miércoles, 25 de agosto de 2010

53 - Espíritu Santo

Dios da su espíritu con el fin de que pueda cumplir con un plan que él tiene preparado para cada uno de sus hijos. Sin la ayuda del Espíritu Santo no se puede obedecer a Dios. Ninguno de los obispos, ni los pastores, ni los obreros, ni nadie puede hacer lo que Dios quiere en sus vidas si no invocan la ayuda del Espíritu Santo. Es más, ni se podría entender a Dios(del todo claro) si es que no se está bautizado con él. Por eso es importante buscar este bautismo lo más rápido posible, como máxima prioridad. La biblia dice que quien no tiene el Espíritu de Dios no es de él.
El Espíritu Santo es el que guía al cristiano y le muestra que tiene que hacer y que no. Él es el que da seguridad de las cosas de Dios y de las del diablo. Él permite distinguir entre lo bueno y lo malo en cada momento, lugar y circunstancia. Todo esto lo hace con el fin de poder cumplir los planes de Dios en la tierra. Si Dios no hubiese dado su Espíritu para los seres humanos, nosotros no tendríamos condiciones para creer en él, como deberíamos, no tendríamos condiciones para poder soportar las tribulaciones, las pruebas, las injusticias, en fin... Por eso es que Dios lo envió. Este espíritu no es un juguete, y no está por estar en el cuerpo del cristiano convertido, él representa al señor Jesús en la vida de cada siervo de Dios. Es Jesús dentro de uno. Es por eso que Jesús dijo a sus disipulos antes de morir que no los dejaría solos, si no que enviaría un consolador, que es el Espíritu Santo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario