jueves, 9 de septiembre de 2010

75 - Confianza

Salmos 115 Vers. 9
"Israel, confía en el Señor"

La persona que desea obedecer a Dios tiene que saber que uno de los requisitos de la vida cristiana es el de la "confianza". Dios no sólo exige como ofrenda a sus hijos diezmos, ayunos, perseverancia, paciencia, también pide confianza. Tanto los diezmos, ayunos y todo lo que mencioné más arriba y que Dios pide es un sacrificio y por eso es que duele. Cuando se da dinero para colaborar con la obra de Dios -siempre y cuando Dios lo haya pedido- hay dolor. Porque Dios cuando pide no quiere limosna, tampoco ahorca, pero si pide, pide con ganas y con fe, es decir, lo mejor. Entonces inevitablemente hay dolor. Un dolor que con el tiempo se transformará en gozo, ya que el que da recibe. Ese dolor viene porque ese dinero muchas veces quería utilizarse para otras cosas como por ejemplo cubrir gastos, viajar, comprar alguna cosa, etc..
Así también pasa cuando Dios pide confianza. Hay por supuesto dolor en eso, ya que cuando Dios dice, "confíen en mi" es porque "la cosa está brava", es decir, las condiciones que se atraviesa son a los ojos humanos totalmente adversas, entonces, él avisa que no se debe hacer caso a las apariencias sino a lo que él está diciendo. La idea de Dios es que no se pierda la fe en él. Abraham tuvo que hacer sacrificio de confianza para Dios. Dios le había prometido que sería padre de Isac cuando su mujer era estéril y de edad avanzada, eso sin contar que Abraham ya estaba viejo. Aun así, Abrahan creyó en Dios y espero que cumpla con su promesa...Eso es confianza. Dios a sus hijos le pide muchas cosas y entre ellas se encuentra la confianza...

No hay comentarios:

Publicar un comentario