domingo, 29 de agosto de 2010

62 - Hacer la diferencia




A lo único que debe aspirar el cristiano es a OBEDECER A Dios, es decir, hacer todo aquello que este le pida. TODO, sin condiciones debe ser hecho.

La voluntad de Dios en cada siervo es distinta. Dios no manda a hacer a todos sus siervos lo mismo. Por eso es que no todos son obreros, ni pastores, ni empresarios, ni profesionales. Cada hijo de Dios es distinto, pero no sólo por sus cualidades personales, sino también porque no es igual el SUEÑO que Dios tiene para cada uno de ellos.

Dios tiene un sueño conmigo que desea cumplir, pero ese sueño no es igual al que tiene con mi hermano. Son distintos. Por eso, cuando yo le pido a Dios que me diga que tengo que hacer, voy a hacer una cosa y mi hermano, cuando pide lo mismo, termina haciendo otra. Los dos consultamos al creador, los dos queremos hacer su voluntad y los dos terminamos haciendo cosas distintas. Por qué el sueño que Dios tiene para mí y para él es diferente. Y en el caso de que el sueño de Dios fuera -en algunos puntos- similar para ambos por ejemplo si los dos fuéramos obreros de la iglesia, yo sería un obrero muy diferente a lo que sería mi hermano. Igual los dos seguiríamos siendo hijos de Dios.

Muchas veces el cristiano se enfoca en lo que otro miembro de la iglesia es y hace y por eso desea copiarlo, imitarlo. Pero por más que lo intente no logra hacerlo, eso pasa por que el sueño de Dios es distinto para cada persona. Entonces, el que hace la diferencia es en realidad Dios, al decidir lo que cada siervo debe ser y hacer...

Muchos se esfuerzan por hacer la diferencia tratando de ser mejores que los demás. Porque creen que así agradan a Dios, así supuesta mente presentan una mejor ofrenda para él. Eso no es verdad. Dios lo que desea -antes que ofrendas- es obediencia. Ahora si dentro de este género manda a ofrendar mucho, Amén, hay que obedecer..., pero es por obediencia que se logra esa diferencia...Es decir, porque está en el plan del creador...

Lo que el cristiano debe hacer es ajustarse al plan que Dios tiene para él y no tratar de conquistar bendiciones que están fuera de ese marco. Por ejemplo si Dios quiere que sea pastor voy a tener que renunciar a las conquistas materiales. Si además de ser pastor trato de conseguir conquistas materiales estaría saliendo del plan del creador. Entonces estaría pecando. Peca el que no quiere ajustarse a lo que Dios eligió para él. Si Dios me eligió una esposa y yo la rechazo a esta, estaría pecando. Por eso hay que tener mucho cuidado con lo que se hace para no salirse de los planes de Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario