jueves, 2 de septiembre de 2010

69 - Ofrendas: La mejor ofrenda




"Y vino una viuda pobre y echó dos blancas, o sea, un cuadrante. Entonces, llamando a sus discípulos, les dijo: de cierto os digo que esta viuda pobre echó más que todos lo que han echado en el arca, porque todos han echado lo que les sobra, pero ésta, de su pobreza, echó todo lo que tenía, todo su sustento". Marcos 12; 42-44.

Fijensé que en este versículo bíblico Dios está diciendo que las mejores ofrendas son aquellas que representan "el todo del ofrendante". Es decir, cuando dan hasta lo último y se quedan sin nada, en la plena dependencia de él. Fíjense también que a Dios no le importa la cantidad de lo que se ofrece más si la calidad, si representa el todo, para él es aceptable. Entre todas las ofrendas depositadas en el arca la mejor -y yo diría la correcta- es la que presentó la viuda pobre, porque ésta dió todo lo que tenía. A los ojos de los demás, es decir los ricos, que en ese momento también ofrendaron y dieron mucho más que ella, la ofrenda de la viuda no habrá significado nada. Es probable también que la propia viuda se halla sentido triste por no haber podido dar más que dos simples monedas de poco valor, para el sustento de la obra de Dios. Sin embargo Dios no pensó así. Para él, la ofrenda presentada por la mujer fue muy buena. Como pueden ver no importa tanto lo que lo demás piensen de lo que ofrendemos a Dios ni tampoco lo que nosotros pensemos de eso, sino lo que Dios piense. Muchas veces nos sentimos mal por que presentamos ofrendas que creemos no son buenas para Dios o a veces los demás piensan así de nosotros, sin embargo no debemos hacerle caso a los demás y ni siquiera a nosotros mismos -que muchas veces actuamos como si fuéramos nuestros propios enemigos- si no que debemos prestar atención a lo que piense el creador. Él es el barómetro que mide lo que ofrecemos.. Si él dice que está bien, aunque los demás y hasta nosotros mismos pensemos lo contrario está bien y punto...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada