jueves, 30 de diciembre de 2010

Lo ultimo que Dios

Cada vez que voy al Monte Sinaí con un grupo de pastores, Dios nos habla en ese lugar. Cuando digo que Él habla a nosotros, no quiero decir que escuchamos una voz. Él habla en espíritu: de Su Espíritu a nuestro espíritu. Nos hace entender Su voluntad, nos da una dirección clara para nuestras vidas, algo que podemos comenzar a hacer cuando bajemos de la montaña.
En las semanas antes de nuestra subida, el Espíritu Santo nos mostró la necesidad de tener nuestros sueños alineados con los sueños de Dios.
Obispo Renato Cardozo
(comunicado publicado por Internet. Está recortado. El recorte es mio y lo hice con la finalidad de dejar bien en claro que una cosa en luchar con el poder de Dios para hacer realidad "mis sueños personales" y otra muy distinta es luchar para hacer realidad los "sueños que Dios tiene para mi". ¿Se entiende?. Y como siempre lo digo en este blog los sueños de Dios no siempre coinciden con los sueños de sus siervos. Por eso es esencial la consulta a Dios para saber si por lo que se está luchando es realmente parte del sueño que el creador tiene para uno o directamente es todo lo contrario).

No hay comentarios:

Publicar un comentario