sábado, 18 de septiembre de 2010

90 - La verdadera sabiduría

La verdadera sabiduría consiste en obedecer a Dios. Tener un titulo universitario, prestigio, habilidades extraordinarias, fama, etc. no son sinónimo de sabiduría, salvo que tales cosas se hayan obtenido por obediencia. Obedecer a Dios significa hacer lo que Dios quiere que se haga. Para esto hay que conocer su voluntad. Y para conocer su voluntad es necesario pedirle que hable y que explique que se tiene que hacer y que no. Sólo así y por medio de la oración es que se puede conocer la voluntad del creador. Después lo que resta es hacer caso a su dirección. Ahí se genera lo que se llama obediencia. La obediencia no se alcanza sólo sabiendo que se debe hacer y que no sino poniendo en practica los consejos de Dios. Esto debe hacerse sin mirar para las circunstancias que muchas veces tratan de desviar la fe del cristiano haciendo que este deje de seguir a Dios. Los consejos de Dios son sobrenaturales, lo que quiere decir que al obedecerlos los demás pueden levantar la vista y burlarse, por lo increíble que son. Eso es normal en el mundo de la fe. Entonces el cristiano debe ser fuerte y soportar la obediencia hasta que lo que Dios prometió se cumpla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario