domingo, 25 de marzo de 2012

Análisis de mensajes de Obispo Macedo 4


Esta es otra entrega de los análisis de ciertos mensajes del Obispo Macedo. La idea de estos escritos es poder explicar de una manera más clara cómo es verdaderamente el mundo espiritual, tomando como referencia de análisis algunos mensajes del máximo líder de la Iglesia Universal.
“Si usted obedece es merecedor de la bendición. Fe es obediencia.”
Lo que se quiere decir es lo siguiente, que para poder ser bendecido por Dios hay que obedecerle en todo lo que este mande. Los mandatos divinos están casi todos en la Biblia, pero hay otros que solo se obtienen por guía del Espíritu Santo. Eso hay que marcar muy bien. Como ya se dijo en otros escritos muchas personas son engañadas por demonios que les hacen creer que si solamente cumplen con todo lo que manda la biblia ya está todo bien y no es así. Falta cumplir con la otra parte de normas de Dios que solo se obtienen a través de la consulta. Por eso parte de la vida cristiana no solo consiste en leer la biblia como método para conocer cuáles son las normas que hay que obedecer, además de eso también hay que pedir guía para que Dios muestre cuales son las otras normas ocultas que también hay que cumplir. Estas últimas normas son las que indican con quien debe casarse el cristiano, como tener sexo, que trabajo elegir, que estudiar, si entrar o no al grupo de evangelización, si hacer o no una campaña o propósito y en caso afirmativo lo que se tiene que entregar y pedir a cambio de lo que se sacrifica, etc.. Gran parte del mundo cristiano hoy solo se limita a cumplir con las normas bíblicas dejando de lado aquellas que solo se conocen por guía del Espíritu Santo. Como consecuencia es que existen obreros que no deberían serlo, casamientos que no deberían haberse formando, noviazgos equivocados, toma de decisiones erradas, etc.. Si tan solo se hubiese consultado a Dios la situación en esos casos hubiese sido diferente.
“Los verdadero siervos renuncian a sus vidas, a sus sueños y viven para soñar los sueños de Dios. No solo hacen su obra sino que más que todo hacen su voluntad.”
El Obispo Macedo seguramente escribió esto para poder diferenciar de los verdaderos siervos y de los malos. Es que en la IURD TV de Brasil ya es prácticamente común ver testimonios de ex obreros, ex pastores y otros ex que dicen que siempre fueron obedientes al pastor pero nunca a Dios. Afirman que tuvieron coraje para hacer todo lo que la autoridad espiritual les dijo pero también dicen con certeza de que nunca fueron verdaderos siervos de Dios.
Hay mucha gente que le gusta la obra, y le parece que es lindo el trabajo de evangelización, de expulsar demonios de aconsejar a la gente que necesita ayuda y cosas  así por el estilo. Y por eso es que entran a la obra. Pero lo que no saben es que el motivo para ingresar a trabajar en la iglesia no es el deseo de servir solamente sino que además debe existir un llamado de Dios para realizar dichos trabajos. Hay mucha gente que tienen certeza de lo que quiere hacer para Dios pero no tienen seguridad de que este los haya llamado. Entonces no sirve. Es como si alguien quiere ser abogado sin ser antes aceptado por el Estado al cual pertenece. Hoy en día en Argentina sucede que para ser abogado se tienen que ir una facultad, estudiar por largos años y después ahí recién se está habilitado para ejercer la profesión. En la obra pasa igual. Hay gente que le gustaría ser obrero, o pastor pero antes tiene que ser aceptado por Jesús para dichos cargos y a su vez para que esto ocurra se tiene que pasar por un proceso espiritual en el cual Dios capacita a sus candidatos para tales funciones. Y eso lleva su tiempo. Y la mayoría de las personas creen que porque la obra es de Dios y este es “buenito” les va a dejar entrar sin ningún requisito más que el deseo de servir. Y no es así. Hay que pasar por un proceso de purificación que se termina cuando Dios es el que da el alta, haciéndole entender al candidato de un cargo de la Iglesia que ya es tiempo de ingresar a la obra. A ese entendimiento se lo conoce “El llamado Divino para la obra”. El deseo de servir entonces, no es el llamado de Dios, el llamado verdadero es el entendimiento que DIOS DA de que ya es tiempo de ingresar a la obra. Si una persona no sabe si tiene el llamado de Dios o no, solo necesita consultarle. Ahí Dios va a mostrarle si se está capacitado o no.
Si muchos candidatos a la obra hubiesen consultado a Dios antes de ingresar necesariamente se hubiesen dado cuenta de que no estaban preparados, evitando así el bochorno de tener que abandonarla.
Como ya se dijo en otros mensajes tampoco importa si la persona candidata a la obra tiene fe o no. Hay mucha gente que tuvo fe para ser obrero y pastor pero hoy no está más ni en la obra ni en la Iglesia. Es que la fe que se pueda tener no significa que Dios este de acuerdo. Por eso en el mensaje anterior de más arriba el Obispo aclara que “fe es obediencia”. Lo que quiere decir que si la fe que se posee va a contra de la voluntad de Dios esa fe es diabólica. En palabras simples si una persona quiere ingresar a la obra pero Dios no desea que eso ocurra mejor ni intentar hacer nada para conseguir un cargo. La fe para que sea santa y pura siempre tiene que estar de acuerdo con la voluntad de Dios. ¿Cómo saber si una fe es a favor o contraria a la voluntad de Dios?. Simple, hay que consultar a Dios y esperar la respuesta divina. Ejemplo “Dios yo soy Karina, y tengo muchos deseos de entrar a la obra para servirte de todo mi corazón, pero quiero saber cuál es tu voluntad, quiero ver si es momento o no para que haga eso. No quiero equivocarme como otros han hecho ni siquiera apresurar las bendiciones. Solo quiero que se haga tu voluntad en mi vida, por favor respóndeme en el nombre de Jesús”.
También quiere decir el mensaje de más arriba que un cargo en la obra no es como cualquier empleo. Ya que para poder ejercerse hay que cumplir con los mandamientos divinos que están publicados en la biblia y los que da el Espíritu Santo cuando se le pide guía.  No es solo el servicio. Lo que a su vez quiere decir que si no se cumplen con los mandamientos bíblicos y espirituales necesariamente no se puede ingresar a la obra ni seguir trabajando en ella.
“Dios inspira y da ideas”
Hay mucha gente que cree que si solo se cumple con los mandamientos escritos en la biblia ya se es de Dios. Y si es así ¿por qué el máximo líder de la Iglesia Universal dice que Dios da ideas e inspiraciones?. ¿Qué necesidad tiene Dios de hacer eso si todo está escrito en la biblia?. Es que hay normas que solo se pueden conocer a través de las ideas e inspiraciones divinas. Cuando Dios da una inspiración o idea lo hace con el fin de “conducir a sus siervos”. En la época de Moisés Dios guiaba al pueblo a través de una nube. Hoy lo hace a través de las ideas e inspiraciones divinas. No es solo “no mentir, no matar, no robar” etc, también hay que seguir las inspiraciones e ideas divinas. Si alguien solo cumple las ordenes bíblicas esas que dicen “no tener sexo antes de matrimonio, no envidiar, etc, pero deja sin obedecer las guías de Dios indudablemente dicha persona es desobediente. Por lo tanto no tendrá una vida acorde a la voluntad de Dios.
Las inspiraciones e ideas divinas son sobre diversos temas. No son solo aplicables a la vida económica. Dios da inspiraciones e ideas hasta para vestir bien, como tener sexo, si es que es momento de entrar o no a la obra, si es que tal persona es un buen candidato para casarse, etc..
Un buen libro que habla sobre estos temas es el llamado “La voz de la fe”, escrito por Edir Macedo. Ahí se explica con más detalle todo esto.
Para acceder a las inspiraciones divinas diariamente un buen truco es el siguiente. Antes de leer la biblia hacer la siguiente oración “Dios hablá conmigo ahora, lo que quieras decirme te escucho”. Después de eso comenzar a leer. Necesariamente Dios dará uno que otro mensaje a través de la lectura. Eso que se entiende es lo que Dios quería decir. A lo mejor no es lo que se quería escuchar pero es lo que Dios quiso decir.
Consejos para los líderes espirituales: sean conscientes de que no es suficiente cumplir con lo que está en la biblia para ser de Dios. Además hay que seguir las guías divinas que este da a través de ideas e inspiraciones. Enseñen a las personas a cumplir con estas guías con la misma energía que emplean para obedecer los mandamientos bíblicos. Díganles también cómo Dios habla para que no se confundan con el lenguaje del diablo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario