miércoles, 28 de septiembre de 2011

La raiz de todos los males 2

Continuando con el mensaje anterior, creo que quedó claro que los problemas que pasa el ser humano –o por lo menos  gran parte de ellos- provienen de la desobediencia a las reglas de Dios. Ahora bien, ¿cuáles son esas reglas?, ¿Qué es lo que hace  de mal una persona para qué demonios puedan tomar su cuerpo y crearle dolores de cabeza constantes, vicios, etc..?, ¿Qué es lo que hace de mal un obrero o pastor u obispo para sentirse cansado, desanimado, frio en la fe?.
Las formas de desobedecer a Dios están plasmadas casi todas en la biblia. Ahí hay mensajes que dicen que “no se debe matar”, “que se debe perdonar”, “que no se debe ser infiel en el matrimonio”, etc.. Pero estas reglas casi todas las conocen y hasta practican. Y yo no quiero decir más de lo mismo, sino ¿para que escribo?. ¿Por la vanidad de repetir algo que enseña el pastor en la iglesia?. No tiene sentido, por lo menos para mí no lo tiene. Yo escribo porque quiero explicar cosas que Dios me ha enseñado y que son ocultas para muchos líderes espirituales. Cosas que vienen del propio Dios y que tienen la finalidad de corregir caminos torcidos, que en términos espirituales seria, “fe torcida”. Estoy cansado de ver errores espirituales en obreros, pastores, obispos errores que son groseros en la fe. Más triste me pongo todavía cuando veo que los que se equivocan personas sinceras, humildes pero que aun así el acto de pedirles un consejo es como tener a satanás de sicólogo, de verdad es así  y no exagero, después te vas a dar cuanta del porqué de lo que digo, porque tengo todo para demostrar que hay verdad en mis palabras, cuento con buenos argumentos y ejemplos de vida además de la guía del Espíritu Santo porque no soy tan bobo de actuar sin su guía. Si estos trabajos no fueran aprobados por Dios te aseguro que no me animaría a redactar una línea mucho menos mostrar a alguien lo que escribo. Y es que mi intención no es la de corromper la fe de las personas sino corregir. Además estos trabajos no están destinados a personas que son nuevas en la fe sino todo lo contrario va dirigido a líderes espirítales, como obreros y pastores. Y hay que tener mucho coraje para hacer eso, más en la posición que ocupo en la iglesia, porque soy un simple miembro. Sería muy tonto de mi parte querer cambiar la fe de alguien que se lleva bien con Dios. El propio Espíritu Santo me pisaría  la cabeza si quisiera hacer algo así. Se de eso y se también de las consecuencias con las que cargo si es que soy guiado por demonios para crear dudas en la gente con las cosas que digo. De todo eso se, aun así, igual escribo. ¿Por qué?, porque hay un espíritu que me guía y su poder es más fuerte que cualquier cosa que pueda pasarme por publicar estos trabajos. En fin soy guiado para hacer estos trabajos así como vos también querido lector para leerlos. Te aseguro que no te vas a desviar de la fe que tenes en Dios por escuchar mis palabras ni tampoco vas a perder el tiempo. Al contrario vas a aprender ciertas cosas que no sabías de la fe que te van ayudar a comprender de mejor manera el mundo espiritual según los ojos de Dios. Eso sin contar que vas a salvar muchas más almas de la que pensabas porque te voy proveer de lo mejor de lo mejor que hay en sabiduría espiritual. Todo eso te lo aseguro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario