martes, 15 de febrero de 2011

¿Qué significa entregarse a Dios?

En todas las Iglesias Universales se enseña a las personas que "deben entregarse a Dios", pero ¿qué significa verdaderamente este término?, ¿qué implica la "entrega a Dios"?. 
Entregarse a Dios quiere decir "sujetarse a la voluntad de Dios", "comprometerse a hacer todo lo que Dios mande" para después hacer todo lo que Dios quiera. Eso significa entregarse a Dios. Cuando los pastores u obispos piden a los fieles mientras oran que "entreguen la vida para Dios" están queriendo decir que se comprometan a obedecer todo lo que el creador les diga que tienen que hacer.
Muchas personas creen "erróneamente" que estar entregado a Dios es otra cosa. Creen por ejemplo que estar entregado a Dios es SOLAMENTE no mentir más, no tener sexo antes del matrimonio, ofrendar frecuentemente, evangelizar, ser obrero, trabajar en la iglesia, o cosas semejantes. Y no es TAN  así. Si bien es cierto que parte de la entrega está formada por aquellas cosas, no es lo único que hay que hacer. Como entregarse a Dios significa depender de lo que Dios mande el cristiano que quiera entregarse al creador debe tratar por todos sus medios de buscar saber cual es la voluntad de Dios para su vida, es decir, debe tratar de averiguar mediante la lectura diaria de la biblia y la consulta al creador(u otro medio) qué es lo que debe hacer y qué no. Dios -por supuesto- responde haciendo entender al fiel que lo consulta sobre lo que tiene que hacer.  Así después el fiel obedece la orientación del creador y se genera "la obediencia a Dios".

A continuación algunos ejemplos de falta de entrega que a simple vista no lo parecen:
-El obrero que no miente, ni roba, ni sale a boliches, evangeliza mucho, pero aun así Dios ya no quiere que siga con ese cargo porque nunca se preocupa por saber cual es la voluntad de Dios para su vida y como lo que quiere es sanar, curar y liberar a las personas piensa que hace la voluntad de Dios y por lo tanto se cree entregado a él. Ese obrero no está entregado a Dios. Si muere, ¿a dónde irá su alma?.
-El evangelista que trabaja duro para salvar almas para Jesús pero que ejerce esa función sin darse cuenta de que Dios no quiere que haga eso(en su casa particular porque salvar almas no es pecado si lo es cuando Dios no quiere que tal o cual persona participe de un servicio de evangelización). Por más que traiga miles de almas a la iglesia como no hace la voluntad de Dios no está entregado a él.
_El comerciante que lucha por ganar mucho dinero para poder ayudar a crecer a su iglesia con sus ofrendas pero que nunca consulta a Dios sobre cómo dirigir su empresa, ni sobre cómo ofrendar, tampoco agrada al creador aunque gane millones y los deposite todo en el altar.
_El miembro que sólo se preocupa por hacer sus sueños personales realidad aunque estos a simple vista no constituyen pecado, como por ejemplo recibirse, ganar dinero, etc.. pero que nunca consulta a Dios sobre si esos sueños están a corde con los planes del creador para su vida. Por más que consiga todo lo que quiere usando la fe no está entregado a Dios. Dios también tiene planes y esta persona al luchar por hacer realidad sus sueños personales acaba descartando los de Dios para su vida. 
_El miembro antiguo que desesperado por conseguir una pareja elige a una persona para noviar pero como esta no le da atención usa las armas de fe para enamorarla sin consultar a Dios antes si es que está o no de acuerdo con lo que desea hacer. Esa persona no está entregada a Dios. De otro modo le habría consultado.

Muchas veces la falta de entrega al creador no se debe a la existencia de una mala intención en el interior del fiel. Al contrario, hay muchas personas que quieren seguir a Jesús y por eso están dispuestas a hacer TODO lo que Dios les mande. Es solo que en la mayoría de los casos estas no saben qué deben hacer para obedecer a Dios. Es por ello que lo terminan desagradandolo aunque no sea esa sus intenciones La falta de sabiduría en el siervo de Dios sobre cómo hacer la voluntad divina es la causa de muchos males que se viven actualmente en nuestras iglesias.
La persona que está entregada a Dios busca saber lo que el Señor quiere que haga y después de conseguir esa información hace lo que Dios le pide.
A media que aumenta la obediencia del fiel a lo que Dios le pide las promesas de la biblia pasan a cumplirse en su vida de manera natural. Las bendiciones de Dios siguen a aquellos que le obedecen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario