cuenta.
Contacto:
Si colocan el buscador de Facebook “el blog espiritual de Martin” les va a salir una página. Si le dan “Me gusta” podrán estar al tanto de las actualizaciones de este Blog. Además también podrán hacer preguntas y sugerencias si es que lo desean. Abrazo para todos.
Martin Sánchez

No hay comentarios:

Publicar un comentario