domingo, 29 de agosto de 2010

60 - Obra: Cargos

Isaias 22 vers. 15
El señor de los ejércitos dice así: Ve, entra a este tesorero, a Sebna el mayordomo, y dile:
¿Qué tienes tú aquí, o a quién tienes aquí, que labraste aquí sepulcro para ti, como el que en lugar alto labra su sepultura, o el que esculpe para sí morada en una peña?...
Y te arrojaré de tu lugar, y de tu puesto te empujaré. En aquel día llamaré a mi siervo Eliaquim hijo de Hilcías, y lo vestiré de tus vestiduras, y lo ceñiré de tu talabarte, y entregaré en sus manos tu potestad."
En este versiculo Dios está ordenando a un profeta que reprenda a una persona por ocupar un cargo que no debia. La biblia en el nuevo testameto dice que Dios es el encargado de exaltar a los hombres y no ellos por si mismo. Eso quiere decir que el Señor de los ejercitos es el que decide que cargo tiene que ocupar cada persona en su reino. Muchas personas no saben esto por eso es que entran a la obra por voluntad propia, sin importarle lo que piensa el creador sobre lo que quieren hacer. Despues, las consecuencias son como las que se decribe en el versículo que cite, es decir, son reemplazados por otros en su cargo que sí fueron escogidos por Dios. La persona que usa el nombre del Señor Jesus para ocupar un cargo en la iglesia sin que este le hubiese autorizado es considerado para Dios como un usurpador. Es decir una persona que ocupa un lugar que no debe ocupar. Por eso se hace impresindible antes de aceptar ocupar un cargo en la obra, ya sea como obrero, pastor, evangelista, o lo que sea verificar si es que Dios está de acuerdo. La fe de cada persona no puede ser usada en contra de los fines del creador y es este el encargado de hubicar a cada miembro de su reino en el lugar. Sólo Dios tiene esa autoridad. Por ese siempre hay que buscar su opinión... Si él da el okey, ¿qué problema puede haber?...
David fue rey de Israel, pero por elección de Dios. Con Salomón pasó lo mismo. Por eso todos lo que -en el momento que ellos reinaban- luchaban contra ellos para ocupar el trono se oponían a las ordenes de Dios. Algo similar le pasó a Moisés cuando en el desierto un grupo de isrealistas se le revelaron y no quisieron seguir sus ordenes. Entonces, ese grupo de gente fue tomado como opositores al Reino de Dios.
Nosotros -los que deseamos ser parte del Reino de Dios- no podemos hacer lo que queremos, si no lo que Dios desea. Yo no puedo ser pastor si es que este no me autoriza, por mas deseo que ganar almas que tenga, por más valentía, coraje, capacidad etc, que posea si Dios no me autoriza no puedo ocupar ese cargo. Yo ya he visto personas que deseando ser pastores fueron desechados por Dios. No es que Dios no los quería, o que no eran capaces, es sólo que el Señor consideró que ese cargo -pastor- no debían ocupar. También he observado a personas sin estudio o con pocas condiciones para dirigir una iglesia, trabajando como pastores, por que Dios los escogió. De manera que no es la capacidad, es la elección de Dios lo que hay que ver.
Esto se da dentro de la iglesia, pero también -este pensamiento- se puede aplicar a situaciones que ocurren fuera de ella como por ejemplo la elección de una pareja, profesión, trabajo, etc..
Dios es un rey que tiene intimidad con sus siervos y tiene ordenes para todo. Por eso hasta la forma de vestir de una persona cambia cuando obedece sus ordenes. No es lo que uno quiere, si no lo que Dios quiere, y en la mayoría de los casos lo que él piensa es diferente a los que nosotros pensamos y queremos. Dios es un rey y como tal desea reinar en nuestra vida, quién reconoce esto y actúa en consecuencia, es decir buscar sus revelaciones para hacer su voluntad es considerado sabio, quién no piensa así...PACIENCIA

No hay comentarios:

Publicar un comentario