viernes, 27 de abril de 2012

Líderes Impuros ¿qué deben hacer cuando se dan cuenta de que no están bien espiritualmente?.


Los líderes espirituales que se dan cuenta de que no están bien espiritualmente tienen que tratar de ver en qué están fallando delante de Dios y hacer de todo para solucionar tal problema. Cuando un líder se siente mal es porque está desobedeciendo. Pero esta búsqueda de intentar saber en qué se está fallando no debe ser auto medicada. Es decir, el líder que percibe que está mal no debe confiar en su inteligencia y dar por sí mismo la solución a semejante problema ni tampoco es necesario que hable con su superior. Lo que tiene que hacer es hablar con Dios, abrir su corazón explicándole lo que pasa y lo que siente por tal estado y además pedirle una orientación. Ese pedido será el pase que le permitirá al Espíritu Santo actuar y corregir el error del líder que muchas veces no sabe porque se siente mal. Otra cosa que se podría hacer es preguntarle a Dios en qué se está fallando. Y luego esperar la respuesta divina.
Lo obreros y pastores que van a pedirle socorro a su superior porque se sienten caídos en la fe son generalmente personas que no saben cómo obedecer a Dios, son líderes que fueron levantados antes de tiempo. Parece que cuando están hablando con un obispo o su pastor superior están buscando que les digan algo que nunca escucharon como si nunca hubiesen odio la voz de Dios. Es increíble pero pasa, es que no saben cómo obedecer al creador. El que sabe no necesita acudir al líder sino hablar con Dios. Es este el que después hace las derivaciones, el que dice “habla con tu superior”, “entrega tu uniforme porque nunca fuiste llamado para la obra, entraste antes de tiempo”. Parece diabólico esto más que del Espíritu Santo, pero eso real, hay gente que entro la obra sin siquiera nacer de nuevo. ¿y qué es lo que esperan que Dios haga?, ¿que los mantenga en la obra estando endemoniados?. Hay obreros que después de 10 o más años de obra reconocieron que nunca nacieron de nuevo. Esto pasa hoy en día. Hay muchos que están en tal situación pero por vergüenza, orgullo o cualquier otra razón no lo quieren admitir. Y estos son los que a la misma vez crean problemas en la Iglesia, arman desorden, son envidiosos, odiosos, resentidos, tienen mal carácter, mienten, son mal educados con la gente, se pelean con sus superiores y colegas injustamente hasta parece que no tienen amor por nadie ni siquiera por sí mismos, son demasiados formalistas, se llevan mal con todos, tienen conductas raras, un día están bien y al otro no y la lista sigue…
¿Qué es lo que han hecho equivocadamente muchos líderes que se sintieron mal espiritualmente?
Se han automedicado, han dicho algo así como “esto me pasa porque no evangelizo como lo hacía antes” o “esto me pasa porque no estoy ofrendando como me enseño el pastor fulano”, etc.. A veces la automedicación espiritual funciona y uno da en lo cierto, pero no es el medio más confiable para salir de tal problema. Es mejor y más seguro pedir ayudar a Dios para que este diga exactamente qué es lo que se tiene que hacer. En muchos casos la automedicación falló y tales líderes continuaron con el problema sin solución. Como se puede ver es una pérdida de tiempo el no acudir a Dios. Además hay que tener en cuenta que la Biblia enseña que es “maldito el que confía en sí mismo”, osea el que trata de hacer las cosas sin depender de Dios. También Jesús dijo una vez que “sin su ayuda nada se podría hacer”. Además ¿Qué cuesta consultar al creador, que cuesta pedirle guía, qué cuesta solicitarle que se haga su voluntad por sobre todo?. No cuesta nada pero aunque no lo parezca hay gente que por ignorancia o por orgullo no quiere acudir a Dios para solucionar sus problemas y más en algunos casos hasta llegan a considerar que hacer eso es un acto de duda, de falta de fe, sinónimo de ser débil.
La otra cosa que se hace mal es ir a hablar con es líder superior. Eso muchas veces no soluciona el problema. Es que el líder puede no conocer al que le consulta de manera que es probable que no tenga idea de que recomendarle hacer. Y en caso de que lo haga la posibilidad de error puede ser grande. Es que en gran parte de los casos solo Dios puede saber es que se está haciendo mal, salvo que sea un pecado vistoso como mentir, robar, matar, etc.. Pero de ser así no tendría sentido acudir al líder superior para pedir ayuda sino que habría que hablar con él para entregar el uniforme.
Hay otro grupo de gente que lo que hace es dejar todo como está sin cambiar nada. Este tipo de personas piensa generalmente que lo que le sucede es algo pasajero, de corta duración y que por tal motivo pasará. El tema es que el tiempo sigue y el problema también. El líder continua sintiéndose mal, raro, espiritualmente hablando, esta caído en la fe, con traumas y problemas que supuestamente ya había solucionado en el pasado pero que volvieron a aparecer.
Cuidado líderes, cuidado, si alguno de ustedes se siente así, es mejor que inmediatamente hable con Dios y le pida su consejo, su guía.
Consejos para líderes espirituales: tomen conciencia aunque duela de que algunos de sus colegas pueden estar endemoniados. Duele, pero es la verdad. Traten en todo caso y si se topan con alguno de ayudarlo si es que pueden para que no hagan más daño a nadie ni tampoco a sí mismos. Ya en este Blog se mencionó que el líder endemoniado no solo es un arma del mal para destruir a otros sino que también es víctima, ya que cuando peca le da la posibilidad al propio mal al que sirve para que le destruya la vida. Incluso en el caso de que el que esté mal sea un líder inferior en jerarquía también hay que tomar cuidado, para que la medida que se decida no sea tan dura de manera tal que el alma de aquel ser se pierda. No se trata de mantener consentidamente a obreros y pastores endemoniados en la obra, sino de ayudarlos a ubicarse en el lugar que les corresponde. Y en el peor de los casos en que se decida la expulsión de la obra por lo menos que se realice en buenos términos, sin peleas, ni nada parecido.
Contacto:
Tengo una página en facebook. A través de ella voy a estar avisando cuándo hay nuevas publicaciones. Para acceder escriban en la barra de búsqueda de Facebook  "El blog Espiritual de Martin". Luego den click en "me gusta" y ya están asociados. Automáticamente recibirán notificaciones en sus cuentas de Facebook cuando escriba algo nuevo.
Abrazo para todos
Martin Sánchez

La pureza espiritual ¿Cómo conseguirla?



Informe
La pureza espiritual es uno de los beneficios que Dios da a los que quieren ser sus hijos. Casi todo el mundo es pecador, ya sea de mucho pecado o de poco, pero es pecador al fin. Y todo pecado por más pequeño que este sea trae consecuencias malignas. Es que cuando alguien peca automáticamente ingresan a su vida, a su interior, demonios. Y los demonios cuando están en el interior o en la vida de alguien no juegan, sino que tratan de destruir a aquella persona lo más que puedan, teniendo por fin último llevar tal alma al infierno.
Cuando una persona peca, en su interior o en su vida pasan a vivir demonios. Y tales seres son impuros para Dios y contagian de tal impureza a la persona en la cual habitan y actúan. Y a Dios no le agrada la impureza espiritual de un ser humano. Entonces y como ama a las personas y no al pecado,  trata por todos sus medios posibles de hacerles entender a los que quieren ser sus hijos que existe lo que se llama “pureza espiritual”, y que hay que luchar por conseguirla. Por eso es que hay días de liberación, en donde se expulsan demonios de las personas y días de búsqueda del Espíritu Santo para que Dios pueda ingresar a dentro de cada ser. Dios no deja sin salida a los pecadores, sino que los ayuda para que puedan liberarse de tales actos a fin de lograr la pureza espiritual. Cuando una persona es pura no tiene demonios. Pero cuando es impura, sí y generalmente varios no solo uno. Es que los demonios pueden vivir en grupos en los cuerpos.

El pecado es lo que satanás busca de las personas ya que a través de él logra ingresar en cuerpos humanos. Si no hay pecado el diablo solo puede tentar a la humanidad además de crear tribulaciones. Pero fuera de estas dos cosas nada mas puede hacer. Dios no se lo permite. Pero en aquellas personas que pecan tiene más poder y puede hacer otras cosas como crear tormentos espirituales, visión de bultos, problemas mentales, depresión, desanimo, cansancio, fe baja,  etc..

El camino para lograr ser puro a los ojos de Dios es obedecer a Dios en todo lo que este pida y mantenerse en dicho estado siempre. La obediencia es lo que anula la acción del diablo. Si uno es desobediente de seguro tendrá uno que otro problema espiritual pero si se deja el pecado indudablemente la actuación del diablo cesará. Es una ecuación muy simple. Los demonios temen a la obediencia ya que esta impide que ellos puedan poseer y dominar el cuerpo de las personas.

Hay creyentes que dicen ser muy de Dios pero que tienen una vida que es propia de los hijos del diablo. Es que aunque estas personas no lo crean, están pecando. A lo mejor no se dan cuenta en qué exactamente están desobedeciendo a Dios, pero al fin y al cabo son desobedientes. La obediencia a Dios pero en parte solo impide la actuación en mal en parte, en cambio la obediencia total a Dios hace que todo el accionar del diablo quede anulado. No hay margen de error, quien obedece en todo a Dios será puro mientras mantenga tal estado de sumisión, pero quien solo obedece en parte tendrá como consecuencia bendiciones en parte y maldiciones en parte. Lo bueno que le sucederá en la vida será por su obediencia parcial y lo malo por su desobediencia también parcial.

El Espíritu Santo lucha con todas sus fuerzas para ayudar a los que quieren lograr la pureza espiritual total. A él no le gusta que los seres humanos tengan demonios en sus cuerpos, ni tampoco que obedezcan a Dios en algunas cosas solamente. Este ser quiere obediencia total de los fieles. Sino su poder queda anulado y las promesas bíblicas no se van a poder cumplir. La obediencia es lo que permite al Espíritu Santo actuar.

Consejos para lideres espirituales: enséñenles a sus ovejas que los demonios viven en cuerpos humanos. Y que logran hacer eso por la desobediencia de las personas. Lo que quiere decir que la culpa de estar lleno de demonios no es del mal en si mismo sino de quien le deja entrar, osea de las personas desobedientes. Aclaren también que el truco para liberarse de los demonios es obedecer en todo a Dios. Explíquenles además que las personas que solo tienen bendiciones en parte es porque solo en parte obedecen al creador. Una vida medio bendecida no es culpa del pastor o de la obra, sino del fiel que solo obedece a Dios en algunas cosas pero no en otras. .
Contacto
Tengo una página en Facebook. A través de ella voy a estar avisando cuándo hay nuevas publicaciones. Para acceder escriban en la barra de búsqueda de Facebook  "El blog Espiritual de Martin". Luego den click en "me gusta" y ya están asociados. Automáticamente recibirán notificaciones en sus cuentas de Facebook cuando escriba algo nuevo.

Abrazo para todos

Martin Sánchez 

miércoles, 18 de abril de 2012

Lideres endemoniados, Consejos para ayudarlos


El apóstol Pablo pasó tiempo de su ministerio de viaje en viaje. Visitó muchos lugares y evangelizó a muchas personas. Entonces es que se fundaron por él más otros colaborares varias Iglesias. En el pasaje que se va a transcribir Pablo le envía una carta a cierta gente que el evangelizo. En ella manifiesta su temor.
“Pues temo que cuando llegare, no os halle tales como quiero, y yo sea hallado de vosotros cual no queréis; que haya entre vosotros contiendas, envidias, iras, disensiones, insidias, murmuraciones, presunciones, desórdenes”. 2 Corintios, 13:20.
Este problema que Pablo temía que encontrar es algo que ocurre en algunas Iglesias hoy en día. Pero claro eso siempre será así porque en las mismas hay mucha gente que no hace la voluntad de Dios. Es muy entendible que ocurra tal cosa con gente que es miembro, pero cuando se está trabajando en la obra con el cargo de obrero, pastor u obispo, tal actitud es inadmisible. Ya que demuestra que falta todavía nacer de nuevo. Y el nuevo nacimiento es generalmente, salvo poquísimas excepciones, el presupuesto base para trabajar en la obra, no alcanza con buenas intenciones ni tampoco con tener el Espíritu Santo, hay además que nacer de nuevo.
El nuevo nacimiento significa cambiar por un lado la mente y por el otro el corazón. Una persona que envidia a otras, pelea, murmura, crea desordenes, tiene odio, entre otros males del corazón, no puede pensar que ha nacido de nuevo. Todavía tiene que cambiar más. Y justamente en la Obra de Dios generalmente se ven estos casos, hay obreros y pastores y hasta obispos que son así, envidiosos, odiosos, problemáticos, que crean divisiones. Es la verdad. Generalmente esto no se cuenta para los miembros de una Iglesia que no tiene un cargo en la Obra para no crear un desorden ni hablar mal de la Institución. Pero los que si trabajan en ella lo saben, más de un obrero sabe que tiene un colega o superior envidioso, odioso, o de mal carácter. Lo sabe y por eso es que generalmente se alejan de tal persona, toman distancia. Pero esto del pueblo ni se entera. Y después vienen los malos consejos de tales personas a los miembros de una Iglesia. Y es fácil para un líder espiritual decir “que Dios se encargue de fulano que es obrero o pastor y no ha nacido de nuevo”. Es fácil total uno lo reconoce y se libera de las malas orientaciones que tales personas dan. Pero no se piensa en los pobres miembros que todavía no saben cómo es el mundo espiritual y que no poseen la condición necesaria para defenderse de los ataques que el diablo manda a través de sus pastores, obispos y obreros endemoniados. Algo se tiene que hacer por ellos. Y desde este Blog lo que se promueve es avisar A TODO MUNDO sea o no obrero, pastor u obispo, de que hay autoridades espirituales endemoniadas en las Iglesias por un lado y enseñar cómo hacer para obedecer  a Dios aun estando estas en el control de tales instituciones por el otro. Esto no es hablar mal de la Iglesia sino crear conciencia para vencer tal problema. Incluso el Obispo Macedo lo ha dicho, él en varias oportunidades ha señalado que en la Iglesia Universal hay obreros y hasta obispos endemoniados. Lo ha explicado. Y ha recomendado que si alguien se da cuenta de tal obrero o pastor u obispo esta endemoniado, que tome distancia de tal persona, sea obrero o pastor o lo que fuere. Esa también es una manera de ayudar. Así que acá no se está haciendo algo malo sino todo lo contrario. Es bueno enseñar sobre estas cosas.
Esto va a manera de crear conciencia a la gente que sigue este Blog. Las personas que son peleoneras, envidiosas, de mal carácter todavía no han nacido de nuevo, les falta cambiar el corazón que tienen por uno espiritual.
Muchos nuevos obreros y pastores se desaniman en la fe cuando descubren que su líder o un colega de trabajo no ha nacido de nuevo y presenta características propias de endemoniados. Y con el tiempo de apreciar esto terminan creyendo que todo está podrido en la Obra, solo que no lo dicen pero siguen trabajando aunque también hay algunos que no aguantan tal situación y se van de la obra y hasta de la Iglesia misma. Ahora hay que aclarar que el hecho de que existan algunos líderes endemoniados no quiere decir que la Iglesia no sea de Dios, o de que se tenga que abandonar la obra si es que se trabaja en ella con algún cargo, o de que se tenga que congregar en otra institución. Eso es algo estúpido que mucha gente que ignora como es el mundo espiritual hace.
Por eso es bueno que haya este reconocimiento de quien ya realmente ha nacido de nuevo y quien todavía es un prototipo, es decir que no ha logrado conquistar tal estado espiritual. Esto sin duda alguna posibilitará mejorar el servicio de la Iglesia a la misma vez que evitar que los obreros y pastores nuevos en el trabajo de la obra se desanimen y abandonen la fe por la creencia de que todo está mal dentro y de que la obra está dominada por gente hipócrita que se da de santa y que de tal cualidad no tiene nada. Son muchos los obreros y pastores que han dejado su trabajo por ver malos ejemplos de cristianos en sus colegas y líderes. Eso sin contar los casos de futuros obreros como tías de la escuelita o miembros del grupo joven que terminaron abandonando sus sueños en la fe y hasta la Iglesia por ver cosas desagradables cometidas por autoridades espirituales.
Como se decía en un artículo anterior a este, no se puede dejar la obra o la Iglesia solo porque se sabe que el obrero fulano no ha nacido de nuevo, o porque se ha corrido la voz de que el pastor mengano está pecando. Eso es algo absurdo y tonto. Miles de veces los pastores buenos han explicado que no hay que hacer caso a la fe de los otros y que si los otros quieren pecar y hacerse de los santos en la obra que lo hagan. Cada uno va a pagar por su conducta tarde o más temprano.
Si alguien se da cuenta de que su líder no está bien espiritualmente hablando o de que un colega está en tal condición no debe de preocuparse. Sino debe seguir adelante haciendo lo que Dios le pide. Y listo, cada quien va a pagar por sus pecados. Ahora bien, es probable que el Espíritu Santo mande a ayudar a aquellos que están mal. Así que hay que estar atentos a los que dice la voz de Dios. Si Dios dice que hay que ayudar a líder que está mal, amen hay que ir y no alejarse.
Por ultimo nadie debe de sorprenderse por ver en la Obra de Dios obreros, pastores y hasta obispos endemoniados. Es algo común en estos días. No hay tampoco que tener miedo o abandonar la Iglesia sino seguir haciendo caso a la voz de Dios. Y si se ha manchado el corazón por una  injusticia sufrida por tales líderes hay que hablar con Dios, descargarse con él y después pedir ayudar para hacer su voluntad. Ahí Dios no solo quitará la decepción que se ha originado en el corazón del fiel sino que también dará orientaciones sobre lo que se tiene que hacer de ahí en adelante. Lo que no es recomendable es tomar actitudes sin esperar oír la voz de Dios.
Sugerencias para líderes:
Tomen conciencia de esto, de que hay pastores obreros y hasta obispos endemoniados por ahí mezclados con gente buena en las Iglesias. Ténganlo en cuanta para que no se sorprendan de lo que van a ver y siempre estén vigilantes. No sea que caigan en la trama satánica que ha hecho abandonar la fe a muchos. Cuidado con eso. La actitud a tomar cuando se ve tal situación en principio no es alejarse ni enseñar, solo pedir orientación a Dios. Después cuando Dios dice que hacer hay que actuar.
Si Dios orienta a ayudar hay que tener en cuenta que gran parte de estos líderes endemoniados son orgullosos así que no vale la pena gastarse en intentar dar consejos. No serán atendidos. Pero no en todos los casos es así. Hay veces que detrás de todos los demonios hay ignorancia espiritual. Hay gente que no sabe hacer la voluntad de Dios y por eso esta endemoniada. Tomen conciencia de esto último también. A este último tipo de personas se le puede ayudar muy fácilmente con consejos a fin de que pueda lograr su nuevo nacimiento. En cuanto a los orgullosos hay que hacer un trabajo más complicado. Es el mismo que se hace para convertir a un familiar incrédulo. No sirve pelear o discutir, sino amar y ayudar buscando la guía del Espíritu Santo. Tal como se hace para convertir a los incrédulos, porque de hecho un líder endemoniado es un incrédulo pero con uniforme. A tenerlo en cuenta.
Contacto:
Si colocan el buscador de Facebook “el blog espiritual de Martin” les va a salir una página. Si le dan “Me gusta” podrán estar al tanto de las actualizaciones de este Blog. Además también podrán hacer preguntas y sugerencias si es que lo desean. Abrazo para todos.
Martin Sánchez

Análisis de mensajes de Obispo Macedo 6


“La prioridad del verdadero siervo es saber cuál es la voluntad de su Señor para ejecutarla”
Es cierto, la vida del cristiano tiene como centro la voluntad de Cristo y para obedecer a tal Señor necesariamente antes se debe saber qué es lo que se tiene que hacer. Esto significa que todo aquel que desee ser hijo de Dios verdadero debe invertir parte de su vida en conocer como es su Señor y cuál es su voluntad. Entonces se tendrá que hacer cosas como leer la Biblia todos los días aunque sea un poquitito, ir a las Iglesias para escuchar la voz de Dios a través de su pastor u obispo, pensar y meditar sobre lo que Dios le ha pedido, intentar conocer cómo hacer la voluntad de Dios en todas las áreas de la vida, leer libros cristianos entre otras cosas. Todo lo anterior hay gente que no lo quiere hacer argumentando cosas como “no tengo tiempo” o “yo ya lo sé todo porque tengo años de Iglesia”, entre otras escusas. El resultado es muy simple, quien no sabe cómo obedecer a su Señor necesariamente no le obedecerá. La gente que va a las Iglesias no quiere a veces dedicar tiempo para conocer la voluntad de su Señor, solo le interesa que Este le solucione todos sus problemas. Por eso es que nunca logran conquistar nada. Es que no es así la cuestión. Para poder tener las bendiciones Bíblicas hay que obedecer a Dios, y ¿Cómo se va a obedecer si es que no se sabe qué hacer?. Conocer la voluntad de Dios para uno no es tarea sencilla, lleva tiempo y esfuerzo.
Hay cosas que son fácilmente conocibles acerca de la voluntad de Dios, todo el mundo sabe que mentir, robar y matar por ejemplo son cosas malas, pero hay otros pecados que son ocultos a los ojos humanos pero que se deben de conocer para hacer la voluntad de Dios. Ejemplo de esto último es no hacer caso a las inspiraciones y consejos del Espíritu Santo. Esto también es pecado. Cuidado hay mucha gente que se engaña y creo que porque no miente, no roba y no mata, ya está todo bien. No es así falta la otra parte de normas que se tienen que cumplir y que solo se conocen a través de la guía del Espíritu Santo. Tales normas indican por  ejemplo con quien uno se tiene que casar o poner a noviar, que trabajo tomar, si entrar o no a la Obra y cosas así por el estilo. La Biblia no habla de estas cosas y por eso mucha gente cree que en tales áreas puede hacer lo que quiera y no es así. La Biblia no habla pero el Espíritu Santo SI lo hace, pero solo a aquellos que quieren oír su voz y además dejarse conducir por él. Para saber la voluntad de Dios un buen inicio puede ser pedirle guía y consejos al Espíritu Santo sobre lo que se quiere saber.   
Sugerencias para líderes:
Sepan y enseñen a sus hijos espirituales que la voluntad de Dios no es solo dejar ciertos pecados como mentir, robar, matar sino que es mucho más que eso. Es dejarse conducir por lo que otro dice y manda y tal otro no es más que el Espíritu Santo. Cuidado con eso, hay muchos líderes que aun hoy en día no se dejan conducir por la voz de Dios. Y por eso pecan y están fríos en la fe aunque con un uniforme de obrero o de pastor y hasta de obispo puesto. Cuidado con eso.
Contacto:
Si colocan el buscador de Facebook “el blog espiritual de Martin” les va a salir una página. Si le dan “Me gusta” podrán estar al tanto de las actualizaciones de este Blog. Además también podrán hacer preguntas y sugerencias si es que lo desean. Abrazo para todos.
Martin Sánchez

viernes, 13 de abril de 2012

Dos errores espirituales muy comunes en la obra, a tenerlos en cuenta

Hay dos errores muy comunes que comenten muchos líderes que están mal espiritualmente. Se habla de los errores que cometen los que “ESTAN MAL” no los que están bien.  Estos últimos No fallan en esas cosas.
¿Cuáles son tales errores?
Alejarse de la obra o de la Iglesia por una injusticia sufrida: es muy común hoy en día ver y escuchar historias de personas que un día fueron felices obreros, o pastores y hasta obispos de la Iglesia pero que por que les traicionaron, les engañaron, o les hicieron algo que les molestó dentro de tal institución dejaron dichos cargos y en algunos casos hasta la fe abandonaron. En la Iurd tv se puede ver claramente eso cuando vienen ex obreros y ex pastores a explicar porque dejaron la fe en Jesús. Hay obispos que dejaron la fe porque un superior usado por el diablo los difamó o los mandó a hacer trabajos de baja categoría o los maltrató y cosas así por el estilo. Hay pastores que dejaron sus cargos porque sus  novias (obreras) o esposas les fueron infieles y hasta con otros pastores. Hay obreros que se fueron porque el obispo fulano de tal dijo algo que no les gustó que los hirió. También hay líderes que abandonan la fe porque sus deseos no se cumplen o porque ven mucha injusticia e hipocresía en las iglesias a las cuales frecuentan.
Quedarse en la obra a pesar de darse cuenta de que algo anda mal en sus vidas, de que a pesar de ser obreros, pastores u obispos, no se sienten bien espiritualmente, tienen miedos excesivos, contraen frecuentemente enfermedades, no consiguen ser felices, se tienen perdidos como si Dios no les oyera o hiciera caso, no saben qué hacer de sus vidas, están minados de dudas sobre si hicieron lo correcto al tomar su cargo, no disfrutan el trabajo que realizan al contrario el uniforme es una carga para ellos no una bendición,  no ven que la las bendiciones que promete la Biblia se cumplan en sus vidas, se sienten cansados, vacíos, sin fuerzas, fríos en la fe, los problemas de los cuales se habían liberado vuelven a aparecer entre otros síntomas.
Cuando una persona que esta como líder en la Iglesia está de tal manera, es indudable que no está habilitada para ayudar a otros. Es que Jesús exige pureza espiritual para trabajar en la obra, estado que se logra con mucho tiempo de obediencia. La buena voluntad y las ganas de servir no dan dicha pureza al siervo. En cambio la obediencia total y absoluta al creador si logra con el paso del tiempo conquistar tal resultado.
Entonces hay dos tipos de errores 1) el irse sin tener que hacerlo y 2) el quedarse sin tener condiciones. Es triste pero este tipo de fallas se siguen cometiendo aun hoy en las Iglesias. Historias como las de “el pastor fulano abandonó y se fue a otra Iglesia” o “la obrera tal confesó que estuvo más de 10 años trabajando en la obra estando mal espiritualmente” se oyen comúnmente. El único que gana con esto es Satanás, ya que tales líderes que son usados para hacer cosas malas también con el paso del tiempo terminan sufriendo por sus pecados. Claro que también destruyen la fe otros. Es que los obreros, pastores y obispos en mal estado espiritual dan malos consejos, malas enseñanzas, se portan mal, generan problemas contiendas, son maleducados, tienen mal carácter. Y eso termina por desalentar la fe de muchos que están a su alrededor que pueden ser esposa, novia, fieles, obreros, etc..
Afortunadamente los hijos de Dios son instruidos por el Espíritu Santo para no caer en estas trampas diabólicas. No se dejan engañar por el mal ni tampoco por las injusticias que comenten los seguidores de satanás que están muchas veces disfrazados de “buenas ovejas”. Los hijos de Dios cuando tienen un problema o sufren una injusticia le consultan, le piden guía, no son capaces de tomar decisiones a la ligera basados en su propia razón o en sus sentimientos. Esperan la respuesta de Dios aunque esta tarde en llegar. No se van a animar a dejar la obra solo porque el líder o un colega de trabajo los ofendió, por más grande que esta ofensa sea, por ejemplo la infidelidad sentimental, o una traición. Y si Dios les llega a pedir que dejen sus cargos por estar mal espiritualmente automáticamente lo van a hacer sin problemas, ya que no son capaces de mantenerse en la mentira solo por dar una imagen en la Iglesia o por mantener una autoridad espiritual.
Consejo para los líderes espirituales: No es bueno quedarse en la obra si es que se está mal espiritualmente. Ni tampoco es correcto dejarla por una injusticia sufrida. Lo que hay que hacer siempre es autoevaluarse espiritualmente hablando para ver si es que todavía se mantiene la condición base para la obra que es el bienestar espiritual. Si alguien se da cuenta de que no está bien o ha sufrido alguna injusticia que hable con Dios, que le cuente lo que siente, como está y que después le pida un consejo para más tarde ponerlo por obra aunque duela y cueste.

miércoles, 11 de abril de 2012

Análisis de Mensajes del Obispo Macedo 5

 “La voz, la dirección o inspiración del Espíritu Santo hecha a través de la Biblia no deja lugar a dudas para ningún oyente. Especialmente para sus hijos. El problema es que no siempre hay oídos atentos a su voz.”

De la lectura del anterior mensaje se concluye lo siguiente:

Hay una voz, dirección o inspiración de un ser espiritual. Osea hay un espíritu que habla, de dice que hay que hacer, que orienta. No es la Biblia, es un Espíritu que habla cuando se la lee, que da entendimiento de la palabra de Dios escrita y que orienta el actuar sobre cuestiones que no están en la Biblia pero que el cristiano debe de conocer. Cuestiones como la ropa a usar, con quien casarse, si hacer o no un negocio, si entrar o abandonar la obra, etc.. Sobre esas cosas la Biblia no dice nada o si dice no precisa detalladamente que hacer, solo da indicaciones generales. Y eso no es una incompetencia de Dios, no es que el dejó huérfanos de palabra a sus hijos es solo que esa función la de precisar con quien se debe una persona casar, con quien hacer amistad y hasta cuando, qué dirección tomar entre otras cosas similares es facultad exclusiva del Espíritu Santo. El Espíritu Santo vino a sustituir a Jesús. Él es el nuevo guía, el que orienta, inspira y dirige la obra de Dios.

El problema es que como dice el Obispo ni todos tienen oídos para escuchar la voz de este Espíritu. Y a veces los que no oyen son pastores, obispos, obreros de una Iglesia. Por eso es que hay tantos líderes espirituales caídos por ahí. No oyen las alertas de Dios, que les dicen “por acá no te vayas”, “no hagas así”, “anda por este lado”. Entonces estas personas terminan haciendo su voluntad y la voluntad de mal a la misma vez. Si tan solo hubiesen escuchado la voz de Dios ¿Cuántos obreros no hubiesen salido de la obra?. A veces el obrero ve cosas malas en la Iglesia y por eso termina abandonando todo. ¿Es justo eso para Dios?. Y lo peor de todo es que piensa que está en lo cierto y no es así. ¿Por qué no pidió guía antes de actuar, porque no le planteo su problema a Dios y le pidió su dirección?. Son muchos los líderes que cuando sufren una injusticia en la Iglesia dejan todo sin importarle lo que Dios piensa o ensucian sus corazones con odio y rencor. No tiene sentido alejarse de Dios por lo que otros hacen, después de todo está escrito que el cristiano pasará injusticias diabólicas en su propia casa ya sea el lugar en el que vive o en la Iglesia en la que trabaja. Cuando un líder ya sea obrero, pastor u obispo ve algo raro, algo que no le agrada en la Iglesia o pasa una injusticia con algún superior o colega lo que tiene que hacer es inmediatamente comunicárselo a Dios, abriendo el corazón totalmente explicando lo que siente, lo dolido que esta, lo mal que le causo presenciar o sufrir tal o cual injusticia. Esto último hace que el corazón no se ensucie con rencores u odios. En segundo lugar y después de descargarse lo que tiene que hacer es pedirle a Dios guía sobre qué hacer con lo que vio o sufrió. Ahí el Espíritu Santo dará las coordenadas y todo terminara bien. Pero ¿Qué es lo que hicieron gran parte de ex obreros, ex obispos, ex pastores?. Cuando se sintieron injusticiados o vieron algo malo, dejaron inmediatamente la obra o siguieron ejerciéndola pero sin descargarse delante de Dios. En el primer caso el líder sale sin importarle lo que Dios piensa y en el segundo queda pero con el corazón manchado de mugre. Hay que abrir el corazón y pedir guía. Para eso está el Espíritu Santo para dirigir. Y no hay que dejar un cargo en la obra solo por un mal sufrido. El cristiano no está huérfano. Tiene un guía que lo protege. Es solo que hay que invocarlo, hay que consultarle, hay que pedirle orientación antes de actuar siempre. Las personas que dejan la Iglesia generalmente lo hacen porque están mal a acostumbradas a tomar decisiones basadas en su propia sabiduría y justicia.

El Espíritu Santo no solamente habla a través de la Biblia sino que también lo hace a través del entendimiento propio del cristiano y por medio de autoridades espirituales como pastores, obispos, etc.. Excepcionalmente también puede dar mensajes a través de miembros y evangelistas de una Iglesia. Hay que tenerlo en cuenta es que a veces la voz de Dios está en una de estas últimas personas. Las orientaciones del creador en algunas ocasiones vienen de personas inesperadas. 

Consejos para líderes: Tengan en cuenta esto principalmente para cuidar sus propias vidas. Cuando sufran injusticias en la obra o en cualquier otro lugar, hablen con Dios inmediatamente, no tomen actitudes apresuradas, sean pacientes. Primero descárguense totalmente de todo lo que tienen en el interior por la injusticia sufrida y luego pidan orientación a Dios. No pidan justicia ni tampoco se queden sin abrir el corazón, todo lo contrario, hablen con Dios de lo que sienten y pídanle guía sobre lo que tienen que hacer desde ese momento en adelante. Recuerden que Dios solo va a hablar con alguien que quiera oír su voz y además le consulte. Y sepan también que las respuestas de Dios pueden llegar al instante o tomarse un tiempo. Como no todo el mundo sabe lo anterior seria bueno que lo enseñen a quienes ustedes crean conveniente.