martes, 31 de agosto de 2010

63 - Ofrendas


Éxodo 8 vers 27
"Ofreceremos sacrificio al Señor, nuestro Dios, como él nos diga".

Muchas personas no saben cómo hay que ofrendar. Las ofrendas dinerarias, tanto como las espirituales y también cualquier tipo de ofrenda se debe realizar con forme a lo que determine el Señor. Cuando Dios pide un sacrificio económico no está tan interesado en la cantidad o cualidad de lo que se entrega (salvo acepciones), si no en lo que la persona tiene y lo que él quiere que le entreguen. Uno puede tener mucho pero Dios puede pedir poco. Una persona puede tener poco y Dios puede pedir mucho. Es así, es Dios quien decide que debe darse, en que cantidad y porqué pedido. Lo que debe pedirse al momento de sacrificar y por el sacrificio, tanto como lo que se debe entregar no puede tener defecto. Una ofrenda tiene defecto cuando se da menos o más de lo que debe darse, según la opinión de Dios. Por eso es que no importa el monto de la ofrenda sólo si Dios está de acuerdo con que se entregue ese sacrifico y no otro. Para saber que piensa Dios basta sólo dirigir una oración hacia él con la intención de que nos guíe para poder ofrendar correctamente. Haciendo así no puede haber errores. Haciendo así necesariamente no puede haber fallas al momento de ofrendar. No hay que olvidar también que sólo se debe pedir lo que Dios quiere que se pida y no otra cosa.

En el versículo que cité Moisés dice que sólo se ofrecerá sacrificios que sean encomendados por Dios. Es decir, como este lo pida, ni más ni menos. Lo justo en la ofrenda es lo que bendice al cristiano. Justo no quiere decir ajustado o tacaño, sino lo CORRECTO. Lo justo delante de Dios es lo que se debe dar. Puede parecerme poco una cifra pero si Dios lo quiere así amén, puede parecerme excesiva una ofrenda, pero si Dios lo quiere así, amén. Lo importante entonces es dar lo que Dios pida, ni más ni menos. No se debe dar más porque si Dios lo hubiera querido lo hubiese pedido, no se debe dar menos porque Dios quiere más.
Muchas veces hice ofrendas sin consultar a Dios. Nunca -en esas oportunidades- le consulté sobre la cantidad dineraria de la ofrenda ni tampoco sobre el pedido. No fue bueno hacer eso. Las cosas no me salieron bien. Terminé conquistando -por qué me respondió- cosas que después no me sirvieron. Además me excedí en las ofrendas (vendí objetos que no tenía que vender). Tuve que pagar por eso también. Si tan sólo le hubiese consultado...

Por último quiero decir: en la catedral de Buenos Aires hay una pareja de obreros muy prósperos que siguen este consejo, "siempre consultan antes de ofrendar, tanto en el monto como en el pedido". Y les va bien...

No se debe ofrendar lo que uno quiere ni tampoco pedir lo que uno quiere, si no ofrendar lo que Dios quiere y pedir lo que Dios quiere...

domingo, 29 de agosto de 2010

62 - Hacer la diferencia




A lo único que debe aspirar el cristiano es a OBEDECER A Dios, es decir, hacer todo aquello que este le pida. TODO, sin condiciones debe ser hecho.

La voluntad de Dios en cada siervo es distinta. Dios no manda a hacer a todos sus siervos lo mismo. Por eso es que no todos son obreros, ni pastores, ni empresarios, ni profesionales. Cada hijo de Dios es distinto, pero no sólo por sus cualidades personales, sino también porque no es igual el SUEÑO que Dios tiene para cada uno de ellos.

Dios tiene un sueño conmigo que desea cumplir, pero ese sueño no es igual al que tiene con mi hermano. Son distintos. Por eso, cuando yo le pido a Dios que me diga que tengo que hacer, voy a hacer una cosa y mi hermano, cuando pide lo mismo, termina haciendo otra. Los dos consultamos al creador, los dos queremos hacer su voluntad y los dos terminamos haciendo cosas distintas. Por qué el sueño que Dios tiene para mí y para él es diferente. Y en el caso de que el sueño de Dios fuera -en algunos puntos- similar para ambos por ejemplo si los dos fuéramos obreros de la iglesia, yo sería un obrero muy diferente a lo que sería mi hermano. Igual los dos seguiríamos siendo hijos de Dios.

Muchas veces el cristiano se enfoca en lo que otro miembro de la iglesia es y hace y por eso desea copiarlo, imitarlo. Pero por más que lo intente no logra hacerlo, eso pasa por que el sueño de Dios es distinto para cada persona. Entonces, el que hace la diferencia es en realidad Dios, al decidir lo que cada siervo debe ser y hacer...

Muchos se esfuerzan por hacer la diferencia tratando de ser mejores que los demás. Porque creen que así agradan a Dios, así supuesta mente presentan una mejor ofrenda para él. Eso no es verdad. Dios lo que desea -antes que ofrendas- es obediencia. Ahora si dentro de este género manda a ofrendar mucho, Amén, hay que obedecer..., pero es por obediencia que se logra esa diferencia...Es decir, porque está en el plan del creador...

Lo que el cristiano debe hacer es ajustarse al plan que Dios tiene para él y no tratar de conquistar bendiciones que están fuera de ese marco. Por ejemplo si Dios quiere que sea pastor voy a tener que renunciar a las conquistas materiales. Si además de ser pastor trato de conseguir conquistas materiales estaría saliendo del plan del creador. Entonces estaría pecando. Peca el que no quiere ajustarse a lo que Dios eligió para él. Si Dios me eligió una esposa y yo la rechazo a esta, estaría pecando. Por eso hay que tener mucho cuidado con lo que se hace para no salirse de los planes de Dios.

61 - Envidia


Génesis 4 vers. 2
"Después dio a luz a su hermano Abel. Y Abel fue pastor de ovejas, y Caín fue labrador de la tierra. Y aconteció andando el tiempo, que Caín trajo del fruto de la tierra una ofrenda a Dios.Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas. Y miró Dios con agrado a Abel y a su ofrenda; pero no miró con agrado a Caín y a la ofrenda suya. Y se ensañó Caín en gran manera, y decayó su blante. Entonces Jehová dijo a Caín: ¿Por qué te has ensañado, y por qué ha decaído tu semblante? Si bien hicieres, ¿no serás enaltecido? y si no hicieres bien, el pecado está a la puerta; con todo esto, a ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él".

En este versículo se puede ver claramente un ejemplo de envidia. Una persona es envidiosa cuando no está contenta con el éxito de otra. Cain no se vió alegre con que a Dios le agradara más la ofrenda de Abel que la suya. Era un envidioso. Dios se dio cuenta de eso y por ello habló con él y le aclaró, indirectamente, que la culpa de ello estaba en él y no en Abel.El Señor dice que si damos vamos a recibir, pero si no damos, ¿podemos esperar algo de parte del creador?... ¿Y si damos, pero mal?...¿Podemos esperar recibir buenas cosas?... El secreto de la deshonra de Caín estaba en él mismo. Dios dijo en su palabra que "no le agradó Caín ni su ofrenda" es de decir, no le agradó la actitud de Caín ni tampoco lo que presentó, pero no por que lo comparó con su hermano y este fue mejor. Sino porque Caín -aunque la biblia no lo menciona se deduce del texto- sabía lo qué debía entregar a Dios(ofrenda) y cómo debía presentarse ante él(actitud) para agradarle, pero no lo hizo. Abel también sabía esto y si cumplió con lo que Dios le había pedido.
A Dios no le agrada la gente envidiosa. La envidia no tiene sentido en el corazón del crisitano porque Dios es justo y al que le obedece lo bendice. Y nadie puede impedir que Dios actue. NADIE NI NADA. De manera tal que un no somos bendecidos es por que no lo merecemos. Y si el que se sienta a lado nuestro en la iglesia ya consquistó tal o cual cosa y nosotros no, no hay por qué inquietarse. Cada cosa a su tiempo. Ya nos tocará a nosotros también...

60 - Obra: Cargos

Isaias 22 vers. 15
El señor de los ejércitos dice así: Ve, entra a este tesorero, a Sebna el mayordomo, y dile:
¿Qué tienes tú aquí, o a quién tienes aquí, que labraste aquí sepulcro para ti, como el que en lugar alto labra su sepultura, o el que esculpe para sí morada en una peña?...
Y te arrojaré de tu lugar, y de tu puesto te empujaré. En aquel día llamaré a mi siervo Eliaquim hijo de Hilcías, y lo vestiré de tus vestiduras, y lo ceñiré de tu talabarte, y entregaré en sus manos tu potestad."
En este versiculo Dios está ordenando a un profeta que reprenda a una persona por ocupar un cargo que no debia. La biblia en el nuevo testameto dice que Dios es el encargado de exaltar a los hombres y no ellos por si mismo. Eso quiere decir que el Señor de los ejercitos es el que decide que cargo tiene que ocupar cada persona en su reino. Muchas personas no saben esto por eso es que entran a la obra por voluntad propia, sin importarle lo que piensa el creador sobre lo que quieren hacer. Despues, las consecuencias son como las que se decribe en el versículo que cite, es decir, son reemplazados por otros en su cargo que sí fueron escogidos por Dios. La persona que usa el nombre del Señor Jesus para ocupar un cargo en la iglesia sin que este le hubiese autorizado es considerado para Dios como un usurpador. Es decir una persona que ocupa un lugar que no debe ocupar. Por eso se hace impresindible antes de aceptar ocupar un cargo en la obra, ya sea como obrero, pastor, evangelista, o lo que sea verificar si es que Dios está de acuerdo. La fe de cada persona no puede ser usada en contra de los fines del creador y es este el encargado de hubicar a cada miembro de su reino en el lugar. Sólo Dios tiene esa autoridad. Por ese siempre hay que buscar su opinión... Si él da el okey, ¿qué problema puede haber?...
David fue rey de Israel, pero por elección de Dios. Con Salomón pasó lo mismo. Por eso todos lo que -en el momento que ellos reinaban- luchaban contra ellos para ocupar el trono se oponían a las ordenes de Dios. Algo similar le pasó a Moisés cuando en el desierto un grupo de isrealistas se le revelaron y no quisieron seguir sus ordenes. Entonces, ese grupo de gente fue tomado como opositores al Reino de Dios.
Nosotros -los que deseamos ser parte del Reino de Dios- no podemos hacer lo que queremos, si no lo que Dios desea. Yo no puedo ser pastor si es que este no me autoriza, por mas deseo que ganar almas que tenga, por más valentía, coraje, capacidad etc, que posea si Dios no me autoriza no puedo ocupar ese cargo. Yo ya he visto personas que deseando ser pastores fueron desechados por Dios. No es que Dios no los quería, o que no eran capaces, es sólo que el Señor consideró que ese cargo -pastor- no debían ocupar. También he observado a personas sin estudio o con pocas condiciones para dirigir una iglesia, trabajando como pastores, por que Dios los escogió. De manera que no es la capacidad, es la elección de Dios lo que hay que ver.
Esto se da dentro de la iglesia, pero también -este pensamiento- se puede aplicar a situaciones que ocurren fuera de ella como por ejemplo la elección de una pareja, profesión, trabajo, etc..
Dios es un rey que tiene intimidad con sus siervos y tiene ordenes para todo. Por eso hasta la forma de vestir de una persona cambia cuando obedece sus ordenes. No es lo que uno quiere, si no lo que Dios quiere, y en la mayoría de los casos lo que él piensa es diferente a los que nosotros pensamos y queremos. Dios es un rey y como tal desea reinar en nuestra vida, quién reconoce esto y actúa en consecuencia, es decir buscar sus revelaciones para hacer su voluntad es considerado sabio, quién no piensa así...PACIENCIA

sábado, 28 de agosto de 2010

59 - Vigilar

Proverbios 4 vers. 26
"Examina la senda que siguen tus pies y sean rectos todos tus caminos, no te desvíes a la derecha ni a la izquierda, parata tu pie del mal"
Dios puso en manos de los hombres la "Libertad" de elegir entre hacer su voluntad y la del diablo. No se puede hacer la voluntad de uno mismo sin que sea considerada esta como la del diablo. Hay sólo dos caminos, el camino de Dios, o el del mal. Los seres humanos son cuerpos capacitados para albergar espíritus. Si un hombre obedece a Dios entonces Dios habita en el. Pero si no lo hace, si no que sigue su vida como lo dicta su corazón, aun cuando tenga buenas intenciones, está haciendo la voluntad del mal. Por eso es que tiene demonios dentro. Muchas personas se niegan a aceptar a los caminos de Jesús y de disculpan diciendo cosas como "yo soy bueno, yo no hago el mal a nadie". Pero esa bondad en realidad es falsa. Lo que sucede es que no se dan cuenta que realmente son malos. Toda persona que no obedece a Dios es del maligno.
Dios puso la vida del hombre en sus propias manos. Le dió libre alberdrio, es decir la libertad de elegir entre seguir a Dios o al mal. Cualquier hombre, por más que no invoque espíritus, o hable con los muertos, que no obedece a Dios, hace la voluntad del mal.
Hacer la voluntad del mal es algo muy sutil. Muchas veces se piensa que se está haciendo la voluntad de Dios y después se revela que no es así. Por eso es que Dios dice en el versículo citado que examinemos lo que estamos haciendo para constatar si lo que hacemos le agrada o Dios o no. Este examen tiene que ser constante. Y debe durar mientras estemos vivos.

viernes, 27 de agosto de 2010

58 - El truco para mantenerse fiel a Dios



David enseña en el salmo 19 versículo 12 el truco para mantenerse fiel a Dios. "¿Quién podrá entender sus propios errores? Líbrame de los que me son ocultos. Preserva también a tu siervo de las soberbias; Que no se enseñoreen de mí; entonces seré íntegro, y estaré limpio de gran rebelión".

David sabía que hacer la voluntad de Dios no era nada fácil y que por eso sólo pidiendo su ayuda es que lo podría lograr. Por eso es que oraba contra sí mismo y se trataba delante de Dios como si fuera su peor enemigo. Por eso es que pudo mantenerse fiel hasta el día de su muerte. Esto que pensaba David también se sigue aplicando hoy. Nadie -por más bueno que diga ser- puede hacer la voluntad de Dios por cuenta propia (sin la ayuda de Dios). Por eso es necesario invocar su nombre con el fin de que nos ayude a hacer su voluntad en la tierra (Verhttp://martinsanchezespiritual.blogspot.com/2010/08/nada-pueden-hacer-sin-mi.html). Este tiene que ser el mayor pedido de todo cristiano, lo más importante, ya que haciendo la voluntad de Dios es que se obtienen todas las cosas. Además debe ser una oración que se realice con perseverancia, durante toda la vida.

Es importante aclarar que los pecados de David pudieron ser evitados si es que él contaba con la oración de una mujer de Dios. Si alguna de sus esposas hubiera sido de Dios le hubiese salvado de pecar. Por eso es que Salomón decía que era desdichado aquel hombre de Dios que andaba sólo porque si caía en la fe no tenía quien pudiera levantare. Si David hubiera tenido al lado una verdadera mujer de Dios esta le hubiese ayudado con su oración y todo pecado se habría evitado. Porque la mujer de Dios iba a decir algo así "Dios, que se haga tu voluntad en mi vida y en la VIDA DE MI ESPOSO, no permitas que hagamos lo que no te agrada". Esa oración hubiese salvado al rey de pecar. Por eso es importante tener una compañera o compañero que realmente haya nacido de nuevo. Cuando el rey hubiese sido tentando para pecar Dios hubiese intervenido y evitado que haga lo malo, por la oración de su esposa. "El que pide recibe", dice la biblia.

57 - "Nada pueden hacer sin mi"



La biblia enseña que sin Dios nada podemos hacer. ¿Qué quiere decir eso?. Yo viví más de 20 años de mi vida sin consultar a Dios, sin importarme "un rábano" quién era ni que quería de mí y a pesar de eso pude vivir. Es decir, que a expensas de Dios se vive. Pero lo que Dios quiere decir cuando habla "sin mi nada podés hacer" se refiere al "HACER SU VOLUNTAD". Nadie puede hacer la voluntad del creador sin su ayuda. Si el creador no nos capacita para hacer lo que él quiere no podemos hacerlo aunque quisiéramos. Eso quiere decir que si Dios habla para mí y me da la siguiente orden "Martín, quiero que seas obrero", por más que yo intente por todos MIS MEDIOS nunca podré cumplir esa orden. Pero si en vez de tratar de conseguir entrar a la obra por mis propios medios le digo "perfecto Señor, pero ayúdame porque no sé cómo hacer y también capacitame para que pueda ser lo que vos querés que sea y haga lo que realmente esperás de mí", ahí Dios va actuar y me va a ayudar a cumplir con ese objetivo Y por ende entraré a la obra. ¿Ven?, yo sólo no podría hacer lo que me pidió pero con su ayuda si puedo. Eso es lo que Dios quiere decir cuando habla "sin mi nada pueden hacer". Esto se aplica a cualquier orden que él de, no sólo a la vida espiritual sino también a la vida material y sentimental. Yo por más que quiera nunca podré -por mis propios medios- ser el esposo ideal, en cambio sí le pido a Dios que me ayude y si es su voluntad (claro que lo es en este caso no hace falta preguntar) voy a serlo. Hay mucha gente que no puede dejar de pecar, es porque lo está intentado hacer sólo (dejar de pecar). Y como nunca puede logar portarse bien se sienten mal, como excluidos de los hijos de Dios. Pero si estas personas piden ayuda a Dios van a poder dejar cualquier pecado. Por ejemplo, muchos no pueden perdonar, por más que lo intentan no lo pueden logar, pero cuando le piden ayuda a Dios si perdonan. También hay gente que no consigue salir a delante en la vida sentimental, es porque no le pide ayuda a Dios. Cuando contactan al creador la situación cambia.

56 - Lo que yo quiero vs. lo que Dios quiere

Zacarías 7 vers. 5
"Habla a todo el pueblo del país, y a los sacerdotes, diciendo: Cuando ayunasteis y llorasteis en el quinto y en el séptimo mes estos setenta años, ¿habéis ayunado para mí?
Y cuando coméis y bebéis, ¿no coméis y bebéis para vosotros mismos?"
Dios -en este versículo- está reprendiendo a el pueblo por no haber seguido sus consejos. Durante 70 años ellos siguieron haciendo lo que les parecía correcto -a espaldas de la opinión del creador- y se llamaban así mismos "pueblo de Dios". Hacían lo malo a los ojos de Dios y pensaban que estaban en el camino correcto. Y lo peor es que usaban las armas de fe, pero para hacer lo que ellos querian y no lo que Dios deseaba. Eso pasa hoy también en las iglesias. Muchas veces se usa el poder de Dios para conseguir cosas que a simple vista no parecen pecado pero en realidad si lo son. Por que están en contra del plan de Dios. Por eso el versiculo dice ¿habeis ayudando para mi?, con ironia el creador esta diciendo para nosotros, eso que pediste lo hiciste para hacer mi voluntad o para hacer la tuya. Dios quiere que las armas de fe sean utilzadas para HACER SU VOLUNTAD y no la nuestra. Si me gusta una chica y me enamoro de ella no quiere decir que sea para mi, según la voluntad del creador. El amor que puedo sentir no significa nada. Y si yo, segado por mi amor uso el poder de la fe para conquistarla, es decir ayuno, oro, hago cadenas, ofrendas, etc,, y la conquisto tampoco quiere decir que Dios este de acuerdo. Quiere decir que use la fe y Dios bendijo, pero no que estuvo de acuerdo...mucha gente cree que sabe usar la fe por que a través de ella conquistó algunas cosas, pero no es así en todos los casos. El correcto uso de la fe se da cuando esta se usa en favor de hacer la voluntad del creador, eso quiere decir, que los ayunos tienen que ser guiados por Dios y aceptados por el, las ofrentas tienen que ser guiaddas por Dios y aceptadas por él, que los PEDIDOS tienen que ser aporbados por Dios y diriguidos por él. Muchas personas usan la fe para conseguir lo que quieren y piensan que Dios esta de acuerdo por que la biblia dice que Dios cumplirá los deseos de su corazon, pero lo que no saben es que los deseos que realmente se van a cumplir son los de Dios apruebe. Si el deseo de él está en contra del mio y yo lucho por hacerlo realidad y hasta lo hago(el mío), ¿qué creen que pensará Dios de mi?. Y si yo me pongo en su contra aun cuando se que lo quiero no es su voluntad argumentando preceptos bíblicos como "lo que determines será hecho, o lo que pidas recibirás" y lucho con su poder para conseguirlo, ¿qué creen que pensará Dios de mi?...Estoy usando su poder en contra de su voluntad y el me llamó para hacer su voluntad...¿Ven esa contradicción?. Muchas veces lo que nosotros queremos no es lo que quiere Dios y viceversa. Para no equivocarse en necesario siempre pedir guía y dirección antes de decidir que hacer y que no. Las personas que se equivocan usando la fe, lo hacen porque no piden guía ni dirección antes de actuar y piensan que está bien actuar así, "porque es su fe"...Esto a su vez sucede por que hay orgullo en sus corazones, lo que impide que se humillen a Dios para pedirle su opinión, o porque simplemente -siendo humildes- no saben que a Dios se le pide dirección y guía para usar la fe.

jueves, 26 de agosto de 2010

55 - La semilla de Dios

El Espiritu Santo es la semilla de Dios en nosotros. Dios quiere que todas las personas del mundo se conviertan en sus hijos. Por ello es que envia su Espiritu para vivir en nuentro interior. Cuando una persona es bautizada con el Espiritu Santo es por que -de alguna u otra manera- esta agradó a Dios. Dios -con esta persona- pudo encontrar lugar donde morar. Dios siempre está buscando plantar sus semillas en las personas. Cuando lo lográ, es una victoria para él. Ahora, la semilla de Dios dentro de cada uno de sus siervos es solo el comienzo de un deseo mayor de Dios, que es el nuevo nacimiento. Si quiero tener rozas en mi jardin primero voy a tener que preprar la tierra, después plantar la semilla y más tarde esperar a que se desarolle y formen las rozas. Este mecanismo de la naturaleza puede utilizarse como ejemplo de lo que hace el creador con su Espritu. El Espritu en nosotros es su semilla, que entró en nuestro interior por obedeciencia, pero después tiene que pasar un tiempo más hasta que se desarrolle la semilla, es decir el espiritu Santo se expanda en nosotros hasta que de como resultado nuevo nacimiento. El nuevo nacimiento no se alcanza sólo con tener la semilla, si no con el crecimento y florecimiento de la misma hasta que se den los frutos. Muchos se confunden en este aspecto. Y creen que por tener el Espritu Santo ya nacieron de nuevo y no es así. Se nace de nuevo recién cuando aparecen los frutos del espirtu. Cuando el Espíritu Santo está en el interior de una persona necesariamente se manifiestan los dones, pero cuando se nace de nuevo recién aprecen los frutos. Nadie puede tener los frutos del Espíritu Santo al momento de ser bautizado, estos vienen con el tiempo. Pensar lo contrario seria como querer tener el mismo día en que se plantó las semillas de rosas, las rozas. Y no funciona así. Pretender eso es imposible. Hay que esperar un tiempo hasta que el Espíritu de Dios pueda tomar toda la vida del que lo posee, es un proceso natural. No depende de la fe de cada uno, como en otros aspectos de la vida espiritual- sino que es una ley natural, de Dios. "Primero hay que sembrar para luego cosechar". La siembra de Dios en nosotros es el bautismo con el Espíritu Santo y la cosecha de él es lograr que demos los frutos del Espíritu, a esto último también se lo conoce como "nuevo nacimiento".

54 - Sacrificio

Obedecer a Dios es un sacrificio. Muchas veces tenemos que privarnos de hacer cosas que queremos y eso lastima nuestra alma. Cuando vienen las campañas de Israel por ejemplo casi todos los cristianos de la Iglesia Universal estamos de sacrificio, hasta los pastores y obispos, todo estamos en la fe de dar una gran ofrenda económica, más ayuno entre otras cosas para Dios. Y eso es doloroso, nos privamos de lo material y duele, pero lo soportamos, por que el Espíritu de Dios está con nosotros. Pero los que no lo soportan, los que no aguantan, son las personas que nos rodean. Ellos sufren por vernos sacrificar para Dios y hasta murmuran contra la iglesia diciendo cosas como "te lavan la cabeza, te roban, te engañan esos pastores". Esta no es más que la voz del maligno materializada a través de una familiar, amigo, compañero, novio, novia, esposo, esposa etc.. En ese sentido, el sacrificio para nosotros los cristianos, se torna doblemente doloroso, no sólo por que tenemos que privarnos de algo que queremos si no por que además tenemos que soportar la opinión negativa de los que nos rodean sobre lo que estamos haciendo. Y guarda si nos equivocamos en la ofrenda o el ayuno, guarda si nos equivocamos en el pedido ya los ojos de ellos están listos para criticarnos y juzgarnos. Por eso es que tenemos que ser fuertes al momento de sacrificar. Satanás siempre se va a levantar para hacernos la vida imposible. Pero como dice Jesús "inútiles son los planes de los que se oponen al creador". Satanás es un espíritu que todo el día se la pasa planificando estrategias para hacernos desistir del sacrificio. Pero si obedecemos a Dios y mantenernos la fe en lo que nos ha ordenado hacer, necesariamente será derrotado, por más organizado que esté para darnos batalla.

miércoles, 25 de agosto de 2010

53 - Espíritu Santo

Dios da su espíritu con el fin de que pueda cumplir con un plan que él tiene preparado para cada uno de sus hijos. Sin la ayuda del Espíritu Santo no se puede obedecer a Dios. Ninguno de los obispos, ni los pastores, ni los obreros, ni nadie puede hacer lo que Dios quiere en sus vidas si no invocan la ayuda del Espíritu Santo. Es más, ni se podría entender a Dios(del todo claro) si es que no se está bautizado con él. Por eso es importante buscar este bautismo lo más rápido posible, como máxima prioridad. La biblia dice que quien no tiene el Espíritu de Dios no es de él.
El Espíritu Santo es el que guía al cristiano y le muestra que tiene que hacer y que no. Él es el que da seguridad de las cosas de Dios y de las del diablo. Él permite distinguir entre lo bueno y lo malo en cada momento, lugar y circunstancia. Todo esto lo hace con el fin de poder cumplir los planes de Dios en la tierra. Si Dios no hubiese dado su Espíritu para los seres humanos, nosotros no tendríamos condiciones para creer en él, como deberíamos, no tendríamos condiciones para poder soportar las tribulaciones, las pruebas, las injusticias, en fin... Por eso es que Dios lo envió. Este espíritu no es un juguete, y no está por estar en el cuerpo del cristiano convertido, él representa al señor Jesús en la vida de cada siervo de Dios. Es Jesús dentro de uno. Es por eso que Jesús dijo a sus disipulos antes de morir que no los dejaría solos, si no que enviaría un consolador, que es el Espíritu Santo.

52 - Más que nuestros sueños, si obedecemos

Efesios 3 vers. 20
"Es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos"
Dios siempre da sorpresas. Lo que él ará en nuestras vidas no se puede determinar de antemano. Es imposible para los hombres saber exactamente qué ará en creador con la vida de cada uno de ellos. Lo que si podemos saber es que es que no es como pensamos y nos ará verdaderamente felices.
Ahora, para poder hacer realidad los sueños del creador es necesario hacerle caso, dejar nuestra vieja vida, costumbres, amistades, en fin, todo lo que nos pida que dejamos para hacer su voluntad.

Efesios 3 vers. 3 "que por revelación me fue declarado el misterio"
Como saben Pablo fue apóstol de Jesucristo, tanto como Pedro y otros más. Pero este apóstol tenia una particularidad, él no estuvo con Jesús cuando este vivía en la tierra. Pero igual era su discípulo y fue levantado por él por REVELACIÓN. Es decir que Dios le reveló que es lo que debía hacer.Esto me lleva a concluir que debo buscar la revelación de Dios antes decidir algo en mi vida, por ejemplo, ser obrero, pastor, evangelista, etc..

Efesios 4 vers. 11 "Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros"
Noten que en este versículo CLARAMENTE se expresa que Dios fue el que ELIGIÓ la función de cada uno de sus hijos. Hay mucha gente que no entiende esto. Y trata de forzar un sueño aun sin importarle lo que opina el creador. Muchos pastores entran a la obra sin consultar la opinión de Dios, usando su fe. Y con el tiempo se dan cuenta de que no era ese el camino que Dios tiene para ellos. También pasa así con los obreros. Pero esto no ocurre sólo en la iglesia si no también fuera, al momento de elegir carreras universitarias, parejas, trabajos, vestimenta, amistades, en fin, en todo. El Espíritu Santo ya pensó por nosotros cual será nuestro futuro, que vamos a vestir, que comer, con quien compartir el resto de nuestra vida, que objetivos buscar y que no, en fin, eligió todo, sólo que no lo podemos saber. Y si lo supiéramos, si es que él nos revelase el futuro no le creeríamos por lo increíble que seria. Los sueños de Dios siempre son más grandes de lo que nosotros pensamos, sólo que nunca se pueden operar en nuestras vidas por que se lo impedimos, cuando insistimos en conquistar cosas que no forman parte su voluntad. La única forma de saber si estamos en el camino cierto o el errado es consultar. La biblia dice que el que pide recibe, si pedimos su opinión y su guía para hacer su voluntad, y perseveramos en el oración, ¿qué creen que pasaría?...
Dios no es entrometido, él espera que sus hijos se den cuenta de esto que vengo diciendo, de que tiene un sueño o varios si se quiere, para cada uno de ellos y que ya está determinado y que no se puede cambiar, sólo se puede aceptar o rechazar. Él espera que sus hijos acepten esa realidad y que luchen por materializar los sueños de él. Por eso dice "ponganme en primer lugar" es decir, hagan de todo para hacer mi voluntad y después también dice "y lo demás será añadido", es decir, si hacen eso yo les voy a dar todo lo que les hace falta de verdad para vivir felices.

martes, 24 de agosto de 2010

51 - Don: Escribir




Este blog realmente es una bendición para mí. Como se habrán dado cuenta ME ENCANTA ESCRIBIR. Escribir es para mí un placer inmenso. Aunque no lo crean, no me cuesta casi nada redactar notas, es algo que fluye de mí, de mi interior, es un don.

Conozco una obrera que se encarga de la obra social de mi iglesia que hace cosas que para mí son IMPOSIBLES DE REALIZAR (aun si quisiera hacerlo). En una oportunidad me invitó a una entrega de alimentos. Lo que tenía que hacer es dar asesoramiento social. Como estudio derecho no era algo difícil para mí ya que son temas relacionados con legislaciones nacionales sobre los que tenía que orientar a la gente. Cuando llegamos al lugar la pude ver en acción, hablando con la gente, organizando todo, entregando diarios de la iglesia, en fin, trabajando. Me quedé sorprendido por como actuaba. La verdad es que me impresionó su forma de trabajar. Y me dije a mi mismo "yo no puedo hacer eso ni aunque me lo propusiera". Y la verdad es que es cierto. Porque lo que ella hace es un don, es decir una cualidad y que por tal no puede crearse artificialmente, es como la fe, o se cree o no se cree.

El obispo Renato Maduro dijo una vez en Bs. As. un domingo que uno tiene que trabajar de lo que le gusta, de lo que le parece bueno realizar. Esto lo decía porque muchos hacen cosas por obligación de padres, amigos, pastores, de la sociedad, de sí mismos, etc, pero son pocos los que realmente hacen lo que les gusta.

Hoy vino a casa un hombre que traía unos materiales para el negocio de mi hermano. Como él fue a hacer una entrega estaba yo a cargo y lo atendí. El punto es que tenía una cara de cansado, más que cansado, de frustrado. Creo que se debe a que no hacia lo que quiera. Seguramente ese señor empezó a trabajar de repartidor por pura necesidad y no por placer. Seguramente tiene hijos y esposa que mantener, seguramente no tuvo la oportunidad que tengo yo y como el que tiene esta obrera- de la cual hablé más arriba- de hacer lo que le gusta. Muchos no saben qué hacer lo que uno le gusta es necesario para poder vivir feliz. Si no el trabajo se vuelve un motivo de frustración.

Hace mucho en el colectivo me encontré con un vecino que se iba para el trabajo. Me contó que además de su trabajo como comerciante en un negocio de prestigio de mi ciudad tenía un gimnasio que estaba preparando para abrir. Él me contaba que el negocio de las pesas le encantaba, que era su pasión. Y se lamentaba por no poder vivir de eso que le gusta hacer. Por que como todos sabemos las condiciones económicas a veces no ayudan mucho.

Nosotros los cristianos podemos -en este sentido- consideramos afortunados porque el Dios a quien seguimos no tiene problemas para abrirnos puertas para que podamos hacer lo que realmente nos hace feliz. Para Él no hay imposible ni la economía ni nadie puede trabar su bendición. Por suerte el Señor de los ejércitos es bueno con sus siervos por que los ubica en el lugar correcto en el que deben estar y en la actividad correcta. Basta que uno se lo pida...

50 - Desnutrición de alimentos vs. desnutrición de Dios

Una compañera de clase publicó en el facebook un video(el link de arriba) en el cual se habla del problema de desnutrición en Corrientes. La verdad me dió mucha pena ver a los chicos sufriendo así, sin poder comer ni estudiar. Dios no tiene la culpa sobre estos hechos, de eso estoy seguro y creo que está trabajando mucho para terminar con este tipo de problemas. El domingo en la iglesia el pastor nos hizo ver un video tape en el cual se comunicaba que en Argentina existen más o menos 150 iglesias abiertas. Eso demuestra lo que vengo diciendo. Dios está trabajando para poder terminar con los problemas sociales de nuestro país y del mundo. Por supuesto que muchos quedarán fuera de su ayuda, por que la conversión no es nada facil, y sólo con ella es que se alcanza la plenitud de vida. Además no todos los que privilegiadamente sean invitados a su casa aceptarán esa invitación. En el mundo todos los días hay muertes, hay saqueos, hay gente que va al infierno y al cielo. Eso no se puede evitar. Las personas en el video querían ayuda del gobierno, auxilio que este no le puede brindar. El único que puede es el creador. Nuestro país está mal manejado, por que lo dirigen hombres sin la dirección del Señor. Si fueran hombres y mujeres de Dios los que están a cargo del gobierno la situación sería diferente. Y aun en el caso de que todo estuviera bien, es decir, en que no exista el problema desnutricion en Argentina, igual las cosas andarían mal por que el alma vale más que todo y sin Dios no hay salvación. El mundo en que vivimos -espiritualmente hablando- es de Muertos. Ya que la gran mayoría de las personas están muertas. Mis amigos y familiares, están perdidos en cosas banas que lamentablemente no curan heridas del corazón ni salvan el alma. Casi todos a los que quiero y aprecio no tendrán segunda vida si es que continúan haciendo lo que se les da la gana. Es lamentable, pero es así. Y visiten y comen bien. Por eso creo que es más importante el problema espiritual que existe en el planeta que la desnutrición, solucionando el primero lo demás que haga falta será añadido.
A mi me da pena no poder hacer nada más de lo que hago, por que sé que no es del todo efectivo. Hago lo que puedo y aun así sé que muchos no van a salvarse.
Agradezco a Dios por este medio por darme la oportunidad de estar en su reino y por mantener el fuego vivo de la fe en mi corazón, fuego que nunca se apagó, desde que ingresé a la iglesia hasta el día de hoy y que espero que nunca se apague.

49 - La vuelta de los israelitas

Como todos saben ya se dió comienzo a las actividades necesarias para la construcción de la replica del templo de Salomón. Es decir, el templo que fue construido por este señor en honor al Dios de Isreal. La gran novedad de este hecho es que forma parte de la promesa que Dios hizo a los isrealitas hace miles de años, de que los volveria a reunir. En la biblia, no recuerdo exactamente el pasaje, Dios dice que volverá a rescatar a los isrealistas de su cautiverio. Para ello los ará sentir celos al bendecir a otro pueblo que originariamente no era el que escogió Dios. Osea a nosotros los cristianos. La construcción del templo llamará la atencion de los isreaelitas de todo el mundo de tal manera que comenzarán a investigar a los crsitanos de la Iglesia Universal y se darán cuenta -poco a poco- de que Dios VERDADERAMENTE está con estos. Y que los bendice de la misma manera en que lo hacia en el pasado con el pueblo judío. Así sentirán celos de ellos y regresarán a los brazos del creador y buscarán el cumplimiento de sus promesas en sus vidas. Por eso es importante la construcción de este templo. Dios así lo quiere, para él es una importante oportunidad para rescatar a su pueblo perdido.

48 - ¿Dónde está mi corazón?




El hombre de Dios no tiene que poner el corazón en las conquistas de este mundo -materiales- ni las espirituales, sólo debe colocar cuidado en su comportamiento para que este sea siempre agradable a Dios. Cuando hablo de conquistas materiales me refiero a autos, motos, casas, etc., cuando digo espirituales me refiero al bautismo con el Espíritu Santo, salvación, entrar a la obra, conversión personal, de la familia, etc.. Si se coloca el corazón en estas cosas, el cristiano se quedará ansioso, triste, impaciente hasta que las conquiste. Y esos estados psicológicos pueden perjudicar obediencia a Dios, que es mucho más importante. Ya que muchas veces por ansiedad, tristeza, impaciencia nos comportamos como no deberíamos, desobedeciendo la voz de Dios.

¿Qué es más importante para el cristiano?. Si la respuesta es lograr una conquista ya sea material o espiritual significa que todavía no ha aprendido a obedecer a Dios, en cambio si la respuesta es obedecer a Dios, significa que se ha aprendido a hace caso a la voz del creador. Dios dice que lo más importante es que lo obedezcamos. Y eso implica muchas veces tener paciencia en las conquistas. Las victorias en la fe, son sólo una parte de lo que representa obedecer a Dios, no es el todo. Por eso no debemos poner en corazón en ellas, desearlas si, pero no colocarlas en primer lugar. Dios no es nuestro siervo nosotros somos siervos de él. Si bien él se preocupa por bendecir nuestra vida no hay que dejar de notar que cada victoria en la fe sucede después de luchas espirituales. El diablo siempre va a querer impedir que Dios nos bendiga. Y nos va a poner trabas para desanimar nuestra fe. Y si colocamos el corazón sólo en las bendiciones de Dios cuando estemos siendo perseguidos por causa de la fe vamos reclamar con Dios o desistir de nutra fe o desanimar. No está mal querer tener un auto, una moto, salvar el alma, tener el Espíritu Santo, pero si es errado que alguno de esos objetivos sea la meta principal de nuestras vidas. Lo que debe ser lo más esencial es luchar con todas las fuerzas para obedecer a Dios en cada momento, lugar y día la vida. Lo demás, es decir, auto, moto, Espirito Santo, viene añadido. Esta es una promesa bíblica. A Dios siempre se le puede obedecer a pesar de no tener todavía el auto que queremos, a pesar de no tener todavía el Espíritu Santo dentro de nuestro cuerpo, a pesar de no tener todavía la casa que queremos, la familia convertida, etc.. Es más, Dios desea que le obedezcamos siempre sin importar la situación que estemos pasando, esto lo digo porque siempre vamos a pasar por momentos difíciles en los cuales parecerá que Dios no está con nosotros. Y si en esos momentos nos ponemos a dudar de su poder, de su cuidado, de sus planes para con nosotros, se va a poner triste. Él siempre está con nosotros y nos está vigilando y cuidando. Y es una falta de respeto de nuestra parte cuestionar sus órdenes. Ya que en ella está el verdadero camino para logar todo lo que deseamos y mucho más. Sólo hay que confiar y obedecer sin desmayar. Me acuerdo de una oportunidad en la cual estaba muy triste porque Dios no me bendecía en algo que quería. Tomé la biblia la abrí y me encontré con una de las tantas historias del rey David. No la recuerdo bien, quizá ustedes la conozcan. Más o menos era así, David había perdido en batalla la vida de su hijo. Y estaba muy triste. Entonces entra uno de los oficiales y le dice que la tristeza del rey era una falta de respeto para todo el ejército de Israel, que lo había a acompañado para lograr una determinada victoria. No recuerdo bien, pero más o menos era así la historia. Era Dios hablando conmigo diciendo, "Es una falta de respeto para mí y mis ángeles que te estamos ayudando en todo, que te pongas triste porque no lográs tal cosa, al parecer te importa más eso que nuestra presencia y lo que hacemos por vos". Fue duro pero era verdad... Mi corazón estaba en otro lado.

De manera que si no conquistamos todavía lo que anhelamos, no importa, tenemos a Dios eso es suficiente. Después, lo que haga falta será añadido, porque sus bendiciones son una necesidad sin lugar a dudas, tanto como el oxígeno para poder respirar. Nuestro mayor deseo tiene que ser obedecerle, las conquistas, incluso la propia salvación debe ponerse como algo secundario. Ya que con la obediencia tendremos todo lo demás y por supuesto, dentro de ese "todo" se encuentra la salvación.

lunes, 23 de agosto de 2010

47 - Despojarse de todo




Aquella persona que desee en lo más profundo de su corazón hacer la voluntad de Dios tiene que despojarse de todo. Olvidarse de lo que pensaba que era cierto, de lo que creía y hasta de lo que deseaba. Todo eso debe dejarse de lado para darle ubicación a la voz de Dios. Aquel que desee nacer de nuevo tiene que saber que las cosas de ahí en adelante no serán como el piensa ni como el cree, ni desee, si no como el Señor piensa, cree y desea. El nacido de Dios sustituye la voz de los demás y hasta la suya propia por la de Dios. Es decir, no hace caso a lo que los demás piensan o dicen, ni tampoco a lo que él puede pensar de sí mismo. Un claro ejemplo de esto es el llamado de Moisés al servicio del creador. Moisés no quiera servir a Dios y argumentaba -esto se puede ver en éxodo- que no sabía hablar, que no le iban a creer, etc.. Es decir, no creía en sí mismo por que miraba para su condición, para su imperfección y no daba crédito a lo que Dios le decía. Los cristianos verdaderos no miran para su condición, sólo hacen lo que Dios les está pidiendo. En muchas oraciones yo estuve muy mal pasando tremendas tribulaciones pero en todos esos casos cada vez que habría la biblia Dios me decía "confía en mi", para mí todo estaba perdido, todo estaba mal, sin embargo para él no era así. Así como pensamos que tal cosa quiere Dios para nosotros y después terminamos dándonos cuenta de que en realidad quería otra podemos creer que estamos mal cuando en realidad según Dios todo marcha bien. Dios contempla en su voluntad tener tribulaciones y soportarlas. Es por eso que aun sufriendo podemos hacer su voluntad. Ahí se prueba la fe del cristiano cuando todo parece perdido.

Deuteronomio 28 vers. 1. "Acontecerá que si oyes atentamente la voz del Señor, tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también el Señor, tu Dios, te exaltará sobre todas las naciones de la tierra"

Hay veces en que lo único con que contamos es con la voz del creador. Esa es nuestro único consuelo en momentos de angustia.

Por eso es que dentro del despojarse del todo, como dice el título de esta nota, también esta él no mirar para las circunstancias ni los problemas sino para la voz del creador. Es fácil saber lo que Dios piensa, basta invocar su nombre y leer la biblia. Pero creen en él, eso es difícil. Por eso el obispo Macedo dice que la fe en Cristo se hace fuerte con las pruebas. Cuando se pasa una situación difícil hay que confiar en Dios.

46 - ¿Cómo hacer la diferencia?



Muchos quieren hacer la diferencia pero nunca lo consiguen, eso pasa por que actúan en contra de la voluntad del creador. No está mal querer ser el mejor pastor, obrero, evangelista del mundo o de una iglesia. Pero no es bueno poner toda la fuerza en tratar de conquistar alguno de esos objetivos. La única forma de lograr que nuestros sueños se materialicen es colocando toda la fe en hacer la voluntad de Dios. Esto es tratar de averiguar que quiere Dios que hagamos y después hacer lo que nos pide. Necesariamente lo demás, es decir, esos sueños que queremos conquistar se arán realidad de una forma natural y con el paso del tiempo. Cuando depositamos toda nuestra fe en hacer la voluntad de Dios todo lo demás que podemos desear y que Dios quiere darnos vendrá por añadidura. Esto es lo que el obispo Macedo muchas veces explica. Poner en primer lugar a Dios en la vida es lo que hace la diferencia, es lo que trae a la realidad nuestros sueños, siempre que estos estén de acuerdo con la voluntad del creador. Si mi sueño es tener un prostíbulo, no creo que entregando toda mi para Jesús logre conquistarlo, en cambio, si mi sueño es ser obrero, pastor, millonario, ahí la situación puede ser distinta. Todos somos diferentes y por eso el sueño que Dios tiene para nosotros es distinto, es único. Todos los obreros no son iguales, cada uno tiene habilidades que el otro no posee que lo hacen ser especial para Dios. La diferencia entre los que sirven a Dios y los que no, estará dada por los distintos sueños que el creador tiene para cada uno cuando estos se hagan realidad. Por eso, pienso que no debemos poner toda la fuerza en conquistar nuestros sueños sino en hacer la voluntad de Dios. Él promete que lo demás será añadido.

45 - Cuando uno atrasa su vida espritual




Dios tiene un plan para cada uno de sus siervos, un sueño que desea realizar. En la biblia por ejemplo esto se puede apreciar claramente. El sueño de Dios con David fue hacerlo rey de Israel, el sueño de Dios con Moisés fue el de hacerlo líder del pueblo de Israel con el propósito de sacarlo de Egipto y guiarlo hasta la tierra prometida y así sucesivamente. En fin, Dios tiene sueños con cada uno de sus siervos, sueños que el escogió y sólo espera que sus hijos tomen conciencia de esa realidad y renuncien a sus propios sueños para hacer realidad los de él. En la parábola del joven rico se puede ver claramente cuál era el sueño de Dios con ese joven. Dios quería que ese joven abandone toda su riqueza para dedicarse a predicar el evangelio como uno de los discípulos de Jesús, pero en cambio, este muchacho, quería otra cosa. Y por eso es que no aceptó lo que le ofreció el creador. Por supuesto que ese joven -no de haberse arrepentido- estará hoy gimiendo en el infierno. Obedecer a Dios no es fácil ya que implica renuncia. Tal vez un joven viene a una iglesia con el fin de recibir la ayuda de Dios para poder terminar sus estudios universitarios y cuando conoce a Jesús este le revela que no quiere ayudar de esa manera si no que desea que deje de estudiar para dedicarse a su obra total y completamente. Esto que digo ha pasado. Yo conocí un pastor que dejó sus estudios universitarios para dedicarse a servir a Dios en el altar. Esa elección de vida no vino de su parte, porque este señor quería otras cosas, era un buen comerciante (además de estudiante) y daba para mucho en esa area, sin embargo, como es siervo de Dios dejó sus sueños de lado y se puso a disposición del creador para hacer realidad los planes que este Espíritu tenía con él.

Cuando uno renuncia a su propia vida y se entrega en manos del creador con el fin de que este haga sus sueños realidad se genera el verdadero milagro, el del nuevo nacimiento. Esto es lo que Dios más desea. Hay mucha gente en la iglesia que se queja de que no conquista las promesas de Dios es sus vidas, pero la causa de que las bendiciones no vengan y tarden mucho está en la falta de entrega de parte de esas personas hacia Dios. Estas personas luchan con las armas de fe para conseguir hacer realidad sus propios sueños y se olvidan de los del creador, que pueden ser distintos a los de ellos. Eso se debe muchas veces a falta de conocimiento de todo esto que vengo diciendo en esta nota. También puede suceder que la culpa la tengan los líderes espirituales cuando se preocupan por hacer realidad los sueños de la gente pensando que así agradan a Dios. Dios lo que realmente desea no es bendecir a las personas cumpliendo los sueños de ellas sino todo lo contrario bendecirlas cumpliendo los sueños de él en ellas. Yo he escuchado incontables veces a pastores, obreros y obispos orar con FE para bendecir a las personas diciendo cosas como "Dios contesta a esta persona que te pide tal o cual cosa, que ha sacrificado, que ha dado su ayuno ha participado en campaña, hacé la diferencia en ella", pero MUY POCOS que han pedido algo así "Dios lo que yo más deseo es que tu voluntad se haga en ellos, por eso te pido quiebres sus sueños señor, destruye sus pensamientos, todo aquello que ellos consideran que está bien pero que en realidad está mal, no permitas que usen la fe por conquistar cosas que no te agradan no permitas que vengan los días de iglesia que no te gustan, no permitas que evangelicen si es que no es momento señor, quiebra sus corazones y pensamientos y coloca tus sueños en sus vidas".

Si un líder coloca toda su fe en hacer la voluntad de Dios necesariamente orará de esta última forma, pero si no lo hace, luchará sólo por los sueños del pueblo y no tendrá en cuenta los del creador. La biblia dice, "por los frutos los conoceréis"... Si el árbol está podrido el fruto también lo será.

¿Cuándo uno atrasa su vida espiritual?, cuando lucha por hacer realidad sus propios sueños y no toma en cuenta a los de Dios.

domingo, 22 de agosto de 2010

44 - Dios!!! Llevame al cielo!!!!!

Dios exige obediencia y muchas veces hacerle caso se torna tan difícil que desemos pedirle y hasta le pedimos que nos lleve al cielo. Al propio señor Jesús le pasó algo similar cuando se enteró que se acercaba la hora de morir clavado en una cruz. Pero como queria obedecer a Dios más que cualquier otra cosa decidió continuar. A muchos pastores -antes de entrar a la obra como tales- se les pregunta si están dispuestos a dar la vida por Jesús y ha soportar las tribulaciones que se pasan por ejercer ese cargo espiritual. Todos dicen que si, pero después muchos no aguantan el sufrimiento y abandonan esa fe. Muchas esposas de pastores cuando se dan cuenta de lo que verdaderamente es la obra de Dios, lo duro que es no tener vacaciones, de andar de lugar en lugar, de renunciar a las riquezas y otras comodidades y vivir de la nada, bajan los brazos. Pero CLARO estos que abandonan la fe, son aquellos que no han nacido de nuevo. Los nacidos de Dios, es decir, aquellos que realmente desean hacer su voluntad cualquiera sea esta y de todo corazón NUNCA abandonan la fe, por que tienen el mismo Espíritu que Jesús. Jesús gracias a la ayuda del Espíritu Santo no abandonó su fe, si no que se dejó morir clavado en una cruz padeciendo una gran humillación. Y ese mismo Espíritu está a disposicion de todo aquel que desee hace la voluntad de Dios. El Espíritu Santo nunca abandonará a los seguidores de Jesús y además los ayudará a ejecutar los propósitos que el creador tiene con ellos. De manera que el truco para mantenerse en la fe es tener este Espíritu y hacerle caso cuando hable. Ese es el truco del obispo Macedo para mantenerse con fuego en el corazón después de tantos años de estar viviendo el camino de la fe. El Espíritu Santo es nuestro aliado, el compañero ideal que nunca nos defraudará. Sólo basta pedir su asistencia y confiar en él.
Todos los pastores, obispos, obreros, miembros, en fin, fieles a Dios sufren tribulaciones a causa de su fe en Jesús. Pero a veces son tan grandes que desean que Dios los lleve al cielo y no les importan si dejan en la tierra viudas, hijos huérfanos, pueblo sin guía. Eso es verdad, no se cuenta muchas veces en la iglesia para no bajonear a la gente. Pero pasa. Es real. A veces ni las autoridades de la iglesia tienen fe para difundir el mensaje de Cristo, por todo lo que sufren. Aun así toman coraje y actúan por la fe. Después, todo pasa y las cosas vuelven a la tranquilidad. El obispo Macedo muchas veces reconoció lo anterior. Seguir a Dios no es una JODA. Satanás sabe donde pegar y lastima mucho. Aun así no puede debilitar la fe del cristiano que vive en comunión con Dios. Las tribulaciones son inevitables así como también dolorosas, pero SE PUEDEN SOPORTAR, si es que se vive por la fe. Vivir por la fe también significa vivir despojado de todo, de manera tal que si no se conquista algo o se si pierde algo, el cristiano no quede debilitado.
Por último quiero decir que el nacido de Dios todo lo puede, todo lo soporta y al final vence...

43 - El amor a Dios

El amor a Dios es una reconpenza que el Señor coloca en los corazones de aquellos que han nacido de nuevo. Es decir, aquellas personas que se han esforzado por hacer su voluntad de todo corazón y en primer lugar. Muchos van a la iglesia por que quieren conseguir una pareja, salir de la miseria, curarse, ocupar algún que otro cargo, salvar almas, en fin...Todos son fines por los cuales se puede luchar. Es licito y permitido querer sanarse, liberarse de la miseria, curar, salvar a otro, pero lo principal tiene que ser hacer la voluntad del creador. Si el corazón del hombre o mujer de Dios está en otra cosa que no sea hacer la voluntad del Señor necesariamente nunca alcanzará la verdadera gracia del amor del Señor. Por eso, será obrera, pero su vida no tendrá sentido, por eso, será pastor, pero su vida no tendrá sentido, por eso, tendrá plata, pero su vida no tendrá sentido, por eso se curará de una grave enfermedad, pero su vida no tendrá sentido. Se sentirá vacía por dentro, por más conquistas materiales que tenga y lo peor de todo es que no su nombre no estará anotado en el libro de la vida, es decir, no será salva. Además, vivirá ansiosa con miles de problemas espirituales. Esa descripción corresponde a la vida de aquellos que no colocan a Dios en primer lugar. Sus vidas serán un caos y tarde o temprano saldrán hasta de la iglesia desanimados en la fe, por los años de estar en ese lugar sin conseguir lo bueno de Dios. En cambio, aquellos que se esfuerzan por saber que deben hacer para agradar a su señor y colocan por obra lo que este les revela heredarán todo de él, ya que han depositado todas sus vidas en sus manos. Estos merecen ser llamados hijos de Dios, estos son los que realmente conquistarán todo lo que Dios promete en su palabra. En resumidas cuentas, estos si podrán conocer lo que realmente significa AMAR A DIOS.
Dios dice en su palabra, "el que me ama, me obedece".
Dios está buscando personas que quieran hacer un pacto con él, es decir, personas que acepten renunciar a sus propios sueños por hacer realidad los que el creador tiene para ellos. Es un sacrificio. Pero a la misma vez es una ganancia...¿Será que Dios escogerá lo malo para sus hijos?.
No hay que ser sentimental con esto de la obediencia, ya que muchas personas han perdido sus vidas por obedecer a Dios, han sido expulsado de sus casas por obedecer a Dios, han vendido todo lo que tenían por obedecer a Dios, se han divorciado por obedecer a Dios, han renunciado a su futuro por obedecer a Dios, han renunciado a su orgullo por obedecer a Dios, han sido humillados, golpeados, injusticiados y hasta clavados en una cruz, por obedecer a Dios. Saber eso y que alguno de estos sacrificios puede tocarte no es fácil de aceptar, pero así es... A quien le toca morir por Jesús, deberá morir, a quien le toca separarse por Jesús, deberá hacerlo, en fin habrá que sacrificar. Pero Dios asegura que todo será para nuestro bien... Por eso hay que estar despojado de todo, familia, plata, amigos, pareja, posición social, en fin de todo. Eso sin duda, es lo que permitirá a Dios actuar en nuestras vidas y hará que su voluntad se materialice en nosotros.

42 - Cuando amar es un sacrifcio

Amar es un sacrificio cuando:
La persona a quien amás no te corresponde.
La persona a quien amás no le interesa tu existencia
La persona a quien amás detesta cuando intentas acercarte a ella
La persona a quien amás prefiere estar con otra que con vos
La persona a quien amás lucha con todas sus fuerza por alejarte de vos
La persona a quien amás ni en el ultimo día de su vida pensaría estar junto a vos
La persona a quien amás cree que está mejor sóla que con vos
La persona a quien amás no confiá en vos
La persona a quien amás te es infiel
La persona a quien amás te miente
La persona a quien amás sólo con tu muerte puede estar junto a vos
Firmado: Jesús

41 - Vida sentimental: "La que no se deja querer"...

Ayer estuve viendo el testimonio del señor Mario, de Brasil, creo que todos ustedes también ya lo vieron. Se trata -por si no lo vieron- de un hombre que vivió 12 años en la calle, en situación de pobreza extrema, sin tener ningún familiar que lo ayude. Pero con el poder de Dios hoy es otra persona. El obispo Macedo público en su blog un vídeo en el cual se cuenta la historia de este señor. Lo que me interesa es mostrar como la fe puede utilizarse para hacer que una persona se enamore de otra. El señor Mario recibió la revelación de que tenia que buscar pareja. Y con esa idea vió una mujer que le pareció justa para él. Sin embargo cuando le declaró sus intenciones a ella, esta no lo aceptó. Entonces, Mario le dijo algo así como "no importa si no me querés, yo voy a usar mi fe y así como Dios me ayudo para logar todo lo que tengo también me va a ayudar a conquistarte"(algo parecido a David, ¿cierto?). Y así fue. Hoy ella está casada con este señor.
El amor comienza cuando nace en el corazón de una persona el deseo de estar con otra. Cuando esto ocurre el enamorado/a comienza a buscar de la otra persona y hace de todo para llamar su atención y conquistar su corazón. En la vida sentimental cristiana muchas veces ocurre que a uno sólo de los futuros novios le es REVELADO por el Espíritu Santo que la otra persona es que la este eligió para el casamiento. Es decir, Dios revela a uno de los dos su voluntad y no al otro. Entonces ese que recibió la orientación tiene la obligación de luchar por la otra que no recibió esa dirección del creador. Eso fue lo que le pasó al señor Mario. Él sabia que la otra persona era su otra mitad pero esta no. Y por eso lo rechazaba. Después -por supuesto- Dios hizo actuó en defensa de Mario y los unió. Pero fíjense que el beneficio era para los dos, por que los dos disfrutan de la unión de Dios. PERO sólo uno de ellos tubo que pagar el precio del sacrifico. Este señor, Mario sacrificó por ella. ¿Y ella que hizo?... Lo rechazó...
Les pregunto algo...ustedes creen que Dios estuvo contento con esta situación. Por que es injusto que solo uno de los miembros de la futura pareja tenga que pagar el precio por un beneficio para ambos. Eso no está bien. Pero Dios no tenia otro para usar que Mario. La señora de él no tenia la fe que Mario tenia. Entonces, Dios tubo que usar al más sabio, que era Mario (un hombre sin estudio que no sabe NI leer...) La biblia dice que "el más importante es el que sirve a los demás". Mario era más importante que su señora -para Dios- por eso lo usó a él y no ella para darle una bendición a ambos.
Cuando no aceptar al otro es un pecado:
Cuando Dios encomienda a uno de sus siervos la orden de luchar por otra persona esta ultima peca si es que rechaza la oferta del creador. El amor -cuando pasa a intervenir Dios- deja de ser puro sentimiento para pasar a ser algo serio. Si Dios me muestra que una mujer es para mi y yo -haciendo caso a su voz- lucho por ella y esta me rechaza, necesariamente peca. Ocurre lo mismo como cuando Dios envía a un evangelista a una villa. Este llega a una casa, golpea la mano le atiende una señora que -cuando se entera que vienen de parte de tal iglesia- se niega a escuchar lo que tengan que decirle. A Dios no le gusta eso.
Por esto no se debe jugar con Dios. Si Dios eligió una persona para nosotros tenemos que aceptar su decisión y dejarnos amar y conquistar por el otro. No escapar de él/ella. Por que si lo hacemos lo estaríamos haciendo sufrir a él/ella(nuestro futuro esposa/o) y al que lo envió, osea a Dios.
Dios quiere obediencia y eso implica sacrificio. Si Dios nos elegió la pareja AMÉN. Es su fe, y somos siervos no nos queda más que aceptar. Después estaremos felices por que obedecer a Dios hace a la felicidad, aunque al principio nos duela hacerle caso.
Si hay una persona que gusta de alguno de ustedes y ustedes no les corresponden en el sentimiento, tengan cuidado por que podría ser un enviado de él. No miren las apariencias, sólo busquen saber cual es la voluntad de Dios. David no era nadie por fuera pero al final resultó ser uno de los reyes más importante de Israel. Ustedes pueden pensar que esa persona hoy no vale nada y no es nada pero en el futuro podría convertirse en el compeñero/a ideal.
Con toda seguridad la hoy esposa del señor Mario le habrá tenido que pedir perdón a él por serle tan indiferente. Los hijos de Dios nos movemos por orientaciones y revelaciones. No podemos movernos por gustos y placeres. Por que lo que hoy puede parecerme amargo mañana puede ser empalagozamente dulce. Es cuestión de fe. Es necesario - en ese sentido- estar atento a las orientaciones de Dios. Si no nos revela nada, AMÉN, pero si lo hace, mejor obedecer...