miércoles, 1 de septiembre de 2010

64- Los problemas de Dios

2 Crónicas vers. 15
"No temáis ni os amedrentéis delante de esta multitud tan grande; porque no es vuestra la guerra, sino de Dios".
En este versículo bíblico Dios muestra como él toma a los problemas de sus siervos. Para Dios los problemas que enfrentan sus hijos son también sus problemas. Él no deja desamparado a sus hijos, todo lo contrario, desea ayudarlos, pero para poder hacerlo reclama obediencia. Si las personas que lo invocan le obedecen él tiene la obligación de responder. Por eso es que en el versículo que cité dice "no es vuestra la guerra sino de Dios". Dios está diciendo "no es sólo el problema de ustedes ya que a partir de que invocaron mi nombre yo me sumo a la batalla". Lo bueno de que Dios se sume a nuestras batallas es que a él nadie le puede vencer.
De manera que cualquiera sea el problema que estemos pasando si invocamos el nombre del Señor él nos oirá y nos prestará su ayuda. Con él de nuestro lado la victoria es inevitable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario