domingo, 17 de octubre de 2010

Obrero engañado




Si yo -cuando me levanto a la mañana- hago la siguiente oración "Dios hacé tu voluntad en mi vida, que yo sea lo que vos que querés que sea, que ofrende por lo que vos querés que ofrende y que me comporte como vos querés que me comporte", ¿qué creen que pasaría?. ¿Y si esa oración la hago todos los días, una vez a la mañana, otra al medio día y una última a la noche?. ¿Y si además persevero en esa oración haciéndola mi oración principal, además de ir a la iglesia en los días que me corresponde?, ¿qué creen que pasaría?...

Mucha gente se confunde y cree que porque Dios la acompaña en una que otra cosa, ya alcanzó agrandarlo. Y eso no es verdad. ¿Vieron los obreros que salen de la obra(por pecado claro)?. Bueno, ellos no salen porque pecaron de un día para otro, porque desobedecer a Dios cuando se aprendió a obedecerlo es muy difícil. Es decir, cuando se deja de pecar es muy difícil volver a caer otra vez. Porque hay un Espíritu que cuida que no se haga la voluntad del diablo en la vida del fiel. Y ese Espíritu es muy fuerte, estoy hablando del Espíritu Santo. Los obreros y pastores que caen lo hacen porque desde hace tiempo el mal ha estado actuando en sus vidas. Eso quiere decir que pasaron un largo periodo endemoniados haciendo el trabajo de la obra. ¿Se entiende?. Hubo un tiempo en el cual ellos -con o sin darse cuenta- estuvieron sacando demonios estando endemoniados también, sanando a las personas, estado endemoniados, atendiendo a la gente, estando endemoniados, hasta que un buen día no aguantaron más, pecaron y salieron de la obra. ¿Se entiende?. En ese lapso de tiempo en el cual ellos estaban endemoniados trabajando como si estuviesen liberados, estas personas tenían el poder de Dios de su lado. Por qué usaban la fe. Y Dios les respondía. Ellos les ordenaban a los demonios y estos obedecían, ellos quemaban espíritus y estos gritaban de dolor, en fin tenían el acompañamiento de Dios en lo que hacían, PERO lo que no tenían en su voluntad. Es decir Dios los ayudaba porque estos le pedían pero él no quería hacerlo, lo hacía en contra de su voluntad (¿Dios va a querer que un endemoniado sea obrero?), porque le pedían y el que pide recibe. Y estos no se daban cuenta de que estaban mal espiritualmente ya que veían que Dios les respondía sus oraciones y los demonios se sometían a su voluntad. Cuando ellos decían “demonios salí de ahí" el espíritu hacia caso a esa orden entonces los obreros o pastores endemoniados, se ponían contentos y pensaban que Dios estaba con los y que les agradaba su trabajo en la obra. Pero con el tiempo quedó demostrado que no era así porque salieron. Y ¿por qué salieron si realmente agarbaban a Dios?...

Me acuerdo un día que un pastor de la iglesia quería mucho salvar almas tanto que se olvidaba de hacer la voluntad del creador primero. Él, en una de sus reuniones, dió para mí un diario con el fin de salvar un alma e hizo la siguiente oración, "que Dios te acompañe y que te prospere en esta evangelización". Yo no quería evangelizar pero el pastor -como muchos lo hacen- me dio igual el diario para que lo llevase, es decir, no le importó si yo estaba de acuerdo o no, solo me dio el diario porque el sentía que tenía (él, no yo) salvar almas para la iglesia. Entonces fui con el diario para una plaza de mi ciudad y encontré a una mujer. Cuando quise hablarle de Dios ella comenzó a contraer sus músculos y a ponerse nerviosa, es decir comenzó a manifestarse el mal en ella. Y el mal tenía miedo, no de mí, sino del que estaba conmigo en esa evangelización, es decir Dios. Entonces ahí me di cuenta de que había poder en esa oración. Y que Dios me estaba acompañando, PERO también me di cuenta de que Él NO QUIERA QUE HAGA ESO pero tuvo que hacerlo, es decir, acompañarme porque el pastor quiera salvar almas. ¿Alcanzan a entender la diferencia entre salvar almas y hacer la voluntad de Dios?. Dios no quiera que yo fuera a evangelizar porque él sabía que yo no estaba preparado para eso, pero igual me acompañó por pedido del pastor, pero repito NO QUERIA. Si yo hubiese puesto el corazón en esa experiencia que tuve, es decir si hubiese dicho algo como "el demonio se manifestó en la señora porque Dios estaba conmigo, eso quiere decir que soy de Dios", hoy estaría totalmente con la vida destruida. Hubiese entrado la obra sin ser llamado por Dios. Sólo por hacer caso a señales erróneas y no a la voluntad divina. En el caso de los obreros y pastores que salen de la iglesia por estar endemoniados, pasa algo similar a esto que me ocurrió a mí. Ellos ven que sanan y que curan porque le piden a Dios que los use para eso y como Dios responde su pedido creen que son de Dios verdaderamente. Y no es así. Ellos están endemoniados y fuerzan la fe, porque obligan a Dios a actuar cuando no quiere. Y creen que por ese acto son de Dios. Es decir, toman a Dios como su siervo y no su señor, le piden pero no le consultan si está o no de acuerdo con lo que hacen. Una cosa es decir "dame autoridad para sanar curar y liberar a las personas" sin importarme la voluntad de Dios más que sólo el hecho de que en la iglesia hay pocos obreros y hace falta gente para salvar almas y otra cosa muy distinta es decir Dios "hacé tu voluntad en mi vida que yo sea lo que vos querés en la tierra" y como resultado de esa oración Dios me muestre que tengo que ser obrero y ahí recién le pido "Dios dame autoridad para sanar, curar y liberar". Fíjense que en el primer caso yo pedí a Dios lo que yo creí que era bueno pero sin consultarlo primero, porque pensé que como había necesidad de obreros Dios no me iba a rechazar, y en el segundo traté de hacer su voluntad y dejé que el decidiera que hacer y que no, no le hice caso a la falta de obreros sino a lo que Dios tenía planeado para mí. ¿En cuál de los dos casos creen que hice la voluntad de Dios?.....

Si el pastor -que me mandó a evangelizar- hubiese dicho antes de comenzar la reunión, "Dios que yo haga tu voluntad en este día", de seguro que nunca me hubiese mandado a evangelizar, ya que Dios sabía que no era tiempo para que yo hiciera eso, pero el pastor no lo sabía. De seguro si esos obreros y pastores que pecan y salen de la obran piden al creador como oración principal "hace tú voluntad en mi vida" estoy seguro de que ni siquiera serian obreros ni pastores porque Dios les mostraría que por más que tengan buenas intenciones y haya necesidad de hombres de Dios en el altar, no es momento de entrar a la obra, ¿Se entiende?.

Si yo le pido a Dios, "Dios hacé tu voluntad en mi vida" es eso lo que voy a conquistar, pero si le pido "Dame autoridad para sanar, curar y liberar a las personas", aunque tenga buenas intenciones si no lo consulté antes, si no puse mi corazón en hacer su voluntad primero que ese pedido, de seguro entraré a la obra, pero con demonios dentro. Después las consecuencias de ese acto lo voy a pagar en mi propia vida. Y por más que Dios me use mucho y hable a través de mi en el altar y haga muchos milagros mi vida será un desastre, Dios bendecirá a las personas a través de mi pero a mí no me bendecirá, porque nunca me interesó saber si realmente él estaba o no de acuerdo...

No es la necesidad de obreros lo que se debe ver para entrar a la obra sino el llamado de Dios. Si no hay llamado, ¿para qué voy a entrar a la obra?...

No hay comentarios:

Publicar un comentario