viernes, 24 de febrero de 2012

Análisis de algunos mensajes que el Obispo Macedo publicó en internet hace poco

El líder máximo de la Iglesia Universal posee una cuenta en la página de Facebook. En la misma publica cada día mensajes para el fortalecimiento de la fe de las personas que lo siguen por internet. 
En esta nota se va a analizar el significado que hay detrás de un mensaje que el Obispo publicó en los últimos días. La idea que se persigue en este trabajo es poder explicar de manera más detallada que es lo que Dios quiere decir a través de este señor. 
Obispo Macedo :“Los beneficios de la fe nada tienen que ver con méritos, tiempo de iglesia, bautismo con Espíritu Santo, en las aguas, etc.. Tienen que ver con la obediencia. Abraham fue considerado hombre puro y justo por su coraje en obedecer a Dios.”
Hay mucha gente que cree que por estar mucho tiempo en la iglesia ya es de Dios. Y no es así. O por que viene a todas las vigilias o porque trabaja como obrero hace tiempo u obrera o quizá hasta porque es pastor u obispo. Tal vez no todos los sepan pero hay en la Iglesia Universal líderes espirituales que no son de Dios. Esto involucra a obreros, pastores, obispos, etc. Esto lo ha reconocido el Obispo Macedo muchas veces en sus reuniones. Así que el que lee este mensaje no se debe espantar por lo escrito. Es todo lo contrario, debe ponerse alegre y contento de que Dios no lo desampara en ninguna circunstancia y lo defiende las enseñanzas de líderes que están vestidos de ovejas pero que son lobos por dentro. Y es que la forma en que tiene Dios de ayudar a sus fieles de problemas como ese es levantado personas que detecten a líderes truchos y enseñen cómo escaparse de ellos.
Hay que notar que en el mensaje del Obispo, se menciona al Espíritu Santo. Es que también hay personas que creen que por ser bautizados con Ese espíritu ya cumplen con todo lo que Dios pide, ya son salvos, ya no tienen que hacer nada más. Y no es así. 
A menudo muchos líderes confunden esta cuestión y por eso enseñan mal a la gente. Creen que si logran que los fieles de su iglesia sean bautizados con el Espíritu Santo ya los van a salvar o van a hacer que nazcan de nuevo o que tengan una vida prospera o cosas así. Pero en realidad no es así. El bautismo con Espíritu Santo es algo importante, pero mucho más importante que eso es obedecer Dios. El Obispo Macedo marca esta diferencia entre ser bautizado y lobedecer a Dios porque se ha dado cuenta que hay mucha gente que tiene el Espíritu Santo pero aun así continua con la vida destruida. Y no son personas engañadas por demonios que se hacen pasar por el Espíritu Santo. Entonces buscando la respuesta a ese problema descubrió que es porque esas personas tienen Espiritu Santo pero no le obedecen totalmente. Y lo que bendice es la obediencia y no tanto poseer el Espíritu Santo. 
Para quien no lo sabe, el Espíritu Santo es derramado en los hombres sin necesidad de que estos dejen todos sus pecados. Eso no quiere decir que Dios acepte la desobediencia, sino que él considera que es necesario derramar su Espíritu para que este desde el interior de una persona lo ayude a obedecer. Además también hay que reconocer que todos los pecados que comete un hombre no pueden ser abandonados de la noche a la mañana. Y eso Dios lo sabe, por eso es paciente en esperar hasta que la obediencia a él sea completa. Y para ayudar a vencer las tentaciones, las luchas, las tribulaciones y varios pecados bautiza con su Espíritu a muchas personas que así lo desean de todo su corazón. 
Es claro que si Dios bautiza a alguien con su Espíritu se debe a que en algo por lo menos esa persona le obedece. Pero el problema es que la mayoría de las personas no toman conciencia de eso, de que todavía no son 100% obedientes a Dios desde que se bautizan con el Espíritu Santo. Sino todo lo contrario ya se creen 100% obedientes y planean así locuras como entrar a la obra sin ser llamados por Dios y cosas por el estilo. Todo eso perjudica la voluntad de Dios, porque ¿Cómo Dios va poder enseñar a una persona a obedecerle cuando esta piensa que ya no tiene nada más que aprender?. El hecho de que una persona sea bautizada con el Espíritu Santo no significa que también sea 100% obediente a la palabra de Dios. El propio Obispo Macedo lo ha reconocidó con las palabras escritas al comienzo de este texto. Llegar a obedecer a Dios en todo es miles de veces más difícil que conseguir ser bautizado con el Espíritu Santo. Hay personas que ya al poco tiempo de venir a la Iglesia son bautizadas, pero ¿La obediencia total a Dios cuando la consiguen?. El propio Macedo ha reconocido que alcanzó uno de los beneficios más importante de Dios que es la felicidad espiritual mucho tiempo después de ser bautizado con el Espíritu Santo. Este señor ha explicado que la diferencia de tiempo que separó dicha bendición de su bautismo fue el tiempo en que tardó en aprender a someterse (obedecer) a Dios. Cuando aprendió a obedecer a Dios como este quería ahí recién obtuvo uno de los frutos del Espíritu, la alegría o felicidad espiritual. 
Todo esto explica porque hay personas que no tienen una vida muy buena pero que aun así han logrado ser bautizados con el Espíritu Santo. Es que su obediencia todavía no es completa. Aunque no hay que dejar de reconocer que hay algo de Dios en ellos. 
Dios no tiene problemas con los recien bautizados si es que estos reconocen que todavía les falta mucho para obedecerlo totalmente, como él quiere. En cambio, lo que si no le gusta y le da muchos dolores de cabeza son aquellos hijos que por recibir el Espiritu Santo ya se creen Batman, Super Man o algún Super Heroe similar. Con estos Dios solo puede esperar a que se equivoquen tomando decisiones erradas y cuando ya estén sufriendo mucho por eso clamen a él pidiendole consejos para salir de esa situación. Y es que la persona que es recien bautizada no sabe todavia cómo someterse a Dios totalmente, necesita tiempo para aprender. Los lideres deben tener conciencia en eso. Para poder explicarles a los nuevos hijos de Dios que todavia están naciendo de nuevo, que tienen que tener paciencia, en fin, deben guiarlos cuidadosamente como un pastor a su rebaño, para que estos no se pierdan tomando actitudes erradas. 


Otro dato importante el bautismo no habilita la entrada a la obra de Dios. Lo que permite entrar a trabajar como obrero o pastor es una orden directa de Dios que viene para el candidado a algún cargo. Es en resumidas cuentas la certeza de que Dios está llamando para la obra, pero no la certeza de que se tiene el Espiritu Santo y de que se desea ser obrero o pastor. Hay mucha gente que no espera el llamado de Dios para entrar a trabajar en la Iglesia y despues los problemas son muy graves. Esa persona quizás hasta tiene Espiritu Santo pero como no le obedece del todo despues termina muy mal. Es que debió haber esperado el llamado. Cuando Dios no llama a una persona a la obra generalmente es porque esta no fue preparada todavia para enfrentar lo que tendrá que hacer. Hay mucha gente que se guia por su deseo de entrar en la obra y cree que por que tiene ese querer ya puede hacerlo sin ningun tipo de problemas. Más se hace grande su creencia cuando recibe el bautismo con el Espiritu Santo. Pero eso está mal. Y muchos lideres espirituales han enseñado que solo con querer entrar a la obra y ser bautizados más algunos requisitos de prosperidad ya es suficiente. No es asi. ¿Donde esta el llamando de Dios?, ¿Donde esta la guia de él?. Si hay guia de Dios para entrar a la obra no hay problema. Pero si no, de que sirve que el candidato a la obra sea millonario, o un gran evangelista y esté repleto de Dios. Si no hay guia, NO SE PUEDE por más que el lider espiritual de turno lo exija, NO SE PUEDE, por más que candidato lo desee con toda su alma, NO SE PUEDE. ¿Hasta cuando?, hasta que Dios diga que SI se puede, hasta ese momento.
A Dios no le importa si el canditado a entrar a la obra tiene fe para ejercer algún cargo, a Dios lo que le interesa es que este le haga caso y que entre cuando él le mende. Es lo que el Obispo Macedo ha querido decir cuando expresó en internet que la fe correcta es aquella que está de acuerdo con la voluntad de Dios. Mucha gente tiene fe para hacer cosas que Dios no quiere que ese hagan. 
Los lideres tienen que prestar mucha atención a lo anterior. Porque son los encargados de levantar obreros, pastores y obispos. También deben hacer esto los que ya saben que van a acupar alguno de esos cargos más adelante. Dios exige para estos que sepan cómo orientar a las personas según su voluntad. Y no es un juego esto. El Obispo Correa encargado del cuidado de los obreros de todo Brazil explicó que en la mayoria de la veces en que un obrero cae en la fe es porque nunca debió entrar en la obra, es decir, entró antes de tiempo, no esperó el llamado que viene de Dios. Y también aclaró que no sólo obreros como este fueron los que cayeron sino también lo hicieron quienes los levantaron como tales. A tener en cuenta eso. El error del lider de no saber cuando se está listo para ejerer un cargo en la obra lo paga el fiel que le obedece, pero tarde o temprano este lider también recibe su merecido por su ignorancia espiritual.   
Hay pastores que han sido levantados a muy poquito tiempo de tener el Espiritu Santo. Y no porque Dios los haya llamado sino porque creyeron que por tener el Espiritu Santo y por desear trabajar en la obra ya era suficiente. Grave error. Así como existe la certeza de tener el Espiritu Santo, tanbién existe la seguridad espiritual, que viene de Dios, de que ya es momento de luchar por entrar a la obra. Casi nadie espera esa certeza. Por eso es que hay tantos obreros, pastores y hasta obispos caidos en la fe. Que despues de 10 o 20 años de trabajo van hacia su superior y le confiesan que ya no desean seguir con sus cargos, que se dieron cuenta después de tantos años que nunca nacieron de nuevo. Esto está ocurriendo y hay muchos que todavia están en esa misma situación y no se han animado a decir la verdad, por miedo, verguenza o cosas por el estilo. Es que trabajar 10 o más años sin haber nacido de nuevo o sin haber sido llamado por Dios para tal o cual cargo no es nada facil de aceptar. Pero lo peor de todo es que ni abandonan sus cargos ni tampoco dejan de enseñar mal. Son estos los que orientan mal al pueblo de Dios.Y no es que en este lugar se quiera condenar a alguien, todo lo contrario. Acá hay perdon, porque se vive en una época en la quie Dios decidió perdonar a todos sin importar el pacado que se haya cometido. Pero lo que se busca es poder hacer conciente al lector de que debe tener cuidado no sólo con gente que está fuera de las iglesias sino también con gente de trabaja dentro y que parece a simple vista que es muy de Dios. Esto lo ha dicho el Obispo ya muchas veces. Porque él sabe que hay gente en la IURD que tiene un cargo espiritual alto y que no se lleva bien el creador. Lo peor de esta gente son los consejos que dan y la molestia que ejercen a los que si quieren obedecer a Dios. Es que los demonios no juegan. Quizás hasta la persona usada por el mal ni se da cuenta de ese detalle, de que el diablo la domina. Pero el problema si lo presenta el mal ya que este sabe cómo crear problemas en las iglesias para destruir la fe de los fieles y hasta de otras autoridades espirituales. Y de hecho el diablo ha realizado esto muchas veces y continua haciendolo hasta hoy. Muchos ex pastores han reconocido ser usados por el mal para perjudicar a otros. Es verdad, por eso hay que tener mucho cuidado más cuando se trabaja en la obra. 
Otra cosa para resaltar de lo que dijo es Obispo es la igualdad que Dios coloca para todos los que desean sus bendiciones. La obediencia total es siempre el precio a pagar para obtener todo lo que Dios promete en la biblia. Y acá no hay diferencia de clases sociales, ni cultura, ni inteligencia o cosas así, es solo obedecer o no obedecer. Si se obedece hay bendición sin importar que se sea rico, pobre, se sepa leer o no, se sea obrero, obispo o etc. Todos tienen que pasar por el camino de la obediencia para llegar a agradar a Dios.  
En otros artículos se va a detallar un poco más que se quiere decir con la palabra “Obediencia”. 
Hay otros mensajes interesantes para analizar del máximo líder de la IURD. En otras publicaciones se hablará de ellos. 
Un saludo cordial
Martin Sánchez