sábado, 11 de septiembre de 2010

80 - ¿A quién admirar?


Proverbios 3 vers. 31
“No envidies al hombre injusto ni escojas ninguno de sus caminos”

Dios está dando un consejo importante a través de Salomón que tiene que ver con la admiración. Todas las personas admiran a alguien, desde una estrella de rock hasta un profesor de la facultad. Esto es absolutamente normal. Sin embargo Dios -para que sus hijos no se pierdan- les advierte que no se fijen en lo que los que no son de él hacen, tienen o son. Porque esa prosperidad o eso que motiva la admiración, se ha conquistado a expensas de la voluntad del creador. Lo que significa que es producto de pecado. Esas personas -que son exitosas a los ojos de la mayoría- no pueden serlo para Dios. El exitoso para Dios es aquel que conquista cosas por obediencia. Para el creador es un placer tener un hijo rico qua logrado esa condición económica por su ayuda. En cambio no está contento con quien –también siendo rico y aunque pueda reconocer su riqueza- ha conquistado esa condición a espaldas de su voluntad. Para Dios, los únicos que verdaderamente son motivo de admiración son aquellos que hoy le obedecen o que en algún momento de la historia le obedecieron como el caso de Abraham. Los demás, aunque puedan beneficiar al mundo con sus descubriendo científicos, avances, conocimientos, no importan. Con todo esto Dios quiere decir que hay que admirar lo que él admira y apreciar lo que él aprecia. Las personas que no lo obedecen están muertas espiritualmente y aunque puedan ayudar a que el planeta se desenvuelva bien no cuentan para Dios, ni lo que son ni lo que hacen. Lo que no quiere decir que no los quiera salvar. Pero hasta que eso se logre (la salvación) son para él como personas muertas. Cuando la biblia dice “no envidies” se está refiriendo a la admiración. Quiere decir –entonces- no admires al hombre injusto, es decir, a aquel que ha conquistado riquezas, gloria y fama, entre otras cosas, sin obedecer a Dios, Además agrega “ni escojas ninguno de sus caminos”, quiere decir, no hagas lo que él hace. El hombre injusto hace cosas aberrantes a los ojos de Dios como no diezmar, no ofrendar no consultar, ni pedir orientación al creador. Michael Jackson era una persona muy importante para el mundo, sin embargo, para Dios, no era NADIE. Muchos lo admiraban sin embargo Dios no pensaba lo mismo. Muchos darían la vida por ser como él, sin embargo, Dios no aconseja seguir esos caminos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario