domingo, 17 de octubre de 2010

Algo más sobre obediencia...objetivo principal




En la Iglesia Universal siempre enseñan que para conquistar primero hay que tener en claro que es lo que se quiere, una vez determinado eso, se tiene que poner toda la garra y fuerza para que ese sueño personal se concretice. Con el sueño de Dios no es diferente la cuestión. Si mi sueño es tener una casa y no tengo condiciones para lograrlo y me voy a la iglesia de seguro me van a decir que debo hacer cadenas de oración, más ofrendar, ayunar y perseverar hasta que Dios me dé lo que quiero. Entonces si ese es mi deseo y decido luchar por él, comienzo a venir todos los lunes a las reuniones de prosperidad y en ellas oro con todas mis fuerzas pidiendo a Dios que me dé una casa. Así perseverando en la fe es decir, luchando muchos lunes, más una que otra ofrenda, es que conquisto mi casa. Así también se debe hacer para conseguir que la voluntad del creador se haga realidad. Si mi objetivo es que se haga realidad la voluntad de Dios en mi vida voy a tener que hacer una cadena por ejemplo de los sábados, además perseverar en la fe hasta que Dios responda del todo como yo quiero y entregando una que otra ofrenda económica. ¿Ven que es la misma fuerza que debe emplearse?. Pero nadie hace esto. Nadie cuando le dan un papalito para poner algún pedido para Dios pone "que se haga la voluntad de Dios en mi vida", todo el mundo pide liberación, casa, prosperidad, entrar a la obra, salvar almas, es decir beneficios de la obediencia etc.. Por eso es que no conquistan y si lo hacen no son felices además de perder al poco tiempo lo que consiguieron. Es que no pusieron a Dios en primer lugar. En primer lugar estaba el hijo enfermo que la madre quería que se sane, porque ese era su objetivo principal. En primer lugar estaba conseguir un trabajo bueno, porque ese era el objetivo principal. En primer lugar estaba entrar a la obra para salvar almas, porque ese era el objetivo principal. Pero ninguno se dio cuenta de que si pedía en primer lugar como objetivo principal "Dios lo que yo quiero es que se haga tu voluntad en mi vida" se conquistarían todas las demás cosas, es decir, la casa, el auto, la prosperidad, la sanidad del familiar, entrar a la obra, etc. ¿Por qué? por qué la liberación, el auto importado, la casa bonita, la sanidad, etc, son consecuencia de haber alcanzado algo, "LA OBEDIENCIA A DIOS".

Porque Dios dice, donde esté puesta toda tu atención y fuerza ahí es que está tu corazón. Y él quiere que su corazón lo pongamos en hacer su voluntad, en lograr que sus sueños se hagan realidad en nosotros. ¿Se entiende?. Y si yo, aunque venga a la iglesia y ofrende de seguido- tengo como objetivo principal conseguir un trabajo, salvar almas, recibirme de algo, sanar a un familiar, no lo estoy poniendo en primer lugar. En cambio si mi objetivo principal es que lo que él quiera para mi vida se haga realidad y busco la casa (porque no dejo de luchar por las otras cosas), el auto, la novia, el recibirme, la sanidad, pero en SEGUNDO lugar, como un pedido anexo al primero, Dios considerará que YO SI SOY SU HIJO y que por eso tengo derecho a todo lo que pido. ¿Se entiende?. Por eso es que nadie conquista, basta solo prestar atención a lo que uno le pide a Dios. En primer lugar, el primer pedido tiene que ser ese, "Dios que se haga tu voluntad en mi vida, que tus sueños en mí se realicen" y después debo pedir todo lo demás, la casa, el hijo sano, prosperidad, las almas, mi salvación, etc.. Ya que para tener todo de Dios yo tengo primero que llegar a obedecerlo, pero ¿cómo voy a poder llegar a obedecerlo si nunca busco eso?... El que busca encuentra, dice el dicho, pero si no busco, ¿hallare igual?...

El obispo Macedo -en una grabación subida a Internet- dijo algo así "para salvar almas usted obrera chilla, ora, ayuna, patalea, gime, grita, pide, hace cadenas, pero para hacer la voluntad de Dios, usted no hace eso, por eso es que no se libera, no salva ni su alma ni la de los demás que están a su cargo". Hay que prestar atención a donde está nuestro corazón, si lo que yo más pido es salvación mi corazón está ahí. Pero aunque parezca contradictorio ni eso conquisto, porque la salvación es una consecuencia de la obediencia. Por eso lo que más tengo que buscar es llegar a obedecer a Dios, ya que si lo logró tendré todas las cosas, salvación, liberación, pareja, casa, tec.. La salvación es lo más importante a conquistar, todo el mundo cristiano la quiere, pero para poder llegar a ella tengo que centrarme en obedecer a Dios no en buscar la salvación directamente. Es decir, si yo quiero ser salvo primero tengo que llegar a obedecer a Dios y para obedecer a Dios tengo que poner ese objetivo en primer lugar en mi vida, tiene que ser más que la salvación, ya que si conquisto la obediencia a Dios tendré la salvación y todas las demás promesas bíblicas cumplidas en mi vida. ¿Se entiende?. La salvación es el motor que me tiene que motivar a mí a buscar obedecer a Dios ya que si logró obedecer seré salvo. Si yo quiero un diez en una materia de la escuela ¿qué tengo que hacer?, tengo que estudiar, si quiero comer un caramelo ¿qué tengo que hacer?, tengo que ir al kiosco a comprarlo, si quiero plata ¿qué tengo que hacer?, tengo que trabajar, y si quiero salvación más otras bendiciones bíblicas (familia restaurada, prosperidad económica, sanidad, etc..,) ¿qué tengo que hacer?, tengo que buscar obedecer a Dios...

No hay comentarios:

Publicar un comentario