martes, 30 de noviembre de 2010

Mal uso del poder de Dios


El poder de Dios puede usarse para hacer su voluntad o para actuar en contra de ella. Eso es así, por eso se torna necesario consultar a Dios antes de actuar para no caer el uso equivocado de la fuerza del creador. Muchas personas creen que por el solo hecho de que se respondan sus oraciones quiere decir que Dios las ha dado con su consentimiento. Y eso no es así en todos los casos, ya que Dios responde a pedidos que le hacen y que están en contra de su voluntad. Y lo hace porque le insisten en un determinado pedido y además le pagan el precio que hay que pagar para que dé un milagro. Los que cometen este error son aquellos que son nuevos en el mundo espiritual o aquellos que siendo viejos nunca alcanzaron a comprender cómo se deben comportar frente al creador. Las oraciones, tanto como las campañas, cadenas, ofrendas tienen poder ya que Dios las mira y responde al pedido que le hacen a través de la entrega de ellas. Y muchas veces se pide mal, esto es en contra de lo que Dios tiene planeado hacer, aun así y como dijo que iba a responder lo que le pidiesen contesta las oraciones que le hacen.. Esto por supuesto que es un pecado y por tanto no trae buenos beneficios para nadie ni siquiera para Dios. Hay pedidos que no necesitan ser consultados porque a simple vista puede notarse que su cumplimiento forma parte del plan de Dios, como por ejemplo un pedido de sanidad. No hay que consultar a Dios para saber si él quiere sanar a tal o cual persona, por supuesto que quiere. Pero para otras cosas que se puedan necesitar si hace falta consulta, por ejemplo el trabajo a elegir, pareja con quien casarse etc.. En casos como los anteriores hay que preguntar primero antes de actuar, salvo que se tenga certeza de que tal o cual camino es el correcto. Una vez una señora dió un testimonio de un milagro de Dios pero que Dios no quiso hacer. Esta mujer tenía un hijo que estaba en las drogas y en mala junta, sin empleo, deprimido y nunca había venido a la iglesia(a pesar de que le habían invitado). Entonces ella para evitar que esté así y haga una locura le pidió a Dios insistentemente que le diera un trabajo. Dios respondió y por eso dió su testimonio. La señora contaba alegremente que ahora su hijo estaba mejor con ánimo y ganas de vivir. Todo hasta acá parece lindo pero por detrás había males trabajando. Resulta ser que el trabajo que tomó este joven es un empleo con el cual tiene que viajar toda la semana al interior de la provincia donde vive y solo puede venir los fines de semana a su casa en la capital. Y cuando viene vuelve cansado y ni siquiera por causalidad se le ocurre venir a la iglesia. Si antes no quiera hacerlo cuando tenía tiempo ahora con este trabajo que según la madre es una bendición tendrá una excusa para no ir. Y tampoco nunca agradeció a Dios por el trabajo que consiguió ya que para el joven él solo se lo ganó. ¿Se entiende?. ¿Será que Dios hubiese quiero bendecir a ese joven con un trabajo que lo aleja más de él?... Claro que la madre no está bien espiritualmente y por eso es que viendo el problema de su hijo hizo algo por él, uso su fe. Pero como no le pregunto a Dios que hacer, ni tampoco se le cruzo por la mente hizo lo que le pareció "a ella y no a Dios", correcto. Y como conclusión ahora el hijo está más lejos de Dios que nunca y ella está contenta con eso. ¿Se entiende?...Por supuesto que el pastor que recibió su testimonio nada le dijo, ya que si tomó esa actitud  y además lo cuenta como algo digno de imitar, es porque de Dios no tiene nada. Solo usa su poder para hacer lo que ella cree que es correcto. Todavía le falta madurar mucho. Pero al hijo sin darse cuenta con el poder de Dios lo llevo más al infierno aun. Por eso es que hay que preguntar a Dios antes de usar las armas de fe o simplemente pedir su guía antes de hacer las cosas. Entonces él siendo sabio puede actuar y evitar este tipo de erres en la fe. Si ella hubiese consultado a Dios antes de actuar el resultado sería otro así como el testimonio que daría. De seguro Dios no quiera eso para ese joven pero como la madre le insistió con el pedido tuvo que responder porque "el que pide recibe" dice la palabra. 


Dios no es el "solucionador de problemas de todo el mundo" al cual se acude para que haga lo que se le pide. Dios es SEÑOR lo que quiere decir que él es el que manda y decide que se debe hacer y qué no. Y si bien es cierto que arregla la vida de las personas lo hace porque está dentro de su plan y de acuerdo con su plan, si no fuese su idea por más que el ser humano le insista no lo haría. Si lo hace es por eso pero con la finalidad de que sus planes para los seres humanos se realicen y no para ser esclavo de una mujer que tiene problemas con su hijo. Él hubiese querido que esa mujer le pida orientación antes de actuar para que no se haga lo que el mal quiere, que es hacer que los siervos de Dios usen el poder divino para hacer milagros en contra de la voluntad del creador. Dios tiene buena voluntad para con el hombre pero no le gusta que "le tomen el pelo" él no es un títere de los humanos sino su señor y por tanto él es el que decide que se debe hacer y que no, qué pedir y qué no. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario