miércoles, 17 de noviembre de 2010

Noviazgo Cristiano Vs. Noviazgo "Del Mundo"



El noviazgo según la voluntad de Dios es distinto al común que todo el mundo tiene. Estas son algunas diferencias:

- Sexo: los novios cristianos no pueden tener sexo hasta que se casen, el sexo se lo mira desde dos puntos de vista, el físico y el síquico. Por lo tanto no se puede tener sexo físico con la persona amada ni tampoco sexo síquico, es decir, fantasías sexuales (salvo las involuntarias que vienen generalmente cuando se sueña). Los novios del mundo si pueden codiciar en el corazón a su pareja y tener sexo físico las veces que quieran.

- Fidelidad: ser fiel al otro es un mandamiento divino por tanto quien no cumple con esa normativa cuando novia está pecando. En esto hay coincidencia con el noviazgo del mundo.

- Enfriamiento amoroso: es un pecado enfriase en el amor que se siente con la otra persona. En el noviazgo cristiano hay un espíritu que coloca amor en los convertidos que nunca se agota al contrario siempre crece. Por eso no se puede decir que las parejas se separan por que se murió el amor o se cansaron uno del otro. Eso sí sucede en el noviazgo mundano porque no hay Espíritu de Dios en los miembros de la pareja derramando amor y renovando ese amor con forme pasa el tiempo.

- Confusión: En el amor cristiano no existen confusiones y si las hay es pecado. Nunca un cristiano convertido puede llegar a decirle a su novia "vamos a dejarnos porque estoy confundido no sé qué me pasa" o algo similar a esto "me gusta otra persona". Eso nunca puede pasar si es que hay sello del Espíritu de Dios en los miembros de la pareja. Si sucede es por falta de obediencia a Dios. Esto en el noviazgo mundano es común, Muchos se separan porque se enamoran de otra persona mientras están noviando con una. Son demonios lo que provocan esos cambios internos. 

- Paso previo para el casamiento: El noviazgo cristiano es un paso previo para el casamiento. La pareja de Dios no se pone a noviar para conocerse o para ver si es que realmente son compatibles y deben casarse. Se  ponen de novios porque saben que son uno para el otro y dentro de un tiempo van a casarse. El noviazgo es una organización previa del matrimonio. Eso sucede porque hay un espíritu que derrama certeza en sus corazones y les explica aun antes de ponerse a noviar y hasta de conocerse que son uno para el otro y que por eso se van a casar tarde o temprano. En el noviazgo del mundo no pasa esto, en primer lugar es raro pensar en casarse cuando se novia y en segundo no hay certeza de que la otra persona realmente sea la pareja ideal.

- Espíritu Santo: En el noviazgo cristiano cobra especial importancia la guía y dirección del Espíritu de Dios para dirigir la relación ya sea en los encuentros que van a tener, de que temas van a hablar cuando estén juntos, que es lo que pueden hacer y que no, que días verse y cuánto tiempo etc. Los novios cristianos siempre están pidiendo que Dios los guié con su Espíritu para que se comporten en el noviazgo como él desea. En el noviazgo del mundo los miembros de la pareja son los que deciden que hacer y que no, de que temas hablar cuanto tiempo verse, etc. No hay participación de Dios en sus actos y pensamientos. 

- Responsabilidad y compromiso: el noviazgo cristiano se ejerce se manera responsable ya que los miembros de la pareja saben que no es un juego la vida sentimental según la voluntad de Dios. Cuando una persona se pone de novio con otra tiene que saber que automáticamente le nacen nuevos derechos y deberes cristianos. Y que si no los cumplen ni los ejerce constituyen pecado. Si el novio por ejemplo no le da importancia a la novia y no la trata bien, está pecando. En el noviazgo cristiano no se admiten "histeriqueos" o "mentiras" o "despistes" porque los miembros tienen el conocimiento de que Dios los está vigilando. Y que valora la entrega de uno para con el otro. Si uno de los miembros de la pareja no toma enserio la relación argumentando  que no está todavía casado se está equivocando. A Dios no le gusta eso, el noviazgo no es un juego y no hay lugar para histerismos o cosa semejante. Cada uno de los miembros de la pareja debe hacer lo que Dios le pide. En el noviazgo mundano se admiten histeriqueos, despistes, falta de entrega, etc..Y aun en el caso de que no se los admita no hay forma de evadirlos, el cambio interior solo Dios lo puede provocar.

- Una sola fe y sumisión: Aunque la pareja no esté aun casada tiene que haber ciertos elementos que hagan que se llegue a un acuerdo. Dios quiere siempre que haya una sola fe entre los miembros de la misma. Para ello uno debe ser el que manda y el otro el que obedece. No puede haber dos pensamientos. Y el líder según la voluntad de Dios siempre es el hombre y la mujer es la que debe obedecer sus órdenes siempre y cuando estas se ajusten a moldes encomendados por el Espíritu Santo. Así se logra una santa y perfecta comunión de pareja. Eso no quiere decir que la mujer no pueda proponer ideas para realizar en la pareja o negarse a hacer ciertas cosas, después de todo, todavía no son marido y mujer, pero si se debe tener conciencia de que en lo poco que puedan hacer como novios tiene que haber siempre acuerdo tomándose como líder espiritual al varón por sobre la mujer, él es quien decide. En el noviazgo mundano esto no pasa de seguido ni es regla general a la cual se intente someterse.

- Obediencia a Dios: para que la relación de noviazgo funcione bien los dos tienen que estar bien con Dios es decir tiene que haber aprendido a obedecerle de tal manera que como resultado tengan una buena vida. Si se llevan bien con Dios no habrá problemas para llevarse bien uno con el otro. De lo contrario las cosas se complican un poco hasta que se logre ese estado de bonanza espiritual. En el noviazgo mundano a Dios no se lo considera.

- Besos, abrazos, tomadas de la mano, palabras candentes, caricias, y acercamientos: En el noviazgo cristiano se admiten los besos, los abrazos, las tomadas de la mano, alguna que otra caricia y hasta acercamientos siempre y cuando no tenga un connotación sexual, es decir no esté hecha para excitar sexualmente al otro con la intención de llevarlo al acto sexual. Si esto no sucede no hay problema y no se peca. Queda claro que por un simple acercamiento (u mirada o caricia o beso etc.) entre dos personas que se aman y que están en incontinencia sexual desde un tiempo sus cuerpos van a excitarse pudiendo producir en el hombre una erección y en la mujer lubricación vaginal. Pero esa excitación no es pecado. Es una reacción natural del cuerpo humano y siempre que no sea buscada y sea involuntaria no hay problema para Dios. Si un obrero soltero es médico ginecólogo y va a su consultorio una mujer de seguro cando la examine se excitara sexualmente y hasta quizás tenga una eyaculación mientras observa o palpa la parte sexual desnuda de la dama, sin embargo no es pecado ya que es involuntario y es además es parte de su trabajo. Los estudiantes de medicina cristianos por ejemplo tienen que acudir a clases en las cuales se examinan cuerpos desnudos de mujeres y hombres y eso les produce excitación. Aun así no pecan porque es un acto natural e involuntario. Además la exposición a la excitación en este caso no está hecha con fines pecaminosos sino con el objetivo de logar ayudar a personas a sanarse de ciertas dolencias, por eso es que no es malo antes los ojos de Dios aun cuando sin desearlo se llegase a un orgasmo.

En el noviazgo cristiano pasa lo mismo. Los miembros de la pareja mientras cumplen sus obligaciones sentimentales pueden sentir excitación(estar juntos, charlar, etc..). Aun así no es pecado. Ni tampoco ese hecho tiene que ser una alarma para dejar de hacer tal o cual cosa. La única alarma para hacer o dejar de hacer algo es lo que Dios pueda decirle a cada novio. Por eso es necesario siempre pedir dirección al Espíritu Santo sobre qué hacer y que no cuando se está en pareja. Esto lo deben hacer ambos por que las obligaciones espirituales cuando se está noviando caen tanto en el hombre como en la mujer y son distintas para cada sexo. Es decir al hombre Dios le va a orientar una cosa y a la mujer otra (como dirigir la pareja para él y someterse para ella). Por eso es importante que los dos sepan cómo llevarse con Dios a fin de no realizar actos “fanáticos” como por ejemplo “charlar con la novia estando la suegra presente” con la supuesta intención de no “ser tentados”. La pareja tiene que tener intimidad para poder desarrollarse. En el caso de “la charla con la novia pero con la suegra presente” aunque parezca tonto es algo que ocurre con ciertas personas. Ello se debe a que ambos miembros de la pareja o uno de ellos tiene miedo de pecar y ese es el motor de su actuar. Cuando en realidad lo que debe motivar al cristiano no es el temor sino lo que Dios manda a hacer. Eso quiere decir que si Dios dijo que hay que hacer alguna cosa y aunque se sienta miedo se tiene que obedecer. Por eso hay que siempre pedirle guía y dirección a fin de no ser guiado por el “engañosos sentimientos del corazón”. Es casi imposible que Dios mande a que el pastor se reuna con su novia charlando con la suegra con ellos para controlar…

¿Hasta cuándo acariciar, besar y tocar?. Todo eso lo establece el Espíritu Santo en cada caso pero en principio ninguno de estos actos es pecado. Lo que muchas veces ocurres es que los novios cristianos  piensan que la excitación es un pecado y no es verdad siempre y cuando no sea buscada con fines sexuales no hay problema. Si viene por un abrazo o acercamiento no constituye pecado y está permitido.

En el noviazgo mundano no hay límites para esto se puede hacer de todo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario