jueves, 9 de septiembre de 2010

74 - Cuidado con los que te rodean!!!

Jeremías 9 vers. 4
"Guárdese cada uno de su compañero, y en ningún hermano tenga confianza; porque todo hermano Y cada uno engaña a su compañero, y ninguno habla verdad; acostumbraron su lengua a hablar mentira, se ocupan de actuar perversamente."

En este versículo Dios está aconsejando a su pueblo para que se cuide de las personas que lo rodeaban. Porque podrían hacerles daño. En aquella época, en la cual Dios daba este consejo, las personas que rodeaban al pueblo de Isreal eran traicioneras y mentirosas. Por eso Dios advertía a su pueblo que tuviera cuidado. Este consejo también puede utilizarse hoy en día para comprender que aquellas personas que dicen ser amigos nuestros, pueden, por dentro, no serlo. En el siguiente versículo se aclara más lo que vengo diciendo.

Jeremías 9 vers. 8
"...con su boca dice paz a su amigo, y dentro de sí pone sus asechanzas."

Dios sabía que muchas personas que se decían amigos de su pueblo, en realidad no lo eran. ¿Por qué?. Dios tiene el poder de ver y oír lo que los ojos y oídos humanos no pueden, porque es un espíritu. Entonces, por ese poder es que sabia cosas que su pueblo no. Y para que no fuera engañado por los malos, les avisaba que tuvieran cuidado. Esto también se aplica a nuestros días. Mucha gente que nos rodea y que dice de labios querernos, puede de corazón no pensar así. Hay veces que esto ocurre sin que la persona se de cuenta, de que dice una cosa y piensa otra. Pero en otras -y esta es la peligrosa- lo sabe y es más trama en contra nuestro. Es decir que trata de aprovecharse de esa situación de confianza para hacernos algún mal. De esas personas es que hay que tener cuidado. No de los que nos odian sin darse cuenta, sino de los que nos odian, y lo saben y no hacen nada para intentar cambiar esa situación, sino lo contrario, buscan la forma de destruirnos. Para el ser humano saber lo que piensan las demás personas en el corazón es imposible, pero para Dios no. Por eso es que se torna importante pedirle a Dios ayuda para elegir buenas amistades, socios, pareja, etc. Sólo él sabe quien nos ama de verdad y no hará bien y quien nos odia y nos hará daño. Si nos dejamos guiar por lo que nosotros pensamos y sentimos sin duda seremos engañados y defraudados, pero si nos dejamos guiar por los consejos de Dios saldremos bien parados de todo. Ahora, Dios sólo nos guiará si es que le pedimos guía. Y para esto tenemos que ser humildes...

No hay comentarios:

Publicar un comentario