viernes, 31 de diciembre de 2010

Ser llamado por Dios

El mensaje que voy a publicar a continuación proviene de la página de "Nanda Becerra". Lo escogí para demostrar que no soy el único que piensa que para ser pastor o obrero primero hay que ser llamado. Incluso en los casos en que se tengan muchas ganas de servir y hasta se esté liberado. Por eso es que si no hay llamado de Dios para el servicio en la obra no se tiene que entrar en ella. 
En las iglesias no siempre se explica esto de que "para trabajar en la obra como autoridad espiritual(de obrero para arriba, no incluye a los evangelistas) tiene que haber un llamado". Lo que generalmente se enseña es que "si se tiene el Espíritu Santo ya es suficiente para servir". Eso es un error. Ya que además de tener Espíritu Santo hay que desear servir en la iglesia, haber nacido de nuevo y ser "llamado por Dios". Noten que son 4 los requisitos para la obra, tener Espíritu Santo, haber nacido de nuevo,  querer servir en la iglesia y ser llamado. Hay mucha gente que entró a la obra solo con el bautismo del Espíritu Santo y el deseo de servir. Por supuesto que sus ministerios son  "un desastre".  
La semana pasada el obispo Macedo emitió un comunicado en su blog personal en el cual aclaraba que "el nuevo nacimiento y el bautismo con Espíritu Santo son cosas totalmente distintas". Es por eso que hay muchas personas que aun teniendo Espíritu Santo dentro de su cuerpo viven una vida "desastrosa". Dios necesita para  que una persona nazca de nuevo que primero esté bautizada con su espíritu. Pero mucho gente cree que cuando Dios bautiza a alguien significa que ya nació de nuevo. Eso no es así. Para que tengan una idea de la diferencia entre uno y otro temporalmente hablando les voy a comentar lo siguiente. Si yo soy bautizado hoy con el Espíritu de Dios el nuevo nacimiento(si es que lo busco claro) lo voy a tener recién dentro de 1 año o más. ¿Me entienden?. Aunque no lo crean en nuestras iglesias tenemos obreros que fueron levantados a la obra a días de ser bautizados con Espíritu Santo. ¿Y el nuevo nacimiento?...Ni hablar del "llamado" porque Dios no va a colocar de obrero a alguien que no nació de nuevo. Pero como no se le consulta antes de actuar se cometen ese tipo de errores. Pero ustedes ya saben no es lo mismo nacer de nuevo que recibir el bautismo con Espíritu Santo. Además de la diferencia temporal que les señalé también hay una diferencia sustancial. En nacido de nuevo es otra criatura distinta a la que era antes. En cambio el bautizado con Espíritu Santo no cambio del todo por dentro, sigue siendo igual con la diferencia de que ahora tiene algunos "dones" espirituales como "entendimiento claro del mundo espiritual", "habla en lenguas", entre otras.
Una aclaración más sobre este tema, mucha gente podría pensar de que si es "bueno por dentro" no hace falta nacer de nuevo. Y por eso en esos casos con el ser bautizado por Dios, más el deseo de servir, alcanza para entrar a la obra, pero no eso no es verdad. Por más que una persona sea "buenísima de carácter" y "excelente ser humano" tanto como "la madre Teresa de Calcuta" no es nacida de nuevo para Dios. Ser bueno "humanamente hablando" no quiere significar nuevo nacimiento. El nuevo nacimiento no solo implica dejar "vicios y pecados" también abarca un cambio interior por que Dios da un nuevo "pensamiento" y un nuevo "corazón". El ser humano por más bueno que sea no puede por si solo tener la mente de Cristo ni tampoco un corazón sometido a Dios. ¿Me entienden?. Si o si se tiene que pasar por el "proceso" espiritual que lleva al nuevo nacimiento. Aunque la persona no fume, no tome, no sea envidiosa ni rencoroza, igual no posee una mente y corazón sometido a Dios. Tendrá -en esos casos- a lo sumo un "buen carácter humano" pero no poseerá un carácter divino. Y por tanto no es de Dios todavía. Eso lo enseño porque no todo el que está en la Iglesia Universal vino por problemas de carácter o de vicios, muchas personas llegaron a dicha institución por un inconveniente de salud, pero por dentro son buenas personas. Aun así tienen que buscar su nuevo nacimiento. 
Por ultimo quiero destacar que la voluntad de Dios no solo existe en los casos en que se quiera entrar en la obra para servirlo ahí. Todo lo contrario abarca todas las areas de la vida. Por eso se tiene que tener el mismo temor y cuidado que se posee(para los que lo poseen) antes de decidir entrar o no a la obra para hacer todo tipo de cosas en la vida. Como por ejemplo elegir una carrera o una persona para casarse, un trabajo a realizar, participar de una Campaña de Israel o no, etc.. Mucha gente se preocupa en consultar a Dios solo en determinadas situaciones pero no en otras. Por eso sin darse cuenta se van apartando de los "caminos de Dios". Como hay un plan trazado para cada siervo siempre se tiene que consultar a Dios antes de tomar decisiones tanto las importantes como las pequeñas. Ya que cualquier cosas que se haga puede perjudicar el cumplimiento de los sueños que Dios tiene para uno. Y si se perjudican los planes de Dios se peca y como consecuencia la fe disminuye, hay "enfriamiento en la fe", hay sentimiento de "cansancio espiritual", etc..

Atrio o Altar



“Yo quiero servir en Altar”
Muchos de los mails que recibo poseen esta pequeña frase.
Ahora vamos a razonar juntas lo que está mal en ella, ok?
Cuando tienes a una persona trabajando en tu casa, ¿quién dice y escoge aquello que va a hacer? ¿Tú o ella?
Tú le diste trabajo a esta persona para servirte, ¿correcto?
Entonces, tú dices qué es lo que ella va a hacer cada día de la semana, donde va a limpiar, la ropa que va a planchar. Si va a cocinar, tú dices lo que ella debe cocinar, y así sigue…
Ahora vamos a hacer de cuenta que tú eres una empleada doméstica.
Entonces llegas a trabajar y le dices a tu patrona “Mire Doña Fulana, hoy no quiero planchar, quiero sentarme en el sofá y mirar TV!”
Gente, la cara de la doña fulana sería muy graciosa, porque jamás esperaría una actitud así!! Pero a ella no le iba a causar mucha gracia y probablemente te podría de patitas en la calle…
El punto es el siguiente… Amigas, quien quiere servir, principalmente a Dios, no elige dónde servir, está siempre lista para hacer lo que Dios mande…
La obra de Dios no es como una profesión que escoges hacer, es un llamado.
Otro día una joven me escribió: “Dejé de estudiar, pues quiero servir en altar y estoy esperando ser llamada”
Le dije que me parecía un error! Piensen conmigo:
¿Imaginen si ella no es llamada? ¡Dejó de estudiar! Está “parada” en el tiempo, esperando… ¿Y hasta cuándo va esperar?
Puedo verla, mucho tiempo después, frustrada, desanimada y volviéndose en contra de Dios y la iglesia!!
Y hay más!!!
Quiere decir que para conquistar en el mundo, estudias, pero para Dios, para hacer Su obra, no precisas hacer nada, no precisar desarrollar tu mente???!!!
No estoy diciendo que tener estudio es un requisito para hacer la obra de Dios, ¡de ninguna manera!
Tenemos muchos hombres y mujeres de Dios que no tienen ningún estudio y están venciendo y en la fe, pero no fue una elección de ellos!
La obra de Dios es maravillosa y muy versátil también!
Miren, desde que estoy haciendo la obra de Dios, ya hice de todo un poco… Limpiar baños, limpiar iglesias, di clases de inglés, conduje un programa de televisión, programas de radio, consejera, trabajé y aún trabajo en las oficinas haciendo la contabilidad y otras cosas, hacemos visitas en hospitales, asilos, orfanatos y casas, ayudo a mi marido en la corrección de diarios y folletos que preparamos, escribo en este blog!
Lo voy a dejar por aquí, pero todavía hay mucho más!!!
Y tú aún crees que no debes hacer nada? Desarrollar tu mente, no ayudaría???
Mientras no eres elegida, todo lo que inviertas en ti misma, cuando vinieres para el altar (si vinieres), aquello va a ser aprovechado y multiplicado!! Tú vas a poder ayudar mucho más!!
El “deseo” de hacer la obra en el altar puede existir en tu corazón, pero el poder y el realizar pertenecen al Señor… ¡Él escoge, Él llama!
Vive una vida que glorifique Su nombre y cuando el llamado venga, tendrás algo que sacrificar…
Tu deseo tiene que ser servir, en donde tu Señor elija.
Atrio o altar, la elección es de Él, no nuestra

No hay comentarios:

Publicar un comentario