jueves, 2 de septiembre de 2010

66 - Donde está mi corazón 2



En la historia de Gedeón Dios muestra claramente la estrategia de satanás. Satanás es un espíritu maligno que busca destruir a la humanidad. Y para eso utiliza estrategias. Es decir, planifica antes de actuar y busca la mejor manera para quebrantar los sueños que el Creador tiene para los seres humanos. Mientras el ser humano lucha con conquistar los sueños de Dios,  satanás lucha para que eso no suceda. Pero como Dios quiere que el hombre conquiste sus sueños le enseña a este los planes del maligno. Una de esos planes está narrado en la historia de Gedeón. Al pueblo de Gedeón le robaban toda la cosecha que con tanto trabajo le costó obtener. La finalidad del mal era debilitar a ese pueblo, ya que el corazón de estos estaba en la cosecha. Miren como satanás actúa. El busca saber lo que más deseamos, en donde está nuestro corazón y ahí es en donde ataca. Porque sabe que si destruye eso que queremos destruirá a su vez nuestra vida. Él no necesita tocarnos para dañarnos, sólo necesita tocar lo que más queremos. Así nos destruye. Me acuerdo de una señora que le escribió al obispo Macedo diciendo algo así "vine a la iglesia para reconstruir mi matrimonio y desde que empecé a usar la fe en ese sentido la relación con mi marido empeoró. Ahora él se fue de casa y me dijo que nunca más va a volver"...


Fíjense como actúa el mal. Ella vino sólo por restaurar su matrimonio y aun invocando el poder de Dios sucedió todo lo contrario. El obispo le dijo que tuviera fe porque él sabe que es un demonio el responsable de su problema.

El problema de esta señora que está desmoralizada es que satanás tocó lo que ella más quería y la pudo hacer dudar de la fe. Las bendiciones de Dios tardan un tiempo no son de la noche a la mañana y esta señora no sabía eso. Por eso se desmoralizó. Además Dios sólo va a bendecir cuando ella lo ponga a él en primer lugar, no es segundo. Como el primero en su vida es su marido fácilmente satanás puede destruirla y desmoralizarla y si no cambia el orden de preferencia en su vida, aunque conquiste que su marido regrese, nunca va a ser feliz y tampoco será salva.

Satanás buscar saber dónde está nuestro corazón para poder destruirnos. Pero si nuestro corazón está en Dios, ¿podrá hacer algo?.... Satanás no puede tocar a Dios. Ahora si nuestro corazón está en una pareja, un familiar, un negocio, la obra, etc,. Fácilmente satanás nos va a destruir... Por eso es importante que pongamos el corazón en Dios... Si no vamos a ser presa fácil del mal... No debemos poner el corazón en las conquistas de este mundo o en alguna cosa si no en hacer la voluntad de Dios. Si somos obreros y nuestro corazón está en la obra, satanás va tener libre acceso para destruirnos, va a usar a alguien para crear una mentira que va a provocar que nos echen de ella. Así nos va a desmoralizar y pronto abandonaremos la iglesia. Si nuestro corazón está en la vida sentimental, satanás va a hacer de todo para atrasar esa bendición y pronto logrará desmoralizarnos. Cuando ponemos el corazón en algo que no es "hacer la voluntad de Dios" Dios no puede bendecirnos y se nos bendice, dándonos algo que queremos, no será completa la bendición.

Dios quiere que pongamos el corazón en él, sólo así vamos a conquistar todo lo que necesitamos. Si no hacemos eso, vamos a perder la oportunidad de ser salvos y otras bendiciones más. Dios dice "ponedme en primer lugar y lo demás será añadido".

No hay comentarios:

Publicar un comentario